¡Se está a tiempo!

Se está a tiempo para ser parte de la solución, no parte del problema. Las crisis son oportunidades. Efectivamente, éste es un momento para asumir desafíos.

Se está a tiempo para hacer de las debilidades fortalezas del Partido. Las resoluciones del VIII Congreso están a la espera de ser puestas en ejecución. Los reglamentos que faltan por aprobar, y los aprobados, están sujetos a la Ley de Partidos. Procede darle paso a esa Ley, llegando a acuerdos dentro de la organización y con las de afuera. Se debe romper el estancamiento y desatar el proceso de aprobacion.

Expreso el deseo de compartir algunas ideas, primero con Danilo y Leonel, y luego con los demás; sin desestimar otras que pueden ser mejores. Se debe dar un paso para conversar, porque hay que entenderse.

Se está, igualmente, a tiempo para revisar los indicadores macroeconómicos para revisar el modelo. “Si la economía va bien, va bien la política”, decía el profesor Bosch. Leonel le ha agregado “si va mal, el partido gobernante, de izquierda o de derecha, sale del poder”.

Los gobiernos del PLD, para mantener el crecimiento macroeconómico sostenido, han expandido el gasto para inyectarle al mercado recursos presupuestales y mantener el movimiento del mercado, a expensa de los déficits y deudas.

Aunque con esa conocida voracidad en determinados empresarios, sólo ellos han recibido el mayor beneficio. En cambio, el Estado se ha ido endeudando, porque la expansión del gasto se realiza tirando más recursos a las calles de lo que recibe. Esos empresarios voraces, protegiendo sus grandes beneficios, acusan al gobierno de tener “botellas”; reclaman gasto de calidad. Hacerles caso ocasionaría que el país no fuera el de mayor crecimiento este año.

Se está a tiempo para fortalecer más aún la economía y que el gobierno cuente con partidas presupuéstales a ser destinadas a políticas públicas de inclusión social; y no que el presupuesto sea solo para mover el mercado y pagar deudas. Un gobierno sin un partido unificado y fuerte no puede asumir estos desafíos económicos. Seguir descuidando este sensible tema y no proceder a unificar y medir los costos políticos, ante un giro inesperado en el terreno económico, saca al PLD del poder.

Se está a tiempo para determinar las causales de otro tema que agobia a la sociedad; es el relativo a la violencia criminal y la seguridad ciudadana. La política pública a ser aplicada debe involucrar especialmente a instituciones del Estado, porque es éste quien está llamado a garantizar el ejercicio de los derechos ciudadanos. Y como se sabe, un crimen o delito no es más que la violación a un derecho.

Ese es otro tema de Estado sobre el que, en la relación Partido-Gobierno, deben definirse roles.

Precisamente, la relación Partido-Gobierno es un cuarto desafío afrontar a tiempo. Se debe empezar por definir el rol del gobierno y el rol del partido. El del gobierno lo asume, y así se ha hecho, el Presidente de la República y su gabinete; el del Partido es atribución del Presidente del Partido y del Comité Politico. Cada uno con sus voceros. La obligación de uno y de otro es respetar sus competencias.

Es necesario dar un paso adelante para entenderse; se está a tiempo. Soy de los primeros ¿Y Ud.?