¡La Patria Inmortal!

Pasado mañana miércoles 27 de febrero, celebra el pueblo dominicano el 175 aniversario de la proclamación de la República Dominicana, acontecimiento inolvidable que marca la fecha del nacimiento del Estado Independiente, convertido en República, que había sido anunciado de manera explícita y valiente, en el Manifiesto del 16 de enero de 1844, que fue redactado por Francisco del Rosario Sánchez, acompañado de Matías Ramón Mella y que más luego pasó por las manos de Tomás Bobadilla, para fines de corrección, quien no era participe de la idea de los Trinitarios que bajo el liderato de Juan Pablo Duarte, habían planificado la creación de un Estado Independiente, como todos los que habían nacido en el proceso del desarrollo de los pueblos hispanoamericanos, particularmente por la lucha inolvidable y valiente de esos pueblos del Continente Suramericano, bajo el liderato de Simón Bolívar y José de San Martín.

Tomás Bobadilla, a última hora, había aceptado al igual que varios de sus compañeros, la idea de la separación del pueblo dominicano de la República de Haití, que había incorporado a sus dominios territoriales, la parte Oriental de la Isla de Santo Domingo; acción ejecutada por un mulato educado en Francia que se llamaba Jean Pierre Boyer. Veintidós años duró la ocupación del Sto. Dgo. español, bajo la dominación haitiana, sin haber adquirido en ningún momento el pueblo dominicano, cuya población no ascendía a más de 150 mil habitantes, ni el dialecto conocido con el nombre de patois, ni sus hábitos de vida, ni las costumbres o sentido religioso del conglomerado haitiano. Fueron expresiones que valientemente no acepto, lo que era ya en aquel momento, la Nación dominicana.

Hoy cerca de 200 años después, el momento que vive el pueblo dominicano reconocido como “Legendario, Veterano de la Historia y David del Caribe”, obliga a nuestro gobierno, el gobierno del Partido de la Liberación Dominicana, presidido por el compañero Danilo Medina Sánchez y que respalda la inmensa mayoría de la nación, nos obliga a actuar con prudencia, discreción y decisión. No está de más recordar para que lo tengamos presente, que Estados Unidos, Canadá y Francia, naciones poderosas con muchos recursos e instrumentos modernos de presión, como son los medios escritos, televisivos y redes sociales, apoyados también por organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas “ONU”, la desacreditada y perversa Organización de los Estados Americanos “OEA”, con un comportamiento, premeditado, canalla y abusador, que obliga a esta comunidad organizada como República, defendida con valentía y firmeza en el transcurso de su historia desde su génesis, en condiciones reales de sacrificarse, hasta donde sea necesario, para mantener vigente el esfuerzo, sacrificio y la firmeza de los Fundadores de la República y quienes el 16 de agosto de 1863, la rescataron en su soberanía, venciendo a los ejércitos de España en el episodio inmortal de La Restauración, reafirmando esa decisión a partir del 28 de abril de 1965.

¡Mucho Cuidado!, estamos obligados a saludar los movimientos de masas que se promueven y se desarrollan en defensa de la República, frente a la amenaza real en sus objetivos, como tienen sectores del conglomerado humano llamado Haití, respaldados y financiados por los países y organizaciones que hemos mencionado, que tienen también en nuestro territorio, dominicanos traidores que sirven a esos intereses: ¡Dios, Patria y Libertad, serás eterna República Dominicana!.