Blogs

últimos blogs

Economía de la atención

El concepto de economía de la atención ha sido acuñado debido a la abundancia de la información que hoy en día recibimos, que ha llevado a que surja una cierta “pobreza en la atención”, tal y como lo ha definido Michael Goldhaber. En su reconocido artículo del 1997, Goldhaber profundizó sobre el concepto emitido por Herbert Simon en 1971, enunciando que “el exceso de información convierte la atención humana en un bien escaso”.

¿Será posible que la humanidad llegue a un punto donde se preocupe más por donde pone su atención, que por donde pone su dinero? La proliferación y el éxito de las redes sociales y de equipos tecnológicos de reconocimiento mundial, nos pone a reflexionar sobre la gran responsabilidad que tenemos a la hora de compartir y consumir información. Cada día se publican un millón de páginas web y cada minuto se realizan 3.5 millones de búsquedas en Google.

En la teoría de la economía de la atención, se asume que, en algún momento, el intercambio económico estará guiado por los flujos de redistribución de la atención, especialmente a través de la Red. Josef Falkinger, del departamento de economía de la Universidad de Zurich, consideró la atención como “un asunto básico” para la vida económica y como un “prerrequisito de toda transacción económica”.

Por igual, es un tema relevante para la política. Recientemente se ha generado un interesante debate en torno al rol de las redes sociales en las pasadas elecciones de Estados Unidos, en especial en lo relativo a las cuentas y noticias falsas que fueron difundidas para desviar la atención del electorado. Las investigaciones preliminares reportadas en la prensa apuntan que 2 de cada 5 estadounidenses vieron publicaciones que tendrían como objetivo interferir en la política estadounidense.

Desde el punto de vista de los negocios, especialmente en el mundo de la publicidad y la comunicación corporativa, la atención vale ya más que el dinero. La gran cantidad de información existente hace que la atención sea el recurso más escaso en el mundo de los negocios.

Lo mismo aplica al mundo de lo social. Hoy en día somos definidos por el número de “likes” en una foto, los comentarios que generamos o las veces que se comparte un contenido. Es decir, valemos más en la medida en que generamos atención hacia lo que hacemos o decimos.

La obra “La Economía de la Atención”, de Thomas Davenport y John Beck, ha sido lectura obligatoria sobre este tema. Ellos plantean que “así como la mano de obra condujo la economía en la era industrial, y la información hizo lo mismo para la era del conocimiento, la atención será el combustible de la próxima era económica”. Ambos han sentenciado que “las empresas que desean vender sus productos y servicios en internet vivirán o morirán por la atención que reciben”.

El Foro Económico Mundial lo plantea desde otra perspectiva: hoy en día ya no se puede comprar la atención de los consumidores, hay que ganársela. Este principio aplica para todo el espectro de la sociedad, desde las organizaciones sin fines de lucro hasta las instituciones públicas.

La economía de la atención trae consigo sus propias reglas, su propia división de clases sociales, su forma de propiedad, tal y como lo describe Goldhaber. Son conceptos sobre los cuales debemos profundizar, para comprender mejor el mundo hacia el que nos estamos dirigiendo.

Leer más
¿Un paragua? la crisis es oportunidad

Esa es una pregunta que está en el ambiente ¿quien es paragua para el PLD salir de esta crisis gobernando? Debería ser su membresía; ellos deben elegir, ser elegidos y decidir sobre su rumbo. Eso se llama democracia interna.

Se tiene un debate público, a propósito de la Ley de Partidos, y el punto crítico ha sido el de quienes escogen los candidatos partidarios, si la membresía o el universo electoral. Hacer esto último, además de declarado inconstitucional, es desconocer la democracia interna.

Pero es un desafío definir su membresía, puesto que con las características actuales, son unos poco los que deciden por ella. La transición de la sucesión del legado político de Bosch, ha sido más prolongada de lo esperado; pero es que la actividad política se nutre de muchos factores. Todo, empero, tiene su momento y nunca se puede calcular con un calendario en la mano. Se preveen cincunstancias y calendarios, en determinadas situaciones.

Un ejemplo de ello es que al ser reelecto Leonel en el 2008, era previsto que para el 2012 no podía constitucionalmente seguir. Danilo tomó distancias hasta ese 2012. Trabajó construyendo lo que llamó “poderoso sector externo”. Perdió frente a Leonel para 2008 y no se puede asegurar si entendió las características de un partido gobernante. Se percibe, quizás por eso, que ahora gobierna distante de la estructura partidaria.

Ganó gracias al apoyo partidario y de Leonel gobernando. En plena transición se vió venir una fuerte campaña para destruir moralmente a Leonel; tenía buen posicionamiento y estaba habilitado constitucionalmente. Todos los hechos y agravios son conocidos. Pero en vez de huir, Leonel se enfrentó con prudencia y valor a esa infame campaña. Entendía perfectamente el significado político e histórico de los resultados de su conducta. Este comportamiento revirtió el propósito buscado.

Estaba convencido de que él no se debía a sí mismo, sino a sus seguidores. Por demás, fue una oportunidad para templarse como el acero y marcaría la valoración histórica de todos los que forman parte del legado de Bosch.

Visto en el tiempo esa lluvia de agravios a su moral, se puede asegurar que los autores cometieron un error garrafal, puesto que al emplazarlo no tuvo otra opción que permanecer activo y responder históricamente con el desagravio del pueblo dominicano eligiéndolo para el 2020 como Presidente del país.

Aún bajo ese contexto, apoyó la reelección de Danilo, no sin dejar de hacer sentir su reclamo por la manera traumática como se produjo la reforma constitucional. La madurez política lo llevó a revertir lo que contra él se buscaba y, en vez de alejarlo del camino, lo han tenido que despejar, favoreciéndolo.

