Franklin Almeyda

últimos blogs

¡Hay que entenderse!

Lo racional es poner sobre la mesa propuestas que faciliten un entendimiento para finalmente aprobar la Ley de Partidos. Ese entendimiento debe darse hacia dentro del PLD y éste con las organizaciones políticas de oposición.

Las diferencias no deben ser tratadas haciendo un pulso de fuerza, como si fuera entre personas ásperas, sino en un diálogo localizar las variables y posibilidades de entendimiento. Luce que el punto de mayor distanciamiento es lo relativo a las primarias; se da hacia dentro del PLD, y dependiendo con lo que el CP apruebe, con la oposición.

Estas diferencias crean siempre pasiones; cuando eso predomina “crean lluvias que luego traen lodo”. Se está a tiempo para conversar y entenderse.

Adentro del PLD porque siempre se ha tenido sentido de cuerpo. Cuando un Presidente de la República (del PLD), llámese Leonel o Danilo, asume una posición, el CP siempre busca la forma de no desautorizarlo, siempre que sea un tema de Estado. Pero las primarias no es un tema de Estado, es rol partidario. Si fuera un tema de Estado se viera en el Palacio Nacional, por el Presidente o el Gabinete; pero, es partidario, por eso lo decide el CP.

Además, Danilo no ha planteado él una posición de manera formal en el CP, dicen que favorece las primarias con padrón abierto y hubo quien hasta declaró que a él le da igual abierta o cerrada. Han hablado por él, aún él no ha hablado.

Sobre este tema se tiene una gran responsabilidad política. Si por mayoría mecánica, llena de emocionalidad, al creer que se derrota a Leonel, se aprueba primarias abiertas; efectivamente, van a crear esa percepción en muchos sectores; unos cuantos se alegrarán y otros se entristecerán. Pero, lo único que puede hacer el CP, al aprobarla, es proponerle al Bloque Parlmentario de la organización es cómo votar en el pleno de cada cámara.

Cuando la propuesta la conozca el Congreso, por ser ley orgánica, requiere las 2/3 partes de los legisladores; es votación calificada que no tiene el PLD. Los votos faltantes los tiene la oposición. Ese requerimiento en la votación no está en un reglamento, sino en el artículo 112 de la Constitución.

Es obvio que la oposición política espera con los brazos cruzados a que la propuesta llegue al Congreso. Al momento de conocerla se va a caer la Ley, dirán que fue por Danilo; entonces unos celebrarán y otros se entristecerán.

Aunque viendo esos resultados fríamente, se dirá que el CP lo derrotó, o dirán se derrotó primero a Leonel y luego a Danilo. Sin embargo, la verdadera consecuencia política de esa actuación impensada, si ocurre, es que el CP derrotó al PLD, o que el PLD derrotó al PLD. Sucederá, entonces, lo que decía Peña Gomez que iba a pasar con el PRD, y sucedió.

Existen variables que pueden considerarse, y entre ellas, covenir en que ese punto de las primarias se deje fuera de la Ley, aprobando los demás. Así la JCE, en atención a otras disposiciones establecidas, requiera de los partidos la entrega anual y para cada proceso de su Padrón de membresía, para ser auditado y que disponga apoyo y supervisión para asistir a los partidos.

Son sugerencias, porque lo sano es que hay que entenderse.

Leer más
¡La prudencia aconseja no desafiar!

Sin padrón cerrado se pierde la identidad de una organización política. El padrón cerrado le da sentido como organización ¿Qué se organiza? Personas identificadas con una posición política definida. Crea un vínculo con una posición política partidaria, por lo que son quienes tienen derechos a elegir, ser elegidos y tomar decisiones. Esa identificación se llama padrón cerrado.

El padrón abierto es el de la JCE, que registra a los ciudadanos; pero no todos los inscritos en él tienen derecho a elegir y ser elegidos para cargos públicos de elección popular; no pueden los ciudadanos extranjeros ni los militares. A nadie se le ocurre que ese padrón abierto, el de la JCE, esté igualmente abierto para los extranjeros, aún con cédulas como ciudadanos extranjeros residentes. En ningún país del mundo el padrón de sus electores esta abierto para los ciudadanos de otros países que quieran votar.

Esa referencia es para demostrar que un país pierde su identidad si cualquiera puede elegir y elegirse como autoridad del Estado. Llevado eso a los partidos, éstos pierden su identidad y se disluyen como organización de personas, si los que no están organizados deciden igual que aquellos.

Las debilidades de los partidos no pueden ser encubiertas pasándole a las instituciones del Estado, lo que deben hacer ellas. Si uno, o muchos partidos, no tiene padrón de menbresia, está faltando a un requisito que ordena la ley, en cuanto a tener un listado de afilados para ser reconocido; luego, retiene su reconocimiento si alcanza un porcentaje mínimo de votación.

Con Ley de Partidos y sin ella, la JCE está compelida a disponer que cada partido, para retener su reconocimiento, actualice y deposite, en ese organismo electoral, su listado de afiliados; eso se llama padrón de membresia o padrón cerrado. La JCE debe establecer un plazo de entrega y poner como condición el mNtener su reconocimiento; eso significa hacer respetar los derechos de esos afiliados. Sin padrón no puede haber propuestas de candidaturas, porque son esos quienes las hacen.

