Blogs

últimos blogs

Ucrania en la geopolítica mundial

¿A qué se debe que los Estados Unidos y la Unión Europea hayan reaccionado de manera tan virulenta contra Rusia frente a los acontecimientos de Ucrania y la anexión de Crimea? ¿Cuál es la verdadera importancia que tiene Ucrania en la geopolítica mundial? ¿Qué es lo que realmente se oculta detrás de ese conflicto, el más importante entre los Estados Unidos y Rusia desde el fin de la Guerra Fría?

En verdad, lo que está detrás del conflicto, más trascendente que la propia situación de Ucrania, es lo relacionado con Eurasia, un vasto territorio que en términos geográficos equivale a la combinación de los continentes de Europa y Asia.

Ubicada fundamentalmente en los hemisferios Norte y Este, Eurasia se encuentra bordeada por el Océano Atlántico en el Oeste; el Océano Pacífico al Este; el Ártico en el Norte; y por África, el Mar Mediterráneo y el Océano Índico en el Sur.

Toda esa extensión territorial abarca más de 54 millones de kilómetros cuadrados, lo que equivale a cerca del 36 por ciento de la superficie del planeta.

En ella habitan cinco mil millones de habitantes, más del 72 por ciento de la población mundial, y es, desde todos los ángulos, el mayor y más importante de los cinco continentes.

La idea para que exista una concepción de Eurasia, es que la división entre Europa y Asia como dos continentes separados carece de fundamento, ya que no hay una frontera natural o línea de separación física entre ellos.

Europa y Asia, por consiguiente, más que desde la perspectiva geográfica, sólo existen como una creación histórica y cultural, surgida desde la Antigüedad, en la lucha permanente de los pueblos por expandir su dominio territorial.

Más aún, esa separación en dos continentes, de lo que debería ser uno solo, Eurasia, respondería también, presuntamente, al predominio del eurocentrismo, una visión que promueve la idea de Europa como el centro de los grandes acontecimientos históricos y cuna de la civilización contemporánea.

Eurasia en el conflicto mundial

Zbigniew Brzezinski, el destacado cientista político norteamericano, de origen polaco, especializado en estudios de geopolítica, en su enjundioso libro (el cual recomiendo con gran entusiasmo), El Gran Tablero Mundial, sostiene que Eurasia es “el tablero en el que la lucha por la primacía global sigue jugándose”. Esa tesis la elabora a partir del criterio de que desde que “los continentes empezaron a interactuar en el terreno de la política, hace alrededor de quinientos años, Eurasia ha sido el centro del poder mundial”. Pero ocurre, conforme al mismo autor, que desde la última década del siglo XX se ha producido un desplazamiento tectónico en los asuntos mundiales, pues, por primera vez en la historia, “una potencia no euroasiática ha surgido no sólo como el árbitro clave de las relaciones de poder euroasiáticas sino también como la suprema potencial mundial”. Se trata, por supuesto, de los Estados Unidos, que luego del desplome de la Unión Soviética se han convertido en la única potencia de carácter global.

Según Brzezinski, en 1940, al inicio de la Segunda Guerra Mundial, dos aspirantes al poder global, Adolfo Hitler y José Stalin, acordaron que los Estados Unidos tendrían que quedar excluidos de Eurasia, por la razón de que su presencia en esa zona podría generar obstáculos a sus propósitos de dominio mundial.

Tanto Hitler como Stalin compartían el criterio de que Eurasia es el centro del mundo y la de quien controle a Eurasia controlará el mundo.

Ahora, el tema ha sido replanteado y colocado en la prioridad de la agenda internacional a partir de los acontecimientos de Ucrania, que se encuentra precisamente en la zona central (el heartland, como dicen los geopolíticos), de Eurasia.

La pregunta clave es: ¿Se mantendrán los Estados Unidos como la fuerza predominante en Eurasia, y si es así, con qué objetivo? Para Brzezinski, el objetivo último de la política norteamericana debería ser benéfico y solidario, pero, mientras tanto, “es esencial que no produzca el surgimiento de ningún aspirante al poder euroasiático capaz de dominar Eurasia y, por lo tanto, también de desafiar a los Estados Unidos”. Para el destacado académico norteamericano, “la manera en que los Estados Unidos gestionen Eurasia resulta crucial. Eurasia es el mayor continente del planeta y su eje geopolítico”.

