Noticias

JCE es un organismo confiable

Radhamés Asegura exhorta a oposición a trabajar para que tengan un buen desempeño en los comicios venideros.

Radhamés Segura, miembro del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), calificó de inexplicables los constantes cambios de pareceres que muestra el opositor Partido Revolucionario Moderno respecto de la Junta Central Electoral (JCE).

“El PRM aparece un día apoyando la transparencia y las cosas bien que ha venido haciendo la Junta Central Electoral y al otro día aparece haciendo cuestionamientos”, sostuvo Segura citado por la Secretaría de Comunicaciones del PLD.

Dijo que por el contrario el ex presidente de su partido y de la República, Leonel Fernández, ha mantenido una posición frontal “de ataque a la Junta Central Electoral” porque entiende que los designios no le han favorecido.

En el caso específico del dirigente perremeísta Roberto Fulcar, quien hizo las más recientes críticas a la JCE, Radhamés Seguro le exhortó a trabajar para que su partido tenga un buen desempeño en los comicios venideros.

“Si trabaja esos votos van a aparecer, como aparecieron en las primarias Y nadie protestó y quedaron satisfechos”, agregó el también integrante del Comité Nacional de Campaña del partido morado y la estrella amarilla.

Indicó que respeta pero no comparte la forma de cómo la dirección perremeísta está llevando su campaña electoral.

En otro orden, respondiendo preguntas de los conductores del radiomatutino El Gobierno de la Mañana, Radhamés Segura declaró que inicialmente el gobierno concibió desarrollar con recursos propios el proyecto de generación eléctrica Punta Catalina.

“Dado que el sector privado no estaba en condiciones, y no la estuvo durante muchos años, de emprender un proyecto de esa naturaleza”, acotó el dirigente peledeísta e ingeniero eléctrico.

Agregó que ante esa incapacidad del sector privado el gobierno planificó tomar los préstamos internacionales para sumarlos al treinta por ciento de la inversión asumida por el Estado.

Sugirió que la planificación tuvo que ser variada por una serie de cuestiones que imposibilitaron el financiamiento a través de la banca internacional.

“Esos préstamos no aparecieron, y el gobierno ha tenido que sangrar buscando salida para esa planta porque evidentemente el gobierno ha buscado dinero del presupuesto”, acotó Segura.

Dijo que como la inversión del gobierno representa un “Equity” (proporción) del treinta por ciento de la inversión total en Punta Catalina, entonces procura buscar una serie de socios estratégicos.

“Podría pasarle al sector privado con el requisito de que cubra esa deuda, de lo que el gobierno invirtió”, sugirió.

Radhamés Segura explicó que ante la imposibilidad de que el gobierno actúe como banco, procedería como razonable una sociedad público-privada, en que junto con las acciones la contraparte se comprometa a pagar la deuda.

“En este caso el gobierno se vio compelido, en gran medida, a actuar en la forma en que lo hizo por un problema de que había que buscar más megavatios, y el sector privado no estaba en capacidad de ponerlo por sí mismo”, concluyó el dirigente peledeísta.