Si se està registrado en una organización política como miembro, se debe proclamar con voz altisonante: “Yo soy el padrón cerrado”; si sólo está en el de la JCE, se tiene derecho a elegir de las propuestas partidarias. Esa es una Tribucio n constitucional de los partidos.

La defensa del padrón cerrado no es atribución de un sólo partido, vale para todos. El debate es a propósito de la Ley de Partidos y quien aprueba las leyes es el Congreso Nacional, no es la JCE, esa decisión la toma por separado la Cámara de Diputados y el Senado. Ambos hemiciclos han creado una Comision Bicameral para buscar el consenso entre las organizaciones políticas con representación congresional.

Fue sabio y prudente poner en manos de esa Comision Bicameral, la búsqueda del consenso, porque esa Ley no se aprobará, ni que quiera la JCE, en caso de asumir el liderazgo, si el PRM, el PRSC y otras organizaciones representadas en el Congreso se oponen, porque favorecer primarias con padrón cerrado. La Ley no se aprobaría sin ellos, debido a que es ley orgánica y por aplicación del artículo 112 de la Constitución se requieren las 2/3 partes de los legisladores.

¡La prudencia aconseja no desafiar, hacerlo es una invitación a la ingobernabilidad!.

Leer más
No fue falta de acuerdos

Hubo acuerdos en el CP, sólo que una organización habituada a pensar en voz alta, como excelente ejercicio democrático, donde hay 34 miembros, y sólo tres ausentes con excusas, los 31 restantes exponen sus pareceres y, lógicamente, se necesitó de siete horas para ir aprobando los temas sobre la mesa de la Ley de Partidos.

Se vio el financiamiento público de los partidos y se aceptó el 80% en partes iguales para los que obtengan más del 5% de la votación y el otro 20% en proporción de igualdad para los que obtengan menos del 5%. Se conociò el financiamiento privado y sobre ese punto se llevarán las propuestas a la Comisión Bicameral, ámbito donde se está conociendo el proyecto de Ley, con la participación de los partidos con representación congresional.

Sobre el tema de género se llevó del 33% a 40% la representación de la mujer en las candidaturas congresionales y a 50% a nivel municipal. En cuanto a la dirección nacional partidaria de elección en primarias, propone el 40%; esto significa que el PLD tendrá esa representación en el Comité Central.

Sobre el financiamiento a los partidos, se establece la diferencia pública y privada; y de ésos, los aportes a los precandidatos en las primarias para elegir a los cargos de elección popular. En cuanto a los fondos aportados por el Estado deben ser sólo los que se entregan al través de la JCE y sobre los que se rendirán cuentas a èsta y en página digital debido a que sobre fondos públicos se obliga por leyes como Acceso a la Información y por controles financieros a esos fondos. En este tema se vieron otros aspectos, como los topes.

En cada tema y subtemas, los miembros del CP interesados en abordarlos fueron escuchados para hacer sugerencias. Pensar en voz alta y acercar los criterios y sugerencias es democrático. Entender esas características del PLD parece hacerse difícil para muchos sectores que tienen como referencia el manejo torpe de temas con muchas diferencias y conflictivos.

Las primarias con padrón cerrado o abierto, se dejó para último, no sólo porque en el orden del proyecto está así, sino por ser el más espinoso.

Cuando se llegó a ese punto se tenía siete horas de debates sobre aquellos temas y se prefirió conocer ese en otra sesión; se fijó para el lunes 2 de octubre. Era evidente, además, cierta complicidad implícita, no hablada, que eso era lo preferido, sino en todos, casi en todos.

Definitivamente, en los medios de comunicación se aprecia cierta frustración “porque la sangre no llegó al río”. Los mismos reporteros y periodistas sufren más estrés que cualquier otro, porque esperan un ruido, con disgustos en voz alta y rompimientos, para hacer su noticia. Pero cuando no oyen voces altas ni resultados ruidosos, en vez de celebrar una fiesta de la democracia y un ejercicio civilizado de la política, se muestran decepcionados. Y es que antes, creyendo al PLD igual a otros referentes se equivocan y siembran en el imaginario de todos esa percepción.

Pero el CP tiene sentido de cuerpo; es decir, se expresan las ideas y se piensa en voz alta. Los periodistas, los demás partidos y sectores de opinión deben convencerse de que el PLD es otra cosa.

Leer más
Procede consenso en ley de partidos

Son adecuadas las declaraciones ofrecidas por el Dr. Rafael Alburquerque y el Ministro Gonzalo Castillo, ambos miembros del CP, sugiriendo buscar el consenso en la aprobación de la Ley de Partidos.

Así se respetan las sugerencias ajenas y persuadir sobre las propias. Los actores involucrados en una Ley de Partidos deben hacerla suya para su aprobación, puesto que el PLD no tiene en la Cámara de Diputados los votos necesarios.

