Del partido

Alejandrina Germán reflexiona sobre la importancia de tener presentes pasajes de nuestra historia

Para que no se olvide

Alejandrina Germán, integrante del Comité Políticos del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en las reflexiones sobre nuestra historia, que realizara en su columna periodística resalta hechos y pasajes que no deben olvidar jamás.

“La historia se repite dos veces, primero como tragedia y después como farsa”, precisa Germán en su artículo publicado en El Caribe y en Vanguardia del Pueblo Digital, bajo el título “Mirada histórica de la sociedad dominicana”.

En la introducción del articulo recuerda que Trujillo, quien encabezó la sangrienta dictadura de tres décadas en la República Dominicana, quiérase o no, es parte importante de una historia del país; por lo que los dominicanos y dominicanas no debemos olvidar jamás, como forma preventiva de evitar repetirla.

“Introduzco el tema en una época navideña porque nos da una tregua para reflexionar sobre diversos temas, incluyendo los de carácter histórico, que muchas veces se abordan con una pasmosa ligereza. Y escribimos esto a propósito de la simpleza de cómo la sociedad ha tratado la pretensión del nieto del dictador, Ramfís Domínguez Trujillo, de incursionar en la actividad política del país” escribe Germán.

Aclara en el escrito que no procura establecer si el ciudadano citado está habilitado o no a aspirar a un puesto electivo, “sino que llamamos a la atención que un personaje de ese tipo hay que observarlo con un criterio estrictamente histórico”.

Cita al Profesor Juan Bosch, quien en muchas ocasiones, tuvo que dedicar tiempo y esfuerzos a explicar importantes procesos de nuestra historia, como escritor, ensayista, como es el caso de Trujillo, haciendo un ejercicio intelectual “para corregir aspectos tratados, por complicidad más que por comisión”.

En ese sentido Alejandrina Germán recordó que el fundador del PLD describió a Trujillo como “hombre de acción audaz, pero de poco carácter, que se deshacía en la destitución de los altos funcionarios de su régimen” para concluir recordando la importancia de tener presentes pasajes históricos dominicanos ya superados, porque “La historia se repite dos veces, primero como tragedia y después como farsa”.