“La potencia que domine Eurasia podría controlar dos de las tres regiones del mundo más avanzadas y económicamente más productivas”. Eso es lo que explica que los Estados Unidos hayan manifestado su oposición al plan del presidente ruso, Vladimir Putin, de promover la Unión Económica de Eurasia, sobre la base de que se trata de un intento de restablecer un vínculo de dominio de Rusia con relación a las antiguas repúblicas socialistas soviéticas.

Pero es también lo que permite comprender las declaraciones de Hillary Clinton, cuando ocupaba la función de Secretaria de Estado, al sostener que no importaba el nombre que se le pusiese a la asociación, pues “podía ser Unión Económica de Eurasia o Unión Aduanera de Eurasia, pero no hay lugar al error ni la confusión. Sabemos cuál es el objetivo y estamos buscando la manera efectiva de evitarlo”.

El objetivo de Putin

¿Cuál es el objetivo al cuál se refería Hillary Clinton?

Para comprenderlo, es necesario recordar el discurso del presidente Vladimir Putin al Parlamento ruso en el 2005, en el que proclamó que “el colapso de la Unión Soviética era la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX”. Y es que como resultado de la desintegración de la Unión Soviética, sus antiguas repúblicas se organizaron como Estados soberanos independientes, marcando distancia con Moscú, que durante más de 70 años había sido el centro de donde emanaban las decisiones más trascendentes.

Alejadas de Rusia por razones étnicas, culturales, lingüísticas y religiosas, varias de esas antiguas repúblicas soviéticas, ahora integrantes de lo que se conoce como el “espacio postsoviético”, han estado imbuidas de un fuerte sentimiento nacionalista, y han procurado un acercamiento con el mundo occidental.

Algunas, como las del Báltico, compuestas por Letonia, Lituania y Estonia, han pasado a formar parte de la Unión Europea y se han adherido al mecanismo de seguridad y defensa militar identificado como la OTAN. Otras, con mayor o menor fortuna, han procurado lo mismo.

Para Rusia, la separación de las antiguas repúblicas soviéticas ha representado no sólo un retroceso en términos de dominio territorial, sino una crisis de identidad, en el sentido de establecer qué significa ser ruso en el siglo XXI.

Esa crisis de identidad ha pretendido ser superada mediante la promoción de la doctrina del eurosianismo, que aunque hunde sus raíces en el siglo XIX, ha sido desempolvada ahora por Putin, quien se ha convertido en su más enérgico y entusiasta promotor.

El eurosianismo parte de la idea de que por razones geopolíticas y culturales, Rusia no es lo suficientemente europea ni lo suficientemente asiática, sino una mezcla de ambas, con lo cual adquiere una identidad propia que la distingue: la euroasiática.

Como doctrina, a su vez, el euroasianismo aspira a levantar, en el espacio post-soviético, el sentimiento de orgullo que puede significar la recuperación y unificación del territorio situado entre Europa Central y las costas del Océano Pacífico, una herencia de más de 400 años, conquistada durante la época de expansión del Imperio ruso.

En base a la doctrina del eurosianismo, el presidente Vladimir Putin intenta restablecer el papel de Rusia como actor clave en el escenario internacional, y de erigirse en un factor de balance o contención a las pretensiones de potencia única global de los Estados Unidos.

Para ser realidad, sin embargo, esa visión de un mundo eurasiático bajo dominio ruso, es imprescindible ejercer control o influencia sobre Ucrania, la frontera entre el mundo asiático y el europeo; y es esa pretensión rusa lo que ha suscitado la ira de los Estados Unidos y la Unión Europea.

Pero más que Ucrania o la anexión de Crimea, lo que está en juego, desde la perspectiva de la geopolítica, es el dominio del mundo, pues como bien ha afirmado Zbigniew Brzezinsk quien domina Ucrania, domina Eurasia; y quien controla Eurasia, controla el mundo.

Leer más
Emular Chile y la Bachelet

El terremoto y sus replicas que ha afectado a Chile lo pusieron a pruebas; y ha sido admirable como se han comportado ante ese evento natural previsto, pero sin fecha.

Chile ha sabido manejar eventos naturales como este terremoto y también el proceso político y económico de la sociedad.

Sebastián Piñera acaba de salir de la presidencia de Chile, junto a su partido; entró Michelle Bachelet, con una coalición de centroizquierda y de izquierda.

