Blogs

últimos blogs

No fue falta de acuerdos

Hubo acuerdos en el CP, sólo que una organización habituada a pensar en voz alta, como excelente ejercicio democrático, donde hay 34 miembros, y sólo tres ausentes con excusas, los 31 restantes exponen sus pareceres y, lógicamente, se necesitó de siete horas para ir aprobando los temas sobre la mesa de la Ley de Partidos.

Se vio el financiamiento público de los partidos y se aceptó el 80% en partes iguales para los que obtengan más del 5% de la votación y el otro 20% en proporción de igualdad para los que obtengan menos del 5%. Se conociò el financiamiento privado y sobre ese punto se llevarán las propuestas a la Comisión Bicameral, ámbito donde se está conociendo el proyecto de Ley, con la participación de los partidos con representación congresional.

Sobre el tema de género se llevó del 33% a 40% la representación de la mujer en las candidaturas congresionales y a 50% a nivel municipal. En cuanto a la dirección nacional partidaria de elección en primarias, propone el 40%; esto significa que el PLD tendrá esa representación en el Comité Central.

Sobre el financiamiento a los partidos, se establece la diferencia pública y privada; y de ésos, los aportes a los precandidatos en las primarias para elegir a los cargos de elección popular. En cuanto a los fondos aportados por el Estado deben ser sólo los que se entregan al través de la JCE y sobre los que se rendirán cuentas a èsta y en página digital debido a que sobre fondos públicos se obliga por leyes como Acceso a la Información y por controles financieros a esos fondos. En este tema se vieron otros aspectos, como los topes.

En cada tema y subtemas, los miembros del CP interesados en abordarlos fueron escuchados para hacer sugerencias. Pensar en voz alta y acercar los criterios y sugerencias es democrático. Entender esas características del PLD parece hacerse difícil para muchos sectores que tienen como referencia el manejo torpe de temas con muchas diferencias y conflictivos.

Las primarias con padrón cerrado o abierto, se dejó para último, no sólo porque en el orden del proyecto está así, sino por ser el más espinoso.

Cuando se llegó a ese punto se tenía siete horas de debates sobre aquellos temas y se prefirió conocer ese en otra sesión; se fijó para el lunes 2 de octubre. Era evidente, además, cierta complicidad implícita, no hablada, que eso era lo preferido, sino en todos, casi en todos.

Definitivamente, en los medios de comunicación se aprecia cierta frustración “porque la sangre no llegó al río”. Los mismos reporteros y periodistas sufren más estrés que cualquier otro, porque esperan un ruido, con disgustos en voz alta y rompimientos, para hacer su noticia. Pero cuando no oyen voces altas ni resultados ruidosos, en vez de celebrar una fiesta de la democracia y un ejercicio civilizado de la política, se muestran decepcionados. Y es que antes, creyendo al PLD igual a otros referentes se equivocan y siembran en el imaginario de todos esa percepción.

Pero el CP tiene sentido de cuerpo; es decir, se expresan las ideas y se piensa en voz alta. Los periodistas, los demás partidos y sectores de opinión deben convencerse de que el PLD es otra cosa.

Leer más
La novia de Barranquilla

Durante la cruenta y vil dictadura de Rafael Leónidas Trujillo Molina, llegó al país de allende los mares una intérprete hija del caribe colombiano, dotada de un “temperamento” artístico muy especial, que al pisar suelo dominicano sintió como suya la tristeza que embargaba al pueblo en dictadura, sometido a los designios de quién se consideraba a sí mismo un “benefactor”.

La mujer de la que escribo había recorrido todos los pueblos que bordean el río Magdalena, el mismo que nos describió tantas veces el inmortal de la literatura Gabriel García Márquez, del que dijo estaba repleto de “palpitante vida” y de un “paisaje inacabable de animales y plantas”.

Tan inspirador fue el río Magdalena y sus alrededores para la literatura, como lo fue para la música que con tanto amor escribió Esther Forero, que luego la llevó por 11 años a una gira por todo el Caribe.

La novia de Barranquilla, como es reconocida en toda Colombia, une a la República Dominicana y al hermano país de Colombia, de una manera que resulta hasta mágica.

Preocupada por la tristeza que sintió al llegar a la capital de nuestro país, entendió que el símbolo más evidente de la opresión era el crimen que había constituido desterrar el nombre “Santo Domingo” y llamar a nuestra capital “Ciudad Trujillo”. Invitada por un grupo de periodistas opositores al régimen, participó de un evento benéfico, al que se propuso aportar una bella composición que llamó “Bolero a Santo Domingo”. Fue su primera canción, según ella misma contó en algún momento.

El “atrevimiento” de Esther Forero causó la molestia del régimen. Incluso, mientras ella cantaba en el Teatro Capitolio acompañada del Trío Jaragua, el dictador encabezó otro acto social que buscaba eclipsar el evento de sus opositores.

Lamentablemente, el Bolero a Santo Domingo fue eliminado de la cultura popular dominicana. Es desconocido para la mayoría de los dominicanos. Ha sido gracias a las gestiones del Embajador de la República de Colombia en nuestro país, el amigo José Antonio Segebre, que se ha podido rescatar esta joya dedicada a nuestra ciudad.

Forzada a salir del país luego de su afrenta al régimen, la novia de Barranquilla viaja a Puerto Rico, y de ahí a Cuba y a otros países de la región, donde lucha contra el hecho de ser mujer y ser artista, afrontando, tal y como escribió Heriberto Fiorillo, columnista de El Tiempo de Colombia, “el desprecio de ceja levantada desplegado por una sociedad que solo imaginaba y respetaba a sus mujeres en el hogar”.

