Blogs

últimos blogs

El intervencionismo no es opción

Un país como el nuestro, que ha sido intervenido dos veces en su historia por fuerzas militares norteamericanas, conoce bien las consecuencias del intervencionismo en América Latina y El Caribe. Las experiencias de 1916-1924 y la breve pesadilla del 1965, son muestra suficiente de los resultados de una política militar intervencionista de los Estados Unidos en suelo latinoamericano.

Desde la puesta en marcha de la Doctrina Monroe, la participación de los Estados Unidos en episodios militares o paramilitares en la región, para bien o para mal, ha sido determinante, cambiando para siempre el curso de la historia en muchos de nuestros países.

Y aunque dicen que “quienes amenazan con mucha fuerza, resultan ser débiles en sus acciones”, no podemos ignorar la fuerte influencia del Pentágono en la política norteamericana, tal y como la describió el profesor Juan Bosch en su análisis político “El pentagonismo, sustituto del imperialismo”.

Las recientes declaraciones del presidente de los Estados Unidos no dejan de ser preocupantes, y deben tomarse como un llamado a que los países de la región impulsemos decididamente el diálogo en Venezuela.

Afortunadamente, la comunidad de Jefes de Estado y de Gobierno de América Latina y El Caribe, se va uniendo poco a poco, a un rechazo unánime a cualquier intervención militar norteamericana en suelo venezolano. Ha sido importante el encuentro entre el presidente Juan Manuel Santos de Colombia y el vicepresidente Mike Pence de los Estados Unidos, a quién ha pedido “no contemplar una intervención militar en Venezuela, ya que América es un continente de Paz y es mejor mantenerlo así”.

Nuestro Canciller, por su parte, ha manifestado una oposición decidida a cualquier opción militar en Venezuela, argumentando que el diálogo es la mejor vía para solucionar un conflicto interno en un país amigo.

No cabe duda que Venezuela necesita urgentemente de un acuerdo de reconciliación nacional y de garantías para la convivencia pacífica. Como en todo enfrentamiento interno, la lucha es entre hermanos, y no deja más que desolación al país y pérdida de valiosos hombres y mujeres, sin que al final haya beneficio para ninguna de las partes. Solo queda el dolor y la desesperación.

Solo con el diálogo podrán los venezolanos evitar episodios como la nefasta Guerra Larga, conflicto interno que dejó más de 100 mil personas muertas en una nación que entonces era muy joven.

El Gobierno de Venezuela y la oposición deben volver a la mesa del diálogo, de buena fe, con el apoyo de la comunidad internacional y la veeduría de figuras que gocen del prestigio y el respeto suficiente de ambas partes.

Está dentro del interés de todos los países de América Latina y El Caribe, evitar a toda costa el intervencionismo militar en Venezuela. Es una propuesta que no beneficia ni al Gobierno venezolano ni a la oposición de ese país, y donde el mayor perdedor es el pueblo de esta valerosa Nación hermana.

Leer más
Los métodos y retos para retener el poder

En el continente americano el uso de la expresión “los primeros cien días de gobierno” se remonta al triunfo y ascenso al poder del Presidente Estadounidense, Franklin D. Roosevelt en 1933, mismo que lo trasladó desde la Francia de Napoleón Bonaparte en 1815, con el propósito deliberado de crear la confianza y expectativa de que era posible salir de la gran depresión económica de 1929 que azotaba a su país y a una buena parte del mundo.

En cambio, para la expresión el primer año de gobierno, al parecer no hay ningún acontecimiento histórico que se le pueda asociar; sin embargo, se emplea con frecuencia en los medios de comunicación para referirse a los resultados de una gestión presidencial que cumple sus primeros 365 días de gobierno.

Desde 1966 en la República Dominicana hasta la fecha, en orden cronológico hemos tenido seis presidentes, el Dr. Joaquín Balaguer, Sr. Antonio Guzmán, Dr. Salvador Jorge Blanco, Dr. Leonel Fernández, Ing. Hipólito Mejía y el Lic. Danilo Medina. De estos, los presidentes Guzmán, Jorge Blanco y Mejía solo tuvieron un primer año de gobierno; los demás han tenido dos o más primer año de gobierno.

En el caso del Dr. Balaguer, es el único que tuvo tres primer año de gobierno en forma continua, en 1966-70 y 74, luego dos veces consecutivo en 1986 y 1990, le sigue con dos primeros años el Dr. Fernández en 2004 y 2008 y continua el Lic. Medina en 2012 y ahora este 16 de agosto de 2017, que cumplirá su segundo primer año en forma seguida.

De los tres Presidentes Constitucionales que han tenido en forma continua dos o más primer año de gobierno y que recibieron su mandato con situaciones gravemente adversas, son los Doctores Balaguer y Fernández y el Lic. Medina.

El Dr. Balaguer que inició su primer gobierno después de la guerra de abril de 1965, con un país dividido y afectado duramente a consecuencia del conflicto bélico e intervencionista, el Dr. Fernández, heredando la mayor crisis bancaria/económica de la historia contemporánea en 2004 y la crisis financiera internacional de 2008, seguido de los fuertes incrementos de los precios del barril de petróleo.

Por su lado, el Lic. Medina que en 2012 recibió un fuerte desbalance fiscal, ocasionado por el tipo de política fiscal expansiva que se aplicó, como forma de contrarrestar la situación económica internacional adversa y evitar que la economía nacional cayera en recesión.

Al menos, en términos de gestión económica, tanto Leonel, como Danilo, han sido exitosos. El Dr. Fernández que heredó dos fuertes crisis, una interna y otra externa, la tasa de crecimiento interanual, de septiembre de 1996 al mismo mes en 1997, del Producto Interno Bruto (PIB), fue de 8.8% y de igual forma en 2005/2004 de 9.4% y en 2009/08 se contrajo en forma negativa en 0.9%; aunque al finalizar el 2009 se situó en 3.5%.