Aquellos polvos trajeron estos lodos. La membresía está inhabilitada, porque por el momento no se retiene el poder sin los dos liderazgos. Ellos han sido enfrentados. El reto es involucrarlos en la retención del poder y las reformas partidarias para hacer prevalecer la democracia interna y la igualdad de oportunidades.

Se trata de convertir la crisis en oportunidad; el liderazgo debe ser consecuente y constituirse en paraguas para favorecer las condiciones de renovación de ideas y nuevo liderazgo. La fortuna partidaria creada como legado político por Bosch, está vinculada a una necesidad histórica de modernizar el Estado y garantizar los derechos fundamentales.

Leer más
El Foro de Santo Domingo

Por cuarta ocasión, la ciudad primada de América ha sido la sede del IV Foro de Santo Domingo, que organizan la Fundación IDEA y la Fundación Global Democracia y Desarrollo, un importante evento que reúne a destacados políticos, académicos y expertos en política, economía y asuntos sociales, de distintas partes del continente.

En esta edición, el Foro ha hecho un énfasis especial en la resiliencia que requieren los sistemas democráticos en la era que nos ha tocado vivir. Si se define la resiliencia como “la capacidad de los sistemas sociales para afrontar crisis y desafíos complejos; así como sobrevivir a ellos, innovar y recuperarse”, entonces queda claro que es un concepto sobre el cual debemos profundizar, porque nunca habíamos vivido en un mundo con tantas complejidades como el actual.

Entre esas complejidades, encontramos que la región de América Latina y El Caribe enfrenta un contexto socioeconómico y demográfico muy retador. Durante una década, hasta el 2014, mantuvimos excelentes indicadores de crecimiento económico y disminución de la desigualdad social y la pobreza, que imbuyó de esperanzas renovadas a nuestros países. En esa época, hay que destacar el éxito en las políticas económicas y sociales de Brasil, Bolivia y Ecuador; al igual que el exitoso esfuerzo de países más pequeños, como es el caso de la República Dominicana.

Necesitamos determinar que ha pasado en la región de América Latina y El Caribe desde el 2014, que observamos un estancamiento en la mejora de los indicadores sociales.

El ex Presidente de Colombia, don Ernesto Samper, presidió el panel en torno al contexto socioeconómico de la región. Samper, gran amigo de la República Dominicana, con su inigualable sentido del humor, mostró su profunda preocupación en torno a los mecanismos que generan desigualdad en la región, que resumió en tres: los bajos niveles de presión tributaria, que rondan el 20 por ciento –mientras que la República Dominicana mantiene alrededor de un 15 por ciento–; la informalidad del mercado laboral, que impacta al 56% de los trabajadores de la región, dejándoles fuera de la seguridad social y; las deficiencias en los sistemas educativos, que requieren inversiones urgentes para que los ciudadanos sean más competitivos en el escenario global.

La América Latina de hoy tiene dos grandes retos, preocupantes y urgentes. El primero es enfrentar la fuerte desigualdad social, la más alta del mundo. El segundo es trabajar por la seguridad ciudadana, porque de las 52 ciudades más peligrosas del mundo, 40 están en nuestra región.

Ambos temas tienen una misma raíz, que es la exclusión de parte de los ciudadanos del desarrollo económico y social. Hace falta cambiar el concepto de que la política social es la hermana menor de la política económica, cuando en realidad son hermanas gemelas. Una debe llevar al desarrollo de la otra, inexorablemente.

Afortunadamente, en la región hemos aprendido a cuidar la macroeconómia, la inflación, el valor monetario, y generar perspectivas para la inversión, cuestiones que son importantes pero insuficientes, a la hora de enfrentar los retos que se ciernen sobre nosotros. Es preciso continuar trabajando en pos de mayores capacidades de gobernabilidad, de un mayor balance entre Estado, mercado y sociedad civil, y sobre todo, más institucionalidad y democracia.

Francisco Rojas, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), fungiendo como relator del panel, advirtió que “sin crecimiento no habrá desarrollo, sin desarrollo no habrá democracia y sin democracia primarán la anarquía, la ingobernabilidad y no habrá paz”.

Hay que continuar por el camino del desarrollo social, pagando la deuda que tenemos con tantos ciudadanos y ciudadanas en toda la región, reducir la desigualdad y lograr la plena inclusión de las Mujeres. Cuando llega una mujer no se le quita el espacio a un hombre, con la mujeres llegan todos.

Leer más
¡Sin Miedo!

El pueblo dominicano ha sido en toda su historia, desde su génesis, un ejemplo de dignidad, valor y consistencia, y tiene para su honra y honor, la experiencia de haber sido el único pueblo hispanoamericano en cuyo territorio se ha combatido, a lo largo de esa historia contra ejércitos de las naciones mas poderosas del mundo: España, Inglaterra, Francia, Haití, España otra vez, y Estados Unidos de América. Por eso Fidel Castro Ruz, uno de los dirigentes políticos más importantes en la historia de América, en valiente actitud de nobleza, amistad y reconocimiento lo bautizó como “Pueblo Legendario, Veterano de la História y David del Caribe”. Y esa frase o reconocimiento que nos llena de satisfacción y orgullo, el legendario revolucionario cubano la repitió con frecuencia allá en su país y aquí, en territorio dominicano, cuando nos honró y distinguió dos veces con su visita.

Ahora, este pueblo dificil, si cabe el calificativo, que solamente puede ser gobernado, en términos realmente democráticos, de dos maneras; primero: educándolo y segundo: por la vía del terror. Juan Bosch el “Gran Maestro Político Dominicano y de América”, que era en la práctica, como lo llamó el presidente Hugo Chávez en presencia del autor de esta columna “Capitán de todos los tiempos”, después de haber estudiado profundamente nuestra historia, escribió una obra extraordinaria, llamada “Composición Social Dominicana” y fue después de haber puesto en circulación ese libro, dos o tres años luego, que Don Juan nos honró para que lo presentáramos, que se decidió abandonar las filas, del PRD y fundar el Partido de la Liberación Dominicana. ¡Qué grande era Juan Bosch! Qué manera tan correcta y profunda de interpretar la Composición Social de nuestro pueblo.