Jorge Artel, poeta cartaginés, su compañero y consejero, le diría alguna vez “no cantes de todo, cante lo nuestro”, en referencia a que debía cantar del folclor colombiano. Hoy en día “lo nuestro” de Esther Forero es tan de Barranquilla como de todo el Caribe y, en especial, de la República Dominicana.

Con el rescate de tan bella canción, hemos redescubierto el rol de Esther Forero en la música dominicana, los vínculos musicales que unen al Caribe y el papel del merengue y el folclor colombiano, en las relaciones dominicano-colombianas. A ella debemos “La guacherna”, “Volvió Juanita” y tantas otras canciones más.

Reunidos en el Salón La Fiesta del Hotel Jaragua hace unas semanas, se hizo homenaje al papel que juega la música en las relaciones de ambos países, donde quedó claro que nuestros merengueros son adorados en tierra colombiana, en especial en Barranquilla, ciudad mágica, caribeña como nosotros.

Hace apenas unas semanas, una misión oficial nos llevó a Medellín, Colombia, con la excelsa compañía del Embajador Segebre. Entre actividades oficiales, reuniones, discursos e intervenciones públicas, hubo tiempo para hablar de la música como el lenguaje común del Caribe. La pasión con la que nos habló de Esther Forero es inspiración de estas líneas, para que sirvan de testimonio de los lazos y sueños comunes de libertad, democracia y progreso que unen a nuestros países.

Leer más
Procede consenso en ley de partidos

Son adecuadas las declaraciones ofrecidas por el Dr. Rafael Alburquerque y el Ministro Gonzalo Castillo, ambos miembros del CP, sugiriendo buscar el consenso en la aprobación de la Ley de Partidos.

Así se respetan las sugerencias ajenas y persuadir sobre las propias. Los actores involucrados en una Ley de Partidos deben hacerla suya para su aprobación, puesto que el PLD no tiene en la Cámara de Diputados los votos necesarios.

Esa Ley sin ninguna discusión es orgánica y los votos faltantes los tienen el PRM y el PRSC. Los artículos 112 y 113 de la Constitución definen las leyes orgánicas así:

“Artículo 112.- Leyes orgánicas. Las leyes orgánicas son aquellas que por su naturaleza regulan los derechos fundamentales; la estructura y organización de los poderes públicos; la función pública; el régimen electoral (negritas mías, FA); el régimen económico financiero; el presupuesto, planificación e inversión pública; la organización territorial; los procedimientos constitucionales; la seguridad y defensa; las materias expresamente referidas por la Constitución y otras de igual naturaleza. Para su aprobación o modificación requerirán del voto favorable de las dos terceras partes de los presentes en ambas cámaras.

Sostener posiciones excluyentes, una de la otra, conduce a una obligada salida civilizada y racional, para acercar formas de entendimientos; eso es lograr consenso.

Desde el principio fundacional del PLD se acordó, que en temas sobresalientes se buscara el consenso; en temas cotidianos aplicar el centralismo democrático. Como consecuencia de la crisis interna en mayo de 2015, se consignó en los acuerdos que las decisiones del CP fueran de consenso y en su defecto las 3/4 partes.

Ahora con la aprobación de la Ley de Partidos, el CP podría ponerse de acuerdo, pero se requiere de mayoría absoluta para aprobar la ley en el Congreso; no se trata de una interpretación, está dicho en los artículos referidos. El PLD no la tiene en la Cámara de Diputados; para lograr esa votación se debe consensuar con los partidos representados en el Congreso, particularmente PRM y PRSC.

Se debe asumir que el régimen de partidos adolece de muchas debilidades y este es el momento para empezar a superarlas; no ponerse de acuerdo en aspectos tan sensibles para su organización y funcionalidad, significa descuidar su crítica condición.

En el CP se ha dado todo el apoyo a las propuestas de conjunto presentadas por el Presidente del Partido, Dr. Leonel Fernández, y el Presidente de la República, Lic. Danilo Medina. Procede a propósito del proyecto de Ley de Partidos, que se haga lo mismo. Se requiere además que previamente se hagan las consultas entre los líderes de las demás organizaciones.

Sobre las primarias simultáneas con padrón abierto deben cuidarse los aspectos constitucionales. No sólo por haber sentencia irrevocable de inconstitucionalidad, irrevisable conforme el artículo 277 de la Carta Magna, sino que también establece:

“Artículo 216.- Partidos políticos. La organización de partidos, agrupaciones y movimientos políticos es libre, con sujeción a los principios establecidos en esta Constitución. Su conformación y funcionamiento deben sustentarse en el respeto a la democracia interna y a la transparencia, de conformidad con la ley”.

Democracia interna en su conformación y funcionamiento consiste en que sus miembros ejerzan el derecho de elegir y ser elegidos a posiciones internas y a cargos de elección popular.

Leer más
Apología de la vejez

Con la vejez ocurre una paradoja. Todos aspiran alcanzarla, pero una vez llegada a ella, se quejan de manera angustiosa. Alegan que ésta ha llegado más rápido de lo esperado, y de que los ha tomado de sorpresa. Afirman, también, que no hay ningún consuelo para endulzar una vejez necia.

Para eludir su connotación de pesadumbre, hasta le han cambiado el nombre. Algunos, para hacer su carga más ligera prefieren la expresión de envejecimiento. Otros, la de tercera edad; y en inglés se emplea un término bastante benigno y cordial: senior citizen.

A lo largo de la historia ha habido épocas en que no se ha tenido la debida consideración hacia los ancianos. Hace cerca de dos mil años, en la Sátira de Juvenal, el gran poeta latino, contemporáneo de Horacio y Persio, se leen frases como estas:

“Los ancianos son todos iguales: les tiemblan la voz y los miembros; ya sin pelo en el pulido cráneo. Tienen encías sin dientes para triturar el pan. Ya no oyen. A unos les duele el hombro; a otros los riñones, a otros el muslo. En cuanto al amor, hace mucho tiempo que lo han olvidado”.

