BOSCH: Informa al Comité Central (2)

  • 15 febrero 1978

Vanguardia del Pueblo
Miércoles 15 de febrero de 1978
Página 4.-

Los datos que ofrecimos acerca de los locales y equipos del Partido, de las actividades que llevó a cabo el Departamento de Prensa y Propaganda y de la colaboración que le prestó el Departamento de Organización, así como lo que dijimos del Departamento de Finanzas, fueron objetivamente buenos y en algunos casos muy buenos, pero ahora vamos a ver el lado negativo del informe. Por ejemplo, en relación con la meta propuesta en el Primer Congreso Nacional Elector de llegar al 17 de mayo de este año con 2 mil organismos tenemos un retraso serio porque para alcanzar esa cantidad de organismos debimos haber terminado el año 1977 con no menos de mil 400 y lo hicimos con mil 114 nada más. Sobre ese retraso habíamos llamado la atención en el artículo Más Círculos que se publicó en el No. 103 de VANGUARDIA del Pueblo, correspondiente al 5 de octubre. En ese artículo nos dedicamos a analizar las causas del aumento exagerado que estaba presentándose en la venta del periódico del Partido y dijimos que lo saludable es que los aumentos en la venta de VANGUARDIA sean “un resultado natural de la formación de nuevos Círculos de Estudios, por-que el crecimiento del Partido debe corresponder a la formación de nuevos Círculos”, y señalábamos que a lo que tenían que prestarle su atención los compañeros que dirigen Comités Municipales, Seccionales, Intermedios y Núcleos de Trabajo era al aumento de los Círculos de Estudios. Ese artículo terminaba con esta frase: “Por lo demás, si se descuida la formación de Círculos de Estudios no alcanzaremos la meta de 2 mil organismos peledeístas propuesta y aprobada en el Primer Congreso Nacional Elector”.

¿Por qué no se le puso a ese artículo la debida atención? ¿Qué llevó al Partido en su conjunto, no a tal o cual Comité Municipal o Intermedio sino a todo el Partido, a pasar por alto la advertencia que estábamos haciendo? ,

Lo llevó a eso una poderosa ola de populismo que se levantó a impulsos de la campaña electoral que había comenzado en Moca en el mes de junio y se llevó a cabo de agosto en adelante en la Capital, pero siguiendo ya un método muy elaborado que al ponerse en práctica les dio a los compañeros que tomaron parte en ella y a los que vinieron a la Capital para estudiarla la impresión de que la fuerza del Partido era arrolladora, y en esa impresión se originó el entusiasmo de tipo populista que arrastró al Partido y lo llevó a olvidar cuáles eran los fines que perseguíamos cuando se decidió tomar parte en las elecciones de este año.

La lectura del artículo Más Círculos es indispensable si se quieren comprender los aspectos políticos de esta parte del informe. Esos aspectos son proyecciones ocultas de hechos concretos, como son, por ejemplo, los datos del aumento desproporcionado en la venta de VANGUAR¬DIA que se produjo en los meses de agosto y septiembre de 1977.

El Desvió y sus Consecuencias

¿Cuáles son esos datos?

Los que resultaron de una comparación entre los aumentos de ventas de los números 86, 87, 88, 89, 90, 91, 92 y 93 de VANGUARDIA con los de los números 94, 95, 96, 97, 98, 99; 100 y 101. Los primeros correspondieron a cuatro semanas del mes de junio y cuatro del mes de julio y los segundos a cuatro semanas del mes de agosto y cuatro del mes de septiembre. La campaña electoral había empezado en Moca como hemos dicho, en el mes de junio, y marchaba a todo vapor en agosto y septiembre, de manera que sus efectos políticos en los miembros del Partido no podían notarse en los primeros meses, o sea, en junio y en julio, pero debían notarse en agosto y septiembre, y nada servía mejor que VANGUARDIA para medir la intensidad de esos efectos porque VANGUARDIA habla el lenguaje de las cantidades, no el de las suposiciones; VANGUARDIA se expresa de manera’ objetiva, no subjetiva.

¿Y qué decían las cantidades con las cuales nos habla VANGUARDIA?

Decían que el aumento de venta del periódico en los ocho números correspondientes a los meses de junio y julio fue de mil 615 ejemplares, o sea, de 202 ejemplares a la semana en promedio; y de 4 mil 595 en los ocho números que correspondieron a agosto y septiembre, lo que equivale a 574 ejemplares por semana, también en promedio.

¿Pero cómo se explica ese salto tan grande y tan rápido? ¿A qué se debió?

A que el Partido se halló de buenas a primeras envuelto en la masa del pueblo, rodeado por ella como lo está un pez por el agua, y en vez de dedicarse a sacar de esa masa hombres y mujeres para organizarlos en Círculos de Estudios se dedicó a hacer propaganda electoral, para lo cual el periódico le vino como anillo al dedo, y el efecto natural de esa dedicación fue el aumento exagerado de la venta de VANGUARDIA. Al Partido le pasó en ese momento lo que podría sucederle a un chofer que sin darse cuenta, con un movimiento imperceptible del timón deja la carretera por la cual va a un sitio determinado, y entra en un desvío; y sin darse cuenta se halla en un camino bordeado de flores y casas alegres en cuyas puertas y ventanas se ve gente que tiene apariencia de que va a una fiesta, y el chofer se alegra de haberse desviado y sigue viaje por el camino nuevo sin preguntarse hacia dónde se dirige.

