Bosch: El Periódico del Partido

  • 17 agosto 1977

Vanguardia del Pueblo
Miércoles 17 de agosto de 1977
Página 4.-

Si como dicen los diccionarios, un fenómeno es algo extraordinario, que causa sorpresa porque se sale de lo común (como un gallo con cuatro espuelas en vez de dos o como sería una auyama de color negro), debemos reconocer que VANGUARDIA del Pueblo, el periódico del PLD, es un fenómeno, y su existencia, a lo largo de los tres años que acaba de cumplir, es un hecho fenomenal, por lo menos en nuestro país. En la historia de la República Dominicana no se había dado nada igual, y conviene que sus lectores, y sobre todo los miembros y aspirantes a miembros del Partido, que son quienes lo venden, lean este artículo para hacerse más conscientes de los muchos méritos que tiene VANGUARDIA, esto es, de las cualidades que lo han convertido en un hecho fenomenal.

El Cuerpo y la Piel

Lo primero que nos llama la atención en el caso de VANGUARDIA del Pueblo es su duración. Ningún periódico político (y éste es exclusivamente político) había durado tanto tiempo en nuestro país; y eso, que en el caso de VANGUARDIA la duración tiene que ser apreciada tomando en cuenta que pasó de quincenal a salir cada diez días y después a salir cada semana, de manera que no se trata nada más de que ha durado tres años sino que los ha durado manteniendo una marcha progresiva en el sentido del tiempo de su publicación, lo cual indica que a medida que iban pasando los meses VANGUARDIA iba haciéndose más atractivo para un número cada vez más grande de lectores.

Este es un periódico especializado, que se dedica únicamente a tratar temas políticos, si bien lo hace desde varios puntos de vista. VANGUARDIA no les dedica ni una línea a las crónicas sociales, a los deportes, a las modas, a los negocios, a menos que se trate de los que perjudican al país o al pueblo o de los sucios que tanto abundan en la República Dominicana; en VANGUARDIA no hay sección de viajes y el espacio no nos permite dedicarle atención al cine así se trate de cine político, pero en compensación ningún periódico dominicano dice las cosas que nosotros decimos o hace las denuncias que nosotros hacemos.

Vale la pena preguntarse qué es lo que ha hecho de VANGUARDIA un periódico que en sólo tres años ha multiplicado su venta por más de cuatro y ha hecho ese aumento de manera firme, sin haber retrocedido nunca ni siquiera en un ejemplar aunque a veces ese aumento ha sido I muy pequeño.

¿Es el método usado en su venta lo que lo ha mantenido saliendo tres años con una venta más \ alta número tras número?

Sin duda el método de venta ha contribuido pero no ha sido lo determinante en el éxito de VANGUARDIA. Cada uno de los compañeros circulistas y miembros del Partido que ha vendido el periódico tiene su parte en ese éxito, pero si VANGUARDIA hubiera sido un órgano de prensa mediocre, sin alma, sin sustancia, o estuviera hecho de manera que no les agradara a sus compradores, el importante trabajo que llevan a | cabo sus vendedores estaría rindiendo mucho menos de lo que rinde.

Quizá no haya nada determinante en la naturaleza de fenomenal con que podemos calificar a VANGUARDIA; quizá lo sea todo: el método de venta y su presentación, que no se parece a la de ningún otro periódico dominicano o extranjero; los temas que trata y la forma en que los trata y expresa; la variedad de asuntos de que se ocupa a pesar de que al fin y al cabo todos son políticos.

Por ejemplo, en. VANGUARDIA escriben 40 personas, todos miembros del PLD, que en tres años han producido 264 artículos, y estamos seguros de que estos datos no puede igualarlos ningún periódico político porque no hay ahora ni lo hubo en el pasado un partido dominicano que tuviera tantos escritores y comentaristas; y además de los compañeros que han escrito artículos con sus firmas, están los que forman el equipo de redacción, que escriben todo lo que aparece sin nombre de sus autores, por ejemplo, los comentarios y editoriales de la primera página, las informaciones y la sección Pele—Dando de la segunda; los reportajes de la quinta; las biografías, las reseñas históricas y las informaciones culturales de la página seis; los artículos de política internacional de la siete y las denuncias de la ocho.

En la página seis se han publicado 49 biografías de personajes latinoamericanos, 93 poemas de poetas nacionales, latinoamericanos, europeos, africanos, y 81 episodios históricos de la América Latina, y todo ese material ha sido de carácter político, porque VANGUARDIA, repetimos, es un periódico político que se hace fundamentalmente para formar entre sus lectores conciencia política.