Sin embargo, en lo relativo al papel político de la vejez, desde los tiempos de la República romana se ha depositado gran confianza en las personas de edad avanzada.

Así, el Senado, que durante varios siglos dirigió los destinos del pueblo en la península itálica, estaba integrado por hombres de edad, de gran experiencia, quienes podían asegurar la estabilidad política y el progreso de Roma.

El ejemplo más notable de esa época fue Catón el Viejo, quien murió a los 85 años, y fue un político activo y dinámico hasta que la muerte le sorprendió en pleno ejercicio de sus funciones.

Influyentes en la vejez

La historia cuenta que mientras Lucio Cornelio Sila, uno de los más notables políticos y militares romanos, decidió poner fin a su carrera política a los 59 años, su contrincante, Cayo Mario, se aferró al poder hasta su muerte, a los 71 años, luego de haber sido elegido Cónsul siete veces, algo sin precedentes en la historia de Roma.

Durante la época del Imperio, la vejez no fue impedimento para que algunas de las figuras más destacadas de ese momento alcanzaran a desempeñar el papel de emperadores.

Fue el caso de Tiberio, quien condujo a Roma hasta los 77 años; de Vespasiano, quien falleció a los 70; y de Nerva, quien fue escogido emperador a esa misma edad.

Pero, de igual manera, fueron los casos de Galba; de Septimio Severo; de Diocleciano; y de Constantino, todos los cuales asumieron la categoría de emperadores de Roma, al encontrarse en el eclipse de sus vidas.

En ese contexto, aparece la única obra latina dedicada, con carácter de exclusividad, a los ancianos. Se trata del opúsculo, Acerca de la Vejez, de Marco Tulio Cicerón, un genio de la oratoria, considerado como una de las figuras más notables de la política y la literatura.

En ese trabajo, escrito en forma de diálogo, como lo hacía Platón, el filósofo griego, aparece la figura de Catón el Viejo, de quien acabamos de hacer referencia y de los jóvenes, Escipión y Lelio.

Estos últimos le manifiestan a Catón la admiración que le tienen porque nunca dio la sensación de que para él fuese pesada la vejez, cuando para la mayoría de los ancianos resultaba tan odiosa que decían soportar una carga muy pesada.

Catón les responde diciendo que si suelen admirarle “es tan sólo porque sigue a la naturaleza, el mejor guía que hay, y la obedece. No es verosímil que ésta, habiendo escrito bien las otras partes de la vida, haya descuidado el último acto”.

Afirma que fue necesario que hubiese algún final, igual que ocurre con los frutos de la tierra, a causa de la maduración estacional, y que los ancianos deben aprender a sobrellevarlo con paciencia, pues de lo contrario, enfrentarse a la naturaleza sería como hacer la guerra contra los dioses.

Relata que muchas veces escuchaba las quejas de gente de su misma edad. Refiere que se lamentaban no sólo de estar privados de los placeres y de que la vida les resultaba vacía, sino que se sentían menospreciados por quienes con anterioridad se habían beneficiado de sus favores.

Frente a eso, Catón el Viejo reacciona, diciendo: “En todo ese tipo de quejas, la culpa no está en la edad, sino en las costumbres, pues los ancianos moderados, no exigentes y de buen carácter, pasan una vejez tolerable; en cambio el fastidio y el mal carácter resultan molestos a cualquier edad”.

Más adelante, añadió: “Las armas más adecuadas para la vejez son los conocimientos y la práctica de las virtudes, que cultivadas en cualquier edad, si has tenido una vida larga e intensa, producen frutos admirables, no sólo porque nunca te abandonan ni siquiera en el último momento de la vida (cosa que ya es de gran importancia), sino también porque la conciencia de una vida bien llevada y el recuerdo de las muchas cosas bien hechas son algo muy gratificante”.

Cuatro motivos

Luego de hacer esa hermosa apología de la vejez, Catón el Viejo se sumergió en una profunda reflexión, de la cual extrajo la siguiente aseveración: “Cuando lo medito en mi interior, encuentro cuatro motivos por los que la vejez puede parecer miserable. La primera, porque aparta de las actividades; la segunda, porque debilita el cuerpo; la tercera, porque priva de casi todos los placeres; la cuarta, porque no está lejos de la muerte”.

En cuanto a la primera, responde que las cosas grandes no se hacen con las fuerzas o la rapidez, o agilidad del cuerpo, sino mediante el consejo, la autoridad y la opinión; cosas de las que la vejez no sólo no está huérfana sino que incluso suele acrecentarlas.

Admite que con la edad la memoria disminuye, pero que eso es relativo, ya que nunca escuchó decir que algún anciano había olvidado el lugar en el que había escondido su tesoro; así como quién les debe o a quién ellos deben.

Para Catón, la temeridad es cosa propia de la edad que florece, y la prudencia, de la que envejece. Se llega a viejo aprendiendo algo cada día; y viviendo mucho tiempo uno ve hasta lo que no quiere ver.

Lo único verdaderamente miserable en la vejez, es sentir que en esa edad uno mismo es odioso para el otro.

Pero, respondiendo a su segunda inquietud, manifiesta que la vejez es honorable si ella misma se defiende; si mantiene su derecho; si no es dependiente de nadie y si gobierna a los suyos hasta el último aliento.

Alaba la vejez que está bien asentada sobre los cimientos de la juventud. Asimismo aprueba a un joven que tenga algo de viejo que a un viejo que tenga algo de joven. Ni las canas pueden proporcionar autoridad de repente, sino que es la vida anterior vivida honestamente la que recoge los últimos frutos de la autoridad.