El presidente saliente confiesa no tener explicación de por qué perdió su partido; su gobierno fue excelente, mantuvo estabilidad y crecimiento macroeconómico, inflación y política monetaria controlada, crecimiento del PIB per capita de 15 mil a 20 mil dólares anual.

¿Por qué perdió? Por las mismas razones por las que ganó Michelle Bachelet. Ella le declaró la guerra a la desigualdad y prometió educación de calidad y de gratuidad universal.

Ahora sometió una reforma fiscal; es que un gobierno sin dinero no puede resolver las necesidades de la población.

Los gobiernos no hacen negocios, manejan recursos recaudados con impuestos, para adoptar políticas publicas que beneficien a toda la sociedad y no solo a los dueños de medios de producción y servicios.

El FMI no se detiene en esas políticas públicas, sino en déficit o deuda. Al FMI se suman funcionarios que llegan a la incomprensión de falsear el déficit; colocando el de 2013 en 8.7%, a pesar de que el FMI dice es 6.6% y en el presupuesto sometido por el mismo funcionario dice es 5.2%

Visto en cifras, si es 8.7% se trata de 219 mil millones de pesos; si es 6.6% son 166 mil millones, y si es 5.2% serian 131 mil millones.

¿Cuál es la cifra real? ¿Por qué faltar a la verdad?. Bueno, para atribuírselo a Leonel y no a una baja presión tributaria.

El gobierno es como los buenos padres de familia, los cuales buscan desarrollar a sus hijos; que se alimenten, tengan educación, salud, vistan y logren calidad de vida, aunque los padres, como el gobierno, se endeuden; hay que hacerlos progresar y superen a sus padres. Es así como crece una sociedad, aunque el gobierno se endeude o incurra en déficit.

El proyecto de ley sometido por la Bachelet para la reforma fiscal, busca 8 mil 200 millones de dólares, para el tema de la educación; eso significa el 3% del PIB chileno; obvio, su PIB supera los 269 mil millones de dólares, mayor que el nuestro que está en 60 mil millones de dólares (fuente Banco Mundial). Ahora la presión tributaria de Chile sube de 20.8 a 23,8% del PIB.

Esa reforma fiscal establece impuestos para las empresas de 20% a 25% y disminuye a la clase media de 40% a 35%, con ingresos hasta 10 mil 500 dólares mensuales. Desmonta un llamado Fondo de Utilidades Tributarias, que equivale a las exenciones nuestras que según el Banco Mundial llegan aquí a 5.9% del PIB.

El PLD debe consolidar su posición progresista y girar centroizquierda, emulando a Chile y a la Bachelet, o preparemos nuestra salida del poder.

Leer más
La importancia de la nutrición

Los estudios más recientes de la comunidad científica y médica apuntan hacia el sobrepeso y la obesidad como la situación de salud que más requiere nuestra atención hacia el futuro cercano, razón por la cual la Organización Mundial de la Salud la declaró como “la epidemia del Siglo XXI”.

Hoy en día la obesidad es el quinto factor de riesgo de mortalidad en el mundo y en las próximas décadas, las consecuencias del sobrepeso y la obesidad, serán la principal causa de muerte de los seres humanos. Las enfermedades de riesgo cardiovascular y renal, principalmente, causadas por el sobrepeso, la obesidad y la malnutrición, serán el objeto de atención de nuestro sistema de salud pública. Es decir, nuestra calidad de vida estará determinada por lo que comemos.

Otras enfermedades son causadas por el sobrepeso y la obesidad, y también resultan ser un gran problema de salud pública. Estas son la diabetes gestacional, la eclampsia, apnea del sueño, problemas ligados al hígado, tumores, úlceras, gastritis, entre otras.

La razón principal del aumento de los índices de sobrepeso y obesidad lo es el estilo de vida occidental, que se caracteriza por el libre acceso a la comida a cualquier momento del día, para la mayor parte de la población. Además, los informes apuntan hacia un cambio en la actitud de la gente hacia la comida, llegando a verla, incluso, como una fuente de entretenimiento. Esta situación se combina con una reducción en el gasto energético diario, debido a que vivimos en una época de comodidades que nos evitan buena parte de la actividad física diaria.