Hablamos el mismo idioma que hablan los pueblos hispanoamericanos, tenemos las mismas costumbres y hábitos de vida y estamos unidos, también, a través del sentimiento religioso; pero, no somos iguales. Y no somos iguales, porque en Santo Domingo, volviendo al nombre con el q ue se conocía nuestra isla, allá por el siglo XVI, en la realidad de los hechos no hubo esclavitud. Los colonos y aventureros españoles se ausentaron a otros lugares de América cuando llegó como gobernador de esta colonia española Diego Colón, el hijo del Gran Almirante que incorporó esta parte del mundo a la monarquía española. Después de Caonabo y Mairení, apareció Enriquillo, el Capitán invicto del Bahoruco, a quien imitaron inmediatamente después, los negros esclavos convertidos en cimarrones, a lo largo del siglo XVI, conocidos con los nombres de Juan Vaquero, Diego Guzmán y Sebastián Lemba.

Los problemas que enfrenta ahora nuestro pueblo, nos obligan a recordar a esos hombres y mujeres que lucharon por el derecho a la vida en este territorio, que no es propiedad del “conglomerado humano” que todavía se conoce con el nombre de Haití; que no está organizado y que no es un Estado o República, aunque lo querian decir los Estados Unidos de América, Francia, Canadá y organizaciones desacreditadas, enemigas de la soberanía, independencia y dignidad de todos los pueblos del mundo, como son la Organización de las Naciones Unidas, y la Organización de los Estados Americanos. ¡Sin miedo, como antes, después, y ahora!.

Leer más
¡Crisis gobernando!

Es un contrasentido negar la existencia de una crisis partidaria; eso es hacer como el avestruz. Aceptarla es la premisa para convertirla en oportunidad. Regularmente las crisis no son como se ven; pero, en medio de ellas se ve lo que no se quiere enseñar. Las más graves son las que se manifiestan en partidos gobernantes, puesto que pueden arrrastrar al Estado.

Justamente, ahí reside la delicadeza del origen de esta tercera gran crisis, sucede gobernando. Desentrañar sus origenes, que aunque parcialmente es consecuencia de las dos anteriores, ésta tiene su propia configuración.

Cuando se está gobernando se transfiere el control de la estructura partidaria, de manera espontánea, sin ser buscado, a manos del que gobierna. Se escuchan dos expresión que se refieren a esa condición; una que dice: “ellos son de quien sea el Presidente”; y la otra dicha así “¿que fulano se fue con mengano? ¡yo se lo presté!”.

Ésto ocurre porque el Estado es el mayor generador de empleos, por ser quien mueve con su presupuesto la economia. El sector privado ha sido dinamizado desde el primer gobierno del PLD, por el desarrollo de políticas públicas para el crecimiento macroeconómico sostenido. Y es inevitable que en nuestros países el partido gobernante incluya en las funciones y empleomanía a buena parte de su membresia.

A esto se refieren politologos latinoamericanos, cuando afirman que los “partidos gobernantes se esconden en el Estado”; hasta se llega a provocar una mezcla de roles entre el Estado y el Partido, perturbando la relación Partido-Gobierno.

El control, empero, debe residir en su membresia, pero la ausencia de democracia interna e igualdad de oportunidades, castra los derechos de esa membresia para ejercerlo una elite partidaria que lo decide todo e impone por cooptación quienes son sus dirigentes y sus candidatos electorales.

Esta crisis partidaria gobernando tiene su origen en el hecho de que quien tenía el control de la estructura apoyô a Leonel para 1996 y luego para 2004. Pero para el 2008 entendía que debía ser él mismo y no otro. Sin embargo, el Partido escogió a Leonel, siendo la reacción de Danilo “me venció el Estado”. Obviamente, en su conceptulizacion política, él tenía el liderazgo partidario, no Leonel; entendió que era la figura predominante.

Cuando se ignoran, o no se prevén las circunstancias que rodean, tienen consecuencias y al errar se busca culpables. Concédanme recordar a Ortega y Gasset: “Yo soy yo y mi circunstancia”. No basta con tener méritos, formación, experiencia y fuerza organizada; se debe tener “sentido de oportunidad” o “timing”.

Entre las circunstancias que no fueron ponderadas, estuvo el diestro manejo de Leonel para superar la crisis económica interna y otra mundial, logrando “blindar la economía”; retomó el crecimiento sostenido de la macroeconomía hasta la fecha. Pudo ser un error desconocer la valoración de amplios sectores del país a la capacidad política demostrada.

Por demás, fue traumático para la membresia de la orgnizacion cuando salió del poder en el 2000; agravándose por las persecuciones judiciales contra algunos dirigentes; se evitaba ese riesgo.

No reelegir a Leonel era desconocer circunstancias y caer en maniqueísmo, saltando de un extremo a otro, sin puntos intermedios. El proceso político es ondulante y debe tenerse la destreza de verlo mover.

Leer más
¡Crisis gobernando! (Tercera crisis sus orígenes)

Es un contrasentido negar la existencia de una crisis partidaria; eso es hacer como el avestruz. Aceptarla es la premisa para convertirla en oportunidad. Regularmente las crisis no son como se ven; pero, en medio de ellas se ve lo que no se quiere enseñar. Las más graves son las que se manifiestan en partidos gobernantes, puesto que pueden arrastrar al Estado.

Justamente, ahí reside la delicadeza del origen de esta tercera gran crisis, sucede gobernando. Desentrañar sus orígenes, que, aunque parcialmente es consecuencia de las dos anteriores, ésta tiene su propia configuración.

