Bosch: Explicación de la Base Teórica de los Métodos

  • 28 diciembre 1977

Vanguardia del Pueblo
Miércoles 28 de diciembre de 1977
Página 4.-

En la Conferencia Salvador Allende decíamos: “El método de trabajo es uno de los dos puntos que hemos escogido como tema para celebrar esta Conferencia; el otro es la elaboración de las estructuras orgánicas del Partido… Debemos buscar un método de trabajo para el Partido. El Partido no tiene un- método de trabajo y tampoco tuvimos uno cuando estábamos en el PRD”; y poco después aclarábamos: “Un método de trabajo corresponde, necesariamente, a todo un sistema de ideas aunque la persona que realiza el trabajo no se dé cuenta de ello”. Pero cuando hablábamos de un método de trabajo nos referíamos a una base teórica a la cual se ajustaran todos los tipos de trabajo que el Partido pudiera hacer; y fue esa base teórica lo que se inventó en la Conferencia Salvador Allende, y esa base teórica se aplica desde entonces a todas las tareas que el Partido lleva a cabo; o tal vez sea mejor decir que todas las tareas que el Partido lleva a cabo se ajustan a lo que manda la base teórica de sus métodos de trabajo.

Nadie debe esperar que nos dediquemos a explicar los métodos de trabajo peledeístas, así como nadie debe esperar que la Coca-Cola explique el método con que hace su refresco; porque en fin de cuentas un método de trabajo equivale a eso que los industriales capitalistas llaman patente de fabricación. Es en la patente de fabricación donde está el secreto de un artículo de los muchos que las empresas capitalistas venden en todo el mundo, y si nosotros hemos inventado nuestros métodos, de trabajo, uno para cada tarea, debemos conservar para nosotros el conocimiento de esos métodos. De lo que sí vamos a hablar es de la base teórica en que ellos descansan.

DE LO PARTICULAR A LO GENERAL

Ya habíamos explicado que dentro de su organismo un miembro del Partido representa lo particular porque él es parte o partícula de ese organismo, y explicamos que el organismo es la unidad básica del Partido porque el PLD es un partido de organismos, no de personas. Pues bien, un plan de trabajo se forma como una idea en la cabeza de un miembro del Partido, que es lo particular, y pasa a lo general cuando el organismo lo hace suyo aunque antes de hacerlo suyo lo haya modificado; y ahí tenemos que en su primera etapa ese plan pasó de lo particular a lo general, pero debemos aclarar que pasó a lo general dentro de un nivel determinado, lo que llamaremos el primer nivel de las estructuras del Partido; porque si es verdad que un organismo, digamos, un Comité de Base, es lo general para los individuos que lo forman, al mismo tiempo es lo particular para su organismo superior, o sea para el Núcleo de Trabajo, el Comité Intermedio, Municipal o Seccional del cual él, a su vez, es parte o partícula; pero al mismo tiempo sucede que cualquier organismo de ésos que acabamos de mencionar es general para sus Comités de Base y sin embargo es particular para la totalidad del Partido, de la cual es sólo parte o partícula; y ahí tenemos explicado cómo y por qué en tres niveles del Partido se es a la vez caso particular y caso general, y por qué razón la idea de un plan, que de particular que era cuando estaba en la cabeza de un compañero pasó a ser general cuando su organismo la aprobó (aunque la aprobara después de modificarla) puede volver a pasar de lo general a lo particular cuando un Comité de Base la envía a un Núcleo de Trabajo o a un Comité Intermedio, Municipal o Seccional, y cómo de ese nivel de lo particular puede pasar otra vez a lo general cuando pasa a la Dirección Nacional, con toda seguridad que también modificada, ampliada o mejorada según lo haya indicado la realidad al ser puesta en práctica en el seno del pueblo.

¿Pero adónde va esa idea, ya convertida en plan y ampliada al quedar dotada de un método para ponerla en práctica; esto es, después de haber sido transformada en un método de trabajo del Partido?

Vuelve a lo particular, porque la Dirección Nacional, tras estudiar el plan en sus aspectos políticos y determinar si es o no es oportuno que todo el Partido lo aplique, determina que vuelva a manos de los organismos intermedios, y cada uno de ellos es un caso particular en relación con la totalidad del Partido. Esos organismos intermedios determinan a su vez que pase a cada uno de sus Comités de Base, que como ya sabemos, son casos particulares de cada Núcleo de Trabajo, Comité Intermedio, Municipal o Seccional; y al llegar a todos los organismos particulares, que son los Comités de Base con sus correspondientes Círculos de Estudios, cada uno de esos organismos particulares queda en libertad de ajustar ese plan a su realidad concreta.

Por todo eso que hemos dicho, la base teórica de los métodos de trabajo del PLD se expresa con estas palabras: Los métodos de trabajo del Partido deben ir de lo particular a lo general para volver de lo general a lo particular.

EXPLICACION DEL PROCESO

¿Qué gana el Partido con que todos sus métodos de trabajo hagan el recorrido de lo particular a lo general para volver de lo general a lo particular?

