Blogs

últimos blogs

Donar sangre, donar vida

A propósito de que el pasado 14 de junio se conmemoró el Día Mundial de la donación Voluntaria de Sangre, surgieron diversas inquietudes en torno a lo que Gobierno, empresariado y sociedad civil están realizando, en torno al déficit de sangre y sus derivados que aún persiste en el país.

En países de ingresos altos, alrededor de 32 personas por cada 1,000 habitantes donan sangre, mientras que en países de ingresos medios bajos, como es la República Dominicana, apenas 8 de cada 1,000 realizan donaciones voluntarias de sangre.

Todos reconocemos en el acto de donar, un ejercicio de altruismo, solidaridad, entrega al prójimo y humildad, que no solo debe ser reconocido, sino también premiado por la sociedad. Sin embargo, la evidencia nos demuestra que, hoy en día, para los ciudadanos de nuestro país, donar es muy difícil.

Las estadísticas demuestran que, de los donantes dominicanos, apenas un 20% son voluntarios, un factor que encarece el costo de la sangre y sus derivados, puesto que lo ideal sería que el grueso de la sangre esté disponible para el paciente y que este no tenga que esperar por ella.

El Ministerio de Salud Pública, con un gran equipo de trabajo conocedor del tema, resaltando entre ellos el doctor Sócrates Sosa, conocen a profundidad las casusas y consecuencias de la carencia de sangre en el país, especialmente la fragmentación del sistema, la multiplicidad de actores, la falta de sistemas de calidad y la necesidad de la hemovigilancia.

Movidos por esa situación es que se ha planteado la necesidad de un Hemocentro Nacional, que articule la Red pública y privada de donación de sangre y que, claro está, procese el líquido obtenido y lo convierta en los componentes necesarios para los pacientes.

Las donaciones de sangre influyen en un alto porcentaje de los casos médicos que son atendidos por el nivel terciario en nuestro país, en especial en los casos de mujeres con complicaciones obstétricas, los niños con anemia, las personas con traumatismos graves y los pacientes que, en general, se someten a distintas intervenciones quirúrgicas.

Como constantemente hay casos y situaciones que demandan donación de sangre, en su mayoría de urgencia, hay que puntualizar la impostergable necesidad de que haya donaciones regulares, que requieren ser incentivadas mediante recompensas no monetarias, como hemos propuesto públicamente. Estas recompensas van desde un día libre en el trabajo hasta una tarjeta de fidelidad, lo que requiere del apoyo tanto del sector público como del privado.

Hay, por igual, una necesidad imperiosa de educar a la población sobre cómo, dónde y cuándo donar, facilitándole al ciudadano el deseo de ejercer ese acto solidario. De acuerdo con los datos recogidos por la OMS, se han registrado aumentos significativos de las donaciones de sangre voluntarias no remuneradas en los países de ingresos bajos y medios, pero en el caso de la República Dominicana, aún arrastramos un déficit de 180,000 unidades al año.

El Hemocentro Nacional estará en capacidad de suplir al sistema 111,000 de esas unidades, cerrando considerablemente la brecha en una primera fase. La OMS ha instado a sus países miembros a que establezcan un sistema nacional de sangre, a que promuevan la donación voluntaria y que aseguren el uso racional de la sangre y sus derivados. Son tres objetivos que en los próximos meses estaremos en la mejor disposición de cumplir, con la inauguración del Hemocentro Nacional.

Leer más
¡A sus manos retorna presidente!

Ahora, desde el gobierno, se hace una propuesta de esas que parecen ingenuas, pero que están cargadas de malicia. Se presentan como quien busca consenso.

La llevaron a la mesa de las negociaciones, presentándosela previamente al PRM, el cual no la aceptó. Se trata de que los altos organismos de dirección de cada partido tengan como opción celebrar primarias cerradas o abiertas. En la mesa de negociaciones no se llegó a acuerdos. La propuesta fue rechazada.

La respuesta es de que, si los partidos deciden, deben hacerlo sus afiliados, no los altos organismos, puesto que implica despojar a la membresía de su derecho a elegir y ser elegidos, lo que es también una violación constitucional porque vulnera el derecho fundamental de libre asociación.

Por demás, quebranta otra norma constitucional que ordena en su artículo 216, que en los partidos políticos se garantice la democracia interna. Esto significa que en el ejercicio de una decisión trascendente, como es el despojo de un derecho fundamental, le correspondería a la membresía autorizar una opción de esa naturaleza.

En el PLD, como ha dicho el Dr. Leonel Fernández, el único organismo para adoptar una decisión de esa naturaleza es el Congreso. Pero el propósito es que al ordenarlo una ley que establece que son los altos organismos, es decir, el Comité Central y el Comité Político, se dejaría fuera a la membresía organizada.

Pero esa propuesta la están presentando como “que los partidos decidan, teniendo como opción abierta o cerrada”. Sin embargo, como se ha explicado, esa opción se pone en manos de organismos sobre los cuales tiene control el gobierno.

Les resulta imposible ganarle al Dr. Leonel Fernández en primarias cerradas, como lo establece el Estatuto partidario. El Presidente Medina controla los altos organismos, entre Congreso y Congreso; pero la membresía expresada en primarias cerradas, favorecería abrumadoramente al Dr. Fernández.

Esta obcecación del gobierno por primarias abiertas es la señal más fuerte y evidente de que la búsqueda es la reelección. Si imponen las primarias abiertas será más factible imponer la reelección.

Parecería que esas fuertes diferencias en el PLD, que dan asomo de crisis mayor, podrían favorecer al partido más fuerte de la oposición. Vale preguntarse ¿si un presidente candidato, que no tiene límites con el poder del Estado, podría ser derrotado?

En el más importante liderazgo del PRM, se ha mantenido una posición en consonancia con el Bloque Opositor. Ha habido “acoso político” sobre sus diputados, generándose todo tipo de comentarios que ha obligado al mismo vocero del Bloque de Diputados del PRM a hacer precisiones.

En la última reunión de la Comisión Especial el vocero del PRM y el miembro representante del PRSC, pidieron posposición por dos semanas, pero se les complació otorgándole una. Por lo que la reunión de la Comisión Especial se fijó para el jueves de esta semana.

Los votos de los diputados representantes de partidos del Bloque Opositor y los leonelistas, de permanecer con la posición invariable, está 7 a 6, en favor de las primarias cerradas, sin opción; por lo que el resultado será ese si no hay acuerdos. Aunque ese acuerdo sólo será posible sin violaciones constitucionales.