Cuando se está gobernando se transfiere el control de la estructura partidaria, de manera espontánea, sin ser buscado, a manos del que gobierna. Se escuchan dos expresiones que se refieren a esa condición; una que dice: “ellos son de quien sea el presidente”; y la otra dicha así “¿qué fulano se fue con mengano? ¡yo se lo presté!”

Esto ocurre porque el Estado es el mayor generador de empleos, por ser quien mueve con su presupuesto la economía. El sector privado ha sido dinamizado desde el primer gobierno del PLD, por el desarrolloo de políticas públicas para el crecimiento macroeconómico sostenido. Y es inevitable que en nuestros países el partido gobernante incluya en las funciones y empleomanía a buena parte de su membresía.

A esto se refieren politólogos latinoamericanos, cuando afirman que los “partidos gobernantes se esconden en el Estado”; hasta se llega a provocar una mezcla de roles entre el Estado y el Partido, perturbando la relación Partido-Gobierno.

El control, empero, debe residir en su membresía, pero la ausencia de democracia interna e igualdad de oportunidades, castra los derechos de esa membresia para ejercerlo una elite partidaria que lo decide todo e impone por cooptación quienes son sus dirigentes y sus candidatos electorales.

Esta crisis partidaria gobernando tiene su origen en el hecho de que quien tenía el control de la estructura apoyó a Leonel para 1996 y luego para 2004. Pero para el 2008 entendía que debía ser él mismo y no otro. Sin embargo, el Partido escogió a Leonel, siendo la reacción de Danilo “me venció el Estado”. Obviamente, en su conceptulizacion política, él tenía el liderazgo partidario, no Leonel; entendió que era la figura predominante.

Cuando se ignoran, o no se prevén las circunstancias que rodean, tienen consecuencias y al errar se busca culpables. Concédanme recordar a Ortega y Gasset: “Yo soy yo y mi circunstancia”. No basta con tener méritos, formación, experiencia y fuerza organizada; se debe tener “sentido de oportunidad” o “timing”.

Entre las circunstancias que no fueron ponderadas, estuvo el diestro manejo de Leonel para superar la crisis económica interna y otra mundial, logrando “blindar la economía”; retomó el crecimiento sostenido de la macroeconomía hasta la fecha. Pudo ser un error desconocer la valoración de amplios sectores del país a la capacidad política demostrada.

Por demás, fue traumático para la membresía de la organización cuando salió del poder en el 2000; agravándose por las persecuciones judiciales contra algunos dirigentes; se evitaba ese riesgo.

No reelegir a Leonel era desconocer circunstancias y caer en maniqueísmo, saltando de un extremo a otro, sin puntos intermedios. El proceso político es ondulante y debe tenerse la destreza de verlo mover.

Leer más
Sistemas de Pensiones en América Latina

La Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL), en su Panorama Social publicado el pasado mes de diciembre, advierte sobre la necesidad de fortalecer los sistemas de pensiones en los países de la región.

La publicación es pertinente, puesto que la tendencia es hacia el envejecimiento de la población, lo que llevará a que cambiemos nuestro enfoque de las políticas públicas. La transformación en la composición sociodemográfica de nuestra región, llevará a un aumento de la demanda de cuidados, salud y pensiones; y una disminución considerable en la educación primaria y media, así como la salud materno-infantil.

Alicia Bárcenas, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, afirma que para el 2040, las personas de 60 años y más superarán a las de 0 a 14 años. Es un dato fundamental en la concepción de las políticas públicas post 2030, cuando se completen los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

De acuerdo a las informaciones actuales, hay evidencias de que tanto la pobreza general como la pobreza extrema, disminuyeron considerablemente en el rango de las personas consideradas adultos mayores, como resultado de las políticas sociales y las pensiones contributivas y no contributivas.

Sin embargo, es preocupante que menos de la mitad de los ocupados del quintil 1 y 2 son asalariados, y que por ende no tienen cobertura contributiva en la seguridad social, lo cual les dejaría fuera del sistema de pensiones. El mismo informe plantea que la proporción de trabajadores que continúa desprotegida es más elevada en las zonas rurales, entre las personas con menos escolaridad y en los sectores de menor productividad.

La suma de estas dos realidades, es decir, el envejecimiento de sociedad y la brecha existente en la participación de las personas más vulnerables en los sistemas de pensiones, genera preocupaciones en torno al panorama social de la región, las cuales debemos abordar en la actualidad.

Llama la atención el rol de los sistemas de pensiones en la igualdad de género. Lamentablemente, más de la mitad de las mujeres de la región que tienen alguna ocupación, se encuentra en sectores de baja productividad y apenas 1 de cada 5 están afiliadas a la seguridad social o cotiza en algún sistema de pensiones.

Según el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC), en un informe titulado “La salud y la seguridad social, otras desigualdades de género en la República Dominicana”, esa misma brecha de género existe en nuestro país, debido en gran parte porque el 52% de las mujeres afiliadas a la seguridad social están como dependientes y, por ende, no tienen acceso igualitario al sistema de pensiones. Por igual, se observa un menor acceso de la mujer al empleo formal.

Camila Arza, autora de “El diseño de los sistemas de pensiones y la igualdad de género: ¿Qué dice la experiencia europea?”, advierte que “la brecha de género del sistema de pensiones surge de la combinación de dos conjuntos de factores: los que tienen que ver con la trayectoria diferenciada de hombres y mujeres en el mercado laboral, por un lado, y los que tienen que ver con las reglas del sistema de pensiones de cada país, por el otro.” Abordar ambas cuestiones requiere de políticas públicas claras y precisas, que generen cambios sustanciales en el funcionamiento del modelo.

Hay que evaluar y consolidar los sistemas de pensiones en la región, para seguir contribuyendo a la reducción de la pobreza y la desigualdad, abordando las realidades generacionales que las tendencias sociodemográficas nos plantean.

Leer más
¡Vámonos con Dios!