Esa Ley sin ninguna discusión es orgánica y los votos faltantes los tienen el PRM y el PRSC. Los artículos 112 y 113 de la Constitución definen las leyes orgánicas así:

“Artículo 112.- Leyes orgánicas. Las leyes orgánicas son aquellas que por su naturaleza regulan los derechos fundamentales; la estructura y organización de los poderes públicos; la función pública; el régimen electoral (negritas mías, FA); el régimen económico financiero; el presupuesto, planificación e inversión pública; la organización territorial; los procedimientos constitucionales; la seguridad y defensa; las materias expresamente referidas por la Constitución y otras de igual naturaleza. Para su aprobación o modificación requerirán del voto favorable de las dos terceras partes de los presentes en ambas cámaras.

Sostener posiciones excluyentes, una de la otra, conduce a una obligada salida civilizada y racional, para acercar formas de entendimientos; eso es lograr consenso.

Desde el principio fundacional del PLD se acordó, que en temas sobresalientes se buscara el consenso; en temas cotidianos aplicar el centralismo democrático. Como consecuencia de la crisis interna en mayo de 2015, se consignó en los acuerdos que las decisiones del CP fueran de consenso y en su defecto las 3/4 partes.

Ahora con la aprobación de la Ley de Partidos, el CP podría ponerse de acuerdo, pero se requiere de mayoría absoluta para aprobar la ley en el Congreso; no se trata de una interpretación, está dicho en los artículos referidos. El PLD no la tiene en la Cámara de Diputados; para lograr esa votación se debe consensuar con los partidos representados en el Congreso, particularmente PRM y PRSC.

Se debe asumir que el régimen de partidos adolece de muchas debilidades y este es el momento para empezar a superarlas; no ponerse de acuerdo en aspectos tan sensibles para su organización y funcionalidad, significa descuidar su crítica condición.

En el CP se ha dado todo el apoyo a las propuestas de conjunto presentadas por el Presidente del Partido, Dr. Leonel Fernández, y el Presidente de la República, Lic. Danilo Medina. Procede a propósito del proyecto de Ley de Partidos, que se haga lo mismo. Se requiere además que previamente se hagan las consultas entre los líderes de las demás organizaciones.

Sobre las primarias simultáneas con padrón abierto deben cuidarse los aspectos constitucionales. No sólo por haber sentencia irrevocable de inconstitucionalidad, irrevisable conforme el artículo 277 de la Carta Magna, sino que también establece:

“Artículo 216.- Partidos políticos. La organización de partidos, agrupaciones y movimientos políticos es libre, con sujeción a los principios establecidos en esta Constitución. Su conformación y funcionamiento deben sustentarse en el respeto a la democracia interna y a la transparencia, de conformidad con la ley”.

Democracia interna en su conformación y funcionamiento consiste en que sus miembros ejerzan el derecho de elegir y ser elegidos a posiciones internas y a cargos de elección popular.

Leer más
El relevo es del régimen de partidos

De análogo a digital, es el relevo en el régimen de los partidos. Se ha enfatizado erróneamente que el relevo político es generacional. La edad importa, pero no es suficiente; una parte de los jóvenes no son digitales, entre otros factores, por la pobreza y exclusión social.

El desafío partidario es adecuarse al proceso dinámico y cambiante en la sociedad, producto de la revolución tecnológica y digital. Se trata de su actualización e innovación de la estructura organizacional, su funcionalidad y de participación política en la sociedad.

Para hacer eso no importa la edad, sino el interés de participar en la revolución tecnológica y digital. Es absolutamente cierto que a los jóvenes se les facilita más el uso de esos medios; pero es conocido que parte de los jóvenes no puede incorporarse a los mismos.

Algo similar ocurría al fundarse el PLD. Las condiciones políticas globales y regionales obligaban a nuevas estructuras y funcionalidad partidaria. Una buena parte se oponía al cambio. Este hecho dio origen a una contradicción política que se explicó como lo nuevo contra lo viejo, y viceversa. Sin embargo, se enfatizaba que como proceso dialéctico en lo nuevo hay parte de lo viejo.

Relevo es reemplazar; el reemplazado abandona el lugar. En los procesos sociales, políticos e históricos se produce mezclando lo nuevo con lo viejo, y lo nuevo va reemplazando sin que lo viejo abandone bruscamente.

Ese proceso se inició hace más de dos décadas en el país, desde los gobiernos del PLD; ha sido en beneficio de la sociedad, no ha sido llevado a los partidos, incluyendo internamente en la organización de gobierno. En el régimen de todos los partidos lo nuevo presiona para sustituir el desfasado régimen partidario actual, por eso su crisis.

La solución a esa crisis partidaria no es generacional, por lo que no se resuelve poniendo jóvenes a dirigir un régimen obsoleto, es modernizar las estructuras y funcionalidad de los partidos, incorporándolos a la revolucion tecnológica y digital. Si bien los jóvenes tienen facilidades para hacerlo, se requiere un paso previo.

Empieza en dar apertura a la democracia interna. Eso significa igual oportunidad de participacion entre sus miembros, para ser elegidos a posiciones dirigenciales, a cargos públicos de elección popular y en sus decisiones políticas fundamentales.