Ahora bien, entre el desarrollo del Partido y los progresos de VANGUARDIA hay una relación muy estrecha; una relación parecida a la que hay entre el cuerpo de un ser vivo y su piel. Un animal o un ser humano no podría crecer si su piel no creciera al mismo tiempo que él, pero tampoco podría crecerle la piel si el cuerpo no lo hiciera al mismo tiempo que ella; o quizá podría, pero entonces al cuerpo le sobraría rápidamente parte de la piel.

Dos Experiencias

VANGUARDIA del Pueblo salió el día 6 de agosto de 1974 con fecha 1—15 de ese mes y su tirada fue de 8 mil ejemplares. El Partido tenía en ese momento nueve meses de vida y sin embargo en el segundo número del periódico hubo que tirar 12 mii ejemplares para atender a los pedidos que se recibieron, y para fines de año estaban tirándose 16 mil. El número 1 fue vendido en 33 ciudades y pueblos y 72 secciones rurales y el número 20 se vendió en 51 ciudades y pueblos y 80 secciones rurales, y para ese número ya empezaba a establecerse, o mejor dicho a afirmarse, ese tipo de relación entre el periódico y el Partido de que hablamos hace poco, cosa que no fue ‘fácil de lograr como no lo es nada en la vida.

En un artículo escrito al cumplirse el primer aniversario de VANGUARDIA (véase el número 24) decíamos que nadie había visto nuestro periódico pregonado en la calle por canillitas, y Periódico Partido ahora agregamos que nadie lo ha visto en sus tres años de vida porque VANGUARDIA no es una mercancía que se le cambia por dinero a todo el que la quiera y pueda pagarla; VANGUARDIA es un instrumento político que el Partido usa para alcanzar su propio desarrollo desarrollando políticamente a la vez a sus circulistas y miembros y a las personas que dan pruebas de que simpatizan con el Partido de la Liberación Dominicana. La necesidad de ir ajustando de manera firme la venta del periódico al crecimiento del Partido de tal manera que éste no se le fuera por delante a aquél ni aquél dejara atrás a éste (porque en cualquiera de los dos casos el Partido resultaría perjudicado) nos llevó a ser celosos eh la venta de VANGUARDIA a tal punto que al cumplirse el segundo año del número aniversario sólo se vendieron 20 mil 893 ejemplares. Es probable que algunos compañeros hayan olvidado las numerosas reuniones en que se discutieron métodos como el llamado de la sectorización, en que se planeaban medidas para reducir la cantidad de ejemplares que vendía cada circulista a fin de asegurar que el pago pudiera ser hecho en menos tiempo porque teníamos que pasar de periódico quincenal a decenal y después de decenal a semanal y no podíamos lanzarnos en un vacío económico que hiciera imposible o estorbara de manera apreciable la continuidad de la salida de VANGUARDIA. En ese tiempo se incorporaban constantemente nuevos lectores a los que teníamos, pero también perdíamos lectores de manera constante. Durante meses y meses el aumento fue de docenas de ejemplares cada mes. Para pasar de 12 mil a 16 mil tuvimos que luchar duro entre septiembre de 1974 y marzo de 1975, y entre marzo de 1975 y comienzos de agosto de 1976 subimos apenas 5 mil 893 ejemplares. Pero para esa última fecha, que correspondió al segundo aniversario, VANGUARDIA estaba tan firmemente establecida en los sentimientos de todos los peledeístas y los simpatizantes y amigos del Partido, que ya nada podía hacerla tambalear; por otra parte, su equipo de redacción, el Comité Nacional de Distribución, los organismos del Partido y especialmente los responsables del periódico en cada Comité de Base y los miembros de cada Círculo de Estudios la habían convertido en la niña de sus ojos.

El PLD no se parece a ningún partido porque fue concebido como el fruto natural, en el orden político y en el orgánico, de la realidad social dominicana, y VANGUARDIA del Pueblo no se parece a ningún periódico de ninguna parte del mundo porque es el fruto natural del PLD. Como es lógico que sea, entre el Partido y VANGUARDIAhay una relación dialéctica que produce un mejoramiento constante del Partido y del periódico, porque éste influye en aquél pero aquél influye en éste; las experiencias de VANGUARDIAse reflejan en el Partido y las del Partido se reflejan en VANGUARDIA. Al mismo tiempo que VANGUARDIA lleva a los simpatizantes y amigos del Partido el mensaje peledeísta, el Partido amplía su base de apoyo político: en la medida en que VANGUARDIA va captando con cada número nuevos simpatizantes y amigos.

El PLD y VANGUARDIA del Pueblo son dos experiencias no conocidas ni aquí ni fuera de aquí, con las cuales estamos contribuyendo al M desarrollo político de los dominicanos con la aspiración de que éstos puedan contribuir a su vez al desarrollo de otros países que se hallan en el nivel del nuestro. Así es como los peledeístas y entendemos el internacionalismo, ofreciendo, no pidiendo.