Por el lado de la tasa de inflación interanual, el primer año de los gobiernos de Leonel fue de 9.5%, 7.7% y 5.5%, y la depreciación/reevaluación de la moneda de 3.2%, -17.1% y 4.4%; de manera que la estabilidad cambiaria y la baja tasa de inflación; así como el crecimiento económico son partes del éxito señalado.

En el caso de Danilo Medina, también se puede afirmar lo propio, ha sido exitoso en la conducción de la economía dominicana, ahora que cumple su segundo primer año de gobierno el 16 de agosto del presente año, el PIB ha crecido en 7.0% y en el primero en 3.7%, la tasa de inflación ha sido de 5.9% y 2.9% y en lo referente al tipo de cambio, la cotización del peso solo se ha depreciado en 8.1% y 3.4% en cada uno de su primer año de gobierno, demostrativo de estabilidad y crecimiento en las variables claves de la economía.

De manera que la valoración en materia de la conducción de la economía dominicana, Leonel y Danilo, representan parte de los mejor del legado que el mentor del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), el maestro Juan Bosch, le dejó a su país y que con satisfacción vale la pena exaltarlo en la conclusión del primer año de gobierno del cuatrienio 2016/20 del Presidente Danilo Medina y el quinto del PLD.

Leer más
¡División Berlanga! (XXIII)

En nuestra columna anterior recordábamos la fotografía tomada en los finales del año 1949, en la cual figuraban los empleados de más jerarquía de la División Agrícola de la Grenada Company incluido en ella, mister Shock, quien era en ese momento el superintendente a cargo de la División, de quien dijimos era un personaje inolvidable en la vida del autor de esta columna por las preferencias con las que nos distinguió en esa etapa de la niñez, cuando cursábamos el séptimo curso de la escuela primaria. Fue este funcionario de origen inglés nacido en Jamaica, ingeniero agrónomo, en cuyo matrimonio no había procreado hijos, quien dispuso que la escuela primaria de La Cruz de Palo Verde fuera puesta a funcionar con un solo alumno que fue el autor de esta columna, bajo la dirección de una distinguida dama puertoplateña llamada Isabel Miller de Pimentel, conocida con el apodo de Chabela.

Nuestra querida e inolvidable maestra moriría muchos años después en un accidente automovilístico ocurrido en su pueblo natal. En esa escuela terminamos la primaria, acompañado de dos niñas que se integraron meses después, de quienes hemos hablado con anterioridad, fueron: Minoncha Macarrulla y Elsa Báez, aún con vida las dos, aunque hace muchos años no tenemos contacto con ellas.

A partir de ese momento, finales de 1949 principios y meses siguientes de 1950, se integraron en la División Agrícola de la compañía nuevos empleados que jugaron un importante papel porque actuaban como empleados de campo y de oficina, entre los cuales recordamos a Chichí Matos, barahonero, hermano de Manuel Matos que era para entonces mayoral de la finca Isabel, barahoneros con experiencia agrícola porque habían trabajado en el ingenio Barahona.

Llegó también un señor de edad avanzada llamado Eulalio Hernández, oriundo de Moca, familiar político cercano de Juancito Rodríguez, el rico terrateniente enemigo de Trujillo, que se había ausentado del país años atrás.

Don Eulalio era el progenitor de una larga familia de adultos, jóvenes y niños entre los cuales estaban Ramón Hernández, “My Friend”, quien trabajaba en Manzanillo y es el padre de una distinguida dama que nos representa ahora como embajadora en Francia, conocida popularmente como Cuchita Hernández. Los otros hijos varones de don Eulalio eran Ismael, Plutarco, Hugo y Pitágoras; Hugo fue compañero de infancia del autor de esta columna y estuvimos juntos en la escuela primaria de varones “Honduras”, en el municipio cabecera de la provincia. Muchos años después, Hugo fue un excelente locutor de televisión de Rahintel Canal 7, de Santo Domingo.

Vinieron a trabajar a la División Agrícola, Cesar Rodríguez, santiaguero, y los hermanos Díaz Gómez, José Joaquín y Humberto Antonio, puertoplateños y más tarde José Eduardo Duboc, miembro de una importante familia de Puerto Plata, casado con Katy Heinsen, que vino a residir en la finca Maguaca, de la cual era encargado nuestro padre y que era una de las más hermosas plantaciones bananeras.

Que en ese periodo que fue relevado, como superintendente agrícola, Douglas Kidd, de quien hemos hablado en ocasiones anteriores, que se ausentó del país y fue relevado por mister Eikat, ingeniero agrónomo, estadounidense, que había residido mucho tiempo en Honduras y que estaba casado con una dama afable, simpática, pero desgraciadamente alcohólica. En el año de 1954, el autor de esta columna recibió su título de bachiller en Filosofía y Letras, graduado en el liceo secundario de Monte Cristi. Continuaremos…

Leer más
El progreso de la mujer latinoamericana

Hasta hace poco, resultaba poco atractivo desde el punto de vista político, colocar el empoderamiento económico de la mujer en el centro de las acciones de gobierno. El arte de gobernar parecía ser un tema esencialmente masculino, que perpetuaba las prácticas de discriminación.

Afortunadamente, prácticamente la unanimidad de los gobiernos de América Latina y El Caribe, han comprendido el cambio de época que vivimos y se han montado en el tren del progreso económico y social de la mujer, claro está, con sus altas y sus bajas. No cabe duda que el desarrollo que ha experimentado la región en los últimos 15 años, ha sido producto de la notable inserción de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad.

Sin embargo, surgen graves advertencias que requieren la atención de la sociedad. El reciente Informe sobre el Progreso de la mujer en América Latina y El Caribe, nos alerta sobre los efectos de la desaceleración de las economías, la polarización social, la desconfianza en los gobiernos y, en algunos casos, las crisis políticas; situaciones que amenazan el avance de la agenda de la equidad de género en la región.