El Presidente Medina tiene de retorno la decisión, que no ha sido proponer “otras opciones” para una solución consensuada.

Leer más
Ética y moral en la política

El profesor José López Aranguren es reconocido como el que dio inicio a las reflexiones sobre ética contemporánea en España, especialmente en lo que refiere a la compleja relación que existe entre la moral y la política, cuestión que hoy, más que ayer, debe ocupar el tiempo y las acciones de quienes hacemos parte del escenario político.

Al finalizar el régimen franquista, el profesor López Aranguren mostraba su preocupación sobre lo que debía ser “la democracia como participación real”, que era considerada por el como una manifestación del “conocimiento de los problemas políticos”.

En la época actual, vivimos una democracia donde se ha olvidado que se gobierna por el pueblo, lo que quiere decir que “cada cual tiene que tomar sobre sí, en la parte que le corresponda, la tarea del gobierno”. Sin embargo, las políticas públicas imperantes suelen alejar al ciudadano del centro de la toma de decisiones, imponiéndole medidas que, más que menos, resultan ser contraproducentes en sus resultados. ¿Será justo que el papel de los ciudadanos en la tarea de gobernar solo se reduzca a la acción de ejercer el voto? Si es así, ¿tiene conciencia el votante de lo que se hará una vez su voto se convierta en una decisión que le ata por varios años, según el modelo constitucional?

Son preguntas que tocan muy de cerca la pregunta de la ética y la moral en la política, puesto que como postuló Schopenhauer, la soberanía del pueblo nunca llega a su edad madura y “por lo tanto tiene que permanecer bajo el cuidado permanente de un guardián”. La cuestión está en que ese guardián tiene la gran responsabilidad de cuidar al pueblo de que sea engañado por “astutos impostores, los que son llamados, por lo tanto, demagogos”.

Cómo se reflejan los sistemas de valores en los programas políticos es una tarea que debemos emprender con mayor dedicación. Cada vez más, se recurre al arte del espectáculo, mal utilizado, claro está, para revestir de cierta moralidad los actos de la política. Sin embargo, una interpretación más madura de la democracia, donde los ciudadanos tienen altos niveles de conciencia política, requiere recibir de la política un “lenguaje de fines y no de medios”, donde los actos tengan un sentido de trascendencia.

Hay que vencer esa “tensión” que existe entre la tendencia ética y la tendencia política, donde las contradicciones resultan ser demasiado frecuentes. Dictando una Conferencia ante el Congreso de los Diputados de España, hace ya algunas décadas, el profesor Aranguren decía: “de cuanto llevamos dicho se desprende que el difícil -y necesario- equilibrio entre la actitud ética y la actitud política se pierde tan pronto como se absolutizan una u otra…El político debe estar atento a la primera y sensible a la segunda”.

Sin lugar a duda, esta última tarea se hace difícil, porque como dijo el extinto Tony Judt, creamos una sociedad que ha hecho de la inseguridad, el miedo y la desconfianza, la base de un sistema que genera indiferencia hacia los problemas, que resultan en la inexorable e inaguantable desigualdad social que impera.

Un ejercicio político apegado a la ética y a la moral, por el cual postulamos, debería encontrar empatía en la ciudadanía, con disposición de romper la tensión que hoy impera entre ética y política. Un conferencista nos decía recientemente que “sólo en torno a los valores (es decir, a la moral) puede darse una integración constitutiva de la lógica económica y de la lógica ética” y esto luego se manifiesta en todos los órdenes de la sociedad: económico, social, laboral, educativo, fiscal, financiero, legal, político e internacional.

Es por ello por lo que se impone la necesidad de “recuperar la fibra moral y la integridad intelectual de la democracia”, como escribe Cebrián en El País, puesto que la ética y la moral solo se aprenden ejerciéndola, pero hace falta querer ejercerla correctamente.

Leer más
¡Por Buen Camino!

Los periódicos matutinos más importantes del país publicaron en sus primeras páginas del viernes pasado, la inauguración de la construcción de la segunda línea del teleférico y terminal de autobuses de la ciudad de Santo Domingo de Guzmán, de sus provincias y municipios limítrofes que conforman, en realidad, la antigua ciudad de Santo Domingo que se ha extendido y crecido, desorganizadamente, que tienen en toda su extensión, Distrito Nacional, capital de provincias y municipios aproximadamente 4 millones de habitantes, que no es mucho. El presidente de la República Dominicana, Danilo Medina, había inaugurado el teleférico de la parte oriental que es otra novedad extraordinaria, que no tiene paralelo en la región de Centroamérica y el Caribe.

Esas decisiones del gobierno que preside el compañero Danilo Medina, son las que demuestran de manera indiscutible el grado de modernización que han imprimido los gobiernos del PLD, los primeros presididos por Leonel Fernández y los segundos por Danilo Medina Sánchez. Estos dos gobiernos han modernizado totalmente la infraestructura física de la nación, porque además de las carreteras, puentes, caminos vecinales, edificios escolares, reconstrucción de hospitales, se ha dado un real ejemplo con la dedicación del gobierno a la producción agrícola, ganadera, porcina, avícola y de otra naturaleza en todo el territorio nacional. ¡Qué buenos gobiernos y que trabajadores los gobiernos del PLD!. El autor de esta columna reitera, por vigésima vez, ahora más que nunca, que es la única nación del Caribe y Centroamérica, por no ir más lejos, que produce el 90% de lo que consume, es la República Dominicana.

Estamos recibiendo muchos reconocimientos desde el exterior, de organismos internacionales, entre los cuales, algunos como la OEA, que no tienen ni se merecen ningún respeto de nuestra persona. Una decisión de ese desacreditado instrumento represivo internacional, ha declarado a la expresión folklórica de la música del merengue, como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Cuantos años tardaron; el merengue como expresión típica de baile dominicano, se tocaba en New York y Europa y más tarde en otros lugares de Hispanoamérica, desde finales de la década de 1930 y principios de 1940. Cuantos disparates hablan de los primeros autores del merengue en tierras extrañas: los primeros fueron en Estados Unidos, Negrito Chapuseaux y Francisco Alberto Simó Damirón, más luego en Venezuela Billo Frómeta, pianista dominicano y su orquesta “Billo’s Caracas Boys”, el tercero quien lo popularizo en Estados Unidos y Puerto Rico, fue Ángel Viloria y su “Conjunto Típico Cibaeño” y más luego en Europa, particularmente en España, Napoleón Zayas, excelente saxofonista, que lo interpretaba con una orquesta que tenía el nombre de su majestad, en homenaje a la hija de Trujillo, Angelita y que luego recibió el nombre de Anacaona.

