Blogs

últimos blogs

El addendum al libro sobre Kennedy y Bosch

El destacado historiador, economista y diplomático, Bernardo Vega, publicó recientemente un addendum al libro Kennedy y Bosch, el cual había sido lanzado a la publicidad hace 23 años, en el 1993.

Ese libro, Kennedy y Bosch, contiene una serie de documentos desclasificados por el gobierno de los Estados Unidos, referencias de publicaciones periódicas, tanto nacionales como norteamericanas, así como citas de libros e historias orales referidos a los acontecimientos que tuvieron lugar durante los siete meses de gobierno del profesor Juan Bosch en el 1963.

Conforme a su autor, en esa ocasión no incorporó al texto comentarios propios ni aportó elementos de juicio, “porque sabía que tal vez hubiese tenido que cambiar de opinión una vez los documentos clave fuesen desclasificados”.

Ahora, con la publicación de su addendum, Bernardo Vega da a conocer la correspondencia interna entre funcionarios del gobierno del presidente John F. Kennedy, durante el mes de septiembre de 1963, que coincide con la realización del golpe de Estado que puso fin al primer experimento democrático dominicano después de la desaparición de la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo.

En este segundo texto, según lo refiere Vega, además de citar nuevos documentos, a diferencia de su libro anterior, en esta ocasión sí hace juicios de valor, con lo cual quiere hacer significar, que emite sus propias opiniones con respecto a los hechos acaecidos.

Nos parece que tanto la publicación del libro Kennedy y Bosch, como el addendum al que acabamos de hacer referencia, constituyen un valioso aporte para el conocimiento de lo acontecido en aquellos años cruciales de luchas del pueblo dominicano a favor de la libertad, la democracia y la justicia social.

Ahora bien, en la introducción de su addendum, Bernardo Vega empieza por establecer que entregó personalmente el primer ejemplar del libro Kennedy y Bosch al connotado escritor y líder dominicano, quien, según sus palabras “se lo agradeció muchísimo”, pero luego supo que había decidido no comentar la obra, “como si no hubiese salido”.

Ante ese comentario, me surgen las siguientes preguntas: La entrega del ejemplar del libro de Bernardo Vega a Juan Bosch, ¿estaba condicionada a que este último le hiciese algún comentario? El que no lo hiciese, ¿podría interpretarse como que para Bosch el libro no había salido? ¿De dónde salen semejantes conjeturas? La respuesta la brinda el propio autor de Kennedy y Bosch y del addendum, al afirmar, en forma olímpica, que esto se produjo por dos razones: primero, porque “obviamente, no se estaba contento con lo que esta decía”; y segundo, porque suponía “que (Bosch) no contaba con argumentos para criticarla”.

Objetividad histórica

En la misma introducción al addendum del libro Kennedy y Bosch, el autor de la colección sobre Estados Unidos y Trujillo, de una manera sorprendente hace la siguiente afirmación: “A partir del 1996 el gobierno del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), creado por Bosch ha estado en el poder durante 16 años, durante los cuales la “línea oficial”, ha sido una de resaltar sus virtudes y opacar los errores de ese gran literato y político dominicano”.

Inmediatamente, sostiene: “como historiador, no puedo seguir esa corriente, pues la objetividad es esencial en la investigación histórica.

En lo personal mi relación con Juan Bosch, aunque no profunda, siempre fue muy amistosa… Bosch citaba mis trabajos de historia en la revista política de su partido, el PLD, y en más de una ocasión me enalteció. Disfruté las tertulias en que este participaba”.

Coincido plenamente con la postura de Bernardo Vega de que la objetividad es esencial en la investigación histórica. Pero si es así, ¿de dónde surge la idea de que en el PLD se ha trazado una línea oficial para resaltar las virtudes de Juan Bosch y opacar sus errores? Eso no es cierto. En el PLD nunca se ha trazado semejante línea para defender el legado histórico de Juan Bosch. Dentro de las filas del partido morado, de manera libre, consciente y espontánea se le tiene al líder y fundador de esa organización política una profunda admiración y un gran respeto por todos los aportes realizados a favor del pueblo dominicano, a los fines de que este fuese el arquitecto de su propio destino.

Con respecto a las afirmaciones, juicios y criterios del embajador John Bartlow Martin, figura clave en los textos de Bernardo Vega, expuestos en su libro, Overtaken by Events (El Destino Dominicano, en su traducción al español), el profesor Juan Bosch publicó, en distintas épocas, varios artículos aclaratorios en la prensa nacional, con lo cual demostró que si tenía argumentos para refutar al diplomático estadounidense.

De igual manera, como lo adelanta el autor del addendum, en un texto que será publicado por Funglode a principios del año próximo, se podrá constatar las innumerables observaciones, críticas y refutaciones hechas por el reconocido maestro dominicano de la política y de las letras al representante del presidente Kennedy en la República Dominicana con posterioridad a la muerte de Trujillo.

Al refutar las ideas contenidas en el libro Overtaken by Events, Bosch da respuesta, por igual, a la generalidad de documentos publicados en el libro Kennedy y Bosch, así como en el addendum, en razón de que fue fundamentándose en esos documentos que el diplomático norteamericano elaboró los criterios esbozados en su libro.

De esa manera, quedará demostrado que no fue por falta de argumentación que en su momento el fundador del PLD no hizo comentario alguno al texto del economista Bernardo Vega.

Un caso y dos versiones

Como forma de actuar con entera objetividad de historiador y no opacar los presuntos errores de Juan Bosch, el ex gobernador del Banco Central y ex director del periódico El Caribe, apoyándose en los documentos del embajador Martin, relacionados a la víspera de la ejecución del golpe de Estado de septiembre de 1963, afirma: “Bosch… le pidió (al embajador Martin) que se alertara un portaviones norteamericano para que estuviese listo a venir a Santo Domingo, describiéndolo como una visita de cortesía, para lo cual se le invitaría junto con el Alto Mando militar ir a bordo para almorzar. “El embajador Martin estuvo de acuerdo en que Washington alertase el portaviones, pero que no saliese… A las 4:30 Bosch le mandó a decir que solicitase que el tiempo de llegada del portaviones fuese reducido de 12 horas a 6 u 8… A las 7:00 p.m., Bosch pidió que el tiempo del portaviones se redujese a 6 horas”. ¿Ocurrió eso exactamente así, como lo narra Bernardo Vega, tomado de los documentos de John Bartlow Martin? No, no ocurrió así. Sobre ese episodio hay por lo menos dos versiones narradas por el propio John Bartlow Martin, aunque Bernardo Vega solamente se hace eco de una de ellas.