Las brechas de género persisten y la pobreza se ha feminizado. Como muestra el informe, la participación laboral de la mujer es más sensible a los vaivenes del crecimiento económico, lo que indica que, en un contexto de crisis económica, el ingreso femenino disminuye considerablemente y, por ende, sufre la economía familiar. De igual forma, a pesar de que la región ha tenido una disminución de la pobreza constante en los últimos 15 años, resulta contraproducente el que el índice de feminidad de la pobreza ha aumentado 11 puntos en igual período. En el 2014, el porcentaje de mujeres pobres era 18% superior al de los hombres.

La mejore descripción de lo que ha sucedido en América Latina y El Caribe con la mujer es que hemos vivido una “revolución silenciosa, incompleta y desigual en las dinámicas familiares”. Ha disminuido la tasa de fecundidad, ha aumentado el nivel educativo de la mujer y ha crecido su participación en la economía. Poco a poco, el modelo de “hombre proveedor” y “mujer ama de casa”, se va convirtiendo en una reliquia del pasado.

Sin embargo, a pesar de que contribuimos más a los ingresos familiares, el empoderamiento femenino sigue frenado por realidades sociales que demandan nuestra atención. El embarazo adolescente, la violencia de género, la inestabilidad de los vínculos familiares y la responsabilidad desproporcionada que lleva la mujer en el cuidado del hogar, se erigen como limitaciones al avance de una verdadera equidad de género.

Al contrario de otros países de la región, la República Dominicana continua experimentando un crecimiento económico muy favorable, que nos coloca en una posición envidiable para continuar impulsando el avance de la mujer. Lo que significa que tenemos una gran oportunidad de aportar a la superación de los obstáculos del empoderamiento económico de la mujer y generar avances más significativos en los indicadores fundamentales de la igualdad de género.

Donde hay mujeres empoderadas, las sociedades progresan. Tal y como lo plantea el informe, en el largo plazo, el progreso de las sociedades y las economías está supeditado al pleno aprovechamiento de las aptitudes y capacidades de todas y de todos.

Leer más
¡División Berlanga! (XXII)

Dijimos en una de nuestras columnas anteriores que la empleomanía burocrática y agrícola de la Grenada Company se había convertido en un alta pequeña burguesía ubicada en la provincia de Monte Cristi y particularmente en Manzanillo, que era en realidad el Municipio Pepillo Salcedo en cuya costa en la Bahía, había sido construido un puerto de calado profundo propiedad de la empresa babanera. Además esa alta pequeña burguesía a la que pertenecía la empleomanía agrícola de las fincas que como dijimos fue presentada, públicamente en la revista Unifruitco, que editaba en español, la United Fruit Company en los Estados Unidos de América, en una fotografía tomada en el año de 1949. En esa fotografía figuran con sus nombres los dominicanos y extranjeros, bajo cuya dirección se habían desarrollado en un proceso de cinco o seis años, las hermosas y productivas fincas, siete en total, que eran un espectáculo de extraordinaria belleza, nunca vista en nuestro país.

Esa foto histórica, fue tomada en el patio del hermoso chalet, en el cual vivía Rafael Bobea, petromacorisano Chief Clerk, que quiere decir, Oficial Mayor de la Superintendencia de la División Agrícola de la Empresa. En ella están los nombres de los extranjeros que vamos a señalar: Míster Johnson, Míster Breck, Míster Ney, Erick Skurnop, Ángel Menéndez Suarez, Míster Shock, el cual desempeñaba las funciones de Superintendente Agrícola, Zaida Ginebra de Lister, “Chao”, Y Míster Braniff. Douglas Johnson, era un antiguo Capitán del Ejército estadounidense que llegó al país cuando la intervención iniciada en 1916, acompañado de un hermano gemelo que ostentaba el mismo rango, quienes quedaron residiendo en el país, muriendo el hermano de Míster Johnson en Palo Verde y enterrado a orillas del río Yaque del norte, cuando ambos trabajaban en la compañía limonera en 1932.

Figuraban también Warren Breck, ingeniero agrónomo, especialista en análisis de las tierras agrícolas, que desempeñaba las funciones de Intendente de la División de Experimentos, Erick Skurnop, según su testimonio ciudadano finlandés, que el padre del autor de esta columna nunca creyó y nuestra familia fue su vecina en la finca Jaramillo que en ese entonces no había sido sembrada de guineos. Nuestro padre afirmaba que Erick, en realidad era un piloto alemán, veterano de la Segunda Guerra Mundial de la Fuerza Aérea conocida con el nombre de Luftwaffe. bajo el régimen de Adolf Hitler. Ángel Menéndez Suarez, español, era capitán del Ejército Republicano de la Guerra Civil de España que tenía ya varios años residiendo en el país, casado con una maestra puerto plateña y Mister Braniff, entomólogo, que estamos convencidos que fue el primer profesional de su área que residió en la Republica Dominicana.

Todos estos extranjeros particularmente los anglosajones que vivían en la División Berlanga, o plantaciones bananeras hablaban el español, así como los que vivían en Manzanillo, la mayoría de ellos con absoluta fluidez, porque el contrato, que el gobierno había subscrito, con la Grenada Company, establecía de manera precisa que todos los funcionarios burocráticos, técnicos; agrícolas y de cualquier otro género, particularmente los estadounidenses, para desempeñar sus funciones en el territorio dominicano, obligatoriamente tenían que hablar nuestra lengua, el idioma español, que era el idioma en el cual podían recibir órdenes la empleomanía burocrática, agrícola y de trabajadores rurales de nuestro país. Continuaremos…

Leer más
El gran reto de los partidos políticos

Desde la desaparición de la dictadura trujillista, una de las dificultades que ha afectado a los partidos políticos dominicanos es el mantenimiento de su unidad interna.

A los dos meses de haberse decapitado la tiranía, el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), formado en el exilio, envió una delegación para iniciar los trabajos de organización de esa entidad política, integrada por tres de sus más destacados dirigentes: Angel Miolán, Nicolás Silfa y Ramón Castillo.