Todos estos acontecimientos, políticos, culturales, musicales, están siendo avalados por la pléyade de peloteros dominicanos que juegan beisbol en los Estados Unidos y que han obtenido premios de todas las categorías, encabezados por Juan Marichal, Pedro Martínez, y Vladimir Guerrero y faltan muchos más que vendrán luego a poner en alto el nombre de este pequeño país, heroico, coherente, valiente que ha sabido enfrentar dando ejemplo de admiración al mundo entero, todas las amenazas, los planes e intentos de destruirlo. ¡Por buen camino vamos pueblo dominicano, “Legendario Veterano de la Historia, David del Caribe y Actor Solitario de su Historia”!.

Leer más
Las primarias abiertas y simultáneas siguen siendo inconstitucionales

En el artículo 42 del proyecto de ley de Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos, aprobado por el Senado de la República el pasado mes de abril, se estableció como método único de elección de los candidatos a cargos de elección popular la realización de elecciones primarias abiertas y simultáneas.

Ese procedimiento, obviamente, estaba en contraposición a lo estipulado en el anteproyecto sometido por la Junta Central Electoral, cuyo artículo 34 reza de la siguiente manera: “Los partidos y agrupaciones políticas escogerán los candidatos a cargos de elección popular atendiendo a los mecanismos que establece la presente Ley y sus estatutos”.

Al plantearlo así, la Junta Central Electoral daba cumplimiento a la sentencia de la Suprema Corte de Justicia del año 2005 que declaró nula la ley 286-04, que establecía la celebración de elecciones primarias abiertas y simultáneas como método único de escogencia de candidatos a cargos de elección popular.

Más aun, en el año 2015, el PLD, PRM, PRD y PRSC, a través de la mediación de la Junta Central Electoral, de Monseñor Agripino Núñez Collado y los presidentes del Senado y de la Cámara de Diputados, acordaron proponer, de manera consensuada, una ley de partidos y agrupaciones políticas que recogiese el interés colectivo de la sociedad y estableciese mayores garantías para hacer más equitativos, transparentes y equilibrados los procesos electorales.

Así se hizo; y en abril de 2015, la Cámara de Diputados aprobó el referido proyecto, cuyo artículo 31 dictaba que “los partidos y agrupaciones políticas escogerán los candidatos a cargos de elección popular atendiendo a los mecanismos de selección que establezcan sus estatutos, sean asambleas de electores, convenciones, congresos o elecciones primarias internas”.

Más recientemente, en el año 2017, una comisión bicameral (constituida por Senadores y Diputados), acordó en el artículo 34 del proyecto en discusión, respaldar la propuesta de la Junta Central Electoral.

Por esos motivos, a la aprobación del proyecto de ley del Senado, que establecía la celebración, por parte de los partidos políticos, de primarias abiertas y simultáneas, le siguió una oleada de reacciones desfavorables provenientes de distintos sectores de la vida nacional.

Reacción adversa y carta presidencial

Entre esos sectores figuran el Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), que hizo público su criterio en favor de que fuesen los propios partidos políticos los que decidiesen el método a aplicar para la elección de sus candidatos, a los cual se sumó la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE).

Las iglesias, por su parte, no permanecieron en silencio. En principio, surgieron voces aisladas, pero luego, de manera oficial, tanto la Iglesia Católica como la Evangélica hicieron sentir su oposición a la pretensión de imponer la celebración de primarias abiertas y simultáneas como única forma de los partidos políticos escoger a los candidatos a cargos de elección popular.

Diversas instituciones de la sociedad civil también expresaron su desacuerdo con el proyecto de ley aprobado por el Senado; y los más importantes periódicos del país, fijaron sus posturas contrarias en enérgicos editoriales, al tiempo de hacerse eco de la generalizada opinión desfavorable.

Un grupo importante de 22 partidos políticos pertenecientes al Foro Permanente de Partidos Políticos de la República Dominicana (FOPPPREDOM), expresó su desacuerdo con el proyecto de ley aprobado por el Senado; y 11 organizaciones políticas, agrupadas en un bloque de oposición, rechazó de igual manera, la imposición legal de las primarias abiertas y simultáneas.

Como alternativa, dicho bloque opositor propuso que la elección de candidatos se hiciese de acuerdo a los estatutos y normas internas de cada partido; y en caso de elegir voluntariamente las primarias como método, que estas fuesen simultáneas, con el padrón interno de cada partido y la supervisión de la Junta Central Electoral.

En vista de la extendida opinión contraria que tuvo a nivel nacional el proyecto de ley aprobado por los senadores, el presidente Danilo Medina, acertadamente, propuso a las cámaras legislativas abrir un espacio de diálogo entre las fuerzas políticas a los fines de explorar opciones alternativas a la decisión adoptada por el Senado.

Nuestra reacción inmediata, ante la petición del Presidente de la República, fue la de apoyarla plenamente. Esto así, debido a que estamos de acuerdo en la necesidad, en todo momento, de colocar el interés nacional por encima de cualquier aspiración de carácter personal o grupal dentro de los partidos.

Con posterioridad a la carta del presidente Medina, se han realizado diversos encuentros entre los representantes de las distintas fuerzas políticas, lideradas por los Presidentes del Senado y la Cámara de Diputados, con la finalidad de encontrar las opciones alternativas sugeridas al proyecto de ley aprobado por el Senado.

Fruto de esos encuentros, el debate sobre la ley de partidos ha evolucionado de forma significativa. Se ha pasado del proyecto de ley aprobado por el Senado, que impone las primarias abiertas y simultáneas como único método, al criterio del derecho que corresponde a cada partido político de escoger el mecanismo que entienda mejor para la selección de candidatos, conforme a lo establecido en sus estatutos.

No obstante, a partir de esa última consideración, emergen a la superficie nuevas posiciones para determinar el alcance de esa libertad de elección que tendrían los partidos.