Justamente ahí está el valor e importancia de la Ley de Partidos, si exige democracia interna. Hay resistencia en la aprobación de esa Ley porque las cúpulas partidarias desean que esa Ley se adecue a los partidos y no los partidos a la Ley.

Peor aún, otros dirigentes buscan que sea el Estado, con la JCE, que les escoja sus candidatos convocando primarias simultáneas con su padrón electoral, no el de los mismos partidos. De esa manera las oligarquías partidarias despojan a los miembros del derecho de elegir y ser elegidos; además, el negocio de las candidaturas con los que tienen dinero es más lucrativa. Aunque es un tema resuelto constitucionalmente por la combinación de la decisión judicial de la SCJ en 2005 y el artículo 277 de la Constitución.

En el PLD se está en ese proceso de relevo organizacional y de funcionalidad. De ahí los acuerdos internos para administrar la crisis que crea su disfuncionalidad y propiciar su modernidad e innovación digital.

Leer más
El proceso político es en espiral

Algunos autores prefieren definir el proceso político como ondulatorio; otros lo sitúan en espiral. La diferencia puede ser que la espiral son ondas circulares en secuencia desde un punto.

De ahí que la espiral se define como una “curva que da vueltas alrededor de un punto, alejándose de él progresivamente” y, en sentido figurado, “sucesión rápida y creciente de acontecimientos de un mismo tipo”.

La política es ciencia y arte, se ha dicho. Si es así, un proceso político es una sucesión dialéctica de hechos que se dan en espiral. Ésta es la suma de curvas u ondas; por lo cual es ondulatoria.

De ahí que se habla del “efecto dominó”; una jugada permite producir otra. En la historia hay muchos ejemplos. Vale citar que cuando el rey de Francia Luis XVI fue ejecutado el 21 de enero de 1793 por los republicanos que encabezaban aquella Revolución, Inglaterra y España enfrentaron a Francia.

Aquí en la colonia francesa, hoy Haití, el diestro estratega político-militar Francois Dominique Toussaint Louverture, líder de los negros esclavos, se sumó a los españoles en la isla para combatir a Francia. A su vez, España e Inglaterra no favorecían abolir la esclavitud, pero si dañar la riqueza que se producía en Saint-Domingue, colonia francesa; en cambio, Toussaint buscaba la abolición de la esclavitud.

El 29 de agosto de 1793, Léger-Felicité Sonthonax decidió declarar la libertad de los esclavos en la colonia. El 4 de enero siguiente, lo hizo la Asamblea constituyente francesa. Ante esta decisión, en abril de ese año 1794, Toussaint ofreció luchar por Francia a cambio de asegurarse abolida la esclavitud. Unos años después Napoleón Bonaparte pretendió recuperar la colonia y restablecer la esclavitud, para complacer a los grandes dueños de ingenios azucareros y plantaciones. Ese hecho precipitando la declaración de independencia de Haití.

Otro ejemplo reciente en la política dominicana. El respeto a los acuerdos internos en el PLD ha dado por cerrada la reelección, dando paso al planteamiento del relevo. Se ensaya con candidaturas improvisadas, debido a que la organización fijó su mirada en Leonel. Si esos propuestos no arrancan, habrán acuerdos con quien debe ser para no salir del poder.

Surgirán voces agoreras, ante el fracaso de los propuestos, y en un afán por no salir de las posiciones o proteger sus intereses, traten de venderle al Presidente la reelección. Aunque lo que la espiral del proceso indica es que el Presidente no va a acceder, si no a que internamente se lleguen a acuerdos.

Para no dejar en el tintero lo del relevo, es necesario hacer dos anotaciones. La primera es que si se habla de relevo generacional, los que la invocan son de más edad que Leonel o tienen apenas dos o unos pocos menos; incluyo al Ministro Montalvo que tiene 66, al igual que Danilo, dos más que Leonel.

En cambio, el relevo histórico es que así como Juan Bosch formó para que lo releven, los actuales dirigentes favorezcan la Igualdad de oportunidades, formación política y funcionalidad partidaria para que la organización no sosobre y estas generaciones superen históricamente lo que hasta ahora se ha logrado.

El proceso político en espiral, es que la organización se recicle para dar continuidad histórica; es no contrariar los cambios dialécticos.

Leer más
¿Cómo aprender ahora a confiar en política?

En una ocasión el profesor Bosch escribió un artículo cuyo título lo decía todo: “Aprendamos a Desconfiar”. Trataba esencialmente la manera como se dejaban influir las personas por una condición social o vínculos primarios.

Siempre se invocan las buenas intenciones de sus relacionados, sean familiares, amigos o aún desconocidos. A esto Juan Bosch replicaba con un adagio conocido: “El infierno está empedrado de buenas intenciones”.

Creer o no en a alguien, dependiendo del grado de cercanía personal primaria, es un error; el ser humano no es perfecto y se puede equivocar, aunque no sea su intención.

Hay una expresión asociada a los “guardias” del ejército de Trujillo: “Los guardias leen al revés”. Se asocia a chismes, zancadillas y engaños.