Sin embargo, poco tiempo después, Nicolás Silfa se desprendía del perredeísmo, creando su propia organización política, el Partido Revolucionario Dominicano Auténtico; y lo mismo hacía Ramón Castillo, quien por sus acrobacias políticas fue rápidamente identificado como Món el Loco.

Luego de la Revolución de Abril de 1965 y la elección del doctor Joaquín Balaguer en 1966, surgen nuevos desprendimientos y divisiones en los partidos y organizaciones políticas del país.

En la izquierda, del Partido Socialista Popular (PSP), liderado por la vieja guardia marxista, emergió una nueva generación que creó el Partido Comunista Dominicano (PCD).

Del Movimiento Revolucionario 14 de Junio se produjo una desbandada hacia el Movimiento Popular Dominicano (MPD) y el Partido Comunista de la República Dominicana (PACOREDO), al tiempo que se conformó una nueva corriente en su interior, conocida como Línea Roja del 14 de Junio.

Con posterioridad, de la izquierda dominicana se constituyeron, entre otras, organizaciones como la Unión Patriótica Antiimperialista (UPA); el Partido de los Trabajadores (PTD); el Partido Comunista del Trabajo (PCT); el Movimiento de Izquierda Unida (MIU); la Liga Socialista; y la Fuerza de la Revolución (FR).

PRD, Reformistas y PLD

Sin embargo, ha sido del Partido Revolucionario Dominicano donde mayores divisiones se han producido en la historia de los partidos políticos de la República Dominicana. Se han llegado a verificar hasta diez rupturas internas, desde su fundación en Cuba en el 1939.

Pero desde su instalación en el territorio nacional, en 1961, hasta la actualidad, entre los conflictos de mayor trascendencia que han estremecido las filas del perredeísmo, se encuentran la salida del profesor Juan Bosch y un grupo de dirigentes para formar el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), en 1973; la ruptura de las relaciones entre el doctor José Francisco Peña Gómez y el licenciado Jacobo Majluta, dando lugar a la formación de dos organizaciones políticas: el Bloque Institucional Socialista Democrático (BIS), y el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Dos disputas posteriores, de significativa importancia para la vida del partido blanco, la constituyeron la expulsión de sus filas del licenciado Hatuey Decamps, en el 2004, quien pasó a formar el Partido Revolucionario Social Demócrata (PRSD); y finalmente, en el 2014, con motivo de las diferencias irreconciliables entre los miembros de su cúpula dirigencial, dando lugar al nacimiento del Partido Revolucionario Moderno (PRM).

En lo que atañe al Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), ni siquiera en el pináculo de su gloria pudo el doctor Joaquín Balaguer evitar las discrepancias y escisiones dentro de su formación política.

Fue así que para las elecciones presidenciales de 1970 fue desafiado por el entonces vicepresidente de la República y presidente de la organización política, licenciado Francisco Augusto Lora, para la candidatura presidencial de ese año.

Al final, Lora abandonó las filas del partido y creó su propia entidad política, el Movimiento de Integración Democrática Anti reeleccionista (MIDA), el cual se constituyó en el principal rival del partido del gallo colorao en el certamen electoral de ese año.

El licenciado Fernando Álvarez Bogaert, luego de haber acompañado al doctor Balaguer como candidato a la Vicepresidencia de la República en los comicios de 1982, tanto en las elecciones de 1986 como en las de 1990, vio sus aspiraciones frustradas de ser el candidato reformista a la primera magistratura de la nación.

Por esa razón abandonó las filas de esa institución política para constituir el Partido de la Unidad Democrática, el cual, estableció una alianza con el PRD en el 1994, cuando el doctor Peña Gómez ostentaba por segunda vez la candidatura presidencial del partido blanco.

Luego de la desaparición del doctor Balaguer del escenario político nacional, sus seguidores se han fraccionado en distintas corrientes o grupos, de los cuales han salido la Comisión Presidencial del ex-vicepresidente Carlos Morales Troncoso; el Partido Reformista Popular, del senador Amílcar Romero; el Partido Dominicanos por el Cambio del ingeniero Eduardo Estrella; el Partido Liberal Reformista del senador Amable Aristy Castro; así como las distintas facciones y grupos que actualmente pugnan por su control.

Por su lado, el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), constituye un caso digno de estudio. Es, hasta ahora, la única fuerza política emergente que ha podido consolidarse en el tiempo.

No obstante, luego de su primera participación electoral, en 1978, experimentó un movimiento sísmico en su interior que provocó la salida de un núcleo importante de sus dirigentes, algunos de los cuales retornaron con posterioridad.

Pero, a partir de ahí, se produjo un patrón de conducta en el que en cada proceso electoral en que el partido no salía victorioso, se producía un desgarramiento interno debido a la expulsión o renuncia de dirigentes que formaban parte de grupos o corrientes.

Eso continuó ocurriendo así luego de las elecciones de 1986, 1990 y 1994. Fue sólo a partir de los comicios de 1996, cuando el PLD obtuvo su primera gran victoria electoral que la sangría pudo detenerse; y aunque en los veinte años que han seguido a ese triunfo electoral ha habido momentos de inocultables diferencias entre los miembros de su alta dirección, nunca esas diferencias han puesto en peligro la unidad de la organización.

El desafio del porvenir

Ahora bien, desde la reforma constitucional de 1994 que consigno la realización de elecciones presidenciales y congresionales y municipales en períodos distintos, los partidos políticos dominicanos se han visto envueltos en una dinámica que en lugar de contribuir a su unidad interna, ha sido una de las fuentes de su debilitamiento.

En los últimos 20 años, desde 1996 a la fecha, en el país se han celebrado diez elecciones. Pero cada una de esas elecciones ha estado precedida, a su vez, de procesos internos de selección de candidatos.