Esa exclamación que para el autor de esta columna es una consigna que expresa una actitud de decisión para marchar de frente, tal vez, hasta el infinito y la aprendimos hace 45 años, en 1973, mientras guardábamos prisión en la cárcel de La Victoria, acusado o implicado, supuestamente, en complicidad con el desembarco que había encabezado en los primeros días de febrero de ese año, el coronel Francisco A. Caamaño Deñó, prócer dominicano, que había desempeñado las funciones de presidente del Gobierno Constitucional de la República en Armas, consecuencia del levantamiento militar que se había iniciado el 24 de abril de 1965 y que a partir del 28 de ese mes había enfrentado en defensa de la soberanía y dignidad de nuestro pueblo la intervención militar en nuestro territorio ordenada por el gobierno de Estados Unidos de América, que presidió en ese entonces una nefasta e inolvidable figura ejecutiva, llamada Lyndon B. Johnson.

“Vámonos con Dios en este año 2018”. Y esta consigna va dirigida a mis compañeras y compañeros, miembros del PLD, que tienen la responsabilidad de dirigir los destinos del país, con el gobierno que ha puesto en nuestras manos la mayoría del pueblo dominicano, encabezado por Danilo Medina Sánchez.

También en este momento queremos repetir las frases que hemos pronunciado en decenas de ocasiones, cuando hablamos en términos políticos: “La pelea es peleando”, y la queremos recordar particular y especialmente a nuestros compañeros mas jóvenes, que para el autor de esta columna, no solamente pueden ser nuestros hijos, sino también nuestros nietos.

La política es un oficio y una profesión como son la ebanistería, carpintería, herrería, y la mecánica u otras manifestaciones que en la práctica deben ser aprendidas y que no se pueden dominar totalmente sus conocimientos, en un día, una semana o un mes; pero la política es fundamentalmente un arte y una ciencia.

Estamos convencidos hace mucho tiempo y somos los primeros en esa convicción, que ha llegado la hora del relevo en los mas altos niveles del PLD, pero a los de más edad y experiencia deben relevarlos políticos profesionales, formados, como militantes en las filas de nuestro partido.

Como “dinosaurio” de muchos años de vida, el autor de esta columna no puede ser engañado, ni confundido y mucho menos hipnotizado con ese lema de que “ha llegado la hora de la juventud”. Siempre hemos dicho que Adolf Hitler, aquel funesto caudillo alemán, que a los 45 años de edad había sometido a casi la totalidad de los pueblos de Europa por medio de la conquista, y para derrotarlo no buscaron jóvenes ingleses, rusos, estadounidenses ni franceses; tuvieron que juntarse Winston Churchill, con más de 70 años de edad, jefe del gobierno ingles; Joseph Stalin, primer ministro del gobierno de la Unión Soviética y Franklin Delano Roosevelt, presidente de Estados Unidos de América, inválido, en una silla de ruedas, con 75 años de edad, a los cuales se sumó después Charles de Gaulle, jefe de la resistencia francesa, con mas de 70 años.

¡Vámonos con Dios! y tengamos presente que “la pelea es peleando”, que este gobierno del PLD que encabeza el presidente de la República, Danilo Medina Sánchez, está obligado a cumplir con el legado de Juan Bosch, el gran maestro político dominicano y de América de todos los tiempos; “el presidente moral eterno de la República”, que lo concibió, lo fundó, organizó y dirigió para servirle al pueblo dominicano.

Leer más
¡Sucesión del legado político de Bosch!

Crear una fortuna política a partir de los 64 a 81 años de vida, lo puede hacer un genio de la política. Bosch convirtió al PLD en esa fortuna; se asomaba al poder para los comicios de 1990. Se reiteraba la necesidad de superar el capitalismo tardío y fortalecer fuerzas productivas.

Dirigentes endémicos buscaban la candidatura vicepresidencial. Lo mismo pretendían “los socialistas”, dirigentes provenientes de las izquierdas. Era una típica lucha sucesoral. Pero Bosch escogió para la vicepresidencia a un dirigente de Santiago, dedicado a la orfebrería.

Ambos sectores crearon un vacío que dejó a Bosch sin el apoyo necesario, facilitándosele un fraude electoral a Balaguer; èste se sirvió de una aplicacióncon un factor multiplicador, para mantenerse sobre Bosch. Peor cuando los dos miembros del CP asignados a la JCE, abandonaron el recinto para irse a dormir.

Al día siguiente Bosch designó una nueva representación, la cual no tardó en descubrirel origen del fraude, pero debía demostrarse.Se solicitaron las actas originales, asentadas en un “Libro Amarillo”, del cual se reproducía el conteo. La JCE no accedió a la entrega.

Luego se supo que el Presidente de ella fue llamado por Balaguer, para decirle que “no gobernaría sin el Senado” y que esperaba de él reciprocidad puesto que “tenía en su escritorio retenido un expediente familiar”.Esto dio lugar que ante la reiterada petición nuestra, dijo “No puedo hacer nada”.

Buscábamos, sin anunciarlo, recuperar siete senadurías, para alcanzar la mayoría requerida y hacerle un juicio político a Balaguer. Fue cuando Bosch lanzó la proclama “Que se vaya yá”. Balaguer repitió públicamente lo que había dicho al Presidente de la JCE: “No gobierno sin el Senado”.

El Departamento de Estado mostró preocupación e invitó al PLD, enviando Bosch como comisionados a Leonel y a mi; había que decirles que lo que sucediera no era contra ellos. Ese viaje fue incidentado para retrasarla salida.Quien lideraba en el PLD a los dirigentes endémicos negociaba con Balaguer, para reconocer su triunfo a cambio de funciones importantes. Incluso, hablaron con Peña Gomez para convencerlo de que le convenía aceptarlo, pero se negó a hacerlo.

La lucha sucesoral sacó a los “socialistas” de la organización. El control partidario lo retuvo quien pasó a encabezar la Cámara de Diputados.