El sobrepeso y la obesidad constituyen una emergencia biológica, psicológica, económica y social, a la cual el Estado, con sus políticas públicas, debe aportar soluciones, principalmente desde la primera infancia. La Organización Mundial de la Salud calcula que para el 2010 había 40 millones de niños con sobrepeso en todo el mundo, de los cuales 35 millones viven en países en vías de desarrollo, como el nuestro.

Dicha institución indica que los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades no transmisibles como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

Llevar educación sobre nutrición a los ciudadanos e incentivarlos a la actividad física, es parte importante de una política del Estado para ciudadanos más sanos y productivos, a la vez que sirve para evitar el costo de la atención de una enfermedad catastrófica, es decir, sirve para la medicina preventiva.

Hay varias iniciativas gubernamentales que se enfocan hacia ese abordaje de esta problemática. Desde el Gabinete de Políticas Sociales, a través de Progresando con Solidaridad, hemos iniciado la Red de Consejería en Nutrición Comunitaria, que contempla que más de 15 mil voluntarios utilicen una metodología acordada con el Programa Mundial de Alimentos, para formar a las familias de escasos recursos en cómo comer más y mejor.

Aspiramos, además, a que las familias que reciben transferencias monetarias condicionadas para adquirir alimentos en los casi 6 mil colmados que forman la Red de Abastecimiento Social, adquieran productos que aporten a una alimentación más balanceada y nutritiva, disminuyendo las probabilidades de enfermedades.

De igual manera, la aplicación de la tanda extendida en el sistema educativo, al incluir el desayuno y el almuerzo, debe apuntar hacia una alimentación nutritiva de los niños en edad escolar, incluyendo orientaciones en materia de nutrición y bienestar para los estudiantes.

La nutrición de nuestros ciudadanos es importante. Es un asunto de nuestra calidad de vida, de nuestra productividad y de nuestro bienestar. La mala alimentación en el trabajo causa pérdidas de hasta 20 por ciento en la productividad, ya sea debido a problemas como la desnutrición que afecta a unas 1.000 millones de personas en el mundo en desarrollo, o al exceso de peso que sufre una cantidad similar de personas en países industrializados, destacó un estudio reciente publicado por la Oficina Internacional del Trabajo (OIT).

Ciudadanos bien nutridos son mejores y más productivos. Trabajamos por políticas públicas que promuevan una mejor nutrición.

Leer más
Lo mejor era dejarla salir

Juliana Deguis, joven indocumentada de 28 años descendiente de padres haitianos, vive una tragedia, propia de muchos migrantes.

Con cuatro hijos, nacidos aquí, a los cuales no puede sacarle las corresponderles actas de nacimiento.

Declaró a El Caribe, el 27/9/2013, refiriendo sus temores: “… Si me mandan para Haiti, no se para donde es que yo voy…” porque “no he ido ni una sola vez a Haiti”.

La mayoría de la población haitiana, en Haiti, no tiene acta de nacimiento, a pesar del esfuerzo de la OEA con la colaboración de la JCE dominicana, para dotarla de su documentación.

Haití es Africa en América, representa esclavitud y rebeldía. Torpemente hemos dejado que se nos vea como responsable de su situación.

De Africa se trasladaron 15 millones de pobladores al hemisferio occidental, a lo largo del proceso colonial, aunque autores afirman que fueron tratados 60 millones, solo que la mayoría moría en los cargazones, donde con estiletes los obligaban a alimentarse porque cerraban la boca para morir en la travesía marítima, o tratando de ser cazados en territorio africano (W.E.B. DuBols: “The Negro”, p.174; Emilio Cordero Michel, “La Revolución Haitiana y Santo Domingo).

En 1789 había en Saint Domingue (Haití) una población esclava de 709 mil 642 negros africanos. En esta colonia había “,,.cerca de dos tercios de los intereses comerciales extranjeros de Francia… sus exportaciones e importaciones combinadas eran evaluadas en mas de 140 millones de dólares (de la época)”.-autor citado-.

En ese año habían 792 ingenios, en 74 mil 323 hectáreas equivalentes a 1 millón 182 mil 736 tareas; esto sin incluir las plantaciones de añil, café, algodón, cacao, maíz, batatas, ñames, mijo, plátanos, yuca, ganado equino y mular, bovino, ovino, caprino, porcino, destilerías y alambiques de ron, hornos de cal, tejares, fabricas de y tenerías. El 90% de las tierras cultivables estaban siendo explotadas.(ob. citada Cordero Michel).