Eso significa que en lugar de diez, han sido, en realidad, veinte los procesos electorales, entre internos y externos, a que los partidos han tenido que someterse durante las últimas dos décadas.

Para las organizaciones políticas del país eso ha sido demoledor. Durante todo ese tiempo las principales energías de los partidos han estado concentradas, primero, en organizar competencias entre sus propios miembros, que a veces culminan en heridas que no logran cicatrizarse.

Pero, en segundo término, en participar en comicios electorales, en los cuales, de no obtenerse los resultados esperados, terminan en frustraciones y amarguras, que se convierten, además, en la semilla de la discordia que procura identificar a los presuntos culpables de la derrota, para de esa forma suscitar nuevas fisuras internas.

Desde el año pasado, 2016, los partidos políticos, sin embargo, asisten a una nueva realidad. Por vez primera en veinte años no tendrán que someterse a elecciones tan continuas y extenuantes.

Ahora podrán disponer del tiempo, la calma y la serenidad para reencontrarse con sus valores y principios, reconectarse con sus bases de apoyo y renovarse en sus vínculos con los distintos estamentos de la sociedad.

Los partidos deberán comprender que con las transformaciones a nivel global, los cambios demográficos internos, el empleo de las modernas tecnologías digitales de comunicación y las nuevas técnicas de movilización social, hay nuevas formas de acción políticas a las que tendrán que adaptarse o perecer.

Para la generalidad de los partidos del sistema político, su principal desafío estará en descubrir no sólo sus potencialidades, sino al mismo tiempo sus propias debilidades, aquellas que durante años les han hecho caer en un ciclo de adversidades, fracasos y frustraciones, a fin de verdaderamente poder superarlas.

Para el Partido de la Liberación Dominicana, el que ha sido, en plena democracia, la fuerza política dominante en las últimas dos décadas, su reto es al revés del de los demás. Consiste en saber administrar sus triunfos.

Para lograrlo, se requiere, con carácter de urgencia, que cada uno de sus miembros comprenda algo muy simple; y es que en la lucha política siempre se anteponen las necesidades del pueblo a las aspiraciones individuales.

De comprenderse esa realidad tan sencilla, que parece hasta una puerilidad, estamos seguros que la estrella del PLD continuará iluminando, por muchos años más, el horizonte político nacional.

Leer más
¡Sociedad como burbuja o líquida!

“La población dominicana se mueve hacia arriba y abajo, como ocurre con las burbujas cuando se agita una botella de gaseosa”, con esas palabras explicaba Juan Bosch sus observaciones, era una conversación de unos pocos y corría el año 1998. Apesar de la disminución por sus casi noventa años, se refería a lo que apreciaba.

Visitaba la oficina política que operaba en la Av. Independencia a una cuadra de la Casa Nacional del PLD, para las elecciones de medio tiempo de ese año.

Mirándolo fijamente le preguntarle “¿cómo así profesor?” Giró su mirada y extendió su mano para coger una gaseosa de encima de una mesita y agitándola dijo “¡fíjate cómo se mueven las burbujas!

Se vive, dijo, un momento de una gran movilidad social; se puede ver como una estructura social se va quebrando.

Tenía razón, se aprecia presencia social mezclada, en centros comerciales, de diversión, clínicas, colegios y hasta en las iglesias, que eran reservados para las élites oligárquicas, hoy convertidos en grupos capitalistas. Los valores y las expresiones culturales son volátiles.

Increíblemente, a una conclusión similar, no igual, llegaron doce años después Ziygmunt Bauman, premio Príncipe de Asturias 2010 y Alain Touraine, sociólogo, filósofo y ensayista, quienes realizaron una investigación enfocada en la modernidad, definiendo la forma habitual de vivir en nuestras sociedades, ya no en burbuja, sino como “la vida líquida”. Donde los valores son volátiles y nada es bueno ni malo.

Definitivamente, la pos modernidad digital produce las burbujas o “la vida líquida”. Lo que se va produciendo tiene expresión física. Un amigo dijo impresionarse al asomarse a unos ventanales del piso 18 de una torre de apartamentos; vió las grandes edificaciones levantadas en la ciudad de Santo Domingo. Comentó sobre la modernidad y el contraste de las edificaciones y las viviendas anteriores como un ejemplo de esa movilidad social; ésto sin dejar de lado las casuchas de los bolsones de pobreza.

La burbuja que crea la movilidad social se ha acelerado por el empuje en el crecimiento macroeconómico del país. Los gobiernos peledeístas han favorecido ese propósito; el reto es mantenerlo y lograr una sociedad más cohesionada e inclusiva para evitar pérdida de valores y brechas sociales indeseables.

El crecimiento y movilidad se aprecia, además, en la utilización de los medios digitales. El comercio y el sistema financiero, son digital; los medios de prensa y telefónia y envío de correo personal, son digital; los libros y los expedientes, son digital. Ha sido una forma privilegiada de modernizar. Ese proceso trae sus riesgos, porque una población se incorpora y otra se mueve: ambas producen burbujas.

Estando a la espera de una delegación venezolana, sobre el diálogo, los expresidentes Leonel Fernández, Rodríguez Zapatero y Martín Torrijos, Fernández se movió a buscar un libro y empezó a leernos un capítulo. Lo hizo con tanto entusiasmo como quien tenía en sus manos algo que divulgar y, especialmente, el trazado para conducir al pueblo dominicano por buen trayecto. Se trata del libro “La sociedad de coste marginal cero”, de la autoría de Jeremy Rifki.

Al terminar de leer hizo interesantes comentarios. Luego referiré lo tratado, el espacio de 550 palabras se agotó. Cuando lo haga se verá que esas burbujas o vida líquida, conducen a una “sociedad de coste marginal cero”.

Leer más
La trampa de la renta media

En una entrega anterior, reflexionamos sobre el principal enfrentamiento ideológico que caracteriza a esta primera parte del siglo XXI, que enfrenta al populismo con la globalización, lo que trae importantes consecuencias políticas, económicas y sociales, que hemos presentado en otras ocasiones.