Para los comicios siguientes de 1994, no le regatearona Bosch la candidatura; no se arriesgarían, el posicionamiento electoral partidario era bajísimo. Cometieron un error, para sus intereses sucesorales, asumieron a Leonel Fernández como candidato vicepresidencial.

Balaguer repitió con Peña Gómez lo que le había hecho a Bosch. Eso desató una crisis política con repercusión internacional, obligando a Balaguer a aceptar un “Pacto” para recortar dos años su mandato y establecer su no reelección, Se decide participar en las elecciones de 1996, con Leonel de candidato; eso consolidó la migración a otras manos del liderazgo de los dirigentes endémicos.

No se previó ganar; no veían que Balaguer no apoyaría al candidato de su propio partido, para no perder el control partidario; tampocoapoyaría a Peña Gomez, por sus amenazas antibalaguerista. Los votos serían del PLD, y así fue.

Como se sabe, seganó y quien apoyó a Leonel su liderazgo prevaleció sobre los dirigentes endèmicos. Pero en política las cosas no son necesariamente como parecen.

Leer más
El Libro que estremeció a la Casa Blanca

Desde la época en que J. K. Rowling, la célebre escritora británica, publicase una serie de novelas fantásticas sobre la vida de Harry Potter, el niño aprendiz de magia y hechicería, nada parecido había ocurrido en el mundo editorial.

Sólo bastó que el pasado 3 de enero, la revista New York publicase un extracto del libro del reconocido periodista norteamericano Michael Wolff, Fire and Fury: Inside the Trump White House (Fuego y Furia en la Casa Blanca de Trump), para que inmediatamente las solicitudes de compra lo convirtiesen en el principal bestseller del momento.

El solo anuncio de su publicación irritó tanto a la Casa Blanca, que la vocera oficial del gobierno, Sarah Huckabee Sanders, rápidamente lo descalificó como una “basura de ficción”; y que Charles Harder, abogado del presidente Donald Trump le enviase una carta al autor y a la casa editora, indicándoles que desistieran de su publicación, bajo la amenaza de proceder con una demanda por difamación e injuria.

La reacción, sin embargo, fue contraria a la esperada. En lugar de acoger la petición de suspensión de la publicación, la casa editora adelantó la fecha de salida del libro. En menos de 48 horas ya había vendido un millón de ejemplares.

Según el autor, su objetivo al escribirlo era, en primer término, poner de relieve que “con la toma de posesión de Donald Trump el 20 de enero del 2017, los Estados Unidos entraron en el ojo de la más extraordinaria tormenta política desde Watergate”; segundo, exponer acerca de los conflictos internos, o luchas de poder, suscitados entre altos funcionarios de la Casa Blanca; y tercero, referirse a las expresiones denigrantes realizadas por Steve Bannon, quien fuera jefe de estrategia del gobierno estadounidense, en relación a los miembros de la familia presidencial.

No pensaban ganar

Lo primero que empieza por exponer en su controversial libro, Michael Wolff, quien además es un destacado columnista de las revistas Vanity Fair y The Hollywood Repoter, así como autor de varios libros, es que nadie esperaba en el equipo de campaña electoral del candidato del Partido Republicano, ganar las elecciones.

De acuerdo con los comentarios recogidos, ni siquiera el propio Donald Trump creía que se podía alcanzar el triunfo electoral. En vista de eso, para el magnate de las propiedades inmobiliarias, lo más importante, entonces, era “ser el hombre más famoso del mundo”. De esa manera, saldría del proceso electoral con su marca más fortalecida e innumerables nuevas oportunidades de negocios.

Como prueba de que no se podría triunfar, había el hecho de quejas permanentes, hasta del propio candidato con el funcionamiento de su equipo de campaña electoral. Para Donald Trump, todos sus integrantes no eran más que unos ineptos. Nadie servía para nada.

De hecho, a tan solo cinco meses de la celebración del torneo electoral, en junio del 2016, despidió a su primer jefe de campaña, Corey Lawandowski, a quien calificó de torpe e incompetente.

Luego vino Paul Manafort, en estos momentos bajo investigación judicial, quien sólo pudo permanecer dos meses como encargado de la campaña, hasta agosto, cuando solo faltaban menos de 90 días para que los ciudadanos acudieran a los centros de votación.

A esa altura del certamen electoral, Hillary Clinton, la candidata del Partido Demócrata, llevaba una ventaja entre 12 y 17 puntos por encima del candidato republicano. Entonces se creía que sólo un milagro podía revertir esa tendencia.

Fue en ese momento de penumbras que se presentaron ante el candidato Donald Trump, Robert Mercer, un billonario de extrema derecha, y su hija, Rebekah, quienes decidieron, junto a otros asociados, también multimillonarios, financiar y hacerse cargo del resto de la campaña de Trump.

La primera reacción del candidato republicano, según refiere Michael Wolff, fue de asombro. No podía comprender como alguien podría comprometer sus recursos en favor de una causa que se encontraba por completo perdida.

La única condición, sin embargo, sugerida por Robert Mercer y su hija, y aceptada por Donald Trump, fue que se integrasen a la dirección de la campaña dos figuras claves de su emporio: Steve Bannon y Kellyanne Conway.

Conway, al asumir la dirección de la campaña, no advirtió posibilidades de triunfo. Por el contrario, estaba convencida de que Donald Trump perdería las elecciones.

No así Steve Bannon, quien provenía de la dirección de la publicación digital de la extrema derecha, Breitbart News. Este mantuvo el criterio de que a pesar de las dificultades y la falta de organización que la campaña había experimentado, Trump saldría airoso de su combate electoral.

Las dramáticas revelaciones sobre el trato impropio de Trump con las mujeres parecían haber sepultado definitivamente las aspiraciones electorales del exitoso empresario de la construcción.

