¿Qué es un Partido de Liberación Nacional? (2)

  • 06 octubre 1982

Vanguardia del Pueblo
Miércoles 6 de octubre de 1982

Por: Juan Bosch

Lo que ha venido a ser conocido desde hace algunos años como un partido de Liberación Nacional se llamó en Vietnam, allá por al 1944, Liga Para la Independencia de Vietnam; se llamó en Vietnam del Sur Frente de Liberación de Vietnam del Sur; se llamó en Cuba Movimiento 26 de Julio y en Nicaragua Frente Sandinista de Liberación Nacional.

En el artículo anterior explicamos que eran la Liga Para la Independencia de Vietnam y el Frente de Liberación de Vietnam del Sur, y lo hicimos presentando unos pocos ejemplos de lo que podría ser calificado de posición política de esas dos organizaciones en relación con los problemas económicos y sociales de Vietnam del Norte y Vietnam del Sur y también en relación con Estados Unidos, que les hizo una guerra larga y despiadada a las dos porciones del antiguo Amnán; y en ningún momento dijeron esas organizaciones vietnamitas que Para los años de la guerra o Para después tenían un programa socialista o algo que pudiera ser tomado como tal.

La Liga Para la Independencia de Vietnam tenía ya nueva años de lucha cuando Fidel Castro se lanzó el 26 de julio de 1953 a asaltar en Santiago de Cuba el cuartel Moncada al frente de unos 150 jóvenes que no estaban organizados sobre bases estatutarias ni alrededor de una definición ideológica. Lo que tenía ese grupo era el propósito de sacar del poder a Fulgencio Batista que lo había tomado median un golpe militar hacia un año y tres meses y medio. El propio Fidel Castro lo diría en 1963 con estas palabras: “Empecé a organizar las primeras células de acción, con la esperanza de trabajar junto con los líderes del partido (el Revolucionario Cubano Ortodoxo, de cuya juventud era líder, n. d j. b.) Que estuvieran dispuestos a cumplir con el deber elemental de luchar contra Batista…”

El asalto al cuartel Moncada, que costo vidas valiosas, tiene importancia histórica porque a pesar de que sus autores fueron derrotados no quedo como un hecho aislado sino que paso a ser el punto de partida Para una carrera revolucionaria que iniciaría en el Nuevo Mundo la era del socialismo, pero debemos dejar claro en la mente del lector que ni Fidel Castro ni ninguno de los compañeros que fueron con él a ese asalto estaban pensando o habían pensado antes en hacer una revolución socialista, y ni siquiera el mismo Fidel lo pensaría cuando tres años y medio después encabezo el desembarco del Gramma, hecho con el cual iba a comenzar la etapa final de la Revolución Cubana.

Esa revolución no enarbolo un programa socialista ni cosa parecida. Antes bien, de acuerdo con declaraciones del propio Fidel, al ir al asalto del cuartel Moncada en julio de 1953 él estaba pensando en reponer en Cuba la Constitución de 1940, y cuando se internó en la Sierra Maestra en diciembre de 1956 llevaba el mismo propósito. Ahora bien, la Constitución cubana de 1940 era más o menos similar a la dominicana de 1963, lo que es una manera de decir que la de Cuba era de ideología burguesa en la misma medida en que lo era la de nuestro país.

En la Revolución Cubana hay una lección que deberían estudiar a conciencia los llamados marxistas—leninistas de la República Dominicana, y de manera especial los que están organizados en el PCD. Esa lección es la siguiente:

Una Lección Para Comunistas Criollos

El partido de los comunistas cubanos, que según creemos recordar se llamaba todavía Socialista Popular (PSP), se había ido a la clandestinidad desde el momento en que Batista dio el cuartelazo del 10 de marzo de 1952, y el día del asalto al cuartel Moncada algunos de sus líderes estaban de visita en Santiago de Cuba, entre ellos su secretario general, Blas Roca, su líder sindical, Lázaro Peña, y Carlos Rafael Rodríguez. Como era natural que sucediera, los tres fueron arrestados y acusados de ser cómplices de la acción que habían llevado a cabo Fidel Castro y sus seguidores sin que ellos tuvieran la menor idea de lo que iba a suceder. El partido Socialista Popular no tenía nada que ver con los hechos del 26 de julio y su dirección iba a decirlo así en una declaración que hizo publicar los días 5 y 10 de agosto en el Daily Worker, el periódico que publicaba en Nueva York el Partido Comunista de los Estados Unidos, porque no podía publicarlo en Cuba.