Por ejemplo, en las páginas 564, 568 y 570 del libro Overtaken by Events, Martin presenta una versión distinta a la que transmitió a las autoridades de su país, recogida, comentada y asumida por Bernardo Vega en su addendum.

En esa otra versión, lo que sostiene Bartlow Martin es que fue Sacha Volman, no Bosch, quien le preguntó qué habían hecho los Estados Unidos en noviembre de 1961 cuando los Trujillo retornaron al país, a lo cual el embajador norteamericano respondió diciendo que habían enviado una flota.

A partir de ahí, el autor de Overtaken by Events cuenta que Volman dudó y miró a Bosch. Que también él, es decir Martin, lo miró, esperando una respuesta del mandatario dominicano. Pero Bosch no dijo nada.

Volman preguntó qué tiempo se tomaría el portaviones para llegar al país. El embajador Martin dijo que no podía precisar dónde se encontraba (el portaviones) en esos momentos, pero normalmente, doce horas.

La conversación continuó entre Sacha Volman y el embajador Martin, sin que el presidente Bosch hiciese uso de la palabra. Fue entonces cuando el embajador Martin, de acuerdo con sus propias palabras, dijo lo que sigue: “Hemos conversado varias veces acerca de traer un portaviones y llevarlo a usted a bordo para un almuerzo, señor Presidente”. Como acaba de comprobarse, es el embajador John Bartlow Martin quien le recuerda a Juan Bosch que en varias ocasiones le había ofrecido traer un portaviones e invitarlo a almorzar.

En el addendum del libro de Bernardo Vega lo que se insinúa es que fue Juan Bosch quien le pidió al embajador norteamericano “que se alertara un portaviones para que estuviese listo a venir”.

Obviamente, esa segunda versión del relato de John Bartlow Martin es radicalmente diferente a la que se publica en el addendum al libro Kennedy y Bosch.

Para ser enteramente objetivo como historiador hacía falta tomar en cuenta las distintas versiones ofrecidas sobre un mismo hecho, con más razón si esas distintas versiones procedían de la misma fuente, como es el caso de los escritos del embajador John Bartlow Martin.

Se comprende que un historiador de prestigio no quiera someterse a la “línea oficial”, por demás inexistente, de un partido que procura resaltar las virtudes de su líder y opacar sus errores.

Lo que no puede comprenderse es que, apelando a una presunta objetividad, por falta de rigor en la investigación, se pretenda resaltar errores que no existen para opacar virtudes reconocidas.

Leer más
¡División Berlanga! (XXXIV)

La extensión bajo el sistema del colonato de la producción bananera del “Distrito Berlanga” de la Grenada Company a otras regiones de la Línea Noroeste, particularmente las provincias de Monte Cristi, Santiago Rodríguez y Valverde, motorizó un movimiento económico extraordinario; se utilizaban, según cálculos de la época, cerca de cien camiones de gran capacidad de transporte para trasladar a los lavaderos de “El Pocito”, la producción de esas fincas, propiedad de agricultores de toda la región.

Miles de trabajadores agrícolas fueron empleados en aquellos momentos, beneficiando notablemente en primer lugar al municipio de Guayubín, a diferentes sectores de la provincia de Santiago Rodríguez y más adelante en la provincia Valverde, que es un área de capacidad de producción agrícola de primera categoría, porque atraviesa su extensión territorial, totalmente, el Yaque del Norte y otros ríos de importancia, y numerosos manantiales, todos afluentes del Yaque en su trayecto hasta la desembocadura, en la provincia de Monte Cristi, en el paraje de Quebró.

Desde luego, originalmente la producción era del guineo “Johnson o Gros Michel”, que era el que tenía gran preferencia en el mercado de la costa del Atlántico de Estados Unidos. Para fines de la década de 1950, ese esplendor de la Línea Noroeste en la producción bananera, que comenzó a afectar la “Sigatoka”y el “Mal de Panamá” iba a recibir en el orden político en las propiedades agrícolas de Centroamérica y el Caribe un golpe mortal. Para fines de 1958, nuestro padre había sido trasladado de nuevo a Maguaca, después de haber administrado la finca de La Cruz de Palo Verde.

Fue nuestro padre quien creó el famoso frutal de cítricos de Palo Verde, sembrado casi en su totalidad de toronjas, limones persas y naranjas a la orilla del río Yaque, en lo que había sido la primera plantación bananera de la División Berlanga. Fue durante su mandato en La Cruz de Palo Verde, que se fundó, en el paraje de “El Ahogao”, lo que hoy es el municipio de “Palo Verde”, recientemente afectado por los huracanes Irma y María.

En Maguaca se celebró otro acontecimiento de extraordinaria importancia en la vida de nuestra familia, que fue el matrimonio de Martha Teresa de Jesús Gutiérrez, con un joven de origen español, llamado José García Acosta. En diciembre del mismo año una dama distinguida, Altagracia Rodríguez viuda Monclús, madrina de nuestra hermana Martha, que había sido la esposa del coronel Andrés Julio Monclús, conocido militar brazo ejecutor, si cabe el calificativo, de Rafael Trujillo Molina en la vida política de la República.

Táta Monclús, como era conocida esa dama, era una extraordinaria repostera que se trasladó de Monte Cristi, a Maguaca, para elaborar el bizcocho del matrimonio de Martha y José.

En las vacaciones de la navidad de diciembre, el autor se había trasladado a su casa y le daba seguimiento fiel, hora a hora y día a día a los sucesos políticos que estaban aconteciendo en Cuba, que sellaban la derrota del régimen dictatorial de Fulgencio Batista, por el aguerrido movimiento militar y guerrillero encabezado por el doctor Fidel Castro Ruz.

El autor de esta columna se pasaba todo el tiempo escuchando las emisoras cubanas, pero particularmente Radio Rebelde, cuyas emisiones se escuchaban con nitidez absoluta. Continuaremos…

Leer más
Felicidad Interior Bruta

En general, el mundo capitalista ha medido su bienestar y progreso solamente desde el punto de vista del aumento del ingreso promedio al que pueden aspirar sus ciudadanos. De ahí la nomenclatura de PIB o Producto Interno Bruto, que tantas veces leemos en los informes de desarrollo.