Empero, “el promedio de vida de un esclavo trabajando en las plantaciones de las Antillas era de 7 años…”(ob. Citada)

Las riquezas favoreció a los franceses para desplazar la nobleza, con la revolución francesa, inspiradora de los derechos invocados aquí por los esclavos, para lanzarse por su libertad y la del territorio colonial.

El enfrentamiento de negros esclavos contra amos dueños de ingenios y plantaciones fue a “tierra arrasada”; toda esa riqueza penosamente fue destruida porque simbolizaba el sometimiento y era forma de derrotar al amo blanco.

Antes, iniciándose la colonización, la población aborigen había desaparecido del Caribe, sometida a La Encomienda Indiana.

¿Quienes cargan históricamente con estos genocidios étnicos y de explotación? ¿los dominicanos?.

Es conocido que al término de las zafras o las cosechas agrícolas se sacan a los haitianos en “la camiona”, ahora a Juliana Deguis, indocumentada, no la dejamos salir por “no tener pasaporte”. ¡No juegues Magino!

Seamos coherentes, ella y sus hijos, y otros en igual situación, corresponde la opción de la naturalización, y al resto regularizar su estatus migratorio.

Leer más
Adolfo Suárez

El domingo pasado nos recibió con la lamentable noticia de la muerte del ex Presidente de España, Adolfo Suárez, un político que la historia deberá registrar como el que impulsó, junto al Rey Juan Carlos I, la transición de España hacia la democracia.

Las decisiones políticas tomadas por Suárez en el momento en que se construía la base de la democracia española, fueron la clave de que España pasara tan rápidamente de la dictadura y el totalitarismo, a la democracia y sus libertades. Fueron momentos difíciles para un país al cual nos unen lazos inquebrantables.

La historia política del siglo XX debe registrar a Adolfo Suárez como un político cargado de pragmatismo, que desempeñó su papel de manera magistral y que nos dejó un legado de construcción de consensos y del diálogo como herramienta para el desarrollo. Tomemos en cuenta que la España de la época se debatía entre los intereses de los distintos movimientos políticos, de las fuerzas territoriales, los grupos extremistas, los remanentes del franquismo, las presiones ideológicas y las necesidades apremiantes del pueblo español. Además de las fuertes presiones de la comunidad internacional, ante la realidad de una Europa que se había integrado económicamente y que se preparaba para la apertura de sus fronteras.

En ese escenario, lograr el consenso para una nueva Constitución y organizar las primeras elecciones parlamentarias desde el inicio de la dictadura, era, sin dudas, una tarea titánica. Una tarea que Adolfo Suárez acometió magistralmente.

Si bien Adolfo Suárez entró último en la terna de candidatos a Presidente del Gobierno que había sido sometida al Rey Juan Carlos I, como parte de una jugada política maestra para llevarle al cargo; traía consigo una hoja de vida de mucha preparación para el ejercicio de la política. Cuando a sus 42 años el Rey le pidió “el favor” de ser Presidente del Gobierno español, ya había ocupado varios cargos públicos.

No hay dudas que el año que transcurrió entre la designación de Suárez y las elecciones del 15 de junio de 1977, definieron el camino de una España que en poco tiempo se insertó en la comunidad global y en la economía mundial, asumiendo un papel estelar.

A pesar de que el Presidente Suárez no podía tener a la política exterior como un tema prioritario, ya que tenía suficiente con atender la política interior de España para alcanzar la democracia, sentó las bases para que España asumiera el papel de liderazgo que hoy ejerce hacia los países Iberoamericanos como el nuestro, que históricamente hemos sido influenciados por ese país. Para Suárez fue una prioridad lograr contactos primarios con los líderes de toda Latinoamérica, construyendo así la política exterior española. Además, trabajó magistralmente las relaciones con los países más cercanos a España, especialmente con Francia.

José María Aznar, ex Presidente del Gobierno Español, escribió en su obra “Retratos y Perfiles” sobre Suárez: “Adolfo Suárez tenía que volcarse en la misión que se le había encomendado (…) supo moverse en un terreno muy delicado en el que todo estaba por hacer y en el que reinaba, como es natural, una falta de experiencia considerable.”

El Editorial del periódico El País de España apuntó el lunes: “Adolfo Suárez fue la persona adecuada en el momento oportuno: el estadista al que las circunstancias colocaron en situación de moldear un acontecimiento tan extraordinario como fue la transformación de la dictadura a la democracia.”

