Del partido

Leonel Fernández afirma que República Dominicana ha superado la época del pesimismo

El Gran cambio

La República Dominicana ha experimentado una profunda revolución capitalista durante los últimos 50 años, que comenzó a finales del siglo XIX y se ha extendido en el tiempo en forma acelerada hasta hacerse indetenible en la actualidad.

La reflexión es del presidente del Partido de la Liberación Dominicana, Leonel Fernández, a propósito de la publicación del libro El Gran Cambio, La Transformación Social y Económica de la República Dominicana, 1963-2013, del historiador Frank Moya Pons, al cual dedica su columna Observatorio Global del Listín Diario publicada este martes.

El expresidente de la República refiere que la prueba de esa revolución en marcha radica, entre otros factores, en el hecho de que “la economía dominicana dejó de ser una economía exportadora de productos primarios para convertirse en una economía muy diversificada, en la que ya ningún producto es tan dominante como lo fue el azúcar”.

En su escrito titulado “Del Gran Pesimismo al Gran Cambio”, reseñado por la Secretaría de Comunicaciones del PLD, explica que la transformación económica y social de la República Dominicana se pone en evidencia también a través de los procesos de industrialización, urbanización, desarrollo de infraestructuras, incremento de las comunicaciones, turismo, zonas francas, sector agropecuario, remesas, comercio, finanzas, tecnologías,

“Así como de micro y pequeñas empresas, que de conformidad con Moya Pons, son “los rieles por donde ha transitado la formación de una nueva clase media.”, apunta el también presidente del PLD.

El presidente de FUNGLODE destaca que hasta ahora lo que había predominado en los círculos intelectuales y políticos del país era una visión pesimista acerca de nuestra capacidad como nación para progresar, desarrollarse, modernizarse, transformarse, y crear, en fin, una sociedad de clase media, con oportunidades para avanzar.

“La publicación de El Gran Cambio pulveriza esa visión y demuestra, en forma inequívoca, que aunque todavía queda un largo camino por recorrer en materia de desarrollo sostenible, reducción de pobreza, desempleo, inclusión y equidad social, los dominicanos podemos sentirnos orgullosos de los logros alcanzados durante el último medio siglo”, señala.

Fernández considera que en estos momentos el pesimismo no es más que una rémora del pasado. Un lastre ocasionado por nuestras penurias de antaño. “Ahora, desde hace 50 años, la República Dominicana ha entrado en una nueva etapa de su historia, caracterizada por una gran transformación económica y social, que ha significado progreso, modernización y prosperidad, en beneficio de nuestro pueblo”.

Entiende que de lo que se trata es de garantizar la continuidad de ese progreso y que éste alcance para todos. “Ese es el gran desafío de nuestra generación.