Sin embargo, ya hay quienes se atreven a cuestionar con sólidos argumento la idoneidad del PIB como indicador de desarrollo, y plantean una alternativa que combina el desarrollo económico con el bienestar general, en especial, con la felicidad de las personas.

Así ha nacido la FIB o Felicidad Interior Bruta, cuyo concepto plantea que “el verdadero desarrollo de la sociedad humana se encuentra en la complementación y refuerzo mutuo, del desarrollo material y espiritual”.

La idea no es nueva. La encontramos en el pensamiento filosófico de Epicuro y en las enseñanzas budistas. También en la doctrina utilitarista de Jeremy Bentham, cuando afirma que “el legislador debe preocuparse de que con sus leyes de la mayor felicidad al mayor número de ciudadanos”.

En el año 2009, Francia tomó pasos importantes para abordar esta problemática. Insatisfecho por las informaciones estadísticas que recibía sobre el bienestar de los nacionales franceses, el presidente Nicolás Sarkozy creó una Comisión a cargo de mejorar las bases estadísticas. Los resultados de la Comisión, coordinada por Joseph E. Stiglitz, confirmaron que el PIB se utiliza de forma errónea cuando aparece como medida del bienestar, que incluye, claro está, la medida de la felicidad.

En la actualidad, el tema vuelve a la palestra, por el hecho de que muchos países con progreso económico, cuyos problemas principales están resueltos, enfrentan serios problemas de bienestar y pertenencia de sus ciudadanos.

Bután, un pequeño reino entre la India y China, se ha convertido en el laboratorio para probar el concepto de la Felicidad Interior Bruta. Incluso, han adoptado el concepto como eslogan que guía al reino de Bután, desde que en el 1974 fuera coronado Jigme Singye Wangchuck, con su discurso de que “cada paso de una sociedad debe valorarse en función no sólo de su rendimiento económico, sino de si conduce o no a la felicidad”.

Al parecer, los nacionales de Bután han descubierto cómo impulsar la felicidad desde el Estado, a pesar de que “la felicidad se presenta como un concepto complejo y problemático”, tal y como ha dicho Daniel Kahneman, autor de “Pensar rápido, pensar despacio”, ganador del premio Nobel de Economía.

En Bután se invierte en políticas basadas en la Felicidad Nacional Bruta, con beneficios para la salud y el bienestar de la ciudadanía, resultado de una cuidadosa revisión de los planes y políticas sectoriales, para que sean coherentes con este propósito. Es un interesante caso de estudio, si queremos que las mediciones sean coherentes con las aspiraciones de los seres humanos.

Como plantea el epicureísmo: “La felicidad y la dicha no la proporcionan ni la cantidad de riquezas ni la dignidad de nuestras ocupaciones ni ciertos cargos y poderes, sino la ausencia de sufrimiento…”. La ausencia de sufrimiento requiere de la participación del Estado en mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos, y eso hay que medirlo para que sea eficiente.

La cuestión es que si el Producto Interno Bruto (PIB) es reduccionista, es decir, no avala el bienestar de los ciudadanos, entonces: ¿Cómo logramos que el Estado asuma la felicidad como política pública y la asegure a todos sus ciudadanos?

Leer más
Entenderse ahora

Constituye un desafío para los dirigentes principales del PLD cohabitar. Es decisivo si se trata de la necesidad de que toda la organización supere debilidades internas y pasar a ser de un partido análogo a digital.

Entenderse significa hacer de los desafíos un esfuerzos de todos, no de unos pocos. Cohabitar es aportar soluciones y escoger por consenso, la mejor.

Se requiere hacer prevalecer la democracia interna, para no perecer. Eso significa pensar en voz alta para decidir. Las ideas y la capacidad de crear es intrínseca del ser humano. No se trata de subir la voz ni presionar para tener razón.

Decía alguien muy valorado, que el PLD fue concebido en el vientre del PRD al ser fecundado, al regreso del profesor Bosch de Benidorm, España, el 20 de abril de 1970 y crearse los dos Grupos Teóricos. Luego, nació el 15 de diciembre de 1973 en el Congreso Constitutivo. Pero empezó a hablar y caminar en mayo de 1974, en la Conferencia Salvador Allende, momento en que se definió la base teórica-científica en la que se fundamenta su metodología operativa.

Se definió cuando se estableció su característica de trabajar en una sociedad de capitalismo tardío; se proclamó en su fundación que se buscaría el desarrollo y el progreso, para completar la obra de Duarte y los Trinitarios; y, finalmente, se definió su base teórica, en cualquier momento y circunstancia, para operar y diseñar estrategias.

Desde su arribo al poder ha logrado crecimiento macroeconómico sostenido, para colocar al país en el progreso. Pero se deben consolidar las instituciones del Estado, lograr inclusión social y garantizar igualdad de oportunidades.

Estos son desafíos y no debe haber distracciones en proyectos individuales. Acercar posiciones y cohabitar es entenderse para situar a la organización en el centro de lo que se espera de ella. La responsabilidad partidaria es servirle de soporte al gobierno para facilitar un flujo normal y armonioso en la relación Partido-Gobierno.

Desde el entorno del gobierno y del entorno partidario se producen malos entendidos, por la falta de una comunicación fluida y constante. Esas incomprensiones las crean personas hábituadas, por sus carencias, a buscar espacio con el chisme. Se trata de quienes ven el vaso medio vacío, no medio lleno; aquellos que sufren y no disfrutan del éxito de sus compañeros, cuando es el éxito de todos.

Llegó el momento de acerarnos y cohabitar para ofrecer el hombro para subir y no jalar por los pies al otro para que no suba. Se está en el momento más adecuado para superar las debilidades internas, mejorar las relaciones Partido-Gobierno y acoger los desafíos como oportunidades para avanzar. Es largo el trayecto, se debe empezar dando señales muy claras.

Debe empezar por el liderazgo principal e ir acercando entre sí a toda la membresía y poner a funcionar la estructura organizativa. Se trata de un relanzamiento partidario. El legado dejado por Juan Bosch no debe perecer en las manos de los que son sus discípulos directos.

La historia es como la naturaleza, no perdona. Responsabilizar a los otros y no a sí mismo, es igual que dejar que depreden los bienes de la naturaleza, que son de todos, para luego sufrir las consecuencias. Ahora es cuando debe entenderse el liderazgo, empezando por el principal.

