teaser_blank

¿Por qué el Color Morado y la Estrella Amarilla en el PLD?


Franklin Almeyda

El PLD empezó usando una combinación de los colores nacionales y el sol como símbolo. Disposiciones legales nos obligaron a buscar otras formas, para poder lograr el reconocimiento del PLD ante la Junta Central Electoral.

Esa situación fue oportuna para Juan Bosch proponer el color morado y la estrella amarilla de cinco puntas como símbolo.

No estuve nunca convencido de que esa propuesta fuera casual. ¡Tiene demasiado significado! Pasado el tiempo y mirando el bosque por encima de los arboles, he comprendido algunas cosas que quiero compartir y dejarlas escritas.

Juan Bosch nos dijo siempre que el PLD debía de tomar las enseñanzas de la iglesia, institución milenaria, para desarrollar su organización y formas de trabajar en la sociedad. Su ejemplo debía ser referencia para estimular la creatividad en toda la membresía.

Unos días antes de Semana Santa aparté los libros de Juan Bosch sobre el tema religioso, para, claro, releerlos.

Me encontré con cosas significativas que antes no había podido apreciar. Lo primero fue que él escribió tres libros para la misma época: “Judas Iscariote, El Calumniado”, en enero de 1955, en Molinos de niebla; un año después publicó: “Cuento de Navidad”, febrero de 1956, en Santa María del Rosario, y unos meses más luego: “David, Biografía de un Rey”, Roma, septiembre de 1956.

Para la publicación de esos trabajos, Juan Bosch estudió como pocos religiosos el material bíblico. Lo dice en “David, Biografía de un Rey”: “Lo cierto es que para rehacer la vida del rey poeta no había y no hay sino una fuente, es la Biblia, y de ella, los libros de Ruth, Primero y Segundo de Samuel, Primero de Reyes, Primero de Paralipomenos y los Salmos” (pág. 11, Librería Dominicana, 1964).

Ese estudio del material religioso influyó mucho en la formación política y humana de Juan Bosch. El es una mezcla hermosa de la experiencia milenaria de la humanidad recogida en esos textos bíblicos y la moderna ciencia política.

Esa mezcla la fue depositando en cada uno de los peledeistas que aceptamos su enseñanza sin simulación, y está en la estructura político-organizativa del PLD.

Cada peledeista descubre esa formación en sí mismo, porque la llevamos en la formación política que recibimos en el Partido.

Entiendo ahora, mejor que antes, porqué un hombre a los 65 años dejó al PRD, que era un partido grande y fuerte, un partido en capacidad para hacerlo Presidente varias veces, para crear otro. Lo importante de ese otro era que constituía su sueño, crear un Partido que obedeciera a lo que había idealizado.

Fue decidido en proceder, lo hizo con una fuerza de voluntad porque “Las mejores ideas son malas si no se convierten en hechos” (Cuento de Navidad, 1956, pág. 17, Ediciones Ercilia, Santiago de Chile).

Aquel Partido, lo tendría a él de maestro, por lo que no tenía “que buscar un maestro que les enseñe a conducirse” (Idem, pág. 11).

Empezaría con pocos, unos cuantos hombres y mujeres, “muy pocos los que tuvieron en alma limpia y generosa” (Idem, pág.38).

En una ocasión mientras circulábamos en un vehículo que yo manejaba dijo que lo bueno del PLD era que él conocía como éramos y de qué vivíamos cada uno de los dirigentes.

En febrero de 1956 escribió su libro Cuento de Navidad, hace 34 años, y dos veces dice que María, la madre de Jesús, llevaba “sobre la cabeza un paño morado”, (pág. 15 y 21). Ese fue el color que propuso para el PLD.

En ese libro dice que el Señor Dios “quería que unos cuantos hombres, muy pocos los que tuvieran el alma limpia y generosa, supieran que ya había nacido Su Hijo” (pág. 38) Así empezó a hablar de la estrella de Belén.

La Estrella del PLD no es exactamente igual a la de Belén, pero tiene el mismo significado y es el de anunciar el comienzo de un futuro mejor.

Al principio de la fundación del PLD, cuando le pregunté al termino de una reunión, que si vendrían muchos dominicanos a las filas del PLD, respondió casi igual a como está escrito en Cuento de Navidad: “Es costumbre de los hombres no ver aquellas cosas que antes no se les han anunciado, sobre todo si esas cosas son de apariencia humilde o se confunden con las que nos rodean. A pesar de su significación especial, el lucero parecía uno más, una de las tantas estrellas que llenaban los cielos, y la gente que había en Belén no se detuvo a verlo”. (pág. 40).

Con el paso de los años seremos mucho mas, sentenció entonces, teniendo de nuestro lado a los mejores hombres y mujeres de nuestra sociedad.

Con esa lectura, y asociando hechos e ideas, descubro que el PLD fue ideado entre los años de 1955 y 1956, aunque se materializara a partir de 1973.

El color morado simboliza seguridad, protección, solidaridad. Es recipiente para el dolor y recreación en la felicidad.

Es místico, prudente, refinado, compasivo, transmuta la impaciencia en serenidad. Es Liberación. Es frecuente en la naturaleza por lo que los seres humanos lo traemos desde nuestros orígenes .

Y Juan Bosch es fuerza, energía , ciencia e idealización: arrastra nobleza.

Nota: Este artículo lo publiqué el 11 de mayo de 1990, en plena campaña electoral. Siempre he pensado que se perdió en medio de aquellos acontecimientos. Ahora, lo reproduzco porque es un testimonio que deseo reiterar cuando todavía hay muchos testigos vivos, incluyendo al profesor Juan Bosch).