Las opciones posibles

Conforme a la aceptación del nuevo criterio del derecho de los partidos a escoger su método de elección, se esgrime el argumento de que las primarias abiertas y simultáneas dejarían de ser inconstitucionales, en razón de que ya no serían el método único aplicable a los partidos políticos, sino que formarían parte del conjunto de opciones al que los partidos políticos tendrían derecho.

La verdad es que a pesar de que en esa nueva propuesta las primarias abiertas y simultáneas no serían el método único, continuarían, sin embargo, siendo inconstitucionales.

En un artículo publicado en la Revista Española de Derecho Constitucional, titulado, El Derecho de Asociación de los Partidos Políticos y la Regulación Legal de las Elecciones Primarias, el destacado jurista David Giménez Gluck, al abordar el tema, afirma: “A la hora de determinar la constitucionalidad de que la ley imponga al conjunto de las fuerzas políticas la elección de sus representantes en primarias hay que diferenciar muy claramente entre primarias abiertas y primarias cerradas, por la distinta naturaleza de cada una de ellas”.

Las primarias abiertas, conforme al referido tratadista, “al transferir una decisión capital del partido al conjunto de la ciudadanía, supone una renuncia tan importante a la auto organización asociativa, que una imposición legal de la misma seguramente implicaría una afectación inconstitucional del derecho de asociación”.

Sin embargo, al hacer referencia a las primarias cerradas, sostiene, por el contrario, que “la inconstitucionalidad no es, ni mucho menos, tan evidente, pues respecto al derecho de auto organización del partido juega el límite del principio de democracia interna y la defensa de los derechos de los afiliados que forman parte del contenido esencial del derecho de asociación de los partidos políticos”.

Es preciso aclarar que en el caso dominicano, el derecho de asociación y el de democracia interna de los partidos políticos, está previsto en los artículos 47 y 216 de nuestra Constitución.

En adición a sugerirse que las primarias abiertas y simultáneas puedan ser parte de las opciones de los partidos políticos a escoger sus candidatos, en el diálogo de las fuerzas políticas, se ha sostenido que los organismos superiores competentes de las organizaciones políticas puedan promover la modificación de los estatutos, para hacer viable la aplicación de esa modalidad.

Obviamente, los únicos organismos superiores competentes para modificar los estatutos de una organización política son aquellos que representan la totalidad de sus miembros o afiliados, esto es, sus asambleas o congresos partidarios.

En vista de lo anterior, los partidos políticos tendrían ciertamente derecho a escoger el método que estimen de lugar para la selección de sus candidatos. Pero ese método, sin embargo, para ser legítimo y válido tiene que estar en sintonía con el precepto constitucional que garantiza el derecho de sus afiliados y el ejercicio de su democracia interna.

Las primarias cerradas cumplen con esas condiciones. Eso significa que pueden ser parte de las opciones de que dispondrían los partidos para la escogencia de sus candidatos.

No así las primarias abiertas, en razón de que implican una renuncia del derecho de los miembros o afiliados, a favor de la ciudadanía en general, para que sea ésta la que escoja a los candidatos de los partidos.

Por consiguiente, las primarias abiertas, simultáneas o no, como método único o como opción de los partidos políticos, resultan inconstitucionales e inaceptables.

Así es; y nada más.

Leer más
Es un teatro desagradable del procurador

Confieso desagrado por el teatro montado mediáticamente por el Procurador General de la Republica, a propósito del expediente Odebrecht.

Se fue hacer sus planteamientos, no para un tribunal, sino para un gran público que está incapacitado para juzgar. No lo está porque no es su competencia y porque se refirió a lo mucho que ha trabajado buscando pruebas, sin referir ninguna.

Hace casi un año incriminó y agravió 14 encartados y ahora deja afuera a ocho. Lo hace tan alegremente como lo incluyó. Aquella vez y esta vez públicamente, como a quien poco le importa. De esos ocho hace archivo provisional para dejarlos pendiente, como el que mantiene una amenaza que puede tener consecuencias políticas.

¿Cómo se desagravia ahora a éstos ligeramente afectados? Deja seis y entra por la moña a un séptimo. Los acusa desde lavado, enriquecimiento ilícito, soborno, asociación de malhechores.

Irse a la televisión y decir que aquellos ya no y que éstos si, habiendo dicho de aquellos algo igual a lo que dice de éstos; aquellos ya no, como si se tratara de una conversación superficial entre parroquianos de un colmadón, después de varías cervezas y no saber de qué tema tratar.

El abuso no es haberlo acusado, sino hacerlo sin pruebas y denunciarlos como delincuentes ante el país ¿Cómo no creer que con éstos pasará igual? Su discurso ante el país fue una típica politización de la corrupción, cuando su papel es judicializarla.

Llamó la atención de muchos que, conociendo lo insustanciado de su expediente, empezara ya a responsabilizar a los jueces. Lo dijo al final y de esta manera:

“Ahora corresponde al juez examinar estas pruebas y determinar su justo valor en el contexto de los hechos, las personas involucradas y la línea de tiempo presentada por el Ministerio Público. Si queremos seguridad jurídica, confianza e institucionalidad, todos debemos cumplir con nuestro papel. Nosotros en el Ministerio Público tenemos la responsabilidad de someter a la justicia a quienes infrinjan la ley y son los jueces los responsables directos de administrar justicia y tomar la decisión final sobre cualquier expediente.

Por eso, los exhorto a que nos acompañen en este camino, a que se mantengan atentos y observen cuidadosamente el accionar de cada uno de los que participen en este proceso”.

Eso es politizar el expediente aún más. Se pone alante para cuando uno o varios jueces no puedan decidir sobre lo que ha depositado el Ministerio Público y no tengan en que sustentar una condena. Por eso ya lo adelantó.

Llama la atención sobre esa parte final donde dice: “exhorto a que nos acompañen en este camino, a que se mantengan atentos y observen cuidadosamente el accionar de cada uno de los que participen en este proceso”.

Es una especie de concierto para que la responsabilidad, al caer sobre los jueces, se diga que hay impunidad.

En nombre de la “Marcha Verde” ya hay un grupo de personas que han acampado frente al Palacio de Justicia; reclaman no a la impunidad.

Sin embargo, no parece tratarse de la “Marcha Verde”, porque ellos coinciden con lo que expresa el Procurador sobre la impunidad. Luce ser un acto de una obra de teatro, colocando personas para quitarle responsabilidad al Procurador. Los dirigentes conocidos, deben confirmar esa presencia.