De otro lado, José Luís Rodríguez Zapatero, también ex Presidente de España, escribió: “Hoy más que nunca debemos reconocer que la Transición fue un gran ejemplo colectivo, un gran ejemplo para el mundo, y que esa hazaña sólo se entiende a partir de la actitud de Adolfo Suárez, de su afán de concordia, de su determinación, de su valentía. Una valentía que dejó una huella imborrable en su gesto ante los golpistas del 23F.”

Pero hay otro gran legado de Suárez. Cuando acabó el consenso, cuando se extinguió la flama del apoyo popular a sus decisiones, a pesar de que eran acertadas, tomó una decisión difícil, pero que también marcó el futuro de España. No se aferró al poder. Dimitió, como dijo él mismo, “porque no quiero que el sistema democrático, tal como nosotros [los españoles] lo hemos deseado, sea, una vez más, un simple paréntesis en la historia de España”. Renunciar también es liderar, apunta Richard Stengel sobre Nelson Mandela. Lo mismo podemos apuntar sobre Suárez.

Escribo estas líneas sobre un líder del consenso y del diálogo. Como dijo Rajoy en su mensaje por la muerte de Suárez: el “mejor homenaje” de España a Suarez es “seguir el camino que él marcó, de “entendimiento, de concordia y de solidaridad entre españoles”.

En un mundo sacudido por protestas, conflictos armados y desacuerdos entre nacionales de distintos países y, a veces, hasta de un mismo país, debemos apelar a eso que Suárez nos legó: el consenso.

Leer más
La crisis de Ucrania y el nuevo orden mundial

Durante los últimos días, la crisis política en Ucrania ha experimentado un proceso de escalamiento de tal envergadura que la ha convertido en el más dramático y peligroso conflicto entre los Estados Unidos y Rusia, luego de la caída de la Unión Soviética en el 1991.

Por el tono que dicha disputa ha tomado, la cual ha requerido dos intervenciones públicas por parte del presidente norteamericano Barack Obama, algunos analistas se preguntan si esto significa un retorno a los viejos tiempos de la Guerra Fría entre las dos superpotencias.

Obviamente, la respuesta es negativa, pues a pesar de las inocultables discrepancias actuales entre ambas naciones, en realidad éstas nada tienen que ver con lo que significó esa etapa reciente de la historia de la humanidad, la cual se extendió por más de cuatro décadas.

La Guerra Fría, como se sabe, fue más que una simple disputa entre naciones. Fue una rivalidad, de carácter bipolar, entre las dos grandes superpotencias nucleares de la época, los Estados Unidos y la Unión Soviética, por razones ideológicas, entre el marxismo y el liberalismo; por formas de organización económica, social y política, entre el capitalismo y el socialismo; por razones de competencia militar y tecnológica; y hasta por diferencias culturales y estilos de civilización.

La Guerra Fría, que conllevó a conflictos armados en las zonas de influencia de ambas superpotencias, culminó, sin la ocurrencia de ningún tipo de conflicto bélico, con la desintegración de las democracias populares en Europa del Este a fines de la década de los ochenta y el desplome, como ya se indicó, de la Unión Soviética, en el 1991.

Al producirse la extinción de lo que históricamente fue considerado como el bloque socialista, surge una nueva época que a falta de un nombre más apropiado se le ha identificado, indistintamente, como Nuevo Orden Mundial o período de la post-Guerra Fría.

De la Unión Soviética a la comunidad de Estados Independientes

Con la disolución de la Unión Soviética se crea la Federación Rusa, la cual, en la actualidad, representa al país de mayor territorio en el mundo, con 17 millones de kilómetros cuadrados.

Ese país es, al mismo tiempo, un Estado multi-étnico, con más de 100 nacionalidades y una estructura federal que incluye regiones, repúblicas, territorios y otras unidades administrativas.

En adición, con la excepción de los tres Estados del Báltico, que son Estonia, Lituania y Letonia, se dio origen a una nueva estructura política y administrativa, que fue la Comunidad de Estados Independientes, integrada por 12nuevos Estados-naciones, los cuales habían sido parte de las repúblicas socialistas soviéticas.