Leer más
¡División Berlanga! (XXXIII)

Como hemos relatado en nuestra columna anterior, al enterarnos por la conversacion de mister Breck con nuestro padre, de la preocupación que se había comenzado a manifestar de los dueños de la United Fruit, con asiento en Estados Unidos, con la extensión incontenible de las enfermedades de la sigatoka, y mal de Panamá, en la que había sido una plantación esplendorosa y productora, como la División Agrícola Berlanga, de la Republica Dominicana, inversión en la cual la United Fruit Company, a partir de 1945 había comenzado a obtener beneficios importantes, garantizados por la estabilidad de sus labores en el país, incuestionable debido a la estabilidad ytranquilidad que le garantizaba el régimen dictatorial de Rafael Trujillo Molina, quien no era un subalterno o capataz territorial como sucedía en los países centroamericanos y en Cuba, ya que en la realidad de los hechos era un socio de la United Fruit.

Los ejecutivos de la Grenada Company comenzaron a estudiar la posibilidad de auspiciar a productores nacionales, particularmente de las provincias de Monte Cristi, Santiago Rodríguez, Valverde y Santiago, para que se dedicaran a producir los guineos “Johnson o Gros Michel” así como el “Cavendish o media mata”.

Don Rolando Cose, superintendente de la División Agrícola, fue relevado por un ingeniero agrónomo estadounidense apellido Spence, quien estaba casado con una dama nicaragüense, doña Rosa Debayle, que como hemos relatado tenía un parentesco directo con los hijos de Anastasio Somoza García, asesino de Augusto Cesar Sandino, apoyado por el gobierno estadounidense de esa época, y que fue ajusticiado en el año 1956. La personalidad y los conocimientos de mister Spence estaban muy lejos de sus antecesores, particularmente mister Morris, mister Shaw, mister Kidd y don Rolando Cose.

Al irse extendiéndo en la Línea Noroeste el sistema de colonato de la División Berlanga, se instalaron en el paraje de El Pocito en el municipio de Guayubín, seis lavaderos de las frutas y se construyó un pequeño chalet, que no tenía el diseño ni el tamaño de los que se habían construido en las fincas originales, y se extendió desde La Cruz de Palo Verde hasta El Pocito, la vía férrea que tenía su destino al puerto de Manzanillo; se calcula que la extensión era de ochenta y seis kilómetros, desde al puerto hasta el paraje de Guayubín.

Comenzaron a utilizarse para fumigar las plantaciones de los colonos, los helicópteros que tenían su base en la finca de “Walterio” y que despegaban desde el pequeño helipuerto que se había construido en ese lugar.

El responsable como coordinador ejecutivo de ese sistema tan moderno de fumigación era nuestro hermano Mario César, conocido también con el nombre de “Capitán Memoria”.

En homenaje a esa realidad, debemos dejar constancia que ese sobrenombre de nuestro hermano y que se había convertido en el más eficiente listero de planillas de la División Berlanga fue porque, ambidextro, escribía con la mano derecha exactamente igual que con la izquierda, conservaba en su memoria los nombres y los números de cédulas, en la mayoría de las veces de ciento veinte cinco a ciento cincuenta trabajadores agrícolas.

Mario César, hoy vivo aun, residió en “El Pocito” con su esposa María Guillermina Cose, mejor conocida como “Mina”, más de un año y luego fue trasladado en la medida que continuaron extendiéndose las plantaciones de los colonos, a residir en la ciudad de Mao, capital de la provincia Valverde, hermosa y moderna comunidad, que había construido en su fase de esplendor la dictadura de Trujillo Continuaremos…

Leer más
Protección Social y Desastres

Los efectos del cambio climático han colocado al mundo en una situación de riesgo constante, ante la posibilidad de desastres naturales que resultan ser cada vez fuertes. Esta situación llama a la reflexión sobre los vínculos existentes entre las políticas de protección social y la gestión de riesgos ante desastres.

El Oxford Poverty Management y el Programa Mundial de Alimentos, con el apoyo del Gabinete de Políticas Sociales y otras instituciones públicas y organizaciones no gubernamentales, han publicado una interesante investigación sobre este tema, enfocada en la experiencia de la República Dominicana, con el propósito de fortalecer la capacidad del sistema de protección social para responder a situaciones de emergencias.

El informe plantea que en América Latina y El Caribe ha aumentado considerablemente la frecuencia de los desastres naturales. De 19 desastres por década en el 1960, hemos pasado a 68 desastres solamente en la primera década del siglo XXI.

En vista de las recientes experiencias de la República Dominicana con los huracanes Irma y María, que afectaron a zonas vulnerables del país, resulta esencial profundizar sobre este tema, puesto que resulta evidente que los desastres naturales, y su efectos negativos, continuarán impactando a nuestro país.

Y también es necesario ver el tema desde el punto de vista de choques epidemiológicos, como ha sucedido recientemente con los virus del Zika o la Chikungunya. Se trata de situaciones que afectan en mayor medida a las personas que viven en vulnerabilidad o pobreza y que, por ende, se transforman en escollos para superar las limitantes que impiden el desarrollo del país.

Si bien es cierto que el Plan Social de la Presidencia, el Servicio Nacional de Salud y Comedores Económicos responden con efectividad a las necesidades inmediatas de las víctimas de desastres naturales, también se hacen necesarias políticas específicas que atiendan a estas personas en el mediano y largo plazo.

Las recomendaciones fruto de la investigación realizada por Rodolfo Beazly, contemplan una expansión temporal de los programas de transferencia monetaria condicionada, para incluir a todas las zonas afectadas, sin importar su condición. Esta experiencia ha sido implementada con éxito por los programas sociales, ante desastres naturales en el norte del país, en específico ante el paso de las tormenta Noel y Olga en el año 2008.

En aquella ocasión, se incorporó temporalmente a familias al programa, para que pudieran asegurar una provisión constante de alimentos, hasta tanto mejoraran sus condiciones en el mediano plazo.

A estas experiencias, se ha unido el trabajo que recientemente desarrollamos para dotar al país de la primera medición de vulnerabilidad ante cambio climático, denominada IVACC, que permite focalizar los esfuerzos de gestión de desastres, en las zonas que realmente tienen mayor vulnerabilidad. El Centro de Operaciones de Emergencia ya dispone de una metodología de trabajo basada en este indicador, desarrollada por el Sistema Único de Beneficiarios, institución que forma parte del Gabinete Social.