Leer más
El mandato de la política

El discurso de despedida de Mariano Rajoy, luego de ser vencido por una moción de censura inesperada que cambió el panorama político español en menos de una semana, nos ha dejado una frase interesante sobre la cual reflexionar, cuando afirmó “creo que he cumplido con el mandato fundamental de la política, que es mejorar la vida de las personas”.

Es una frase que, lamentablemente, muchos políticos han dejado a un lado, procurando servirse a sí mismos antes que a los demás. Platón abordaba con suma profundidad algunos aspectos de esta realidad en sus “Diálogos”, obra clave de la filosofía política.

Escribía Platón que la ciencia política es la del mandato directo, donde el verdadero gobierno “supone una ciencia, a saber, la ciencia de mandar a los hombres” (y mujeres, agregamos). ¿Para qué mandarlos, si no para su bienestar y mejoría constante? El poder político, para ser obedecido mayoritariamente, debe ser percibido como legítimo, y para ser percibido como legítimo, necesita operar a favor de los ciudadanos.

En ese contexto, la legitimidad política, es decir, el “reconocimiento social” por parte de la ciudadanía hacia las autoridades políticas, debería ser la razón y motivo del ejercicio de quienes viven de la política y para la política.

Sin embargo, en el convulso y desigual mundo que con nuestras acciones hemos creado, el ejercicio del poder lesiona constantemente el mandato de la política, generando un caldo de cultivo que resulta en el quebrantamiento social. Demasiadas veces se deja de lado el “mandato fundamental de la política” a la hora de tomar decisiones que afectan el presente y futuro de una nación. Muchos confían en lo que Antonio Navalón, columnista de El País, llamó las “matemáticas de racionalidad política”, sin caer en cuenta que la gente va cambiando, reclamando con más fuerza que nunca, que se cumpla el mandato de la política.

En la política que conocemos hoy, que tiene demasiado de Guerra Fría y poco de la sociedad del conocimiento, estamos viviendo “no por encima de nuestras posibilidades, sino al margen de nuestras realidades”, como dijo Emmanuel Macron, presidente de Francia, al referirse a la tarea de gobernar.

Lo cierto es que no es que faltan líderes, ni que haya una carencia de quienes quieran hacer de la política una ciencia a favor de los más y no de los menos. Lo que ha sucedido es un preocupante divorcio entre la realidad social y la respuesta política, que amenaza con destruir el entramado político-social.

Aún no sabemos si de la crisis de la partidocracia y de la política habrá un buen resultado que nos permita evolucionar como sociedad, donde las decisiones no estén dictadas por la popularidad, sino por la importancia que revisten para la ciudadanía.

Los países del mal llamado “primer mundo” nos aleccionan con sus crisis políticas, desde Brexit hasta los sucesos recientes de Italia y España, pasando por Estados Unidos. Nos recuerdan que la forma no sustituye al fondo y que, si bien los procesos se van perfeccionando para que haya más participación de los ciudadanos y una rendición de cuentas más eficientes, no menos cierto es que el fundamento de un mejor ejercicio de la política reside en que los espacios públicos estén ocupados por gente que dignifique el cargo.

Y dignificar el cargo significa, simplemente, cumplir con ese “mandato fundamental de la política”, que es mejorar la vida de las personas, pero con sujeción al orden legal, a la moral, a la ética y a las buenas costumbres.

Leer más
¡Lo que se apruebe depende del PRM!

El engaño en la actividad política se hace a veces incomprensible para muchas personas, especialmente entre los jóvenes. Con frecuencia dirigentes creen que eso se olvida y que poco les importa si en ellos se confía o no. Puede que algunos de los que incurren en el engaño, lo confundan con la sorpresa.

El engaño es cicuta, o sea veneno. La sorpresa es un arte. Por ejemplo, para protegerse del engaño muchas personas no confiaron en la posición del PRM, a propósito de la carta del Presidente Medina al Congreso, ni en ella, a pesar de que el mandatario dice que: “…se exploren opciones alternativas y se procure, en el menor tiempo posible según lo establecido en los reglamentos internos de cada cámara, una solución pactada que allane el camino para aprobar la ley”. de partidos.

El Presidente planteó esta posición al saber que no tiene, a diferencia del Senado, los votos para imponer las primarias abiertas. Se sabía que iba a ser así; yo se lo advertí en una intervención a viva voz el año pasado en una reunión del CP. No era difícil saberlo, puesto que la ley es orgánica y se requiere las 2/3 partes y el PLD no tiene esa cantidad de diputados.

Posiblemente se pensó que como “el poder todo lo puede” se lograría la aprobación. Pero el Presidente, en su carta, admite que los que se oponen a las primarias abiertas “al menos cuentan con los votos suficientes para impedir la aprobación del proyecto de ley como este fue aprobado en el Senado”.

Eso fue lo que dije el año pasado en aquella reunión del CP. Ahora afirma que: “Estoy consciente de que estamos en una coyuntura crucial y de que la decisión que adoptemos en relación a este proyecto de ley tendrá un enorme impacto en la vida de los partidos y en el sistema político en general”.

El mismo día, al caer la tarde, el Dr. Leonel Fernández declaró satisfacción por lo dicho por el Presidente y destacó la parte final del último párrafo donde dice aquello de que “…se exploren opciones alternativas y se procure, en el menor tiempo posible”. su aprobación.

A los legisladores leonelista, con esa declaración, se les sugirió buscar el consenso. En cambio, se ha instruído a los legisladores danilistas a continuar haciendo esfuerzos para imponer la aprobación de las primarias abiertas.

Se ha presionado al PRM para que varíe su posición de sólo aceptar las primarias cerradas. Junto a las presiones se les ha requerido que aprueben las dos modalidades de abiertas y cerradas.

Pero el PRM sabe que depende de ellos y que el país apreciaría como otro engaño decir públicamente una cosa y aprobar otra.

El Presidente ha dicho una cosa y se está haciendo otra. Si el PRM actúa diferente a lo que dice, a nadie en este país se le podrá sacar de la cabeza que ha sido un engaño y que se hizo así por algún beneficio.

Leonel accedió a que las primarias sean cerradas y simultáneas; su posición era exclusivamente dejar a los partidos en libertad de escoger sus candidatos.

El “juego está trancado” y lo honorable es acogerse al texto de la carta presidencial, llegando a un consenso.

Leer más
¡30 de mayo 2018!