Sin embargo, una comprensión más profunda del tema, requiere ahondar en los efectos de la globalización sobre las políticas de desarrollo de América Latina y El Caribe, sobre todo en lo relativo a los aspectos tecnológicos, financieros, comerciales y de economía política. Como parte de su Escuela de Verano, la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL), ha propiciado una importante discusión sobre el tema, que apunta a una mayor comprensión de los espacios macroeconómicos de la región y las oportunidades a las cuales tenemos acceso.

Son muchos los cuestionamientos en torno a los efectos de la globalización en los mercados y en las políticas públicas. Aún persisten grandes inquietudes sobre cómo regular los mercados de trabajo, de manera que se pueda lograr un balance entre proteccionismo y apertura hacia la inmigración; los efectos de la globalización frente al intercambio comercial, la automatización y los profundos cambios culturales que son consecuencia de este fenómeno.

Pero dentro de todo, la cuestión más preocupante para nuestro país es lo que se conoce como “la trampa de la renta media”. Se trata de la situación de estancamiento a la que llegan muchos países que han alcanzado un cierto nivel de ingreso, debido a la baja inversión, un crecimiento lento de la economía, una diversificación industrial muy limitada y las malas condiciones de sus mercados laborales.

El fenómeno se explica porque resulta más fácil pasar de ser un país pobre a ser un país de renta media, debido a que los bajos salarios fomentan la inversión extranjera y la creación de empleos, lo que mejora considerablemente los ingresos fiscales y, por ende, las condiciones de vida en las poblaciones. Sin embargo, pasar de un país de renta media a uno de renta alta, requiere grandes inversiones en áreas más sofisticadas, una fuerte apuesta a la tecnología y a la mejora del capital humano, para competir con los países en ese renglón.

Es un gran reto. El estancamiento es tal, que la mayoría de los países que ya eran de renta media en el 1960, todavía lo son. Solo 13 de 101 países han podido superar esta situación y convertirse en países de renta alta, siendo los ejemplos más representativos Corea del Sur, Israel y Taiwán.

La entrada de nuestro país a esta club es un reconocimiento a las políticas de desarrollo que se han implementado en los recientes gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana, pero a la vez es un gran reto, ya que ha sacado al país de los elegibles para fondos de asistencia para el desarrollo y donaciones.

Analizar el tema, sus aristas y vías de acción, es vital para el futuro de la República Dominicana. Se requiere una alta inversión en innovación y en la calidad de los recursos humanos, especialmente en las capacidades de solución de problemas analíticos, que significa aumentar la inversión en las áreas de ciencias.

Asumir esa inversión, requiere de la liberación de fondos que hoy se destinan a sectores improductivos y que no generan retornos para el Estado. Y a la vez, necesita de la participación del sector privado en alianzas que propicien inversiones de mayor calidad. Salir de la trampa, en suma, requiere de mucha creatividad.

Leer más
¡División Berlanga! (XXI)

En el transcurso del tiempo sucedído entre 1949 y 1952, las bases fundamentales en el orden agrícola, técnico, económico y social, de la Grenada Company, filial en nuestro país de la United Fruit Company, que estamos obligados a reiterar era la empresa agrícola más importante del mundo en ese momento, estaban en excelente proceso de producción y disciplina. Las construcciones básicas de líneas férreas, sistemas y canales de irrigación, talleres y plantas productoras de energía eléctrica, tanto en La Cruz de Palo Verde como en Manzanillo, asi como los talleres de reparación mecánica en ambos lugares, rendian un trabajo de servicio incuestionable. Se agregó a esa situación el traslado de la ciudad de Monte Cristi a Manzanillo de un grupo de empleados del más alto nivel burocrático, que habían quedado viviendo en el Municipio cabecera de la provincia. Esos empleados se trasladaban en un autobús grande, propiedad del señor Luis Moreaux, que tenía el nombre, de la menor de sus hijas, llamada Angelina.

El adios a Monte Cristi en enero de 1950, para trasladarse a Manzanillo entre aquellas personas que el autor de esta columna recuerda, fueron Rene Ginebra, Quilvio Casanova, Pedro Santelises, Pedro José Borrell y Chery Jiménez, aunque la cantidad de empleados de esa categoría era mayor. Para 1950 nuestra familia tenia cerca de dos años residiendo en las plantaciones bananeras de Jaramillo y Maguaca. Y fue entonces, en diciembre de 1949, que se dio aquel episodio que figuró en las primeras páginas de los periódicos nacionales que eran: “La Nación” y “El Caribe”, propiedad del Estado dominicano y Rafael Trujillo Molina. Ese episodio fue la llegada a la ciudad capital, de dos niñas hermanas, de cuatro y tres años de edad, quienes viajaron por avión solas al cuidado de las camareras, desde Helsinki capital de Finlandia, para reunirse con sus padres. Volaron 4,500 millas llegando a Santo Domingo en la noche del día 23 de 1949 y fueron recibidas por sus progenitores Eva y Erick Skutnab. Erick como recordamos, murió poco después y quedo enterrado en el cementerio de la finca Isabel.

Con el traslado de los empleados de la Grenada a Manzanillo para residir en los hermosos chalets que se habían construidos, quedaron cerrados también, dos lugares donde estaban instaladas las oficinas de la sección de “El Experimento” en Rancho Grande a orillas del rio Yaque y la llamada Casa Blanca, hermosa construcción con las características de las casas coloniales del Sur de los Estados Unidos de América donde estaban instaladas las oficinas del Departamento de Contabilidad de La Compañía, situado también en la margen oriental del Yaqué del Norte, muy cerca del puente curvo “Benito Monción”. Fue en aquel momento que fue empleado en la empresa “Chico” López, hermano de Antonio López “Toñito”, que era asistente del Gerente General Míster Cloward; hermanos oriundos de La Romana que tenían una vieja amistad con nuestro padre desde cuando, en 1936, año del nacimiento del autor de esta columna, era primer teniente del Ejército Nacional, comandante del Municipio de La Romana, de gran importancia económica porque instalado en él estaba el Central Azucarero del mismo nombre.