Ante la insinuación de que la vejez carece de placeres, responde con un circunloquio. Argumenta que se trata de cosas de las que la vejez, aun sin tenerlas en abundancia, tampoco está privada del todo.

Por ejemplo, alega que del mismo modo que el que asiste al espectáculo en la primera fila se recrea, el que está en la última también se divierte. Así la juventud quizá goza más porque contempla los placeres de cerca, pero también la vejez disfruta de ellos lo suficiente aunque los vea de lejos.

Su conclusión es lapidaria. Indica: “¡Cuánto valor tiene que el espíritu, licenciado ya del servicio del deseo, de la ambición, de la rivalidad, de las enemistades, de todas las pasiones, esté consigo mismo. Si, además, tiene, a modo de aliento, algo que estudiar o enseñar, nada hay más agradable que una vejez ociosa”.

Con respecto al tema de la muerte, el cuarto aspecto de reflexión, su respuesta es de una simplicidad pasmosa: “Cada uno debe contentarse con el tiempo de vida que le ha sido dado. Por breve que sea ese tiempo, es bastante largo para vivir bien y con honestidad”.

Cuenta la leyenda que en cierta ocasión se le preguntó a Isócrates, el orador y educador griego, por qué razón, acercándose ya al centenario de su natalicio trabajaba tanto, a lo que respondió:

“No tengo de qué acusar a la vejez”.

Leer más
¡División Berlanga! (XXVII)

Cuando el autor de esta columna se trasladó desde las fincas bananeras de la “División Agrícola Berlanga”, de la “Grenada Company”, filial de la “United Fruit Company”, en Monte Cristi, a la ciudad capital a estudiar derecho, teníamos experiencia en el periodismo, como cronista deportivo, colaborador del periódico “La Nación”, propiedad del régimen de Trujillo y habíamos sido productor de un programa deportivo que realizábamos cuando cursábamos el bachillerato en el municipio cabecera, en el “Teatro Centenario”, propiedad de Isabel Mayer, política de gran influencia en el régimen que gobernaba al país, que había sido arrendado por el profesor Santiago Augusto Mena Valerio. Ese programa deportivo tenía treinta minutos de duración y lo realizábamos a partir de la 7:30 de la noche y comentábamos en el sobre la pelota profesional de Cuba, Puerto Rico y las Grandes Ligas. Incorporamos a ese programa a Jorge Bournigal Loynaz, nuestro amigo, oriundo de Puerto Plata que vivía en Monte Cristi.

Jorgito, con el transcurso de los años, estimulado por el autor de esta columna, llegó a convertirse en una de las grandes figuras del periodismo deportivo de nuestro país. De ese proceso de nuestro querido amigo, hablaremos en otra ocasión. Pero en la ciudad capital, llevado de la mano de Luis Rafael Del Castillo Morales, excelente profesional del derecho, fuimos incorporados como secretario, taquígrafo-mecanógrafo, a la oficina de abogados del Licenciado Rafael Augusto Sánchez, figura profesional e intelectual de gran categoría en la vida política y profesional de la nación. En esa oficina, ubicada en la calle Sánchez No. 47, laboraban también como profesionales, además de Luis del Castillo, Rafael A. Sánchez Sanlley, “Papito”, Augusto Luis Sánchez Sanlley, “Augustico”, hijos del dueño de la oficina y Homero Hernández Almánzar, casado con Nora Sánchez, hija de Rafael Augusto. Estaba también Marino Ariza Hernández; esa fue en la realidad de la vida, la escuela donde el autor de esta columna se formó como profesional del derecho.

Cuando regresamos a Monte Cristi en las vacaciones de navidad, nuestro padre había sido trasladado en la División Berlanga, al cargo de mayoral de la finca “La Cruz de Palo Verde”, que era la capital agrícola, si cabe el calificativo, de la compañía porque en ella estaba la Superintendencia, asiento del Superintendente de la División y las residencias que servían de domicilio a los empleados de más jerarquía de la División, que como hemos relatado eran hermosos Chalets, con amplios patios y hermosos jardines, que sumaban catorce hermosas viviendas y la escuela más importante, que iniciaba en el 4to. curso primario hasta el 8vo., que como hemos reiterado estaba dirigido por una dama oriunda de Puerto Plata, que fue nuestra maestra, Isabel Miller de Pimentel. En “La Cruz de Palo Verde”, estaban instalados los talleres mecánicos de la empresa en los que había trabajado como mecánico diésel, una figura de importancia histórica de la vida dominicana, como lo fue Antonio Imbert Barrera, participante años después en la acción del ajusticiamiento de Rafael Trujillo Molina

Regresamos a nuestra residencia familiar en las vacaciones señaladas, cuando nuestro padre había comenzado en el paraje de “El Ahogao” a trasladar dueños de pequeños negocios que se habían establecido en los predios del batey de los trabajadores de La Cruz, y se había iniciado la repartición de solares para construir las viviendas y locales comerciales necesarios para el mantenimiento del orden. Ese poblado que se levantó bajo la dirección efectiva de nuestro padre, es ahora el “Distrito Municipal de Palo Verde”. Continuaremos…

Leer más
Un beneficio para ejercer derechos

El actual panorama político-económico de la región de América Latina y El Caribe está dominado por un discurso que se enfrenta a los supuestos estructurales que sustentan la desigualdad social. Algunas organizaciones no gubernamentales no logran entender que existe un consenso a nivel políticos, sobre la concentración inaceptable de riquezas en pocas manos, que resulta en una fuerte desigualdad social en toda nuestra región.

Los Gobiernos de la región hemos acudido a tres estrategias principales para romper esta desigualdad: una política social de tercera generación que impulse el empoderamiento en derechos, una inversión sin precedentes en la educación y una política agresiva que propicia la generación de ingresos y empleos para las clases más desposeídas.

