Especiales

Discurso de Gladys Gutiérrez en apoyo a las Mujeres

  • 06 diciembre 1995

Vanguardia del Pueblo
Miércoles, 6 de diciembre de 1995
Página 9.-

Explica razones del apoyo mayoritario a Leonel

Gladys Gutiérrez expone conquistas del PLD Para el desarrollo integral de la mujer

Discurso pronunciado por Gladys Gutiérrez, titular de la Secretaria de la Mujer del Partido de Liberación Dominicana, en el acto de proclamación de los Frentes de Mujeres con Leonel

En un mes memorable como marzo, conmemorativo del día Internacional de la Mujer, el Partido de la Liberación Dominicana crea, dentro de su estructura partidaria, R la Secretaría de la Mujer, como organismo que impulsará H un conjunto de acciones en favor del desarrollo integral de la mujer dominicana.

Sin embargo, desde antes de la creación de este órgano, el PLD ha promovido y apoyado una serie de proyectos, en el marco legislativo, a favor de nuestros derechos y contra toda forma de discriminación, que | concitaron el apoyo de todas las mujeres legisladoras. Entre esos proyectos queremos citar: el de guarderías infantiles en las zonas francas y en el sector agroindustrial; la derogación de la Ley 58-75 que discrimina a la mujer campesina en relación con la tenencia de la tierra, y como &n conjunto de propuestas en el Código de Trabajo en favor de la mujer.

Particularmente, fue una iniciativa del Partido de la Liberación Dominicana, durante nuestra gestión legislativa como diputada en el Congreso Nacional, la aprobación en nuestro país del Día de la no Violencia contra la Mujer, el 25 de noviembre, en homenaje a las Hermanas Mirabal. Esta iniciativa ya había sido acogida por todos los países de América Latina en el año de 1981 en el Encuentro del Comité Continental de Mujeres.

Durante mucho tiempo las mujeres del Partido de la Liberación Dominicana hemos venido trabajando intensamente con el objetivo de crear espacios de participación a la mujer dominicana, dentro y fuera del Partido, y el resultado de ese esfuerzo ha sido la integración masiva, en toda la geografía nacional de mujeres de diferentes estratos de la sociedad (profesionales, amas de casa, campesinas, estudiantes, obreras, etc.) que abarcan una población de más de 60,000 mujeres organizadas a nivel : de todas las provincias del país.

En términos de votación electoral esta participación masiva de la mujer dominicana es un indicador de la oferta programática del compañero Leonel Fernández, y por tanto una garantía de su triunfo en las elecciones de mayo de 1996, si tomamos en cuenta que representamos más del 50 por ciento de la población dominicana y ejercemos una influencia en el entorno familiar.

Si bien es cierto que durante las últimas décadas la mujer ha logrado avances significativos en el acceso a la educación y en el mercado de trabajo, esto no se ha traducido en una mejoría significativa de sus condiciones de vida: las mujeres somos las más pobres entre los pobres. Lo que se ha dado en llamar Feminización de la Pobreza, alcanza estadísticamente un 70 por ciento.

La incapacidad y la falta de voluntad política de los gobiernos reformistas y perredeístas son las responsables del deterioro de las condiciones de vida y de la pobreza de la mujer dominicana. Más del 46 por ciento están desempleadas, lo que, unido a un salario inferior en el mercado laboral y a las condiciones deficientes en los servicios de salud, educación, energía, agua potable y condiciones ambientales adecuadas, ha propiciado una ola migratoria cuyos efectos se traducen en muertes trágicas, familias separadas, mujeres sometidas a humillaciones y violencia, obligadas por las circunstancias a ejercer la prostitución. Son precisamente estas heridas las que serán cerradas y cicatrizadas definitivamente cuando a partir del 16 de agosto de 1996 asuma el Poder el doctor Leonel Fernández y el Partido de la Liberación Dominicana.

Reconociendo que la equidad es una cuestión de derechos humanos y que constituye una condición indispensable para el logro del desarrollo sostenible, y de una democracia real que garantice un estado de justicia social y el bienestar de la familia y de la sociedad en su conjunto, propiciaremos el cumplimiento de todos los derechos, leyes y disposiciones que permitirán establecer el principio de equidad en los procesos nacionales, sectoriales y locales de toma de decisiones en el orden político, cultural, económico y social, asegurando para estos fines la conformación de un espacio de participación de las diferentes instancias y organizaciones comunitarias de la sociedad civil con el objetivo de:

1. — Impulsar desde la Secretaría de la Mujer y la de la Familia, en coordinación con todas las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, una política nacional para enfrentar la pobreza, la exclusión social y la reivindicación de nuestros derechos.

2. — Diseñar un amplio programa de educación y concientización de los derechos ciudadanos de la mujer en todos los planos.

3. — Exigir la derogación de leyes discriminativas y la eliminación de todo tipo de violencia contra la mujer.

4. — Demandar el apoyo del Estado en la cobertura y calidad de los servicios básicos (educación, salud y’ seguridad social, energía, vivienda, etc.) así como la: creación de fuentes de trabajo a través del desarrollo y el financiamiento de microempresas.

5. — Asegurar a la mujer campesina, el acceso a la tierra, al crédito, a la tecnología y a la comercialización en la producción de alimentos.

6. — Fortalecer el principio de la equidad en los procesos nacionales de toma de decisiones, promoviendo un mayor acceso de la mujer a los puestos de dirección.

7. — Promover el desarrollo de guarderías comunitarias y barriales, así como centros de trabajo y desarrollo humano para las mujeres de la tercera edad con la finalidad de garantizarle una vida digna en la vejez.

8. — Brindar asistencia a mujeres que han sido víctimas de agresiones físicas y psicológicas.

9.— Demandar, como una prioridad en la agenda pública, la equidad de género y el cumplimiento y la ejecución por parte del Estado de los acuerdos aprobados en la conferencia de Beijing, a fin de garantizar la igualdad, el desarrollo y la paz.

¿POR QUÉ LEONEL?

Porque el triunfo del doctor Leonel Fernández y el Partido de la Liberación Dominicana representan:

Devolver a las mujeres dominicanas la credibilidad y la confianza en que es posible un mejor país.

Por la confianza, en que es posible construir un país sobre la base de valores diferentes a la corrupción y el dolo.

Por la seguridad de que podemos contar con instituciones que funcionen con claridad y transparencia.

Porque es posible que nuestra infancia, nuestra juventud, puedan vivir sin la amenaza de la delincuencia, las drogas y la inseguridad ciudadana.

Porque el triunfo del doctor Leonel Fernández puede devolver la fe y la alegría a las mujeres dominicanas de que es posible vivir en un país donde todos construyamos una sociedad nueva y diferente a la de hoy.

Leonel, tú representas la esperanza de una generación de mujeres que como Mamá Tingó, María Teresa, Patria y Minerva Mirabal, lucharon y sacrificaron sus vidas para lograr una patria digna para sus hijos, y no serán defraudadas en un gobierno del Partido de la Liberación Dominicana.