“Aprendamos a Desconfiar” tenía el propósito de que en medio de la “Guerra Fría”, aún siendo alguien cercano, sugiere separara los afectos, las relaciones primarias y las emotividades de la confianza y conocimiento político. La lucha política tiene muchos riesgos; confiar por esas relaciones personales puede inducir a errores y ellos pueden ser de agraves consecuencias.

Parece un contrasentido el título de este artículo, pero no lo es porque la premisa inicial hoy sigue siendo separar los sentimientos primarios de la lógica política, en eso insistió Bosch. Lo segundo es que no se trata de desconfianza, sino detenerse en el análisis del contexto y las señales circunstanciales que se derivan. Lo tercero es que se garantiza el cumplimiento de un acuerdo político, por ejemplo, si se exhiben fuerzas, adhesiones al acuerdo y disposición a defenderlo.

La lógica política tiene que ver, no lo que usted quiere, sino hasta dónde se puede llegar. Un acuerdo sin ceder a las posiciones del contrario, es desafiarlo para que no se acerque a las suyas. Se llega hasta donde ambas partes puedan cumplir, aún siendo a un nivel precario; pero que si no cumple, se deriven consecuencias.

Cuando se sitúa como segunda premisa el análisis del contexto, pueden apreciarse varias situaciones; si el contexto no le favorece a su adversario, no ir más allá de lo que ese adversario puede dar; usted por igual no debe comprometerse más allá. En política siempre es necesario que un acuerdo se haga pudiéndose comprobar que ha de ser respetado.

Un ejemplo es el documento firmado en mayo del 2015, para administrar la crisis partidaria; no sólo lo aprobó el CP, el CC, la Convencion del Partido que eligió al candidato presidencial, y, ante un recurso, el TSE. Eso no bastaba, debía dársele seguimiento a la ejecución sucesiva de la aplicación de sus puntos. Uno de esos va siendo cumplido, mantener un equilibrio partidario en las propuestas a los bufetes directivos del Congreso. El otro, no más reelección. Como se ha visto esta semana pasada, ambos se van cumpliendo.

Ahora bien, nada se cumple sin un contexto favorable. Descuidarse por confianza personal, eso no funciona así. Aunque no es tan absoluto y debe reconocerse el papel que juega la personalidad de los involucrados.

La actividad política es ciencia y arte, no emoción; está ayudada por las ciencias sociales y económicas, ahí debe residir la confianza. Importa el análisis y medición de la lógica y correlación política, el contexto coyuntural y la propia y ajena fuerza exhibida.

Leer más
Los métodos y retos para retener el poder

En el continente americano el uso de la expresión “los primeros cien días de gobierno” se remonta al triunfo y ascenso al poder del Presidente Estadounidense, Franklin D. Roosevelt en 1933, mismo que lo trasladó desde la Francia de Napoleón Bonaparte en 1815, con el propósito deliberado de crear la confianza y expectativa de que era posible salir de la gran depresión económica de 1929 que azotaba a su país y a una buena parte del mundo.

En cambio, para la expresión el primer año de gobierno, al parecer no hay ningún acontecimiento histórico que se le pueda asociar; sin embargo, se emplea con frecuencia en los medios de comunicación para referirse a los resultados de una gestión presidencial que cumple sus primeros 365 días de gobierno.

Desde 1966 en la República Dominicana hasta la fecha, en orden cronológico hemos tenido seis presidentes, el Dr. Joaquín Balaguer, Sr. Antonio Guzmán, Dr. Salvador Jorge Blanco, Dr. Leonel Fernández, Ing. Hipólito Mejía y el Lic. Danilo Medina. De estos, los presidentes Guzmán, Jorge Blanco y Mejía solo tuvieron un primer año de gobierno; los demás han tenido dos o más primer año de gobierno.

En el caso del Dr. Balaguer, es el único que tuvo tres primer año de gobierno en forma continua, en 1966-70 y 74, luego dos veces consecutivo en 1986 y 1990, le sigue con dos primeros años el Dr. Fernández en 2004 y 2008 y continua el Lic. Medina en 2012 y ahora este 16 de agosto de 2017, que cumplirá su segundo primer año en forma seguida.

De los tres Presidentes Constitucionales que han tenido en forma continua dos o más primer año de gobierno y que recibieron su mandato con situaciones gravemente adversas, son los Doctores Balaguer y Fernández y el Lic. Medina.

El Dr. Balaguer que inició su primer gobierno después de la guerra de abril de 1965, con un país dividido y afectado duramente a consecuencia del conflicto bélico e intervencionista, el Dr. Fernández, heredando la mayor crisis bancaria/económica de la historia contemporánea en 2004 y la crisis financiera internacional de 2008, seguido de los fuertes incrementos de los precios del barril de petróleo.

Por su lado, el Lic. Medina que en 2012 recibió un fuerte desbalance fiscal, ocasionado por el tipo de política fiscal expansiva que se aplicó, como forma de contrarrestar la situación económica internacional adversa y evitar que la economía nacional cayera en recesión.