A pesar de los logros que presenta la política social en nuestro país, hay instituciones que se empeñan en demandar un programa de transferencias monetarias condicionadas que “garanticen servicios universales de calidad, construyan conciencia de derechos y enfrenten las desigualdades de género”, sin antes evaluar lo que es Progresando con Solidaridad y de qué manera está propiciando justamente todo aquello que se reclama.

Es el consenso global, avalado por organismos y expertos internacionales, que las Transferencias Monetarias Condicionadas permiten comprometer a las personas que viven en pobreza, a ser partícipes de toda una estrategia que demanda de ellos un gran número de corresponsabilidades y compromisos, diseñados para que puedan empoderarse de su propio destino, vencer barreras culturales y estructurales y romper el círculo vicioso de la pobreza.

Progresando con Solidaridad no es gratis para las familias participantes, tiene un costo para ellos en términos de tiempo dedicado a mejorar sus condiciones de vida, a capacitarse para generar ingresos, educarse en valores y entender la importancia de la salud, la educación, las tecnologías de la información y la comunicación y el emprendimiento, entre otros, un esfuerzo que moviliza a más de 21 mil personas voluntarias a nivel nacional, quienes acompañan a los participantes para que mejoren sus condiciones de vida y, por ende, puedan salir de su condición de pobreza.

En fin, las Transferencias Monetarias Condicionadas también son un mecanismo de redistribución de riquezas y reducción de la desigualdad que nos arropa vorazmente; desigualdad que se traduce en delincuencia, inseguridad y desesperanza.

Es una estrategia que también aborda la desigualdad de género. Más de un 70% de quienes dirigen los hogares que forman parte del programa son mujeres, por lo cual, el apoyo que reciben es determinante para que no tengan que depender emocional ni económicamente de otras personas y puedan impulsar a su familia en base a su propio esfuerzo. Esto va acompañado de varias iniciativas para enfrentar la violencia de género, trata de personas, embarazo en adolescentes y la discriminación de género en todas sus facetas.

Las políticas públicas que hoy están en ejecución, demuestran que la prioridad del Gobierno dominicano es la inversión en servicios sociales de calidad, como vemos que sucede en torno a la educación y la salud. Sin embargo, igual de importante es la inversión en las personas, para que puedan aprovechar correctamente estos servicios y sacar el mejor provecho de ellos.

Progresando con Solidaridad ha superado el concepto clientelista y asistencialista que erróneamente se supone a los programas sociales. Hoy en día, es un instrumento reconocido por toda la región y por los organismos internacionales, sustentado en un proceso de selección de beneficiarios muy exigente y transparente, certificado también por instituciones internacionales.

No hay riesgo de que la política social del Gobierno sea “un privilegio que niega derechos”, porque hemos puesto todo el esfuerzo para que sea todo lo contrario, un programa que busca mejorar a los individuos para que tengamos un mejor país.

Leer más
¡División Berlanga! (XXVI)

En el año de 1955, conmemoramos los 25 años de la llamada “Era de Trujillo”, inmediatamente después de haber suscrito Trujillo “El Concordato” con la Iglesia Católica. Para ese momento Trujillo no era Presidente de la República y había asistido a firmar ese acuerdo con “El Vaticano”, luego de haber realizado una visita a España, que entonces era gobernada por Francisco Franco, que tenía una amistad al parecer muy estrecha con el dictador dominicano. Trujillo estuvo primero en España, acompañado de su esposa María Martínez de Trujillo y de una numerosa comitiva de funcionarios del más alto nivel entre los cuales figuraba el Doctor Joaquín Balaguer, Ministro de Relaciones Exteriores de nuestro país. “El Concordato”, que fue un grave error político de Trujillo, tenía como objetivo estratégico, convencer a la jefatura de la Iglesia Católica de que el dictador dominicano debía recibir como un reconocimiento el título de “Benefactor de la Iglesia”.

Esa propuesta absurda había sido planteada por Zenón Castillo de Haza, sacerdote nativo de Higuey que era profesor de la Universidad de Santo Domingo y como era lógico de esperar. “El Vaticano” no la aceptó, aunque Trujillo en un absurdo más grande que “El Concordato”, puso en manos de la Iglesia Católica la filosofía del Sistema Educativo Nacional, excluyendo total y definitivamente los principios de la Escuela de Eugenio María de Hostos, que estaban vigentes en el Sistema Educativo Dominicano desde hacía 50 años. Los estudiantes de todos los Liceos Secundarios de la República que se graduaron de bachilleres, grupo al que pertenecía el autor de esta columna en el año de 1954, fuimos los últimos bachilleres de la nación, formados en esa escuela extraordinaria que había fundado el gran maestro antillano y que le habían dado forma real y sustantiva Salomé Ureña y Ercilia Pepín, “Glorias indiscutibles y eternas de la Patria”. Esa decisión hoy más que nunca gravita en términos onerosos contra la realidad dolorosa de la escuela dominicana.

El autor de esta columna y un numeroso grupo de amigos de infancia y adolescentes que habíamos dado cumplimiento al Servicio Militar obligatorio, que la dictadura trujillista había impuesto y como había sucedido en ocasión anterior, participamos como conscriptos en los gigantescos desfiles militares que se realizaron el 20 de diciembre de 1955 en la inauguración de la llamada “Feria de la Paz y Confraternidad del Mundo Libre” que el gobierno de la nación había organizado, siguiendo los consejos del Papa Pío XII que había recomendado a Rafael Trujillo Molina, en su visita a “El Vaticano” en el año que firmó “El Concordato”. La presencia de Trujillo en Europa, particularmente en España, fue un acontecimiento espectacular porque llegó allí acompañado no solamente de altos funcionarios del régimen, sino también de una flota de la Marina de Guerra, integrada por tres naves que trasladaron un regimiento de soldados dominicanos, del Ejército, la Marina y la Aviación Militar, que desfilaron por las calles de Madrid, encabezados por una banda de 60 músicos, tocando pasodobles españoles y marchas dominicanas, dirigida por Bienvenido Bustamante.

