Blogs

últimos blogs

Los Incapaces

Vanguardia del Pueblo
1—15 de enero de 1976
Página 3.-

El deber fundamental de toda organización revolucionaria es alcanzar el poder para efectuar, desde esa posición, los cambios estructurales que garanticen el avance de la revolución.

¿Pero depende de la voluntad de un partido o de los dirigentes de un partido el alcanzar el poder?

Solo hay una respuesta segura a esa interrogación: No. ¿Por qué?

Porque la lucha por la conquista del poder político es la resultante de una acción histórica determinada. Y ya se sabe que toda acción de la historia es una manifestación de la lucha de clases, la cual se encuentra regida por leyes universales inexorables que existen con independencia de la voluntad de los hombres y las instituciones.

La voluntad por si so la es incapaz de transformar la naturaleza de las cosa; y el confundir e identificar la voluntad con la realidad material es una falsa apreciación de la dialéctica de los fenómenos sociales.

Sin embargo, hay gentes en nuestro país que han sido incapaces de comprender esta simple lección de la historia, naturalmente, eso las ha llevado a errores y fracasos que en su totalidad del proceso revolucionario.

¿Por qué razón esas gentes han sido incapaces de asimilar esa simple lección de la historia? Por dos razones fundamentales:

A) Porque se han dogmatizado en la creencia de la proximidad inmediata de la revolución, lo que es solo un reflejo de esa condición subjetiva que es la voluntad; y

B) Porque no habiendo realizado un estudio sistemático de las ideas del padre del socialismo científico, invierten el sentido de sus conceptos.

Pero ha llegado el momento de tocar y reconocer la campaña de la verdad; aunque esa campaña ha estado sonando desde ese campanario de la Liberación nacional que es el PLD, el Partido que ha demostrado la necesidad de que las fuerzas revolucionarias de nuestro país maduren para objetivizar la lucha y actuar sobre la realidad modificándola.

El mismo Marx fue objeto de ataques violentos en su tiempo, cuando sostenía la posición que sostiene ahora el PLD.

Por ello, en una sesión de la Liga de los Comunistas, antigua Liga de los Justos, el más grande pensador social de la humanidad se pronunció en estos términos:

“La minoría suplanta (o cambia) la posición crítica por la dogmática, la materialista por la idealista. Allí donde nosotros decimos a la clase obrera: “Tienen que pasar quince, veinte y cincuenta años de guerras civiles y luchas de pueblos, no solo para cambiar la realidad sino para cambiar ustedes mismos, capacitándose para el poder”, ustedes responden: “ ¡O subimos inmediatamente al poder o nos echamos a dormir!”. Allí donde nosotros hacemos ver concretamente a los obreros de Alemania el desarrollo insuficiente del proletariado alemán, ustedes los adulan del modo más descarado acariciando el sentimiento nacional y los prejuicios de casa de los artesanos alemanes, lo cual no negamos que les da a ustedes más popularidad. Ustedes hacen con la palabra proletariado lo que los demócratas hacen con la palabra pueblo: la convierten en un santo yeso”.

Sin duda, eso que dijo Marx parece una fotografía de panorama político dominicano, con la diferencia de que en lugar de decir Republica Dominicana Marx dice Alemania; y en vez escribir obreros dominicanos el escribió proletariado alemán.

Es preciso que se deje de pensar que la conquista del poder político depende de la voluntad o del deseo de los líderes o de la masas, pues el identificar la naturaleza de las fuerzas que ponen en movimiento la rueda de la historia con la voluntad particular de unos cuantos hombres, se contribuye a retardar la marcha del proceso revolucionario.

Leer más

Autores

Franklin Almeyda
201 Artículos
Euclides Gutiérrez
163 Artículos
Leonel Fernández
130 Artículos
Danilo Medina
0 Artículos
Margarita Cedeño
190 Artículos
Reinaldo Pérez
0 Artículos
Autores
0 Artículos
Félix Jiménez
5 Artículos