En primer lugar, tiene un método propio, que aplican todos los peledeístas en sus tareas dentro del Partido, y eso contribuye en forma decisiva a crear, primero, y a fortalecer, después, la unidad del PLD; en segundo lugar, establece un método mediante el cual a la idea de un plan se incorporan todos los miembros del organismo en el cual milita el compañero que la tuvo, y al incorporarse todos los miembros de ese organismo a esa idea, ésta se convierte en un plan de todos los que forman parte del organismo, y eso, a su vez, refuerza la unidad de ese organismo; en tercer lugar, al pasar al organismo intermedio (que es el superior al organismo de base), éste tiene que discutir el plan, y si le agrega algo o modifica una parte, agrega y modifica de hecho todo el plan, con lo cual éste queda mejorado o ampliado de acuerdo con la visión más amplia que le da a ese organismo intermedio el hecho de cubrir un territorio más grande que el organismo de base y además el hecho de tener más desarrollo político a causa de que dirige varios organismos y eso requiere un mayor ejercicio de las facultades políticas con el consecuente resultado de más práctica y por tanto más experiencia en todo lo que se relaciona con la vida del Partido.

En esa segunda etapa, el plan gana mucho porque pasan a ponerlo en práctica varios organismos, y como la práctica es la que dice si un plan es bueno o si hay que hacerle modificaciones, uno, por lo menos, de esos organismos (o dos o más), propone que se haga tal o cual cambio en el método adoptado para aplicarlo, y de ahí sale aceptado en términos generales no sólo el plan sino además el método con que ha de ponerse en ejecución; y todo el proceso que ha recorrido desde que nació como idea en la cabeza de un compañero ha servido para enriquecer al Partido, para enriquecerlo en unidad, en hábito de discusiones creadoras, en actividad para poner en„| práctica el resultado de esas discusiones.

Pero todavía le falta el toque final, que es el de carácter político, porque la decisión de aplicar el plan tomando en cuenta cuál es el momento oportuno para hacerlo es eminentemente política; y lo es porque cuando la alta dirección de un partido habla de oportunidad no relaciona ese concepto con la fecha por sí misma, o con tiempo nublado o lluvioso, frío o caliente, aunque pudiera ser que tomara todo eso en cuenta. Oportunidad en este caso es coyuntura política favorable, no sólo en el tiempo sino también en el espacio, o sea, en relación con el sitio donde el plan va a ser puesto en práctica. Y eso es, también, parte del proceso de ampliación y superación del plan que nació como idea en la cabeza de un compañero y llegó a la Dirección Nacional modificado por su organismo y por el organismo intermedio superior al suyo.

DE LO GENERAL A LO PARTICULAR

En todo ese proceso se recorrió la línea de lo particular a lo general de una manera limitada; y fue limitada porque el plan, que nació como una idea, sólo pasó de su autor a su organismo, y de éste al organismo que le era inmediatamente superior, y de éste a la Dirección Nacional; pero los demás organismos intermedios y todos los Comités de Base que les corresponden, y los Círculos de Estudios de esos Comités de Base, no se enteraron, siquiera, de la existencia de ese plan. Para que todos ellos (los intermedios y sus Comités de Base y los Círculos de Estudios de esos Comités de Base) tuvieran conocimiento del plan y pasaran a ponerlo en ejecución hacía falta que se completara el circuito establecido por la base teórica de los métodos de trabajo; hacía falta que se cumpliera su última parte, aquélla de “volver de lo general a lo particular”; y eso se lleva a cabo sólo después que la Dirección Nacional, ejerciendo su criterio político, para lo cual está autorizada por el Partido, ordena que el plan pase a ser nacional, y con él se les somete a todos los organismos el método con que ha de ser aplicado, esto es, el método de trabajo propio de ese plan. A eso es a lo que en el Partido llamamos el instructivo.

En el cumplimiento de esa última parte de la base teórica en que descansan los métodos de trabajo del PLD se lleva a cabo lo que podríamos calificar como la coronación de todo el proceso, ya que en esa etapa se da lo que el pueblo describe con las palabras de “ponerle la tapa al pomo”; porque en el momento en que llega a los organismos de base el acuerdo de que se ponga en práctica tal plan (y con el acuerdo esos organismos reciben una explicación detallada del método de trabajo que deberá aplicarse, esto es, el instructivo), cada uno de los organismos de base llamados a ejecutar ese acuerdo queda en libertad de usar su capacidad de análisis para determinar si es necesario o no lo es modificar el método para ajustarlo a las condiciones particulares del lugar donde actúa cada organismo, y la única condición que se le pide es que cumpla la meta que se le ha fijado o se ha fijado él mismo. Así pues, al retornar, en su etapa final, a lo particular, cada método de trabajo le da paso a la libertad de juicio que tiene el Partido en sus bases, que es como decir en sus raíces; y de esa manera el Partido afirma su respeto a sus organismos y a los hombres y las mujeres que son partes o partículas de ellos.