Al menos, en términos de gestión económica, tanto Leonel, como Danilo, han sido exitosos. El Dr. Fernández que heredó dos fuertes crisis, una interna y otra externa, la tasa de crecimiento interanual, de septiembre de 1996 al mismo mes en 1997, del Producto Interno Bruto (PIB), fue de 8.8% y de igual forma en 2005/2004 de 9.4% y en 2009/08 se contrajo en forma negativa en 0.9%; aunque al finalizar el 2009 se situó en 3.5%.

Por el lado de la tasa de inflación interanual, el primer año de los gobiernos de Leonel fue de 9.5%, 7.7% y 5.5%, y la depreciación/reevaluación de la moneda de 3.2%, -17.1% y 4.4%; de manera que la estabilidad cambiaria y la baja tasa de inflación; así como el crecimiento económico son partes del éxito señalado.

En el caso de Danilo Medina, también se puede afirmar lo propio, ha sido exitoso en la conducción de la economía dominicana, ahora que cumple su segundo primer año de gobierno el 16 de agosto del presente año, el PIB ha crecido en 7.0% y en el primero en 3.7%, la tasa de inflación ha sido de 5.9% y 2.9% y en lo referente al tipo de cambio, la cotización del peso solo se ha depreciado en 8.1% y 3.4% en cada uno de su primer año de gobierno, demostrativo de estabilidad y crecimiento en las variables claves de la economía.

De manera que la valoración en materia de la conducción de la economía dominicana, Leonel y Danilo, representan parte de los mejor del legado que el mentor del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), el maestro Juan Bosch, le dejó a su país y que con satisfacción vale la pena exaltarlo en la conclusión del primer año de gobierno del cuatrienio 2016/20 del Presidente Danilo Medina y el quinto del PLD.

Leer más
¡Sociedad como burbuja o líquida!

“La población dominicana se mueve hacia arriba y abajo, como ocurre con las burbujas cuando se agita una botella de gaseosa”, con esas palabras explicaba Juan Bosch sus observaciones, era una conversación de unos pocos y corría el año 1998. Apesar de la disminución por sus casi noventa años, se refería a lo que apreciaba.

Visitaba la oficina política que operaba en la Av. Independencia a una cuadra de la Casa Nacional del PLD, para las elecciones de medio tiempo de ese año.

Mirándolo fijamente le preguntarle “¿cómo así profesor?” Giró su mirada y extendió su mano para coger una gaseosa de encima de una mesita y agitándola dijo “¡fíjate cómo se mueven las burbujas!

Se vive, dijo, un momento de una gran movilidad social; se puede ver como una estructura social se va quebrando.

Tenía razón, se aprecia presencia social mezclada, en centros comerciales, de diversión, clínicas, colegios y hasta en las iglesias, que eran reservados para las élites oligárquicas, hoy convertidos en grupos capitalistas. Los valores y las expresiones culturales son volátiles.

Increíblemente, a una conclusión similar, no igual, llegaron doce años después Ziygmunt Bauman, premio Príncipe de Asturias 2010 y Alain Touraine, sociólogo, filósofo y ensayista, quienes realizaron una investigación enfocada en la modernidad, definiendo la forma habitual de vivir en nuestras sociedades, ya no en burbuja, sino como “la vida líquida”. Donde los valores son volátiles y nada es bueno ni malo.

Definitivamente, la pos modernidad digital produce las burbujas o “la vida líquida”. Lo que se va produciendo tiene expresión física. Un amigo dijo impresionarse al asomarse a unos ventanales del piso 18 de una torre de apartamentos; vió las grandes edificaciones levantadas en la ciudad de Santo Domingo. Comentó sobre la modernidad y el contraste de las edificaciones y las viviendas anteriores como un ejemplo de esa movilidad social; ésto sin dejar de lado las casuchas de los bolsones de pobreza.

La burbuja que crea la movilidad social se ha acelerado por el empuje en el crecimiento macroeconómico del país. Los gobiernos peledeístas han favorecido ese propósito; el reto es mantenerlo y lograr una sociedad más cohesionada e inclusiva para evitar pérdida de valores y brechas sociales indeseables.

El crecimiento y movilidad se aprecia, además, en la utilización de los medios digitales. El comercio y el sistema financiero, son digital; los medios de prensa y telefónia y envío de correo personal, son digital; los libros y los expedientes, son digital. Ha sido una forma privilegiada de modernizar. Ese proceso trae sus riesgos, porque una población se incorpora y otra se mueve: ambas producen burbujas.

Estando a la espera de una delegación venezolana, sobre el diálogo, los expresidentes Leonel Fernández, Rodríguez Zapatero y Martín Torrijos, Fernández se movió a buscar un libro y empezó a leernos un capítulo. Lo hizo con tanto entusiasmo como quien tenía en sus manos algo que divulgar y, especialmente, el trazado para conducir al pueblo dominicano por buen trayecto. Se trata del libro “La sociedad de coste marginal cero”, de la autoría de Jeremy Rifki.

Al terminar de leer hizo interesantes comentarios. Luego referiré lo tratado, el espacio de 550 palabras se agotó. Cuando lo haga se verá que esas burbujas o vida líquida, conducen a una “sociedad de coste marginal cero”.