Pasado mañana miércoles, se cumplen 57 años del ajusticiamiento de Rafael Trujillo Molina, que había gobernado a nuestro país por más de 30 años.

El autor de esta columna que ha estado escribiendo sobre la composición social dominicana, se siente obligado a realizar una pausa, para tratar aspectos sobre el episodio que hemos señalado, porque es nuestra obligación como maestro, de reiterar algunos juicios, que son fundamentales y obligatorios para los políticos profesionales, especialmente mis compañeros del PLD, cuyo gobierno encabezado por Danilo Medina Sánchez, dirige la vida presente y posiblemente futura, de la nación.

Y queremos recordar que hace aproximadamente 8 años recibimos una comisión de profesionales e intelectuales, nativos de San Cristóbal, que tenían la idea de hacer un monumento en el parque central de esa ciudad, frente a la iglesia, en la cual estuvo ubicada la casa en que nació Trujillo.

Nos pidieron que redactáramos lo que debía figurar en la tarja que se iba a instalar en ese lugar. Así lo hicimos y queremos darlo a conocer: “En este lugar estuvo la casa en la cual nació, el 24 de octubre de 1891, Rafael Leonidas Trujillo Molina, hombre a quien el destino deparó la oportunidad, a partir del 16 de agosto de 1930, de gobernar al pueblo dominicano.

Ejerció su autoridad, a sangre y fuego, hasta el 30 de mayo de 1961, fecha en que cayó ajusticiado. Sus condiciones políticas le permitieron ejercer el mando, imponiendo un régimen eficiente, organizador, constructor, agresivo e intolerante, con imborrables matices asesinos, como expresión de su avasallante personalidad.

Transformó radicalmente a la nación en el orden económico, social y político, incorporándola institucional y definitivamente al siglo XX”.

La idea de las personalidades que nos visitaron en relación con el parque central de San Cristóbal, no ha podido materializarse, pero de diez íntimos amigos del autor de los cuales dos han fallecido, Marcos Pérez Collado y Pompilio Bonilla Cuevas y ocho más que sufrieron prisión y persecución del régimen trujillista y están vivos, al leer lo que escribimos, con una asombrosa identidad de criterios, aceptaron esa descripción histórica como honesta, verídica y acertada.

A la que se han sumado dos libros, ensayos históricos, del autor que son: “Trujillo monarca sin corona”, con cinco ediciones y “Los magnicidios dominicanos”, con tres ediciones, que tienen una demanda importante en el extranjero, por dominicanos ausentes y por nativos de esos países. “Trujillo monarca sin corona”, ha sido calificado como un libro best seller de importancia histórica incuestionable, de las dictaduras hispanoamericanas.

Hoy, 57 años después está presente en el orden económico, social, educativo, militar y político la actuación en nuestro país del feroz y agresivo gobernante, que como hemos señalado, incorporó al país al siglo XX.

Trujillo, en la realidad histórica, era el capitalismo con los matices de su personalidad. La fortuna que personalmente acumuló en esos 31 años de gobierno, al momento de su muerte estaba valorada en 320 millones de dólares de ese entonces; lo único doloroso y lamentable y que debe ser criticado siempre, es que esa fortuna que era propiedad del pueblo dominicano, como lo decía Trujillo, y lo ratificó después el gran maestro político dominicano y de América Juan Bosch, fue sustraída o robada por manos ajenas, cuya conducta es imperdonable.

Leer más
Economía de la felicidad

El lector curioso encuentra en cualquier esquina donde vea libros, una excusa válida para ahondar en conocimientos, en un intento por saciar la sed de aprendizaje que sobreviene a quien disfruta de la palabra escrita. Cuando divisé entre los libros de economía un título sugerente, “economía de la felicidad”, no pude más que devorar su contenido y maravillarme por su síntesis en torno a cuáles son los retos de una sociedad como la nuestra, que hoy en día debe comprender el rol de la tecnología en esta nueva economía digital, y su impacto en la desigualdad y el trabajo.

Hoy en día, la economía digital equivale al 15.5% del PIB mundial; una economía donde cada dólar invertido en tecnología añade, en promedio, 20 dólares al PIB, según cálculos del Banco Interamericano de Desarrollo. Esta premisa nos lleva a la pregunta obligatoria: ¿cómo aprovechamos las bondades de la economía digital para generar felicidad y bienestar en la población?

En la obra “Economía de la felicidad”, de los coautores Josep María Coll y Xavier Ferrás, se presenta una hoja de ruta con las claves para aprovechar la oportunidad que representa la tecnología y las posibilidades que esta abre para acabar con la pobreza, la desigualdad y el trabajo precario, de manera que tengamos sociedades más felices.

Es un título sugerente, que invita a reflexionar sobre la manera en la que medimos el bienestar de la economía y de qué manera el aumento de los ingresos se refleja en la felicidad y en la satisfacción de los habitantes.

En otras ocasiones, he escrito sobre el tema, específicamente sobre la “Felicidad Interior Bruta”, un concepto que enseña que “el verdadero desarrollo de la sociedad humana se encuentra en la complementación y refuerzo mutuo, del desarrollo material y espiritual”. Bután, un pequeño país en el sur asiático, adoptó en 1972 este concepto como el indicador más importante para definir su desarrollo.

Posteriormente, la Organización de las Naciones Unidas ha adoptado conceptos similares, analizando datos relacionado a la felicidad en su Reporte Mundial de Felicidad (RMF), y por igual, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que ha creado un Índice para una Vida Mejor, que monitorea los niveles de satisfacción y felicidad de sus Estados miembros.

Hay que tener en cuenta que la medición de conceptos como la “felicidad”, la “satisfacción”, la “buena vida”, son muy complejos y, a veces, hasta subjetivos, debido a la heterogeneidad de las personas. Sin embargo, el planteamiento de Coll y Ferrás en su obra, nos acerca a comprender con mayor claridad si somos capaces de que el desarrollo económico se convierta en una fuente de felicidad y bienestar para la población.

¿Seremos capaces de extender los beneficios de la tecnología al total de la humanidad? ¿Podremos hacer de las fuentes de empleo un espacio propicio para el desarrollo integral de los seres humanos? ¿Podremos vivir en un mundo donde todos quepan en el tren de la abundancia?