El trabajo en torno a este tema está estrechamente vinculado a lo dispuesto por la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, que llama a que los programas de protección social permitan a todos los ciudadanos vivir con un estándar de calidad de vida digno. En ese sentido, debemos continuar trabajando en intervenciones y políticas públicas relevantes, que resulten en una mejor respuesta ante desastres, choques climáticos y epidemiológicos.

Leer más
En el centenario de la Revolución Bolchevique

Mijail Gorbachov, el hombre que estaba destinado a salvar el socialismo en la Unión Soviética, mediante la realización de reformas políticas y económicas, como fueron las de glasnost y perestroika, al final no hizo más que terminar convirtiéndose en su sepulturero.

Para el actual presidente Vladimir Putin, ese desmoronamiento de la Unión Soviética, para dar lugar a la formación de 15 Estados independientes y soberanos, constituye la más grande tragedia geopolítica del siglo XX.

No obstante, lo que aconteció en Rusia, hace exactamente 100 años, en octubre de 1917, fue un movimiento sísmico o cambio tectónico en la política, no sólo en la Rusia imperial, sino en todo el mundo, al conducir al partido de los bolcheviques, un grupo minúsculo, bajo la dirección de Vladimir Ilych Ulianov (Lenin), a la toma del poder.

Para algunos analistas, lo que determinó el triunfo de la Revolución bolchevique en octubre de 1917, fue el colapso del ejército ruso durante la Primera Guerra Mundial, de 1914-1918, en la que murieron más de dos millones 500 mil soldados frente a las tropas alemanas que tenían como objetivo la toma de Moscú.

Pero aún desde antes del estallido de la primera gran conflagración mundial, había en la Rusia zarista un malestar que hundía sus raíces en la condición de servidumbre en que los campesinos tenían que trabajar la tierra en favor de la aristocracia, así como por la supresión total de libertades conque gobernaba la monarquía.

Eso llegó a agravarse por el hecho de que a partir de 1894, finalizando el siglo XIX, llegó a ocupar el trono, Nicolás II, el más incapaz, lerdo y torpe de todos los miembros de la dinastía de los Romanov, la cual llegó a ostentar, durante tres siglos, el poder del zar o de la monarquía en Rusia.

Más aún, por la circunstancia de que en 1905 se produjo la guerra ruso-japonesa, en la que Japón derrotó a su rival al obligarle a abandonar su política de expansión hacia el Lejano Oriente. Eso ocasionó una especie de humillación al pueblo ruso al ser la primera vez en la historia que una potencia asiática vencía a una potencia europea.

Tres revoluciones

Luego de la derrota en la guerra contra Japón, la monarquía vio sentir una pérdida de autoridad. El deterioro de la situación económica y social se tornaba cada vez más crítica.

El descontento de diversos grupos sociales se expandía. El apoyo a la monarquía de Nicolás II parecía resquebrajarse.

En medio de esa situación, en enero de 1905, luego de una masacre contra un grupo de protestantes que exigían reformas políticas, el pope Gapón, un reconocido sacerdote, encabezó una marcha pacífica hacia el Palacio de Invierno, en San Petersburgo, asiento de la monarquía.

Esa marcha culminó en lo que en la historia de Rusia se conoce como el Domingo Sangriento, en el que centenares de personas fueron literalmente acribilladas, y determinó que durante todo el resto del año, el país se mantuviese en un estado de permanente agitación.

Para resolver la crisis, el zar llegó a un pacto político con distintos sectores de la vida nacional. En virtud de ese pacto, identificado como el Manifiesto de Octubre, Nicolás II consentía en aprobar una Constitución, eliminar todas las restricciones al ejercicio de las libertades públicas y establecer una Duma o Parlamento.

Ese acuerdo permitió disminuir las tensiones, estabilizar la situación política y garantizar la permanencia en el poder de la monarquía de los Romanov.

Pero menos de una década después, en 1914, estalló, como hemos dicho, la Primera Guerra Mundial; y ese conflicto armado resultó ser determinante para el futuro de la Rusia zarista.

El ejército ruso fue diezmado en esa guerra. Los muertos se amontonaban.

Se pasaba hambre y frío. No había fe en una posible victoria. Algunos soldados desertaban. Otros eran ejecutados por negarse ir al frente. La moral era baja. El país se desintegraba.

De esa manera, surgieron de nuevo las protestas. Multitudes se lanzaban a las calles, que eran severamente reprimidas. Pero luego, los agentes del orden, en lugar de apaciguar, se sumaron también a la refriega.

Los trabajadores se organizaron en forma de consejos o soviets. El zar se vio compelido a abdicar al trono. El príncipe heredero no aceptó sucederle. Se formó un gobierno provisional, encabezado por un reformista liberal: Georgy Luov – Tres siglos de dinastía de los Romanov habían llegado a su fin. La Revolución de Febrero de 1917 había triunfado.

Mientras tanto, el líder de los bolcheviques, Lenin, quien había permanecido durante la guerra como refugiado en Suiza, logró llegar a su país, a principios de abril, en un tren sellado por los alemanes.

Al retornar a Rusia, Lenin lanzó un programa de 10 puntos (la Tesis de Abril), en el que el líder bolchevique proponía otra revolución, pero esta vez con un concepto más definido: Todo el poder para los soviets.

Durante los próximos seis meses, toda Rusia se hundió en el caos. En las áreas rurales los campesinos se levantaban para la toma de tierras. En las ciudades, los trabajadores pasaban a controlar las fábricas. Los soldados se incorporaban a las luchas de los sectores populares.

Para frenar la anarquía, en el mes de julio, un socialista revolucionario, Alexander Kerensky, pasó a dirigir el gobierno provisional. Pero éste quiso restablecer el orden y la autoridad restituyendo la pena de muerte e imponiendo el orden marcial. Un plan de insurrección, contra el gobierno provisional de Kerensky había fracasado. El propio Lenin había tenido que huir de nuevo hacia el exilio en Finlandia.

Pero, de repente, había retornado, en un ambiente de radicalización política, en la que los bolcheviques constituían mayoría en los soviets de Petrogrado, de Moscú y otras ciudades.

Bajo la consigna de paz, pan y tierra, el 26 de octubre de 1917, los bolcheviques, hace ahora 100 años, derribaron el gobierno provisional de Alexander Kerensky, tomando control del Congreso de los Soviets.

En 12 años, desde 1905 a 1917, en Rusia se realizaron tres revoluciones.