Esos nuevos Estados fueron, por un lado, los de la parte de Europa, que son Bielorrusia, Moldavia y Ucrania; los del Cáucaso, compuestos por Georgia, Armenia y Azerbaijan; y los de Asia Central, de los que forman parte todos los que terminan en tán, esto es, Kazajastán, Uzbekistán, Kirguitán, Turkmenistán y Tayikistán.

Ahora bien, a pesar de esa nueva forma de organización, era la primera vez, en cerca de 400 años, desde que la dinastía monárquica de los Romanov empezó a expandirse, que el Imperio ruso, luego consolidado por la Revolución bolchevique con la creación de la Unión Soviética, se había visto tan reducido en sus dimensiones y tan limitado en sus alcances.

Es por eso, tal vez, que al referirse a la desaparición de la antigua Unión Soviética y a su fragmentación en esos 12 nuevos Estados-naciones, el presidente ruso, Vladimir Putin, haya sostenido que se trata de la catástrofe geopolítica más importante que se registra en el siglo XX; y es que además del debilitamiento, en todos los órdenes, que implicaba para Rusia, venía a significar un cambio radical de paradigma en el funcionamiento del sistema internacional.

Por de pronto, esos nuevos países tenían que procurar su lugar en el mundo. Eso implicaba elaborar políticas de inserción internacional. Saber dónde se encontraban sus potenciales aliados y donde sus adversarios. Pero, además, definir su relación, con los cuatro más importantes polos de poder en el mundo en estos momentos: Estados Unidos, Europa, Rusia y China.

Debido a relaciones tensas que por razones de etnicidad, nacionalidad, cultura, lengua y religión, algunos de los nuevos Estados habían tenido con la antigua Unión Soviética, empezaron a cultivar nuevas relaciones, tanto con Europa como con los Estados Unidos.

Ese fue el caso, en principio, como hemos dicho, de los Estados del Báltico, que pasaron a ser miembros de la Unión Europea, así como a integrarse dentro del pacto militar de protección de los intereses del mundo occidental, conocido como Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Pero además, de otros, que como Georgia y Ucrania, también procuraban fortalecer vínculos con Occidente, que eran percibidos por Rusia como perjudiciales a sus intereses estratégicos de convertirse nuevamente en una fuerza política influyente en el mundo global.

En cada uno de esos casos, se presentaban conflictos, que a veces culminaban en confrontaciones armadas, como ocurrió en Geogia en el 2008, y que dio lugar a la separación de dos de sus provincias, Osetia del Sur y Abjazia, convertidas en nuevos Estados independientes, aunque con escaso reconocimiento internacional.

Y es lo que también ha acontecido con Ucrania, que es un país dividido entre un sector, que se encuentra en la parte occidental, en favor de los Estados Unidos y Europa, y otro, más hacia el Este y el Sur, que por razones históricas y de cultura, se inclina por Rusia.

Ante el golpe de Estado ocurrido contra el presidente Víctor Yanukovich, al suspender las negociaciones para un Acuerdo de Asociación con la Unión Europea, y la instalación de un nuevo gobierno, más favorable a Occidente, Rusia interviene, promoviendo un referéndum de separación de la península de Crimea, donde predomina una población de origen ruso, y además, donde se encuentra instalada su base naval en el Mar Negro.

Posicionamiento geopolítico

Así pues, más que un resurgimiento de la Guerra Fría, lo que puede apreciarse, actualmente, en el ámbito internacional, es un lucha o tensión entre los principales polos de poder, y muy especialmente, en el caso que nos ocupa, entre los Estados Unidos y Rusia, por lograr un nivel de posicionamiento de carácter geopolítico.

Ese nivel de posicionamiento les permitirá defender mejor sus intereses nacionales, apoyar sus aliados regionales y desempeñar un rol más relevante en un mundo globalizado, cada vez más interdependiente e interconectado.

Por eso, la crisis de Ucrania y la anexión de Crimea, para ser comprendidas en toda su amplitud, tienen que ser colocadas en un contexto más amplio, que implica descifrar el objetivo estratégico que se ha trazado el presidente Vladimir Putin.

Ese objetivo no es otro que el de restaurar el prestigio global de Rusia como una gran potencia, esparcir su influencia y establecer su dominio sobre el antiguo espacio soviético; y eso pretende alcanzarlo por medio de la creación de la Unión Económica Euroasiática, que procura, por medio de las antiguas repúblicas soviéticas, constituir un poder que iría desde el Océano Ártico hasta el Océano Pacífico y desde el Mar Caspio hasta el Mar Negro.