Vivimos una interesante y retadora encrucijada, donde el ejercicio del liderazgo y la innovación definirán el futuro de nuestras sociedades y el bienestar que podamos lograr para todos y todas. El talento libre y motivado por un propósito superior, será la clave para la construcción de auténticas economías del conocimiento, creativas y humanas, generadoras de prosperidad compartida, dando paso a una economía de la felicidad.

Leer más
Un mundo en desconcierto

En estos días, los Estados Unidos y la República Popular China, de manera sorpresiva, acordaron un cese al fuego en su guerra comercial. Esa guerra comenzó con el aumento del pago de los aranceles a las importaciones de electrodomésticos chinos al mercado norteamericano, a lo cual se agregaron, posteriormente, el acero y el aluminio.

China respondió con una amenaza de aumentar, de igual forma, el pago de aranceles a las importaciones de más de mil productos norteamericanos a su mercado.

La guerra comercial entre las dos principales potencias económicas del mundo estaba generando incertidumbre y nerviosismo en distintos ámbitos de la economía mundial. Su tregua ha generado alivio momentáneo.

Sin embargo, no era la primera vez que el actual incumbente de la Casa Blanca emprendía acciones tan arriesgadas, unilaterales y agresivas, que provocaban desconcierto y perplejidad en diversos núcleos de poder y distintas regiones del mundo.

Por ejemplo, al poco tiempo de asumir su mandato, el presidente Donald Trump dejó sin efecto las negociaciones que los Estados Unidos estaban realizando para integrarse, junto a varios países asiáticos, al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica.

De manera casi simultánea, el nuevo ejecutivo norteamericano cuestionó el beneficio obtenido por los Estados Unidos del acuerdo de libre comercio con México y Canadá, e impulsó una renegociación de sus términos.

Lo que ha ocurrido en lo relativo al comercio internacional, se ha visto reproducido en el retiro de los Estados Unidos de los acuerdos ambientales de París; en la reconsideración del tratado sobre proliferación nuclear con Irán; en el rol de la OTAN como garante de la estabilidad política y de seguridad en Europa; y en el traslado de la embajada de los Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén, en Israel.

En todos esos casos, lo que se cuestiona por parte de los países europeos, amigos de los Estados Unidos, es si la llamada Alianza Transatlántica, creada desde fines de la Segunda Guerra Mundial para la protección de los valores del mundo occidental, ha llegado a su fin.

La duda radica en la relación que los Estados miembros de la Unión Europea han desarrollado con el presidente Trump. Frente a los radicales cambios de política y comercio exterior que en distintos aspectos aspira introducir, sus homólogos del Viejo Mundo procuran, en principio, cortejarlo e inducirlo a modificar su opinión.

Sin embargo, ese método ha resultado fallido. En todas las ocasiones en que lo han intentado, el jefe de Estado norteamericano, en principio, les siembra la ilusión de que tal vez podría acoger sus consejos, para finalmente desairarlos.

Del mundo bipolar a la nueva política de contención

Al término de la segunda gran conflagración mundial, la humanidad entró en una etapa de Guerra Fría, que la dividió en dos grandes bloques: el capitalista, liderado por los Estados Unidos; y el socialista, bajo la dirección de la Unión Soviética.

Con la caída del Muro de Berlín; el desmoronamiento de las democracias populares de Europa del Este; y el desplome de la Unión Soviética, el mundo bipolar de la post Segunda Guerra Mundial se esfumó, dando origen, inicialmente, a una nueva realidad global, de naturaleza hegemónica, en favor de los Estados Unidos.

No obstante, uno de los fenómenos más novedosos de esa nueva etapa de post-Guerra Fría ha sido la emergencia de nuevas potencias, las cuales han desafiado el carácter inicialmente unipolar del sistema internacional, para convertirlo, en el aspecto económico y social, en un mundo multipolar. Entre esas potencias emergentes se encuentran los llamados BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), pero, en realidad, los que en la actualidad tienen mayor incidencia en la dinámica de las relaciones internacionales son, naturalmente, la República Popular China y la Federación Rusa.

Así se ha reconocido en el documento sobre la Estrategia Nacional de Defensa de los Estados Unidos, publicado en enero de este año, en el que se indica que la nación del gran dragón representa un desafío por su forma de operar en el Mar del Sur de China, en el que ha desarrollado conflictos con varios vecinos de la región, como Japón, Corea del Sur, Filipinas y Vietnam.

En adición, hay en los círculos de poder de los Estados Unidos, una preocupación por lo que pueda representar en el tiempo la llamada Ruta de la Seda, con la que China aspira a construir unas líneas de comunicación que conecten al continente asiático con los puertos del Medio Oriente, Europa y África.

Por su lado, en lo que respecta a Rusia, el temor estadounidense consiste en las incursiones que ese país realiza en los territorios de las naciones vecinas, así como por las restricciones que les impone para que no puedan integrarse a la Unión Europea, como tampoco a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Al identificar en su Estrategia Nacional de Defensa a la República Popular China y a Rusia como los dos principales rivales que los Estados Unidos tendrán durante los próximos años, es evidente que la política exterior norteamericana estará orientada hacia la contención de esas dos potencias emergentes.

Pero, a diferencia de la época de la Guerra Fría, en la que la política norteamericana de contención estaba diseñada por razones ideológicas, a los fines de evitar la expansión del comunismo, en la actualidad, está motivada, más bien, por criterios de carácter geopolítico.

Esto así, debido a que el interés estratégico de los Estados Unidos es evitar hacer realidad el propósito de China y Rusia de controlar la región de Eurasia, ya que según la vieja concepción geopolítica, quien domine Eurasia, controla el mundo.

¿Hacia dónde vamos?

La decisión norteamericana de trasladar su embajada en Israel, desde la ciudad de Tel Aviv, hacia Jerusalén, ha desafiado la ira de los palestinos. Durante la ceremonia realizada a esos fines, se produjo un alzamiento en Gaza, que generó la mayor cantidad de muertos y heridos en esa zona en los últimos tiempos.

La Asamblea General de las Naciones Unidas había aprobado una resolución que contó con el apoyo de 128 países, 35 abstenciones y solo 9 votos en contra, condenando la medida del gobierno norteamericano, que desconocía una decisión previa del alto organismo mundial. Esa resolución declaraba a Jerusalén como una ciudad internacional, cuyo estatus definitivo estaría sujeto a las negociaciones entre Israel y Palestina.

