PLD denuncia intentos del PRM para presionar juntas electorales

  • 27 julio 2020

Una vez concluido el proceso de escrutinio de los votos emitidos el pasado 5 de julio en los municipios de Bajos de Haina y Barahona, el Partido de la Liberación Dominicana quiere denunciar por esta vía que dirigentes del Partido Revolucionario Moderno (PRM) pretenden desconocer la voluntad popular expresada, presionando a las juntas electorales de esos municipios para que, de manera ilegal, reabran procesos de revisión de votos que dichas juntas electorales culminaron con una decisión irrevertible.

En este sentido, luego de que la JCE mediante resolución declaró a los ganadores en el nivel de diputados en las 32 provincias y sus circunscripciones, y les entregara sus certificados de elección, los integrantes de las juntas electorales de Bajos de Haina y Barahona, de manera ilegal, en un hecho insólito y bajo la presión y ofertas de dirigentes del PRM, han reabierto procesos de revisión previamente concluidos, en franca violación a la ley electoral.

Resulta altamente preocupante que dirigentes del PRM estén asegurando en privado que estas groseras e ilegales decisiones, amparadas en resoluciones de esas juntas electorales, serán validadas por el Tribunal Superior Electoral (TSE) una vez se conozcan los recursos de apelación que han sido sometidos en contra de este intento de manipular la voluntad popular, con lo cual pretenden despojar a dos diputados del Partido de la Liberación Dominicana que ya han sido declarados ganadores en la provincia San Cristóbal y Barahona, y recibieron sus certificados de elección.

En el caso de Barahona, el diputado Manuel Miguel Florián Terrero, primo hermano del reconocido Rolando Florián Félix, ha estado asegurando que no importa el dinero que tenga que pagar, pero que él necesita continuar siendo diputado, discurso con el cual logró que el presidente y los miembros de la junta electoral del municipio de Barahona reabrieran el proceso de revisión de las actas que dicha junta había dado por concluido. En adición, es importante destacar que tanto esa junta electoral, así como el TSE, ya le habían declarado inadmisibles los recursos presentados por el diputado Florián Terrero, pues la junta electoral de Barahona había realizado la revisión de la totalidad de los votos nulos y concluido el proceso de escrutinio.

En el caso de Bajos de Haina, la junta electoral ha reabierto el proceso para modificar los resultados de las actas que ya habían sido previamente contadas en los colegios electorales y en la propia junta electoral; y para dar como buena y válida las informaciones registradas en un cuadernillo de conteo que no contiene firmas y que sólo se utiliza como material de apoyo, pues el mismo no figura en la ley electoral ni es firmado por los funcionarios o delegados de los partidos. En otras palabras, la junta electoral de bajos de Haina sustituyó los resultados de las actas firmadas por todos los delegados (la cual es luego plastificada para garantizar la integridad de la información que contiene), por las informaciones registradas en una plantilla de conteo que la JCE llama cuadernillo.

Además de ilegal, en ambos casos se trata de decisiones extemporáneas y fuera de plazo, pues ambas juntas electorales concluyeron el cómputo de la totalidad de las actas, incluyendo la revisión de votos nulos y observados, y la publicación del boletín final en el que la JCE se apoyó para declarar a los ganadores de esas provincias y entregar los correspondientes certificados de elección.

Este comportamiento de estas juntas electorales, sumados a los comportamientos de las juntas electorales de los municipios Comendador y Bánica, de la Provincia Elías Piña, que en su momento y también bajo la presión del PRM trataron de desconocer la voluntad popular expresada en las urnas, pretende establecer el precedente de que en las juntas electorales nunca se concluyen los procesos, y que sus integrantes pueden ignorar la ley sin que haya consecuencias.

El Partido de la Liberación Dominicana siempre ha aceptado los resultados de las elecciones, aun cuando no les ha favorecido, tal y como lo hizo en las pasadas elecciones municipales del 15 de marzo y presidenciales y congresuales del 5 de julio. Sin embargo, el PLD no puede aceptar ni aceptará que se le quiera despojar, mediante decisiones ilegales y que rayan en lo absurdo, los puestos de elección popular que nuestros candidatos han ganado en buena lid y que han sido reconocidos por todas las instancias competentes y dentro de los plazos que la ley establece.