Fuera del escenario donde el autor de esta columna había pasado el proceso de crecimiento de la niñez a la adolescencia, como en principio, éramos renuentes, acostumbrarnos al estilo de vida de la ciudad Capital, apresurado, no muy apegado a la verdad y las buenas costumbres que tenían los congloméranos urbanos y agrícolas del país. Continuaremos…

Leer más
El relevo es del régimen de partidos

De análogo a digital, es el relevo en el régimen de los partidos. Se ha enfatizado erróneamente que el relevo político es generacional. La edad importa, pero no es suficiente; una parte de los jóvenes no son digitales, entre otros factores, por la pobreza y exclusión social.

El desafío partidario es adecuarse al proceso dinámico y cambiante en la sociedad, producto de la revolución tecnológica y digital. Se trata de su actualización e innovación de la estructura organizacional, su funcionalidad y de participación política en la sociedad.

Para hacer eso no importa la edad, sino el interés de participar en la revolución tecnológica y digital. Es absolutamente cierto que a los jóvenes se les facilita más el uso de esos medios; pero es conocido que parte de los jóvenes no puede incorporarse a los mismos.

Algo similar ocurría al fundarse el PLD. Las condiciones políticas globales y regionales obligaban a nuevas estructuras y funcionalidad partidaria. Una buena parte se oponía al cambio. Este hecho dio origen a una contradicción política que se explicó como lo nuevo contra lo viejo, y viceversa. Sin embargo, se enfatizaba que como proceso dialéctico en lo nuevo hay parte de lo viejo.

Relevo es reemplazar; el reemplazado abandona el lugar. En los procesos sociales, políticos e históricos se produce mezclando lo nuevo con lo viejo, y lo nuevo va reemplazando sin que lo viejo abandone bruscamente.

Ese proceso se inició hace más de dos décadas en el país, desde los gobiernos del PLD; ha sido en beneficio de la sociedad, no ha sido llevado a los partidos, incluyendo internamente en la organización de gobierno. En el régimen de todos los partidos lo nuevo presiona para sustituir el desfasado régimen partidario actual, por eso su crisis.

La solución a esa crisis partidaria no es generacional, por lo que no se resuelve poniendo jóvenes a dirigir un régimen obsoleto, es modernizar las estructuras y funcionalidad de los partidos, incorporándolos a la revolucion tecnológica y digital. Si bien los jóvenes tienen facilidades para hacerlo, se requiere un paso previo.

Empieza en dar apertura a la democracia interna. Eso significa igual oportunidad de participacion entre sus miembros, para ser elegidos a posiciones dirigenciales, a cargos públicos de elección popular y en sus decisiones políticas fundamentales.

Justamente ahí está el valor e importancia de la Ley de Partidos, si exige democracia interna. Hay resistencia en la aprobación de esa Ley porque las cúpulas partidarias desean que esa Ley se adecue a los partidos y no los partidos a la Ley.

Peor aún, otros dirigentes buscan que sea el Estado, con la JCE, que les escoja sus candidatos convocando primarias simultáneas con su padrón electoral, no el de los mismos partidos. De esa manera las oligarquías partidarias despojan a los miembros del derecho de elegir y ser elegidos; además, el negocio de las candidaturas con los que tienen dinero es más lucrativa. Aunque es un tema resuelto constitucionalmente por la combinación de la decisión judicial de la SCJ en 2005 y el artículo 277 de la Constitución.

En el PLD se está en ese proceso de relevo organizacional y de funcionalidad. De ahí los acuerdos internos para administrar la crisis que crea su disfuncionalidad y propiciar su modernidad e innovación digital.

Leer más
Innovación Social en la alimentación

Un elemento vital para superar la hambruna a nivel mundial es la gestión efectiva de la pérdida y desperdicio de los alimentos. Es un tema que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) ha planteado en diversas ocasiones, resaltando la necesidad de que los países fortalezcan sus capacidades en este renglón.

De acuerdo a la FAO, según estimaciones recientes, cada semana se desperdician en el país más de 24 mil libras de frutas y vegetales en la fase de comercialización. El mismo estudio plantea que el Mercado de Abasto de Santo Domingo (MERCADOM) pierde 1.2 millones de unidades de alimentos cada año, principalmente frutas y vegetales.

Motivados por esa preocupación, la FAO ha impulsado la formación de un Comité Nacional sobre Pérdidas y Desperdicios de Alimentos, del cual formamos parte a través del programa Progresando con Solidaridad. A esta iniciativa se han sumado el Ministerio de Agricultura, PROCONSUMIDOR, Grupo Ramos, el Banco de Alimentos y Nestlé Dominicana, Fundación Salvar Una Nación, entre otros.

Esta semana han organizado un Seminario sobre Innovación Social a partir de la Gestión de Pérdidas y Desperdicios de Alimentos, que ha reunido las experiencias de Colombia, Jamaica, Brasil y Chile sobre esta temática, en busca de generar conciencia en el país sobre el impacto que genera esta situación en nuestra seguridad alimentaria.

Para la República Dominicana es de vital importancia disponer de las herramientas que permitan gestionar correctamente la pérdida y el desperdicio de alimentos, especialmente con el apoyo de los líderes comunitarios.

La Agenda de Desarrollo Sostenible que ha adoptado la comunidad internacional, resulta ser bastante específica en la necesidad de abordar el hambre a nivel mundial, con sistemas alimentarios eficientes.