Sin embargo, logró sobrevivir; y de manera casual la campaña empezó a dar un giro radical en su favor cuando el director del FBI, James Comey, informó que se reabría la investigación en relación a los correos electrónicos en contra de la candidata demócrata, Hillary Clinton.

Todavía, el mismo día de las elecciones, 8 de noviembre, al iniciarse el conteo de los votos, no había un ambiente triunfal entre los partidarios del candidato republicano.

La victoria fue tan inesperada que se cuenta que Donald Trump hijo le comentó a un amigo que su padre, Donald Trump, estaba tan sorprendido con su triunfo que parecía “como si hubiese visto un fantasma”.

Conflictos e intrigas

Steve Bannon hablaba con tanta certeza acerca de un seguro triunfo de Trump en las urnas, que éste llegó a considerar que tal vez su promotor de campaña tuviese poderes místicos, lo cual lo hacía prácticamente indispensable para el gobierno que se iniciaba.

Pero no era así. Bannon no sólo no tenía poderes místicos, sino que hasta carecía de experiencia política. Nunca había dirigido una campaña electoral ni había ejercido función pública alguna. Lo único que ofrecía era una visión apocalíptica que se sustentaba en la convicción de que la sociedad norteamericana estaba escindida en dos sectores irreconciliables: globalistas liberales y nacionalistas populistas conservadores.

El problema es que según los testimonios recogidos por Michael Wolff en su libro, la selección de Steve Bannon como jefe de Estrategia y asesor presidencial fue, tal vez, la peor que pudo haber hecho Donald Trump.

Bannon, para quienes le conocían en sus múltiples facetas, si bien es un hombre culto e inteligente, resultaba, al mismo tiempo, dogmático, petulante y hasta antisocial.

Su actitud fanatizada y explosiva llegó a niveles tales, que se le considera como una especie de granada humana; y se afirma que si hay fuego en algún lugar, lo más probable es que le encuentren los fósforos en las manos.

Con una personalidad tan alucinante en una función de tanta autoridad, era lógico suponer que el gobierno del presidente Donald Trump encontraría serios conflictos internos.

Al mismo tiempo, según refiere Wolff, había mucho pesimismo entre el personal de la Casa Blanca, acerca del buen funcionamiento del gobierno. Para darse ánimo, se decían entre sí: “Haremos que esto funcione”. “Esto va a funcionar”.

La razón de esa inquietud se debía a que desde los días inmediatos al triunfo electoral, se había estado tejiendo la especie de una posible interferencia de Rusia en los resultados del certamen.

Pero, en adición, estaba la percepción que de manera generalizada se había ido creando en torno a la personalidad del nuevo presidente. Se le veía como emotivo e impulsivo. De que no tenía hábito de lectura. De que su nivel de concentración era bajo; y de que no escuchaba ni prestaba atención.

En medio de ese vacío, Steve Bannon quiso apoderarse e imponer la agenda presidencial, lo cual le generó, desde un principio, serias dificultades con el jefe de gabinete, Reince Priebus, quien había sido colocado en esa función para servir de enlace con los líderes republicanos del Congreso.

Más aún, Bannon entró en conflicto con Jared Kushner e Ivanka Trump, yerno e hija del presidente Donald Trump, lo cual, por supuesto, por el vínculo familiar, tenía otra connotación.

Para dirimir esos conflictos, cada una de las partes aspiraba a derribar a la otra filtrando información a los medios de comunicación que estimaba podrían perjudicarles.

Como resultado de esas pugnas, el jefe de gabinete fue despedido. El vocero de gobierno renunció. Un nuevo jefe de comunicación duró tan solo una semana en su cargo; y la Casa Blanca se sumía, como nunca antes, en medio del caos y el desorden.

Para debilitar a sus rivales internos y continuar imponiendo su agenda de división y confrontación, Steve Bannon continuó en su campaña de proveer, en forma secreta, información a los medios de comunicación.

Pero fue tan obstinado en sus propósitos y tan siniestro en sus planes, que traspasó los límites de la prudencia y de la lealtad; y por esa razón, inevitablemente, fue separado, en agosto del año pasado, de las funciones gubernamentales que se les habían conferido.

Ahora, ya fuera de funciones, aparecen nuevas declaraciones suyas, recogidas en el libro de Michael Wolff. Esas declaraciones, ciertas o falsas, son tan escalofriantes y comprometedoras que han estremecido a la Casa Blanca.

Leer más
Salud, enfermería y ODS

La generalidad de las situaciones que se presentan en el sistema de salud dominicano es de índole reactiva, es decir, en la mayoría de las ocasiones el paciente llega con una determinada situación o patología que ya requiere cuidados o se ha convertido en crónica, lo que genera costos económicos y de capital humano perfectamente evitables.

Por eso es que se ha insistido tanto y con tanta vehemencia, en que debemos transitar hacia un sistema de salud enfocado en la prevención en salud. Evidentemente, los médicos, materia prima del sector, son pieza fundamental de esos propósitos. Pero también lo son quienes se dedican a la enfermería, por ser quiénes están más cerca de los problemas de los pacientes.

El Consejo Internacional de Enfermeras (CIE), una federación que reúne a más de 130 asociaciones nacionales de enfermeras y representa a 20 millones de enfermeras en el mundo, ha hecho un llamado para resaltar el rol de la enfermería en el impulso del Objetivo de Desarrollo Sostenible 3, que plantea salud y bienestar para toda la población.

La Organización de las Naciones Unidas ha advertido que, a pesar de los avances tan notables que ha experimentado la humanidad en torno a la salud, aún mueren más de 6 millones de niños antes de cumplir cinco años y 16 mil menores fallecen a diario debido a enfermedades prevenibles, entre otras situaciones que afectan a la salud de la ciudadanía.

