Bosch: Base Teórica de los Métodos de Trabajos

  • 21 diciembre 1977

Vanguardia del Pueblo
Miércoles 21 de diciembre de 1977
Página 4.-

El Partido vive creando métodos de trabajo. El Partido creó un método para hacer el periódico y otro para distribuirlo, y por eso VAN¬GUARDIA del Pueblo no se parece a ningún periódico ni en la forma en que está presentado, ni en la forma en que está escrito ni en la forma en que se distribuye; el Partido creó el Esfuerzo Concentrado y el método para llevarlo a cabo; creó las Tertulias de Vanguardia y el método ; para realizarlas; creó la Unificación de Criterios con vistas a mejorar las tareas educativas y después fue extendiendo ese método a otras actividades y hoy lo aplica en todos los trabajos y i especialmente allí donde la práctica indica que hace falta reforzar algunos aspectos de la preparación teórico—práctica de uno o más compañeros.

Esos métodos, y los que no mencionamos aquí para no hacer este artículo más largo de lo necesario, deben ser aplicados, como hemos dicho, de manera sistemática, punto por punto y siempre en la misma forma aunque tomando en cuenta las diferencias de circunstancias que hay dé lugar a lugar, de medio social a medio social, de condiciones políticas a condiciones políticas.

LA PARTE Y EL TODO

La unidad del Partido depende mucho de la unidad de los métodos de trabajo. Si un compañero de San Juan de la Maguana se encuentra con uno de Santiago y al ponerse a hablar del Partido uno de ellos menciona el Esfuerzo Concentrado y el otro no sabe qué es eso, o si los métodos que se aplican en Barahona para cumplir tales y cuales tareas son distintos de los que se usan en San Cristóbal, los peledeístas de todos esos lugares no tardarán en darse cuenta de que unos y otros hablan de cosas que ninguno de ellos conoce y están llevando a cabo trabajos que no son iguales; y desde el momento en que se reconozcan como personas que hacen cosas distintas empezarán también a reconocerse como personas que no son realmente iguales porque no están actuando igual, y así como los que piensan igual actúan igual, los que actúan con métodos diferentes acaban pensando cada uno por su lado.

Para evitar que cada peledeísta piense por su lado, lo cual significa que un día acabarán haciendo lo que a cada uno le dé la gana y no lo que le convenga al Partido, había que establecer i métodos de trabajo para todos los peledeístas, ; pero esos métodos tenían que responder, a su vez, a un método, que por su parte debía ser ! imaginado partiendo de conocimientos prácticos acumulados mediante el cumplimiento de las diferentes tareas que debía llevar a cabo el Partido; y eso hubiera requerido que el Partido tuviera a su disposición experiencias de trabajos que todavía no había realizado. Como no se disponía de esas experiencias, había que planear a base de suposiciones de lo que debía ser la realidad, lo que equivale a decir, partiendo de lo abstracto, de lo que podíamos imaginar usando el pensamiento y nada más; y eso era muy difícil porque el PLD había sido creado no a base de personas sino de organismos; y tal vez éste sea el mejor momento para explicar qué quieren decir esas palabras.

Una persona no puede dividirse físicamente porque dejaría de existir. De ahí viene que el hombre se llame individuo, voz que el pueblo dominicano usó mucho y durante mucho tiempo. Pero al mismo tiempo que es indivisible, el individuo es parte o partícula de algo más grande que él. En el caso que estamos tratando, que es el del hombre político, el individuo es al mismo tiempo un ser indivisible y una parte de algo mayor, y en el PLD ese algo mayor es el organismo al cual pertenece el peledeísta. Como partes de un organismo, las mujeres y los hombres del PLD hacen su vida política dentro del organismo al cual pertenecen; a él le dan la fuerza de sus ideas, de su trabajo, de su entusiasmo; pero al relacionarse con otro organismo donde están organizados otros peledeístas, quien habla o actúa por un peledeísta es su organismo. Es el organismo al cual pertenece un miembro del Partido, y no ese miembro, que lleva a los demás organismos, y a través de ellos al cuerpo entero del Partido, las ideas, las experiencias y los conocimientos que ha adquirido cada peledeísta.

El individuo funciona en el PLD dentro de su organismo, pero es la suma de los organismos, no de los individuos, lo que hace funcionar al Partido. El Partido respeta de manera religiosa las esencias más profundas de la personalidad de sus miembros, pero el individuo peledeísta debe ponerse a la altura del Partido respetando el derecho de éste a protegerse, y proteger a sus miembros, de los errores o de las malevolencias que pongan en peligro la delicada relación de la parte con el todo y del todo con la parte que se logró establecer en el PLD.