En la última, la del triunfo bolchevique, un nuevo capítulo se abría para la historia, no sólo de Rusia, sino del mundo.

Auge y caída de La Unión Soviética

El acontecimiento más importante que se deriva de la Revolución de Octubre de 1917 fue la creación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, integrada por 15 naciones, que hasta entonces vivían bajo un régimen de autonomía o independencia.

Hubo, por supuesto, antes de su proclamación, una guerra civil, que enfrentó al Ejército Rojo frente al Ejército Blanco. Luego, un cambio de política económica por parte de Lenin, la NEP, en la que permitía establecer mecanismos de mercado en algunas áreas de la economía.

Para la naciente Unión Soviética, la prematura muerte de Lenin, en 1924, fue un golpe demoledor. Pero, a partir de ese momento, hasta 1953, el poder fue pasando gradualmente a manos del secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética, José Stalin.

Bajo el régimen de Stalin se producen las purgas de los grandes líderes revolucionarios, como León Trotsky y Nicolás Bujarin. Pero también es la época de la colectivización agrícola y del desarrollo de la industria pesada.

En la época de Stalin, la Unión Soviética, que inicialmente hizo un pacto con Hitler, se vio lanzada a participar del lado de los aliados en la Segunda Guerra Mundial; y a pesar de haber perdido más de 20 millones de soldados en esa carnicería humana, emergió de las cenizas convertida, junto a Estados Unidos, en una gran potencia mundial.

Al término de la Segunda Guerra Mundial, fruto de la ocupación del Ejército Rojo, el socialismo se extendió por Europa del Este. Posteriormente, fue el triunfo de la Revolución china, en 1949; el inicio de la guerra de Corea, en 1950; la derrota de los franceses en Indochina, en 1954; y todo el proceso de descolonización y luchas por la liberación nacional, en África, Asia, Medio Oriente y América Latina, mucho de lo cual estuvo influido por ideas socialistas.

Entre los años 50, 60 y 70 del siglo pasado, la Unión Soviética parecía cautivar al mundo. Avanzaba de manera notable. Llego hasta a tomar la delantera en los vuelos espaciales.

Pero a partir de la década de los 80, su economía empezó a estancarse.

En 1989, cayó el muro de Berlín. Le siguieron en cadena las democracias populares del Este.

De repente, sin que se disparase un tiro, el 25 de diciembre de 1991, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas dejó de existir.

A pesar del fracaso del experimento soviético, al cumplirse ahora un siglo del triunfo de la Revolución bolchevique, la humanidad, sin embargo, no ha cesado en su búsqueda de nuevas utopías por construir y de nuevos sueños por los cuales luchar.

Porque al final se admite que otro mundo es posible. Más justo y más humano.

Leer más
¡Se está a tiempo!

Se está a tiempo para ser parte de la solución, no parte del problema. Las crisis son oportunidades. Efectivamente, éste es un momento para asumir desafíos.

Se está a tiempo para hacer de las debilidades fortalezas del Partido. Las resoluciones del VIII Congreso están a la espera de ser puestas en ejecución. Los reglamentos que faltan por aprobar, y los aprobados, están sujetos a la Ley de Partidos. Procede darle paso a esa Ley, llegando a acuerdos dentro de la organización y con las de afuera. Se debe romper el estancamiento y desatar el proceso de aprobacion.

Expreso el deseo de compartir algunas ideas, primero con Danilo y Leonel, y luego con los demás; sin desestimar otras que pueden ser mejores. Se debe dar un paso para conversar, porque hay que entenderse.

Se está, igualmente, a tiempo para revisar los indicadores macroeconómicos para revisar el modelo. “Si la economía va bien, va bien la política”, decía el profesor Bosch. Leonel le ha agregado “si va mal, el partido gobernante, de izquierda o de derecha, sale del poder”.

Los gobiernos del PLD, para mantener el crecimiento macroeconómico sostenido, han expandido el gasto para inyectarle al mercado recursos presupuestales y mantener el movimiento del mercado, a expensa de los déficits y deudas.

Aunque con esa conocida voracidad en determinados empresarios, sólo ellos han recibido el mayor beneficio. En cambio, el Estado se ha ido endeudando, porque la expansión del gasto se realiza tirando más recursos a las calles de lo que recibe. Esos empresarios voraces, protegiendo sus grandes beneficios, acusan al gobierno de tener “botellas”; reclaman gasto de calidad. Hacerles caso ocasionaría que el país no fuera el de mayor crecimiento este año.

Se está a tiempo para fortalecer más aún la economía y que el gobierno cuente con partidas presupuéstales a ser destinadas a políticas públicas de inclusión social; y no que el presupuesto sea solo para mover el mercado y pagar deudas. Un gobierno sin un partido unificado y fuerte no puede asumir estos desafíos económicos. Seguir descuidando este sensible tema y no proceder a unificar y medir los costos políticos, ante un giro inesperado en el terreno económico, saca al PLD del poder.

Se está a tiempo para determinar las causales de otro tema que agobia a la sociedad; es el relativo a la violencia criminal y la seguridad ciudadana. La política pública a ser aplicada debe involucrar especialmente a instituciones del Estado, porque es éste quien está llamado a garantizar el ejercicio de los derechos ciudadanos. Y como se sabe, un crimen o delito no es más que la violación a un derecho.

Ese es otro tema de Estado sobre el que, en la relación Partido-Gobierno, deben definirse roles.

Precisamente, la relación Partido-Gobierno es un cuarto desafío afrontar a tiempo. Se debe empezar por definir el rol del gobierno y el rol del partido. El del gobierno lo asume, y así se ha hecho, el Presidente de la República y su gabinete; el del Partido es atribución del Presidente del Partido y del Comité Politico. Cada uno con sus voceros. La obligación de uno y de otro es respetar sus competencias.

Es necesario dar un paso adelante para entenderse; se está a tiempo. Soy de los primeros ¿Y Ud.?

Leer más
La hoja de ruta del ODS 2

Como cada año, esta fecha de octubre reúne un conjunto de conmemoraciones vinculadas a la erradicación del hambre y la promoción de la alimentación sana, temas prioritarios para la República Dominicana. El Día de la Mujer Rural, el Día de la Alimentación y el Día de la Erradicación de la Pobreza Extrema, son oportunidades para reflexionar sobre cómo avanzan las políticas públicas relacionadas a estas temáticas, y de qué manera podemos avanzar hacia los Objetivos que se ha planteado la comunidad internacional.