En línea con el esfuerzo que va desarrollando la FAO, se requiere el apoyo de los actores que inciden en la producción alimenticia, tanto públicos como privados, para coordinar los esfuerzos que permitan la reducción de la pérdida y desperdicio de alimentos. Para ello, se ha depositado un proyecto de ley en el Congreso Nacional, que regula aspectos determinantes sobre el tema.

Una parte esencial de este esfuerzo está vinculado al trabajo comunitario. El aprovechamiento efectivo del excedente de producción o de los insumos descartados, requiere que los mismos puedan ser transformados en nuevos productos. Para ello, se deben generar oportunidades para aprovechar lo que hoy se desperdicia. Esto permitirá generar oportunidades laborales e ingresos considerables, para apoyar el desarrollo comunitario.

Esta acción genera un nuevo enfoque, del cual tenemos que abrazarnos para solucionar esta problemática. Se trata del concepto “Gastronomía Social”, que ha sido implementado con éxito en Brasil y México, generando capacitación y aportando herramientas, que aportan a la seguridad alimentaria, desde el aprovechamiento de los desperdicios.

Trabajar en la disminución de la pérdida y desperdicio de alimentos es un asunto de justicia social, en un mundo donde casi 2 mil millones de personas tienen sobrepeso y un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano se pierden o desperdician.

Leer más
El proceso político es en espiral

Algunos autores prefieren definir el proceso político como ondulatorio; otros lo sitúan en espiral. La diferencia puede ser que la espiral son ondas circulares en secuencia desde un punto.

De ahí que la espiral se define como una “curva que da vueltas alrededor de un punto, alejándose de él progresivamente” y, en sentido figurado, “sucesión rápida y creciente de acontecimientos de un mismo tipo”.

La política es ciencia y arte, se ha dicho. Si es así, un proceso político es una sucesión dialéctica de hechos que se dan en espiral. Ésta es la suma de curvas u ondas; por lo cual es ondulatoria.

De ahí que se habla del “efecto dominó”; una jugada permite producir otra. En la historia hay muchos ejemplos. Vale citar que cuando el rey de Francia Luis XVI fue ejecutado el 21 de enero de 1793 por los republicanos que encabezaban aquella Revolución, Inglaterra y España enfrentaron a Francia.

Aquí en la colonia francesa, hoy Haití, el diestro estratega político-militar Francois Dominique Toussaint Louverture, líder de los negros esclavos, se sumó a los españoles en la isla para combatir a Francia. A su vez, España e Inglaterra no favorecían abolir la esclavitud, pero si dañar la riqueza que se producía en Saint-Domingue, colonia francesa; en cambio, Toussaint buscaba la abolición de la esclavitud.

El 29 de agosto de 1793, Léger-Felicité Sonthonax decidió declarar la libertad de los esclavos en la colonia. El 4 de enero siguiente, lo hizo la Asamblea constituyente francesa. Ante esta decisión, en abril de ese año 1794, Toussaint ofreció luchar por Francia a cambio de asegurarse abolida la esclavitud. Unos años después Napoleón Bonaparte pretendió recuperar la colonia y restablecer la esclavitud, para complacer a los grandes dueños de ingenios azucareros y plantaciones. Ese hecho precipitando la declaración de independencia de Haití.

Otro ejemplo reciente en la política dominicana. El respeto a los acuerdos internos en el PLD ha dado por cerrada la reelección, dando paso al planteamiento del relevo. Se ensaya con candidaturas improvisadas, debido a que la organización fijó su mirada en Leonel. Si esos propuestos no arrancan, habrán acuerdos con quien debe ser para no salir del poder.

Surgirán voces agoreras, ante el fracaso de los propuestos, y en un afán por no salir de las posiciones o proteger sus intereses, traten de venderle al Presidente la reelección. Aunque lo que la espiral del proceso indica es que el Presidente no va a acceder, si no a que internamente se lleguen a acuerdos.

Para no dejar en el tintero lo del relevo, es necesario hacer dos anotaciones. La primera es que si se habla de relevo generacional, los que la invocan son de más edad que Leonel o tienen apenas dos o unos pocos menos; incluyo al Ministro Montalvo que tiene 66, al igual que Danilo, dos más que Leonel.

En cambio, el relevo histórico es que así como Juan Bosch formó para que lo releven, los actuales dirigentes favorezcan la Igualdad de oportunidades, formación política y funcionalidad partidaria para que la organización no sosobre y estas generaciones superen históricamente lo que hasta ahora se ha logrado.

El proceso político en espiral, es que la organización se recicle para dar continuidad histórica; es no contrariar los cambios dialécticos.

Leer más
¡División Berlanga! (XXV)

La graduación como bachilleres del Liceo Secundario del Municipio cabecera de la provincia de Monte Cristi, en el año de 1954 y la intención del autor de esta columna, de ausentarnos del país para estudiar aagronomía en Honduras, en el llamado colegio “Zamurano”, fue abandonada después de la conversación que sostuvimos con Mandito García, aquel amigo de nuestro padre. Nos trasladamos en los finales del mes de Septiembre de ese mismo año, a la ciudad Capital. Dejamos ese escenario agrícola de la Grenada Company, llamado “División Berlanga”, que para ese momento había alcanzado el esplendor de su riqueza. Nuestra familia, había residido en Jaramillo, Maguaca, Madre, Maguaca otra vez, lugar en que se había celebrado el matrimonio de nuestra hermana mayor, Mercedes Virginia, como habíamos relatado, con Fabio Ortiz, santiaguero y empleado de la empresa en la ciudad de Manzanillo. El matrimonio de nuestra hermana Mercedes, fue el primero en celebrarse, de la hija de un empleado agrícola de importante categoría de la compañía, situación a la que se sumaba la realidad social de que nuestro padre era un veterano, ex capitán del Ejército Nacional.