Leer más
Las fuerzas progresistas deben evaluar su discurso

Las organizaciones políticas progresistas y de izquierdas de América Latina produjeron una declaración que trae elementos que llaman la atención. Lucen desconocer las ciencias sociales explicadas por el marxismo sobre los efectos de la economía en el comportamiento social y político.

Se trata de la “Declaración Final del XXIII Encuentro del Foro de Sāo Paulo-Managua, Nicaragua-2017”, subtitulada “Nuestra América En Pie De Lucha”.

Su lectura confunde puesto que parece una típica declaración a propósito de las situaciones de conflictos de la “Guerra Fría” de los años setenta; pero es de fecha tan reciente como el pasado 17 de julio de 2017.

La declaración es propia para los años de luchas por derechos políticos, libertades públicas y espacios institucionales. En la actual fase del proceso se persigue la vigencia de los derechos económicos y sociales; derecho a la igualdad de oportunidades y a la inclusión social; vinculados al comportamiento y manejo de la economía desde el Estado.

La declaración hace, en su segundo párrafo, una afirmación que define su perfil; dice: “…la necesidad de transformar o reformar la sociedad desde los espacios institucionales recién ocupados, descuidó el desafío de construir hegemonía popular, única fuente de poder capaz de dotarlos de la fuerza necesaria para derrotar los predecibles intentos del imperialismo y las oligarquías criollas de restablecer su antiguo dominio monopólico del Estado”.

Evidentemente es una negación conceptual a leyes sociales y económicas que vinculan al poder popular con las condiciones de vida y el manejo económico desde el Estado. En esa declaración no se advierte que si la economía va mal, le va políticamente mal al partido gobernante.

Las crisis política en América del Sur se origina en que en 2016 tuvo una retracción o decrecimiento de (menos) -2.1%; en cambio, Centro América y México una expansión de 3,8% y 2,3%, respectivamente.

Relacionando esos indicadores con la estabilidad política, puede verse que en los 6 países que experimentaron crecimiento del PIB en el 2016, no hubo crisis; fueron República Dominicana 6%; Panamá 5.9%; Nicaragua 4.5%; Bolivia 4.5%; Costa Rica 4.3%; y Uruguay 1.5% (fuente CEPAL). En cambio, en Suramérica los paises de sentidas crisis políticas, fueron los mísmos con decrecimientos económicos: Brasil -4.4%, Argentina con -3.3%, Ecuador -2.9%.

Esas diferencias explican porque se pierde “hegemonía popular”. En Brasil el PT sacó 40 millones de la pobreza, pero hubo mayores reclamos, no sólo ante necesidades crecientes, sino porque sentían la crisis económica que los amenazaba con devolverlos a la pobreza. Sin embargo, Uruguay redujo la pobreza a 9% y al crecer la economía hay estabilidad; en Ecuador casi pierde las elecciones el partido gobernante Alianza País.

En consecuencia, el poder popular descansa en una economía sana y aplicando políticas públicas inclusivas y de igualdad de oportunidades como “única fuente de poder capaz de dotarlos de la fuerza necesaria para derrotar los predecibles intentos del imperialismo y las oligarquías criollas de restablecer su antiguo dominio monopólico del Estado”, como afirma la declaración.

Lo demás es populismo, que nada tiene que ver con posiciones progresistas y de izquierdas. Ha sido probado históricamente que deben involucrarse fuerzas económicas típicamente burguesas para empujar en la sociedad la producción de bienes y servicios; confundir burgueses con oligarquías es desconocer el proceso histórico social latinoamericano.

Leer más
Es lucha política no contra corrupción

Muchas veces se da por sabida la definición de una palabra y luego resulta que no todos coinciden con la misma. Así ocurre con la palabra corrupción.

La definición que ofrece el diccionario es: “Corrupción del latín corruptio,
1. Acción y efecto de corromper o corromperse.
2. En las organizaciones, especialmente en las públicas, práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de aquellas en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores”.

Transparencia Internacional, su nombre lo dice, se dedica al tema y ha asumido la corrupción como “abuso de poder para beneficios privados que finalmente perjudica a todos y que depende de la integridad de las personas en una posición de autoridad”.

Entre una y otra definición existen matices importantes. La Real Academia lo atribuye “utilización de las funciones… en provecho, … de sus gestores”; colocando el ilícito en el corruptor y el corrupto.

En cambio, Transparencia Internacional la considera como “abuso de poder… que perjudica a todos y que depende de la integridad… de las personas en una posición de autoridad”.

Evidentemente, Transparencia Internacional desconoce la necesaria vigencia de un sistema jurídico para prevenir y sancionar, en cambio, pone el control a descanzar en la integridad de una persona.

USAID, y su capitulo local, Participación Ciudadana, se monta sobre esas diferencias para politizar la lucha contra la corrupción atribuyéndosela sólo a funcionarios, que en definitiva, son dirigentes políticos. Además, aquello de que “nos afecta a todos” pone a mirar hacia otro lado y no hacia el sector privado donde la corrupción es voraz porque se manifiesta en el seno del “capitalismo salvaje”.