Justamente el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 propone a los países un mundo donde no exista el hambre, lo que requiere abordar un conjunto complejo de acciones para lograr la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y promover la agricultura sostenible.

A pesar de que la proporción de personas subalimentadas disminuyó hasta un 11% en las estimaciones más recientes, todavía hay 793 millones de personas en el mundo que sufren este flagelo. El fin del hambre exige sistemas de producción alimentaria sostenibles y prácticas agrícolas resilientes, por lo cual las políticas públicas sobre este tema no solo deben limitarse a la provisión de alimentos, sino también a la transformación positiva de los sistemas productivos.

De acuerdo a la FAO, el Día Mundial de la Alimentación coincide este año con un momento en que el hambre en el mundo está aumentando por primera vez en más de una década. Este incremento se debe principalmente a la proliferación de conflictos violentos y a las perturbaciones relacionadas con el clima, que son también las principales causas de la migración por dificultades económicas.

También se debe al gran desperdicio de alimentos que se verifica en toda la cadena de suministro, que en nuestro país alcanza alrededor de 1.2 millones de kilogramos de alimentos cada semana.

Por ende, el tema del combate al hambre debe abordarse desde una mayor producción, una mejor distribución y una mejor alimentación.

Como parte del trabajo que el Gabinete Social impulsa, en el marco de la Comisión para los ODS designada por el Presidente Medina, se ha profundizado en una hoja de ruta para la consecución del ODS 2, donde han participado activamente todas las instituciones públicas y privadas vinculadas al tema, con el apoyo y la guía del Programa Mundial de Alimentos y de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

En el más reciente encuentro realizado con este propósito, más de 60 instituciones aportaron al levantamiento de las brechas existentes en el marco legal existente, en la capacidad institucional, provisión de recursos y coordinación interinstitucional, así como en la pertinencia de las prácticas existentes en torno a la agricultura sostenible de nuestro país.

De este ejercicio, está surgiendo la más importante respuesta nacional a las necesidades de seguridad alimentaria y agricultura sostenible, que reunirá en torno a la misma mesa de trabajo, al Gobierno, socios internacionales, la sociedad civil y el sector privado.

El Papa Francisco, en una interesante alocución ante la FAO en esta semana, por conmemorarse el Día Mundial de la Alimentación, afirmó que no se puede considerar el hambre “como si se tratase de una enfermedad incurable”, sino más bien de un problema que la acción humana puede resolver.

Para ello, la acción humana debe concentrarse en las metas previstas en el ODS 2, para corregir las distorsiones comerciales, adoptar las medidas necesarias para el buen funcionamiento de los mercados de productos básicos y poner fin a todas las restricciones que impiden lograr hambre cero.

Leer más
¡División Berlanga! (XXXII)

Al finalizar en 1955 el primer lustro iniciado en 1950, ya las enfermedades de la “Sigatoka y el Mal de Panamá”, habían hecho estragos enormes en las plantaciones bananeras de la División Berlanga de la Grenada Company; y aunque se había iniciado y extendido la siembra del banano “Cavendish o media mata”, las consecuencias inmediatas de esa situación, colmaron de preocupaciones no solamente a los propietarios y dirigentes de la United Fruit Company, de las plantaciones en la República Dominicana, sino también a los empleados tanto de la División Agrícola, como del andamiaje burocrático que residía en Manzanillo, comunidad que se había convertido en un hermoso pueblo, con una actividad extraordinaria que jugaba un papel importante en esa región, conocida popularmente con el nombre de “Línea Noroeste”.

El autor de esta columna vivía en la capital del país, estudiando derecho y trabajando como estenógrafo en el Bufete de abogados de Rafael Augusto Sánchez Ravelo, uno de los abogados más importantes del país y una figura política de gran influencia, como Senador de la República. Para entonces se había trasladado a vivir, a la Cruz de Palo Verde, uno de los ingenieros agrónomos más influyentes de la United Fruit, fundador de la Grenada Company en suelo dominicano, que venía de ser un importante e influyente miembro de las plantaciones de la United Fruit en Honduras. Mister Warren Breck en compañía de su esposa Doña Antonia y sus dos hijas, había vivido en la ciudad de Montecristi, mientras desempeñaba las funciones de encargado del departamento de experimentos de la División Berlanga. Míster Breck era un personaje excepcional, que sentía un profundo cariño y admiración por nuestro pueblo. Siempre hablaba en términos elogiosos de los dominicanos.

La hija mayor del matrimonio Breck era Anita, y su hermana Shirley, nacida en Monte Cristi, bajo los cuidados de un médico eminente de esa época que, era el doctor Federico Smester, hijo de Rosa Smester, una de las más grandes educadoras en la historia del Magisterio del país. Shirley creció orgullosa de ser dominicana y de hablar nuestro idioma como si realmente sus raíces fueran las nuestras. Ana o Anita, su hermana mayor, que llegó siendo una niña a nuestro país, terminó convirtiéndose en una de las mujeres más hermosas que haya pisado tierra dominicana y no solamente era hermosa, era una de las bailadoras más completas de la música popular de los países hispanoamericano, comenzando por el merengue nuestro, que haya bailado en los salones del país. Anita fue reina de un certamen nacional que hizo la casa Brugal a fines de la década de 1950.

A Míster Breck agradece el autor de esta columna haber aprendido a jugar billar, entretenimiento en el cual era un maestro singular. Su esposa Doña Antonia era una hermosa dama distinguida que al igual que sus hijas hablaba el idioma español perfectamente. En la voz de Míster Breck conversando con nuestro padre, escuchamos la realidad de lo que sucedía en la División Berlanga con esas dos enfermedades agrícolas, “Sigatoka y mal Panamá” que estaban liquidando las plantaciones agrícolas del banano “Johnson o Gros Michel”, que era la variedad que tenía mayor demanda en el gigantesco mercado de consumo estadounidense, que se extendía desde la Costa del Atlántico hasta la Costa del Pacífico. Continuaremos…

Leer más
Carta Magna hace pétrea decisión sobre primarias

“Entre abogados te vea”, es una expresión que se aplica como traje a la medida para entender la confusión creada entre abogados sobre el carácter de inconstitucionalidad de las primarias simultáneas con padrón abierto.