En honor a la verdad histórica, las plantaciones bananeras de la “División Berlanga” de la “Grenada Company”, era un espectáculo de extraordinaria belleza en el orden agrícola y por la hermosura de esas fincas gigantescas, con irrigación aérea y canales de riego de superficie, que nunca se habían desarrollado en la Republica Dominicana. Continuaremos…

Leer más
Las fuerzas progresistas deben evaluar su discurso

Las organizaciones políticas progresistas y de izquierdas de América Latina produjeron una declaración que trae elementos que llaman la atención. Lucen desconocer las ciencias sociales explicadas por el marxismo sobre los efectos de la economía en el comportamiento social y político.

Se trata de la “Declaración Final del XXIII Encuentro del Foro de Sāo Paulo-Managua, Nicaragua-2017”, subtitulada “Nuestra América En Pie De Lucha”.

Su lectura confunde puesto que parece una típica declaración a propósito de las situaciones de conflictos de la “Guerra Fría” de los años setenta; pero es de fecha tan reciente como el pasado 17 de julio de 2017.

La declaración es propia para los años de luchas por derechos políticos, libertades públicas y espacios institucionales. En la actual fase del proceso se persigue la vigencia de los derechos económicos y sociales; derecho a la igualdad de oportunidades y a la inclusión social; vinculados al comportamiento y manejo de la economía desde el Estado.

La declaración hace, en su segundo párrafo, una afirmación que define su perfil; dice: “…la necesidad de transformar o reformar la sociedad desde los espacios institucionales recién ocupados, descuidó el desafío de construir hegemonía popular, única fuente de poder capaz de dotarlos de la fuerza necesaria para derrotar los predecibles intentos del imperialismo y las oligarquías criollas de restablecer su antiguo dominio monopólico del Estado”.

Evidentemente es una negación conceptual a leyes sociales y económicas que vinculan al poder popular con las condiciones de vida y el manejo económico desde el Estado. En esa declaración no se advierte que si la economía va mal, le va políticamente mal al partido gobernante.

Las crisis política en América del Sur se origina en que en 2016 tuvo una retracción o decrecimiento de (menos) -2.1%; en cambio, Centro América y México una expansión de 3,8% y 2,3%, respectivamente.

Relacionando esos indicadores con la estabilidad política, puede verse que en los 6 países que experimentaron crecimiento del PIB en el 2016, no hubo crisis; fueron República Dominicana 6%; Panamá 5.9%; Nicaragua 4.5%; Bolivia 4.5%; Costa Rica 4.3%; y Uruguay 1.5% (fuente CEPAL). En cambio, en Suramérica los paises de sentidas crisis políticas, fueron los mísmos con decrecimientos económicos: Brasil -4.4%, Argentina con -3.3%, Ecuador -2.9%.

Esas diferencias explican porque se pierde “hegemonía popular”. En Brasil el PT sacó 40 millones de la pobreza, pero hubo mayores reclamos, no sólo ante necesidades crecientes, sino porque sentían la crisis económica que los amenazaba con devolverlos a la pobreza. Sin embargo, Uruguay redujo la pobreza a 9% y al crecer la economía hay estabilidad; en Ecuador casi pierde las elecciones el partido gobernante Alianza País.

En consecuencia, el poder popular descansa en una economía sana y aplicando políticas públicas inclusivas y de igualdad de oportunidades como “única fuente de poder capaz de dotarlos de la fuerza necesaria para derrotar los predecibles intentos del imperialismo y las oligarquías criollas de restablecer su antiguo dominio monopólico del Estado”, como afirma la declaración.

Lo demás es populismo, que nada tiene que ver con posiciones progresistas y de izquierdas. Ha sido probado históricamente que deben involucrarse fuerzas económicas típicamente burguesas para empujar en la sociedad la producción de bienes y servicios; confundir burgueses con oligarquías es desconocer el proceso histórico social latinoamericano.

Leer más
Ahorro para el desarrollo

Una importante preocupación para América Latina y El Caribe es cómo sus ciudadanos pueden ahorrar más y mejor, de manera que puedan realizar las importantes inversiones que requieren en el seno del hogar y de la comunidad. Uno de los más evidentes cuestionamientos al desarrollo económico que produce el capitalismo, es el alto nivel de consumo que genera, y que afecta muchas veces las posibilidades de las personas más pobres, ya que no destinan los recursos que perciben a satisfacer sus necesidades básicas.

Este es un tema que constantemente surge en los foros sobre desarrollo sostenible. La realidad es que la región de América Latina y El Caribe ahorra entre un 10 y un 15 por ciento del producto interno bruto (PIB) menos que los países más dinámicos de Asia emergente, de acuerdo a datos recientes del Banco Interamericano de Desarrollo.

El ahorro es una importante fuente doméstica para impulsar la economía, especialmente para suplir las necesidades de desarrollo y mejorar la equidad. Pero para ello, se hace necesario una asignación más productiva del ahorro, para que la región “pueda alcanzar los niveles de renta y bienestar de los países más prósperos”.

Lo más urgente es generar una cultura del ahorro, que rompa la creencia de que el ahorro solo sirve para “pasar la tormenta” o enfrentar alguna carencia que produzca el nivel de consumo. Lo importante es ahorrar para “prosperar y generar los buenos tiempos”, que es decir para invertir en la educación, en la productividad y para la construcción de infraestructuras necesarias. Esto aplica para los individuos, para las empresas privadas y para los Gobiernos por igual.

Como plantea el BID, desde la perspectiva de las políticas públicas, es útil entender cuál impulsa a cuál: si un mayor ahorro genera más inversión o si mejores oportunidades de inversión impulsan aumentos del ahorro.