Judith Shamian, presidenta del CIE, ha dicho que “las enfermeras, en su calidad de proveedores primordiales de asistencia sanitaria a todas las comunidades en toda clase de escenario, son fundamentales para el logro de los ODS”. Ahora bien, se requiere de visión holística y un mínimo de inversión pública y privada dirigida estratégicamente en la enfermería, para disponer de los niveles óptimos de servicio.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que por cada 10 mil habitantes deben estar disponibles 12 enfermeras, y en la actualidad, según la Asociación Dominicana de Enfermeras Graduadas, disponemos de 3.8 por cada 10 mil habitantes, evidentemente insuficiente.

A la par con la formación de más técnicos y profesionales en el área, es impostergable la inversión en el capital humano existente, en su profesionalización y en la mejora de sus condiciones personales y laborales, puesto que el gremio de enfermeras está “entre los grupos más pobres de los profesionales”, tal y como aseguran algunos líderes del sector.

Dentro de las capacitaciones que requieren las enfermeras, debe contemplarse el aprendizaje sobre los ODS, porque las enfermeras responden a las necesidades de salud de las personas en todos los entornos y a lo largo de todo el ciclo de vida. Un ejemplo de éxito en este ámbito es Cuba, que ha sido reconocido como uno de los países que logran garantizar con mayor eficiencia la salud a sus ciudadanos. Dicho país ha implementado políticas que sostienen a las enfermeras en su desarrollo profesional, involucrándolas en el planteamiento multisectorial de prestación de cuidados y, además, garantizando la colaboración de todas las instituciones gubernamentales en el apoyo a las acciones definidas en dicho plan.

Tenemos que impulsar a los profesionales y técnicos de la enfermería, para que asuman su capacidad de liderazgo en la implementación de los cambios requeridos por el sistema de salud, para que así podamos alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y asegurar el derecho humano a la salud. La amplia esfera de influencia de las y los enfermeros, impacta a muchas familias, y sus beneficios se amplían a las comunidades.

Leer más
¡Gracias!

El pasado martes 19 del mes de diciembre, como habiamos anunciado en nuestra columna “Cronica del Presente” del lunes 18 de ese mes, fueron puestos en circulación cinco libros, entre los cuales habían dos, uno de ellos, que fue su primera edición que lleva el título “Juan Bosch, Primeros Escritos, Ensayos Literarios y Discursos Politicos”, con un prólogo admirable, escrito por nuestra compañera de partido Alejandrina Germán, maestra, profesora universitaria de larga experiencia, antigua Ministro de Educación y actualmente Ministro de Educacion Superior Ciencia y Tecnología del gobierno dominicano. Alejandrina es además miembro del Comité Politico del Comité Central del Partido de la Liberacion Dominicana, PLD. Este fue presentado por el ensayista y periodista, Embajador de la republica en la Santa Sede, Roma, Italia, Victor Grimaldi. Victor fue durante mucho tiempo un colaborador muy cercano de Juan Bosch.

El próximo libro que vino en su quinta edición, ampliada, actualizada y corregida, lleva el título de “Trujillo: Monarca sin Corona” que es del conocimiento general, la aceptación extraordinaria que ha tenido en nuestro país y fuera de él. Estamos obligados a repetir, porque así lo han pedido muchos amigos y lectores de mis publicaciones, que ese libro, ensayo biográfico de quien gobernó este país por espacio de treinta y un años, ha sido calificado como un Best Seller, por el periódico estadounidense New York Time, y que además de venderse ampliamente en ese país, tiene también una gran demanda en España y en otros países de hispanoamierca. El acto de presentación estuvo presidido en la persona de Leonel Fernandez Reyna, Expresidente de la Republica y Presidente del PLD y del propietario de la empresa editora don José Luis Corripio Estrada, alias “Pepin”, amigo del autor desde hace muchos años. En la mesa que presidió el acto, estuvieron también Diómedes Núñez Polanco, director de la Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña, Don Manuel Garcia Arevalo que presento el libro de “Trujillo: Monarca sin Corona” y Flavia Garcia, compañera y esposa del autor.

¡Gracias!, ¡muchas gracias! a todos los que hicieron acto de presencia. Amigas, amigos, compañeras y compañeros, familiares y figuras intelectuales de gran prestigio en el país, héroes, verdaderoe héroes, de la lucha anti-trujillista, y combatientes, constitucionalistas, héroes y proceres, militares y civiles, que levantaron la bandera de la dignidad y el patriotismo a partir del 24 de abril de 1965. De cuanta satisfacción se llenó el autor de esta columna, al ver tantos rostros conocidos, queridos y admirados desde hace tanto tiempo, en ese proceso de nuestra vida en la que creemos hemos cumplido, primero que nada con el amor y el respeto al pueblo dominicano. El pueblo dominicano, que es realmente una nación con los matices muy definidos de su personalidad, que fue llamado en repetidas ocasiones por Fidel Castro Ruz, como “Pueblo Legendario, Veterano de la Historia y David del Caribe”.

Estos libros todos, están a la venta en la Libreria Cuesta, del grupo Centro Cuesta Nacional, de la 27 de febrero esquina Abraham Lincoln y en otras librerías de la ciudad. A partir de ahora el autor de esta columna estará dedicado a la redacción y corrección final de cuatro obras, si el tiempo no los permite: “La Escuela Militar Dominicana y Máximo Gómez”, “Breve Ensayo Histórico de la Nación Dominicana”, “La División Berlanga de la United Fruit Company en la República Dominicana” y “Santo Domingo en mi Memoria”, que no es una autobiografía, sino el recuento de nuestros recuerdos a partir de 1939”.

Leer más

Autores

Franklin Almeyda
220 Artículos
Euclides Gutiérrez
179 Artículos
Leonel Fernández
135 Artículos
Danilo Medina
0 Artículos
Margarita Cedeño
203 Artículos
Reinaldo Pérez
0 Artículos
Autores
0 Artículos
Félix Jiménez
5 Artículos