CAPACIDAD DE INICIATIVA

Lo que acabamos de decir puede parecerles un sueño de ilusos a algunas personas que se consideran realistas, pero es el caso que en el PLD pudo establecerse ese tipo de relación sobre fundamentos auténticamente democráticos gracias a que apenas seis meses después de haber sido fundado, el Partido acertó a echar en roca firme la base teórica de sus métodos de trabajo; y fue en esa base teórica donde se apoyó la clave para que el Partido quedara en capacidad de proteger el don creador de sus miembros, con lo cual abrió un camino seguro para que cada uno de ellos pudiera enriquecer al Partido con el aporte de sus ideas. Como punto de arrancada, la base teórica partía de un principio sumamente valioso: el de no hacer depender de la dirección del Partido las iniciativas, del tipo que fueran, sino que al contrario, se planeó un tipo de organización que por el solo hecho de funcionar les exigía a los miembros de la base que produjeran iniciativas y que probaran la bondad o la falta de bondad de esas iniciativas poniéndolas en práctica. Eso es lo que explica que dentro de los límites de su organismo, cada peledeísta es una potencia que puede proponer lo que le parezca bien o mejor para el PLD y para el país, y la dirección del Partido tiene como su papel más importante el de encauzar con sumo cuidado las iniciativas de la base para que corran libremente por el cuerpo del PLD tal como por el cuerpo humano corre la sangre, que va enriqueciéndolo por donde quiera que pasa.

¿Cómo podía lograrse eso?

Para conseguirlo era necesario, antes que nada, tener presente cuál era el tipo de organización que queríamos crear, y eso reclamaba estudiar en abstracto y una por una todas las piezas del plan organizativo que teníamos en la cabeza, y había además que analizar la posibilidad de transformaciones que sufriría el plan a medida que fuera desarrollándose y la forma en que funcionarían las estructuras del Partido cuando todas estuvieran funcionando a un tiempo. Al llegar a este punto hallamos que no había manera de prever los caminos que podía tomar la organización del Partido y que la única manera de evitar que esos caminos futuros, que no podían ser previstos, nos llevaran al desastre era dejar a los compañeros en libertad de adoptar los planes que les parecieran más adecuados para preservar la vida del Partido. ¿Y cómo podía usarse esa libertad de manera positiva, sin caer en la anarquía? Pues manteniendo a todo trance el derecho de cada compañero a proponer planes, pero dentro de los límites del organismo a que él perteneciera, y además dándoles a los organismos autoridad para que pusieran en práctica, dentro de su ; jurisdicción, los planes propuestos, y para que los ampliaran, corrigieran y ajustaran según lo reclamara la realidad social, política y hasta física del medio en que debían aplicarse; y por último, dándoles a esos organismos de base, siempre dentro de sus límites, la suma de los poderes del Partido: la de planear, ejecutar y juzgar. Y ésa fue la fórmula salvadora que iba a asegurarle al Partido su unidad y también su desarrollo a la vez que aseguraría el respeto del Partido por la personalidad y la capacidad crítica y creadora de cada uno de sus miembros.

INDIVIDUO Y ORGANISMO

Si dentro de un organismo el individuo es parte o partícula, eso quiere decir que él es lo particular y el organismo, que suma varias partes, es lo general, y lo particular no puede traspasar los límites de lo general. En el caso de los miembros del PLD, cada uno hace su vida política dentro de los límites de un organismo. De esos límites en adelante, quien habla y actúa por él, y por sus compañeros de organismo, es ese organismo. Dentro de su organismo, él lo puede todo; fuera de su organismo, no puede nada. Y eso es verdad para cualquier peledeísta, sea miembro de un Comité de Base o sea miembro del Comité Central, sea secretario de Actas de su Comité o sea presidente del Partido. Si su organismo lo separa del Partido, pierde su condición de peledeísta; si su organismo lo premia por haber llevado a cabo una tarea de manera brillante, quien está premiándolo es el Partido. Por eso decimos que el PLD es un partido de organismos, no de individuos, pero el Partido inventó el método preciso para que sin dejar de ser un partido de organismos, el individuo se sienta en él profundamente estimado y respetado; y ese método apareció como un resultado de los principios que se siguieron al establecer la base teórica de los métodos de trabajo del Partido, porque esa basa teórica nació conjuntamente con todos los conceptos que le dieron sustancia vital al PLD; fue una parte de todas las ideas que afloraron al entendimiento de los que terciaron en la Conferencia Salvador Allende. Al inaugurarse esa Conferencia; faltaban cinco días para la celebración de las elecciones de 1974 y al terminarla faltaban sólo cuatro días. Afuera, en las calles de las ciudades y de los pueblos, en las redacciones de los periódicos y en las estaciones de radio, la gente daba por seguro el triunfo del PRD en esas elecciones, pero en el salón de reunión del Comité Central del PLD, que era donde se llevaba a cabo la Conferencia Salvador Allende, no se dijo en ningún momento ni una palabra de las elecciones. Nosotros sabíamos que en el país no iba a pasar nada; sabíamos que el PRD no llegaría al poder; estábamos absolutamente seguros de eso y estuvimos dos días corridos trabajando como hormigas porque teníamos conciencia de que estábamos encarando el porvenir, y fue de lo que acordamos ese día de donde salió la base teórica de los métodos de trabajo del PLD.