En la experiencia que hemos tenido desde el Gabinete de Políticas Sociales, hemos apreciado que la mayor dificultad para el ahorro es la falta de información y formación financiera y el consecuente desconocimiento y desconfianza que esto genera. Las familias en situación de pobreza o vulnerabilidad, no encuentran servicios financieros que se adaptan a sus necesidades y, por ende, desconfían de la figura del ahorro como una solución a sus problemas.

La ausencia de los instrumentos de ahorro adecuados es presentada como uno de los principales factores que explican que solo cerca del 16% de la población adulta de la región tenga ahorros en un banco, comparado con el 50% en las economías avanzadas.

La política fiscal también es presentada como un “lastre al ahorro de la región”, debido a que la mayor parte del gasto público se orienta al gasto corriente. En el mediano plazo, el país tiene que invertir la realidad de que alrededor del 90% del aumento en el gasto público se dedica al gasto corriente.

A nuestro juicio, el cambio necesario en este tema inicia por la promoción del ahorro en los hogares y la creación de una cultura del ahorro. Para ello, hay que abordar las problemáticas que enfrentan los individuos y las familias a la hora de ahorrar: los “altos costos para acceder y usar el sistema financiero, falta de confianza en dicho sistema, regulación financiera deficiente, escaso conocimiento sobre cómo funcionan los bancos, presiones sociales y sesgos de conducta”, tal y como lo plantea el BID.

Los programas sociales en la República Dominicana han dado un paso de avance en ese sentido. Al utilizar el sistema financiero para canalizar las transferencias monetarias condicionadas, hemos creado la plataforma para vincular los pagos a la capacitación financiera y a la promoción del ahorro. Tenemos la firme convicción de que al inculcar los hábitos de ahorro, generaremos una mejora sustancial en el ahorro nacional.

Leer más
¡División Berlanga! (XX)

En nuestra columna anterior, recordábamos que los muebles domésticos que la Grenada Company facilitaba a sus empleados de categoría en Manzanillo, como en la División Agrícola “Berlanga”, eran de excelente calidad, fabricados en caoba y otras maderas preciosas, en el taller de ebanistería de Don José Socias, que era, tal vez, uno de los tres o cuatro talleres de esa naturaleza que existían en nuestro país. Solamente podían competir con ese taller los del Central Romana y el Central Barahona. Su dueño, don José Socias, era un ciudadano distinguido, miembro de una familia de comerciantes respetada y apreciada por la comunidad de Monte-Cristi; pero a don José Socias los montecristéños no han rendido homenaje a su memoria del que es acreedor. Este personaje fue fundador, allá por el 1936 o 1938 de la Escuela Normal de esa comunidad, que después serían conocidas con el nombre de “Liceos Secundarios”.

Don José era un desafecto del régimen trujillista que gobernaba al país desde 1930 y fue el progenitor de una familia distinguida, que la componían entre otros, Gabriel, llamado Picho, medico odontólogo de conocida reputación nacional y maestro de ebanistería, también, como su padre; Bienvenida, una de las atletas más grande que ha dado el país en toda su historia, extraordinaria jugadora de vólibol, básquetbol y softball, hermosa, que luego fue maestra de Historia Dominicana, de la Escuela Secundaria de Monte-Cristi, de quien fue alumno el autor de esta columna, que gozó de su aprecio y distinción siempre, aprecio y distinción que recibimos de su esposo Héctor Rodríguez Grullón. A estos hijos se sumaban, Sebastián y Maney, el primero, si no nos equivocamos ingeniero diesel, graduado en la Universidad de Mayaguez de Puerto Rico. La cancha de vóleibol y básquetbol del Municipio cabecera de Monte-Cristi, lleva el nombre de Bienvenida Socias.

Para 1953-1954 en Manzanillo se había desarrollado, como empleada de la “Grenada”, una burocracia aristocrática que ejercía las funciones de dirigir todos los departamentos de la empresa. Casi la totalidad de esa burocracia no era con pocas excepciones, oriunda de Monte-Cristi. Provenía de diferentes provincias del país, particularmente, Puerto Plata, Santiago, San Pedro de Macorís, Moca y otros lugares, en particular Barahona. Estaba integrada casi en su totalidad por miembros de la pequeña burguesía urbana, que se había formado en el orden educativo, en las escuelas primarias y secundarias que habían establecido en todo el país el régimen dictatorial de Rafael Trujillo Molina. Es más, la mayoría de los empleados burocráticos de Manzanillo y la División “Berlanga” agrícola, eran bachilleres graduados en esas escuelas y dentro de la concepción de la enseñanza hostosiana.

Habíamos dicho que la compañía había comenzado a exportar semanalmente más de un millón de racimos de guineos “Johnson”, que eran trasladados por las vías férreas que provenían de las fincas, Palo Verde, La Cruz, Maguaca, Madre Julián y Jaramillo, Para ese momento la llamada “Flota Blanca” de la United Fruit Company, tenía cuatro barcos con el nombre de “ Cibao”, “Quisqueya”, “Santo Cerro” y “Yaque” y se había celebrado un espléndido acto, para dar la importancia que esos embarques merecían, al que asistieron importantes funcionarios del régimen que gobernaba al país, encabezados por Manuel de Moya Alonzo, Secretario de Agricultura, Gerardo Ares Bello, Gobernador de Monte-Cristi, Julio Ortega Frier, Abogado de la Grenada y Enrique Estrada Gobernador de “Libertador”, hoy Dajabón. Continuaremos…

Leer más

Autores

Franklin Almeyda
193 Artículos
Euclides Gutiérrez
155 Artículos
Leonel Fernández
125 Artículos
Danilo Medina
0 Artículos
Margarita Cedeño
181 Artículos
Reinaldo Pérez
0 Artículos
Autores
0 Artículos
Félix Jiménez
5 Artículos