El desarrollo de las actividades agrícolas, había llegado en el aspecto tecnológico, a su más alta expresión y en Manzanillo, lugar en que estaba instalado el puerto de Embarque de la producción agrícola, las actividades burocráticas y técnicas, habían alcanzado un desarrollo admirable. Realmente en términos urbanos por la calidad de sus construcciones, Manzanillo era un pueblo encantador, surcado por doce o catorce calles de amplia dimensión, asfaltadas, con aceras cómodas y con un servicio energético para todo el poblado de 24 horas. Para aquel momento estamos convencidos que no existía en nuestro país, conglomerado urbano, con las características modernas y construcciones o viviendas tan hermosas como las de Manzanillo. Los informes que se recibían y se conocían, eran que la Grenada Company actuaba de esa manera porque evitaban permanentemente, tener contratiempos o contradicciones con el régimen dictatorial que encabezaba Rafael Trujillo Molina.

Cuando salimos de Monte Cristi trasladándonos a la ciudad Capital, mi padre con el resto de la familia que la componían nuestra madre y mis dos hermanos varones, César y Joselyn, quedaron viviendo en Maguaca, ya que Mercedes y Fabio Ortiz residían en Manzanillo y Martha, la más pequeña de las hembras a la cual seguíamos, había pasado a residir a la ciudad Capital y cursaba estudios en el conocido Instituto Dominicano Gregg. Ya en ese momento el afamado equipo de beisbol, fundado por Fernando Badía en la finca Madre, había desaparecido porque su creador y manager, se había retirado de sus funciones como empleado de la compañía. La importancia en el escenario regional beisbolero, como representante de la empresa bananera, la había asumido el equipo de Manzanillo en el cual se había iniciado, como jugador de importancia la legendaria figura de Juan Marichal.

El manager del equipo de Manzanillo, era Fernando de Lara Viñas, “El Loro”, mocano, a quien hemos mencionado en el desarrollo de esta historia de la “División Berlanga” de la Grenada Company, quien es además el autor de un libro de extraordinaria importancia que se conoce con el nombre de “Reminiscencias de un Bananero”. Continuaremos…

Leer más
Neuro-educación para la calidad

La región de América Latina y El Caribe no podrá superar sus pobres resultados en las evaluaciones de aprendizaje, sin abordar la raíz del bajo rendimiento en matemáticas, de las limitaciones en la comprensión lectora y el mal desempeño en las áreas de ciencias.

La neurociencia nos ha confirmado que la clave de una mejor educación está en el cerebro y que las capacidades cognitivas deben ser desarrolladas desde la primera infancia.

En la medida en que la región asumió el reto de mejorar sus sistemas educativos, nos colocamos frente a un Goliat de grandes dimensiones. Dimos prioridad a la universalización de la enseñanza, es decir, que existieran suficientes espacios educativos para que todos y todas pudiesen asistir a recibir el llamado pan de la enseñanza.

Pero a la vez, nos dedicamos a fortalecer y mejorar los métodos de enseñanza, a incluir alimentación escolar y a la mejora de las condiciones laborales de los maestros. De igual manera, en la medida en que nos insertamos en un mundo globalizado, atendimos los requerimientos de cambios sustanciales en los contenidos de la enseñanza.

Hoy en día, destinamos 2,800 millones de dólares a la educación, el equivalente a alrededor del 30% del presupuesto nacional, que es lo mismo que decir, 30 pesos de cada 100 que entran al Estado Dominicano. Pero con tantos frentes abiertos al mismo tiempo, igual que le ha pasado a toda la región, nos hemos perdido de la revolución que la neurociencia estaba trayendo al sistema educativo.

La neuro-educación es una nueva visión de la enseñanza basada en el órgano del cerebro, que si bien nos aplica a todos sin importar la edad, por la consabida plasticidad del cerebro, donde más beneficios deja es en la etapa que cubre desde la infancia a la adolescencia, es decir desde el preescolar hasta que concluye el ciclo escolar.

Este nuevo enfoque demanda que los maestros se planteen nuevas inquietudes: ¿Cómo funciona el cerebro de un niño o de un adolescente? ¿Cómo puedo generar en ellos los procesos químicos necesarios para que el aprendizaje sea más eficiente? ¿Cómo puedo interpretar el difícil tránsito entre la infancia, la niñez y la adolescencia, para que los estudiantes no pierdan el interés por el conocimiento?

Como decía Leslie Hart, en su gran obra “El cerebro humano y el aprendizaje”, hoy en día tenemos la oportunidad de implementar un nuevo acercamiento a la educación, basado en el conocimiento científico. Hoy en día, los países más desarrollados y aquellos que aspiran a serlo apuestan a consolidar sociedades del conocimiento Para ello, nuestro capital mental, es decir, los recursos cognitivos y emocionales para desarrollar el potencial de cada ciudadano, es la herramienta que más debemos cuidar y estimular.

El conocimiento es la gran apuesta de América Latina y El Caribe para este siglo XXI. Para acabar con la miseria, con la pobreza y con la exclusión, necesitamos hacer realidad un nuevo paradigma en la educación, de la mano de la neurociencia. Como decía Facundo Manes: “sólo el conocimiento nos permite anticipar las crisis, reducir brechas sociales y económicas, aprovechar oportunidades y agregar valor a lo que producimos”.

Leer más

Autores

Franklin Almeyda
201 Artículos
Euclides Gutiérrez
163 Artículos
Leonel Fernández
128 Artículos
Danilo Medina
0 Artículos
Margarita Cedeño
189 Artículos
Reinaldo Pérez
0 Artículos
Autores
0 Artículos
Félix Jiménez
5 Artículos