Bosch: La Consulta a las Bases del PLD (1)

  • 01 febrero 1977

Vanguardia del Pueblo
Del 01 al 10 de febrero de 1977
Página 4.-

Tal como lo dice el editorial de la primera página del número anterior de VANGUARDIA del Pueblo (“Que Hable la Base”), en la reunión del Comité Central del PLD que se celebró el 15 del pasado mes de enero se aprobó, por el voto de todos los presentes, que las bases del Partido fueran las encargadas de decidir si el Partido de­be o no debe ir a las elecciones generales de 1978; y además se le dio al Comité Político el encargo de redactar Reglamento Electoral del Partido, que no había sido elaborado hasta ahora porque estaba ensayándose un método que pu­diera asegurar la democracia interna basada en el voto individual dentro de cada organismo, y afir­mada mediante el voto colectivo para la elección de todos los organismos que están por encima de los Comités de Base.

La consulta a los Comités de Base acordada por el Comité Central requiere antes que nada la existencia del Reglamento Electoral, y el Comité Político, sin perder un día, se dedicó a elaborar y discutir ese Reglamento, cuya primera parte i quedó aprobada en la sesión del Comité Político I del 19 de enero, la segunda que celebró en la j semana del 17 al 22 de ese mes. En los artículos; 1 y 2 de esa primera parte se dice:

1:— Para ser candidato a cualquier puesto de dirección del Partido se requiere contar con el apoyo Comité de Base al cual pertenece el candidato.

2:— Para tales propósitos, todos los miembros del Partido deben pertenecer en calidad de miembros frenos o adscritos a un Comité de Base.

Un párrafo al artículo 2 explica que “Se exceptúan de «te requisito el presidente y el secre1 taño general del Partido.

¿Por qué razón un candidato a cualquier cargo dentro del Partido necesita contar con el apoyo de su Comité de Base?

Porque la práctica diaria ha demostrado de i manera contundente que quienes mejor conocen las condiciones de un miembro del Partido son i sus compañeros del Comité de Base. Sus compañeros saben, de manera objetiva, no subjetiva, cómo trabaja, cómo piensa, cuál es su conducta personal y política; si cumple de manera natural con las disposiciones organizativas y disciplinarias del Partido; si es un militante de verdad y no un simulador. Es ese conocimiento de primera mano que de los miembros del Partido tienen los que trabajan con él en el mismo organismo lo que nos ha llevado a establecer como principio que las faltas de un peledeísta deben ser juzgadas por sus compañeros de organismo, lo que además de ser auténticamente democrático conduce al desarrollo político de los que aplican ese principio porque desarrolla su sentido de la responsa­bilidad individual y colectiva. En cuanto a la excepción que se hace con el presidente y el secretario general del Partido, se explica porque ninguno de los dos podría ejercer sus funciones a cabalidad si además de ellas tuvieran que cumplir con las de miembros plenos o adscritos de un Comité de Base.

Los Plebiscitos

Plebiscito es una palabra que quiere decir consulta al pueblo. Se parece mucho a elección pero su significado es diferente porque cuando se habla de elección se está diciendo que se elige, y lo que se elige son hombres o mujeres, mientras que la consulta no es eso. Al pueblo se le consul­ta para que él diga si aprueba o no una medida, no para que escoja a Fulano o a Zutano como presidente de la República o como senador o como síndico. Por ejemplo, la consulta que va a hacer el PLD sobre si debemos ir o no debemos ir a las elecciones de 1978 será un plebiscito, y no porque los peledeístas seamos el pueblo sino porque para el Partido, sus miembros equivalen al pueblo y son sus representantes. Por esa razón los artículos 11 y 12 del Reglamento Electoral elaborado por el Comité Político están agrupa­dos bajo el título de Plebiscitos, y dicen así:

11:— En aquellos casos en los que el Comité Político, autorizado por el Comité Central, so­meta a las bases del Partido los problemas de orden general del Partido o del pueblo para que sean decididos por votación, se seguirá el siguien­te procedimiento:

a) El Comité Municipal, Intermedio o Sec­cional y los Comités de Base, por separado, se reunirán para conocer y discutir del asunto que le ha sido sometido;

b) La decisión del organismo se tomará por mayoría simple y mediante el voto ordinario de sus miembros;

c) Se levantará acta de la reunión, la cual de­berá ser firmada por todos los miembros presen­tes. Los Comités de Base enviarán el original del acta al Comité Municipal, Intermedio o Seccio­nal correspondiente y fetos a su vez las remiti­rán, conjuntamente con el original del acta de su reunión, al Comité Político.