¿Adónde fue a parar el Partido al coger el desvío del populismo?

Si seguimos usando el aumento de venta de VANGUARDIA del Pueblo como un indicador objetivo de lo que pasaba en el Partido, hallaremos respuesta a esa pregunta. En el número 105 (penúltimo de octubre) el aumento fue de 204 ejemplares; en el número 106 fue de 172; en el 107 fue de 234; en el 108, segundo de noviembre, fue de 295, bastante alto en comparación con los aumentos del 105 y del 106 pero muy bajo si lo comparamos con el promedio de 574 por número que había sido el aumento durante los meses de agosto y septiembre. La venta del 109 aumentó 107 ejemplares, y la del 110, 200; pero en el 111 el aumento fue sólo de 82. En resumen, los ocho números que fueron del 108 al 115 (último del año) dieron un aumento promedio de 154 ejemplares por semana, menos que los 202 que habían promediado los que correspondieron a cada uno de los ocho de junio y julio, y 420 por número menos del promedio de 574 que tuvieron los ocho de agosto y septiembre.

Esos datos numéricos, que por el hecho de serlo son de la más alta objetividad posible, responden de manera clarísima a la pregunta de adonde fue a dar el Partido cuando cogió el desvío del populismo: Fue a dar a un descenso político, o digamos mejor, a una baja de calidad política; pero lo curioso del caso es que llegó a eso a pesar de que al tomar el desvío pasó a trabajar con una intensidad agotadora; trabajó más que nunca, pero no en las tareas en que debió haberlo hecho. Trabajó más porque dedicó el grueso de sus energías a buscar compradores para VANGUARDIA debido a que creyó que su actividad principal debía ser la de hacerles propaganda al Partido y a sus candidatos, y la venta del periódico sobrecargó a los organismos en tal forma que no les quedaron ni tiempo ni fuerzas para atender al desarrollo teórico de los Círculos de Estudios y mucho menos para formar Círculos nuevos; y esto tuvo consecuencias que ahora no pueden contabilizarse, entre otras razones porque el Departamento de Educación, como explicamos en la primera parte de este informe, no ha organizado todavía un registro numérico de los trabajos que llevan a cabo los Círculos de Estudios.

A menos Que…

De todos modos vamos a tratar de explicar cómo y por qué razón se produjeron esas consecuencias aunque no podamos decir cuántas fueron ni a qué niveles llegaron. Al entrar en este p | terreno nos veremos obligados a hacer especulaciones, pero no caeremos en subjetivismos. A la verdad puede llegarse por la vía de la especulación siempre que se parta de bases objetivas, porque si se parte de bases subjetivas se llegará al disparate, lugar al que no nos interesa ir; y nosotros partiremos de bases objetivas.

Hablemos primero de los resultados que dio la falta de capacidad para atender al desarrollo teórico de los Círculos de Estudios, situación en que se vieron los Comités de Base, que tuvieron que dedicarle la mayor parte de sus energías y de su tiempo a la propaganda electoral. Un número indeterminado de esos Círculos pasaron a Comités de Base sin que hubieran alcanzado aún la madurez política que debían tener para llenar a cabalidad las funciones que les competen a los Comités de Base; y por tanto algunos de ellos no dieron la talla que les exigía su categoría de organismos de base del Partido, y en consecuencia quedaron desmantelados, o porque parte de sus miembros los abandonaron o porque los Comités Municipales e Intermedios procedían a reorganizarlos y a integrar sus restos en otros Comités de Base. Algo parecido sucedió con muchos Círculos de Estudios; en ciertos casos, porque quedaron abandonados al desintegrarse los Comités de Base a los cuales estaban ligados y en otros porque algunos de sus miembros no pudieron dedicarle al Partido el tiempo que él exige para que un circulista adquiera los conocimientos teóricos y prácticos que necesita tener un aspirante a miembro del PLD; y no podían dedicarle ese tiempo debido a que el trabajo en el Partido había aumentado con exceso.

Ahora bien, dado el tipo de organización que tiene el PLD, ¿cómo podemos medir las consecuencias que provoca en el desarrollo del Partido el hecho de que se desintegre un Comité de Base? No podemos medirlas porque orgánica-mente el PLD es un cuerpo en constante crecimiento; crece día por día en términos de cantidad y también en términos de calidad. Un Comité de Base normal que hubiera quedado establecido el día que se celebró el Primer Congreso Nacional Elector (30 de junio de 1977) podía haber producido para el 17 de mayo de 1978 30 ó 35 organismos; y haciendo números sobre el cálculo más bajo podemos estimar, sin caer en exageraciones, que el desvío a que fue conducido el Partido por la fuerza de la ola populista que desató la campaña electoral impedirá que podamos cumplir la meta que nos habíamos propuesto, a menos que el Partido entero se haga desde este momento el propósito de llegar para el 17 de mayo a 2 mil organismos, pase lo que pase y caiga quien caiga.