En esa declaración los líderes comunistas cubanos dejaron escrita la lección a que aludimos hace un momento, condensada en las palabras que amos a copiar inmediatamente:

El partido de los comunistas cubanos “formula la necesidad de crear un frente unido de las masas contra el gobierno (de Batista), Para conseguir una salida democrática Para la situación cubana, la restauración de la Constitución de 1940, derechos civiles, elecciones generales, y el establecimiento de un gobierno de Frente Democrático Nacional, con un programa de independencia nacional, paz, democracia y reforma agraria”.

La lección que Para los autollamados marxistas—leninistas dominicanos hay en las líneas que acabamos de reproducir es tan clara que no necesita que se le añadan explicaciones, pero como tal vez no todos los que deberían asimilarla están en condiciones que hacerlo por desconocimiento de la realidad cubana de aquellos años, nos parece oportuno preguntar por qué cree el lector que en ese momento el partido de los comunistas de Cuba se olvidó del programa socialista, que Para los comunistas dominicanos equivaldría a olvidar de respirar; se olvidó de la revolución proletaria contra la burguesía y la dictadura del proletariado Para levantar en alto solo la bandera de la liberación nacional, que es lo que significaba el programa de gobierno del Frente Democrático Nacional que pedían en la declaración publicada por el Daily Worker.

¿Fue esa actitud, por casualidad, una improvisación de los comunistas de Cuba?

No. Los comunistas de Cuba sabían que en la situación política en que se hallaba el mundo desde hacía años, muy semejante, por cierto, a la actual, con la diferencia de que ahora hay riesgo de una guerra nuclear, un partido como el suyo, de un país pequeño y débil, tenía que comportarse como los que ahora se llaman partido de liberación nacional. Lo sabían a tal punto que no usaban el nombre de Partido Comunista de Cuba o Cubano, como sin duda les habría gustado llamarlo, sino el de Partido Socialista Popular; lo sabían de manera tan cabal que desde 1937 o 1938 se las habían arreglado Para conseguir que el coronel Fulgencio Batista dejar a la jefatura del ejército y se dedicara a la actividad política, y habían tomado parte en las elecciones de 1940 hechas Para redactar una Constitución, en las que sacaron varios diputados, entre ellos su secretario general, Blas Roca, lo que significa que varios miembros de su partido participaron en la redacción de esa Constitución de 1940 que años después, en el 1953, querían reponer Fidel Castro por su parte y el PSP por la suya.

Para que no quede la menor duda

Como es posible que al leer lo que cavamos de decir, algún miembro del PCD ponga en duda que el partido de los comunistas cubanos contribuyo a redactar una Constitución burguesa, nos adelantamos a decir que sus diputados no solo participaron en la elaboración de esa Constitución sino que sus militantes votaron en las elecciones que se celebraron en el mismo año de 1940 Para elegir presidente, senadores, diputados y concejales o regidores de los ayuntamientos del país; que su candidato presidencial fue Fulgencio Batista y que algunos de sus líderes fueron ministros sin Cartera en el gobierno que Batista encabezo entre 1940 y 1944, un gobierno, por otra parte, que no fue parecido al que presidio el antiguo jefe militar cubano en los años 1952—1958. El último fue una dictadura de mala ley y el primero se ajustó a los mandatos de la Constitución que Fidel Castro y el PSP querían reponer en Cuba.

Como apéndice de lo que hemos dicho queremos agregar que en las elecciones de 1944 el Partido Socialista Popular llevo de candidato presidencial al Dr. Carlos Saladrigas, que era el candidato de Batista, lo que indica que la asociación política de los comunistas cubanos con Fulgencio Batista duro varios años sin que eso perjudicara el crédito del PSP y de sus líderes, porque lo que ellos hicieron a lo largo de esos años lo hicieron Para servirles a su partido y a Cuba, no Para servirse a sí mismos, y eso lo sabía en Cuba todo el que tenía criterio político y no vivía, como les pasa a tantos comunistas dominicanos, preso de emociones pequeño burguesas o de intereses personales.

30 de septiembre, 1982.-

Continuar hacia la 3era parte de esta serie de artículos.