Se distorsiona el significado de la lucha contra la corrupción y la impunidad, al orientarla hacia al debate político. USAID y sus capitulos locales, han desarrollado esa acción política contra los partidos y gobiernos progresistas de América Latina; se debe a que los partidos ganaban en las urnas. La lucha política pasô a ser judicializada.

Se aprovechô el momento de crisis política que produjo en los pueblos cuando decreciô el PIB promedio de América Latina; bajô de 6.2 billones en el 2013 a 5.4 billones en el 2015; casi un billón.

Para precisar de que se trata, vale decir que la Academia de la Lengua define un billón en un millón de millones; en la lengua anglosajona es un trillón; para ellos el billón es mil millones y en nosotros es un millardo.

Ese decrecimiento económico viene produciendo crisis políticas en casi todos los paises de América Latina, por aquello de que si la economía va mal, va mal la política.

Desde los gobiernos del PLD se ha expandido el gasto público, para dinamizar la economía, cargando el Estado con ese costo; esa política económica ha sostenido el crecimiento de la economía; eso ha hecho imposible sacar al PLD del poder.

A la acción política continental se le ha llamado “golpe de Estado blando”, siguiendo el “Guión de Brasil” o “Plan Atlanta”, esa búsqueda de golpe de Estado blando se inició en Brasil y ha seguido aquí y apenas empieza en Uruguay, Argentina, Ecuador y otros.

Siguiendo ese guión se ha planteado un sometimiento penal al Presidente. Es una temeridad, pero se debe dar respuesta consolidando la relación partido-gobierno y respetando los acuerdos internos.

Leer más
Ley de partidos y poder político

La Ley de Partidos resulta ser una oportunidad para que se establezcan normas que hagan superar debilidades en los partidos. A propósito de esta Ley, se aprecia el interés de sectores económicos y de la sociedad civil en reducir la capacidad y presencia de los partidos en el Estado. El fondo del aparente debate sobre esta Ley es la lucha por el poder político.

Esto se origina en que grupos económicos se han consolidado al amparo de la estabilidad y crecimiento macroeconómico, pero en vía contraria el sistema de partidos se debilita por desfase ante ese crecimiento.

No se discute que el capitalismo es voraz y ese comportamiento se practica entre ellos mismos. Por esa razón se utilizan las instituciones del Estado para acomodar los mercados regulándolo.

Debido a que América Latina viene detrás de los grandes países, en un esfuerzo de acumulación y crecimiento de capital, está en una situación desigual con los bloques de países altamente desarrollados.

Pero para latinoamerica no basta con el crecimiento económico, se necesita tiempo para aplicar políticas de Estado y lograr inclusión social, consolidar las instituciones, transformar el pensamiento y la cultura, lograr cohesión social. Los gobiernos cabeza del capitalismo mundial parecen no entiender esas diferencias. Creen que con un plumazo deben ser resueltos flagelos sistémicos, por demás creados por ellos mismos, cuando colonizaron.

Se ha avanzado porque el sistema capitalista se ha universalizado y ha sustentado el régimen democrático; aunque para que funcione debe funcionar la macroeconomía; si el crecimiento va mal, va mal el régimen democrático y el país de que se trate entra en crisis afectando a quien gobierne.

Lo que explica que antes saliera del poder por golpes de Estados militares y hoy en procesos electorales o con golpes blandos, es que la democracia está al servicio de condiciones adecuadas para que funcione el mercado; si hay crisis económica, entra en crisis el régimen político.

Esto ha surgido por la estabilidad y crecimiento macroeconómica. Si se observa el crecimiento dominicano del PIB ha sido desde 1963 de 940 millones de dólares; luego al fundarse el PLD en 1973 de 2 mil 344 millones; al llegar al poder, en 1996, estaba en 18 mil millones; al 2016 en 67 mil millones; es decir, 71 veces más que en 1963.

EU está situado en 18 billones (18 millones de millones) de dólares, el promedio de América Latina, conforme cifras del Banco Mundial, se situaba en 1960 en 83.3 mil millones; en 2013 en 6.2 billones (lea billones), descendiendo en 2015 a 5.4 billones. Esquivale igual que aquí a 71 veces de crecimiento desde 1960 al 2013.

Si se observa, la actual crisis política en la mayoría de nuestros países se origina en ese decrecimiento del PIB de 2013 al 2015.

El capitalismo pone el régimen democrático a descansar sobre los partidos políticos y con él los derechos fundamenales; esa es la feliz coincidencia con las fuerzas políticas progresistas.

Pero cuando los empresarios participan en política como políticos o los políticos en el mercado como empresarios, se viola esa regla de oro.

Eso explica que la Ley de Partidos se quiera aprovechar para reducir el peso de los partidos en el manejo del Estado; en definitiva se trata de una lucha de poder.

Leer más

Autores

Euclides Gutiérrez
155 Artículos
Leonel Fernández
125 Artículos
Danilo Medina
0 Artículos
Margarita Cedeño
181 Artículos
Reinaldo Pérez
0 Artículos
Autores
0 Artículos
Félix Jiménez
5 Artículos