En estos momentos, la situación en el Medio Oriente resulta volátil. Algunos consideran que con decisiones como las adoptadas por el presidente Trump sobre Jerusalén, el ambiente se torna aún más explosivo; y que la pradera podría incendiarse en cualquier momento con los conflictos ya existentes entre Israel, Irán y Arabia Saudita.

Mientras, el gobierno de Benjamín Netanyahu hace causa común con los Estados Unidos para desconocer el tratado acordado con Irán sobre proliferación nuclear, poniendo de manifiesto que su principal temor en la región proviene del apoyo iraní a los grupos de Hamas y Hezbollah, considerados por Israel como organizaciones terroristas.

Al tiempo que esos acontecimientos tienen lugar en el Medio Oriente, en la región asiática se había estado acariciando la esperanza de que entre el gobierno norteamericano y el de Corea del Norte se llegaría a algún tipo de acuerdo para lograr la desnuclearización del país gobernado por Kim Jong Un.

De una agresiva confrontación verbal inicial, se había pasado, de manera sorprendente, a una retórica de conciliación. Hasta se había puesto fecha para la realización de la cumbre entre los mandatarios de Estados Unidos y de la parte norte de la Península de Corea.

De repente, todo se estancó. La fecha y el lugar originalmente acordados para el encuentro entre los dos mandatarios quedaron sin efecto. La ilusión inicialmente creada ante la posibilidad de ponerle fin al conflicto en la Península de Corea, se desvanecía.

He aquí, sin embargo, que cuando ya se habían esfumado todas las esperanzas, el presidente Trump informó al mundo que el encuentro nuevamente se había activado.

Ojalá así sea. No obstante, no sorprendería que una vez más vuelva a suspenderse; y que luego, otra vez más, vuelva a reanudarse; y así sucesivamente, como Sísifo, subiendo la piedra continuamente hasta lo alto de la colina, para verla permanentemente caer; o como Penélope, que deshacía cada noche lo que tejía durante el día.

En términos estratégicos, lo que resulta claro es que el orden global que se ha intentado construir en la post Guerra Fría, bajo el liderazgo de los Estados Unidos, parece ahora encontrarse en una fase de mutación, en el que de un proyecto original de carácter liberal y multilateral, ha pasado a ser uno de tipo proteccionista y de corte unilateral.

Pero, ante una situación internacional tan desdibujada por la falta de racionalidad de sus principales actores, no resulta descabellado afirmar que en estos momentos el mundo se encuentra desorientado; y los conflictos, innecesariamente, tienden a multiplicarse.

No obstante, para evitar una nueva contienda bélica, de carácter mundial, persiste el anhelo de que en algún momento vuelva a imperar la sensatez, el buen juicio y la razón.

Leer más
¡Cuéntalo bien Reinaldo!

Hechos mal contados pueden crear percepciones equivocadas. La historia dominicana, por ejemplo, está mal contada y con muchos artificios para consolidar a los que se han impuesto contra patriotas. Se falsean figuras para lograr sus propósitos.

Deshacer esos desvíos, haría posible sacar algunos y entrar otros al Panteón Nacional. Por lo mismo, pasar a cambiar muchos nombres en calles y avenidas. Esa es una tarea pendiente, pero para lograrlo se debe completar la obra inconclusa de Duarte.

A sólo cuatro meses de proclamada la Independencia Nacional, Pedro Santana produjo un golpe militar contra la Junta Central Gubernativa, la cual se componía por una mayoría de los trinitarios, o como les llamaban, los “muchachos de la Puerta del Conde”.

Desde entonces ha quedado pendiente consolidar el Estado y sus instituciones y hacer valer su carácter soberano como país independiente. Esa es la obra inconclusa de Duarte, a la que el PLD se comprometió a completar.

El desenfoque de ese objetivo fundacional del PLD, de completar la obra de Duarte, lo está llevando a debilitar al Estado, en vez de fortalecerlo. Pretender que desde el Poder del Estado “todo se puede” y que “no hay límites”, es lo mismo que desdecir del compromiso partidario. Más bien, provoca un retroceso de lo que hasta ahora se ha logrado. Ese compromiso fundacional se acordó en mi hogar.

Se dicen cosas, pretendiendo hacernos retroceder. He suscrito ese compromiso histórico y estoy entre los que siguen esa causa y no a un hombre o intereses personales.

Todo esto viene a cuentas porque el compañero Reinaldo afirmó en un programa de radio, y lo dicen otros, que Danilo fue quien me hizo miembro del Comité Político, insinuando que debía agradecérselo.

Danilo gestionó conmigo el apoyo a Reinaldo para la Secretaría General por tener los votos para él ganarle a Alejandrina. En cambio, Danilo se comprometió a apoyarme, con los votos que me faltaban y que él tenía, para ser elegido al Comité Político.

Esta precisión parece intrascendente, pero asociarla a otros esfuerzos para desfigurar la entereza del comportamiento político que hemos tenido, es creer que sacándonos del ruedo, resuelven.

Se debe saber que una causa no se mata, ni sacando del liderazgo a figuras como Duarte o Juan Bosch, con golpes de Estado. Ni tampoco pretendiendo lastimar la moral de una figura como Leonel Fernández, quien hoy encarna aquella causa.

A Reinaldo y a otros compañeros, situados en el mismo litoral, es oportuno decirles que enderezar y retomar los objetivos del PLD es una tarea de todos y que de nada sirve la pobreza en el debate.

Si en el PLD no se eleva el debate, guardando formalidades, se le puede aplicar una expresión popular que dice: “si se desacredita el mono, luego no podrá venderse”.

Se escucha en los mentideros políticos que se hará una nueva campaña como la que se hizo con Quirino, para frenar el crecimiento continuo del posicionamiento de Leonel. Aquella vez sorprendieron, esta vez no será igual.

Evidentemente fracasa pretender imponer las primarias simultáneas. Ahora se anima a lanzarse precandidatos presidenciales. Pero, al ser varios del mismo sector, la simpatía se dispersará y ninguno marcará.

Entre tanto, Reinaldo, si queremos retener el poder, los hechos deben ser bien contados y el debate interno debe ser ejemplar.

Leer más

Autores

Franklin Almeyda
229 Artículos
Euclides Gutiérrez
186 Artículos
Leonel Fernández
138 Artículos
Danilo Medina
0 Artículos
Margarita Cedeño
211 Artículos
Reinaldo Pérez
0 Artículos
Autores
0 Artículos
Félix Jiménez
5 Artículos