Al decir que el originad del acta será enviada a tal o cual comité queda dicho que el comité que la envía, sea de Base, Intermedio, Municipal o Seccional, deberá quedarse con una copia de «a acta, y esa copia deberá ser firmada por todos los que votaron y certificada por el secretario de Actas y Correspondencia «mío copia legítima del original y debe ser fechada con la misma fecha del original. El comité que haya levantado el acta deberá conservar la copia para probar en cualquier momento cómo fue su votación. Esa copia deberá ser llevada a cualquier sitio donde vayan a tomarse decisiones relacionadas con el proceso electoral del Partido y especialmente cuando se trate de decisiones como las previstas en el Artículo 12, que dice así:

12:— Para las votaciones de los plebiscitos sobre asuntos de interés nacional o de importan­cia política partidista se convocará al Congreso Nacional del Partido, que estará integrado por el Comité Central y todos los secretarios generales de los Comités Municipales, Intermedios o Sec­cionales y de Base, los cuales acudirán a la con­vocatoria con copias de las actas que recojan las decisiones de sus organismos.

Ese Artículo tiene dos párrafos adicionales que dicen así:

Párrafo: En el Congreso Nacional, el Comité Central no tendrá derecho a voto.

Párrafo: Las decisiones se adoptarán por mayoría simple, para lo cual cada secretario ge­neral de los Comités Municipales, Intermedios o Seccionales tendrá el número de votos de los organismos que representa.

Oír el canto del Gallo

Tal vez ustedes, los que están leyéndonos, o un número de ustedes se preguntarán que cosa van a hacer los secretarios generales de los Comi­tés de Base en un Congreso Nacional del Partido al cual deberán ir con copias de las actas de sus votaciones, si en ese Congreso ellos estarán re­presentados por los Comités Municipales, Inter­medios o Seccionales.

Los que se hicieren esa pregunta podían leer por adelantado la respuesta, que sería ésta:

Para asegurar, como dijimos hace poco, la de­mocracia inferna del PLD hay que basarla al mis­mo tiempo en el voto individual dentro de cada organismo y en el voto por organismo para cual­quier tipo de elección en todos los organismos que estén por encima de los Comités de Base; y para afirmar ambas cosas hay que tomar cuantas medidas contribuyan a evitar que el voto de un Comité de Base pueda ser falseado; y para lograr eso no hay mejor medida que establecer regla­mentariamente la presencia de los secretarios ge­nerales de los Comités de Base, cada uno de ellos con la copia del acta de la elección que se llevó a cabo en su Comité, en los actos donde el voto de cada Comité de Base va a ser tomado en cuenta El Partido no debe dudar de ninguno de sus miembros pero tampoco debe ignorar que el ene­migo está en todas partes y que su mejor disfraz es hacer pasar a cada uno de sus agentes por un buen peledeísta

¿Por qué en las elección« para el Congreso Nacional del Partido el Comité Central no tendrá derecho a voto?

Precisamente para asegurar la pureza del proceso electoral en las filas del Partido. No tenien­do derecho a voto, el Comité Central no podrá hacer política dentro del Partido; se verá forzado a ser neutral, y debido a la independencia que tienen los organismos del PLD, si el Comité Cen­tral o alguno de sus miembros viola en algún momento esa disposición, va a levantar ronchas en las bases del Partido; y esas ronchas van a picar mucho.

¿Qué organismos representará, en el Congreso Nacional, cada secretario general de los Comités Municipales, Intermedios o Seccionales?

Lógicamente, representará a los Comités de Base que se hallan en la jurisdicción del Comité Municipal, Intermedio o Seccional del cual es secretario general.

Un artículo muy atinado del Reglamento Electoral del PLD es el número 4, que dice así:

4:— El Comité Político queda facultado pa­ra fijar la fecha límite de constitución de los Comités de Base que podrán votar en las eleccio­nes de dirigentes del Partido así como en las decisiones que sobre problemas de orden general del Partido o del pueblo les sean sometidos por el Comité Político.

Ese artículo se adelanta a los oportunistas que pretendan entrar en el Partido para perseguir fi­nes personales; y es bueno que todos los compa­ñeros sepan que el Comité Político lo ha redac­tado expresamente para evitar que uno que otro oportunista pueda saltar la barrera de moralidad política que separa al PLD de muchísimos parti­dos de éste y de varios países. Y si a alguien le parece excesiva la precaución del Comité Políti­co, digamos con franqueza que no somos inocen­tes; al contrario, somos maliciosos y estamos en el deber de ser así.

¿Por qué?

Porque lo mismo que en la vida, .en la lucha política al camarón que se duerme se lo lleva la corriente. Nosotros aspiramos a hacer del PLD un partido de líderes, y el líder político tiene que aprender del pasado y del presente y tiene que adivinar qué le reserva a su pueblo el porve­nir. Nosotros estamos en la obligación de saber oír el canto de un gallo cuando todavía está en el huevo.