Del partido

Embajador Grimaldi reproduce sendas cartas de Juan Bosch a Jorge Blanco denunciado una campaña en su contra desde su gobierno

Bosch denunció a Bernardo Vega

En el primer cuatrimestre de 1984 el profesor Juan Bosch, a la sazón Presidente de Partido de la Liberación Dominicana, envió dos cartas al entonces presidente de la República, Salvador Jorge Blanco, denunciando una campaña en su contra originada desde la gobernación del Banco Central dirigido en aquel entonces por Bernardo Vega.

Copias de las misivas fueron enviadas a Vanguardia del Pueblo por el Embajador Víctor Grimaldi, a propósito del artículo escrito por el presidente del Partido de la Liberación Dominicana, Leonel Fernández, en respuesta al historiador Bernardo Vega, publicado en su columna Observatorio Global del Listín Diario.

En la introducción al addendum del libro sobre Kennedy y Bosch”, Vega apunta que “la línea oficial” del PLD en sus años en el gobierno “ha sido resaltar las virtudes (las de Bosch) y opacar los errores de ese gran literato y político dominicano”; afirmación que fue negada por Fernández aclarando que “en el PLD nunca se ha trazado semejante línea para defender el legado histórico de Juan Bosch”.

En la carta enviada al presidente Salvador Jorge Blanco el 26 de marzo de 1984 el profesor Juan Bosch refiere que los días 22 y 23 del mes que transcurre apareció en todos los periódicos de la capital de la República un aviso de su Gobierno que cubría dos páginas do cada uno de esos medios de Información, y en el encabezamiento de tal aviso se veía mi nombre en el primer lugar de la segunda línea en tipos lo suficientemente grandes como para llamar la atención de los lectores.

¿Con qué fin se destacaba mi nombre?, preguntó Bosch y a seguida respondía “con el de presentarme como un político charlatán, que me opongo ahora a negociaciones del Estado dominicano con el Fondo Monetario Internacional y a la política de préstamos con esa entidad y con bancos de Estados Unidos y Europa y sin embargo había empezado mis funciones de Presidente de la República comprometiendo al país tanto con uno como con los otros”.

En la otra misiva, enviada el 5 de abril de 1984, el fundador del PLD respondió una carta que Jorge Blanco le había enviado, pero que fue devuelta por el propio Bosch y que más tarde fuera enviada a los periódicos por Blanco.

“Ud. debería saber, y creo que lo sabe pero se presenta como si no lo supiera, que cuando el periodista norteamericano Henry Raymont decía que “Bosch ha anunciado un programa de rígida austeridad que, según espera, será complementado por un crédito del Fondo Monetario Internacional, así como por un acuerdo con bancos de los Estados Unidos y Europa para aplazar vencimientos de deudas públicas en los próximos seis meses” estaba hablando él, por su cuenta, no yo”, señala.

Agrega que “si yo hubiera dicho algo parecido mis palabras habrían sido recogidas en El Caribe y La Nación, los dos periódicos que se publicaban entonces en La Capital, y en ese caso, al dar la orden de que se me mezclara en el aviso que Ud., mandó publicar en todos los diarios de este país, Ud. habría usado como prueba, que entonces sí habría sido legítima, el discurso o la declaración oficial en que yo dije esas cosas”.

El maestro de la política dominicana acusó directamente a Salvador Jorge Blanco de usar su posición de Jefe del Estado para desatar una campaña de descrédito en perjuicio de Bosch; “una campaña que yo combatiré con todos los medios a mi alcance y apoyándome en la parte sana del pueblo dominicano, y lo haré no por razones personales sino para dejar sembrada en este país tan desafortunado la idea de que la mentira no debe ser arma de hombres que por error de sus pueblos o por uso apabullante de la droga publicitaria alcancen posiciones públicas que no están capacitados en ningún orden para desempeñar”.