Lo mejor para crear confiabilidad, especialmente en el Presidente Medina, que no es abogado, es poner a hablar al Tribunal Constitucional. En su sentencia 0184-14, de fecha 15 de agosto de 2014, motivó su decisión de inadmisibilidad ante un recurso de inconstitucionalidad de una ley anterior al 2010, como se copia en cuatro de sus numerales:

“11.3. En el artículo 277 de la Constitución se establece: Todas las decisiones judiciales que hayan adquirido la autoridad de la cosa irrevocablemente juzgada, especialmente las dictadas en ejercicio del control directo de la constitucionalidad por la Suprema Corte de Justicia, hasta el momento de la proclamación de la presente Constitución, no podrán ser examinadas por el Tribunal Constitucional y las posteriores estarán sujetas al procedimiento que determine la ley que rija la materia”.

Sigue:

“11.4. De la interpretación del texto transcrito resulta que al Tribunal Constitucional le está vedado revisar las sentencias dictadas por la Suprema Corte de Justicia que hayan adquirido la autoridad de la cosa juzgada con anterioridad a la entrada en vigencia de la Constitución, es decir, con anterioridad al veintiséis (26) de enero de dos mil diez (2010). Como se advierte, el texto prohíbe la revisión de las referidas sentencias dictadas por la Suprema Corte de Justicia en cualquier materia y en especial cuando hayan decidido acciones en inconstitucionalidad, que es, precisamente, la materia que nos ocupa”.

Más:

“11.5. Por otra parte, el referido artículo 277 consagra el recurso de revisión constitucional de sentencia y resulta que de lo que estamos apoderados es de una acción directa de inconstitucionalidad. No obstante lo anterior, dicho texto es aplicable en la especie, en razón de que el conocimiento de fondo de la acción directa de inconstitucionalidad implica, sin dudas, revisar la referida sentencia del dos (2) de marzo de dos mil cinco (2005), dictada por la Suprema Corte de Justicia, y mediante la cual declaró conforme con la Constitución la indicada ley núm. 28-01”.

Finalmente:

“11.6. Ciertamente, el conocimiento de la acción directa de inconstitucionalidad que nos ocupa supone examinar la constitucionalidad de la ley objeto de la misma. De manera que si se considerare que dicha ley es conforme con la Constitución habría coincidencia con el criterio de la Suprema Corte de Justicia, y en la hipótesis de que la considerare inconstitucional entraría en contradicción. Pero, independientemente de la hipótesis que primare, el Tribunal Constitucional realizaría una revisión de la sentencia de la Suprema Corte de Justicia, lo cual constituiría una violación de la Constitución y, en particular, del artículo 277”.

Como abogado en ejercicio y dirigente en la fundación del PLD, siento la obligación de decirle al Presidente Medina que su legado histórico está también relacionado con gestos de consolidación constitucional.

Las decisiones de la SCJ referidas, tienen rango costitucional; si se tratare de decisiones ordinarias estarían abiertas al examen del TC, pero aquellas están protegidas por ese artículo 277, convirtiéndolas en decisiones pétreas, como rocas, para garantizar seguridad jurídica y derechos adquiridos; su non bis in ídem, es absoluto; y vinculante a todos.

Leer más
Matrimonio Infantil y Uniones tempranas

El matrimonio infantil y las uniones tempranas se han convertido en un serio escollo para el desarrollo integral de nuestro país. Casi 4 de cada 10 mujeres que hoy están entre los 20 y los 24 años, se casaron antes de los 18 años, y 2 de cada 10 lo hicieron antes de los 15 años.

Esta realidad, junto a la de los embarazos en las adolescentes, está generando una fuerte presión sobre los indicadores de nuestro país y, más que nada, está perpetuando el círculo de la pobreza en muchas familias dominicanas.

Evidentemente, las zonas más afectadas por este flagelo se concentran en las provincias con mayor pobreza del país. Montecristi, Independencia, Pedernales y Barahona, son las que más alta tasa presentan, lo que coincide con las cifras relacionadas al embarazo precoz.

Con el matrimonio infantil, muchas veces, se busca escapar de la pobreza o de la violencia en un familia, incluso de situaciones difíciles en la vida de las adolescentes. Muchas otras no es más que una manifestación de las carencias de una familia. En todos los casos, el matrimonio infantil ocasiona que las niñas no obtengan logros académicos, se sometan a un proceso de madurez a destiempo, que ocasiona serios daños psicológicos y emocionales y generan importantes problemas económicos.

Por ello, el matrimonio infantil ha pasado a ser un problema económico, social y de salud pública, que generará un costo de miles de millones de dólares para los países en desarrollo, de acuerdo a lo que ha dicho el Banco Mundial.

Según ese estudio, la erradicación del matrimonio infantil disminuiría las tasas de fecundidad en países en desarrollo, lo que resultaría en un menor crecimiento de la población y, por ende, un ahorro de alrededor de 500 mil millones de dólares para esos países. En el caso de la República Dominicana, este beneficio económico ha sido calculado en 4,100 millones de dólares anuales.

De igual manera, poner fin al matrimonio infantil reduciría las tasas de mortalidad materno-infantil, aumentaría la participación y el nivel de ingresos de las mujeres en el mercado laboral, entre otros muchos beneficios.

Para el caso de la República Dominicana, el resultado de investigaciones que hemos realizado desde el Gabinete Social con UNICEF, afirman que acabar el matrimonio infantil disminuiría la pobreza entre ese grupo de mujeres de un 41% a un 29.7%. La pobreza nacional disminuiría de un 30.5% a un 27.7%.

Para ello, es necesario tomar importantes medidas tanto desde el ámbito público como desde el sector privado, especialmente en el sector educativo. De la misma manera, es esencial fomentar un marco jurídico y normativo favorable, tal y como ha sido discutido en torno a las modificaciones al Código Civil dominicano, que aún cursan el Congreso Nacional.

En conclusión, el matrimonio infantil es un grave problema social, con repercusiones económicas y para salud, que requieren de nuestra urgente atención. Los programas educativos deben aumentar la conciencia pública sobre las consecuencias de este problema y empoderar a las niñas con información oportuna, sobre todo lo que pierden al ser objeto de un matrimonio precoz.

Leer más

Autores

Franklin Almeyda
197 Artículos
Euclides Gutiérrez
159 Artículos
Leonel Fernández
127 Artículos
Danilo Medina
0 Artículos
Margarita Cedeño
185 Artículos
Reinaldo Pérez
0 Artículos
Autores
0 Artículos
Félix Jiménez
5 Artículos