Eso, por supuesto, encuentra resistencia, tanto dentro como fuera de Rusia. Desde dentro, a través de Georgia, Ucrania, Azerbaiján y Moldavia, que han creado el grupo conocido por sus siglas como GUAM,; y desde fuera, por medio de los demás polos de poder, fundamentalmente, de los Estados Unidos y la Unión Europea.

Con respecto a estos últimos, un elemento de su estrategia geopolítica ha consistido en procurar el debilitamiento de Rusia. Eso se ha pretendido alcanzar a través de la expansión de la OTAN hacia las fronteras con Rusia, lo cual afecta su zona de seguridad; por medio de la incorporación de antiguas repúblicas soviéticas a esa organización regional militar; la instalación de misiles de defensa en Europa del Este; y la promoción de actos de desestabilización política en la región, en base a la doctrina de cambios de régimen.

No obstante, aparte de esas tensiones geopolíticas entre los principales actores del sistema global, se generan, al mismo tiempo, acciones de cooperación. Es lo que ha ocurrido, por ejemplo, entre Rusia y Estados Unidos, en los casos recientes de Siria e Irán, en los que ha habido un esfuerzo de colaboración para resolver esos conflictos por vía diplomática.

Ahora, con los casos de Ucrania y Crimea, se han producido sanciones simbólicas contra Rusia por parte de Estados Unidos y la Unión Europea.

Pero eso, más que un resurgir de la vieja Guerra Fría, entre superpotencias con capacidad nuclear, hay que interpretarlo como parte de una lucha geopolítica, en la que Rusia aspira a rescatar su dominio sobre el antiguos espacio soviético y los Estados Unidos a reafirmar su credibilidad como superpotencia global.

Leer más
¡Así nos saca el pueblo del poder!

“E’ pa’ fuera que vamos” si el gobierno aplica la agenda del FMI o si acoge la del equipo económico anunciada por el Ministro de Economía y Planificación.

La agenda del FMI se centra en bajar la deuda y el déficit, frenando el gasto público y el crédito al sector público (eso significa no gastar en inversiones y obras ni cojer prestado); recomienda subir la tarifa eléctrica y ampliar la base tributaria (o sea, que el gobierno busque dinero en la población a como de lugar, sin medir consecuencias políticas).

Esa agenda es una conspiración para sacar del poder al PLD. Ella frena el crecimiento poniendo la economía en receso y sacrifica a la población elevando sus gastos.

La deuda y el déficit que busca bajar el FMI se originan en la baja presión tributaria; en 2012 estuvo en 13.5% del PIB y que para el 2013 y 2014 a algo menos de 15%.

Con 15% de presión tributaria se recauda algo menos de 400 mil millones de pesos, creando un déficit de 213 mil millones de pesos para el presupuesto aprobado para 2014 que es de 613 mil millones de pesos.

Esa es la explicación por lo que falta dinero para completar el presupuesto. Recientemente el Presidente envió al Congreso sendos proyectos para ir completando el presupuesto, uno para vender bonos soberanos (eso es buscar prestado) y el otro comprometer deuda pública (eso es coger “fiado”), con un total de 98 mil 114 millones.

Cabe preguntarse, ¿y por qué se ha culpado a Leonel del déficit y la deuda?, !vaya Ud. a saber!. Me hago otra pregunta, ¿y por qué lo ha hecho Temo si es él quien propone el proyecto de presupuesto desde su Ministerio y siempre (incluyendo ahora con Danilo de Presidente) ha sido deficitario por la baja presión tributaria?.

Volvamos a la agenda del FMI, sobre la cual el equipo económico propone rechazar la alza de la tarifa eléctrica (que es correcto) y descartar la reforma tributaria (lo que significa que no buscará el dinero necesario con medidas impositivas); y eso junto a “racionalizar el gasto” el equipo induce a frenan el crecimiento.

El debate en el seno del capitalismo mundial se centra en dos corrientes, o frenar el crecimiento buscando en la sociedad el dinero para déficit y deuda (Europa), o se estimula el crecimiento y estabilidad macroeconómica, aun endeudando y manteniendo el déficit (EEUU con Obama y los Demócratas a la cabeza). Ésta última posición es la que ha asumido hasta ahora el PLD.

Los “consejos” del FMI conducen a la ingobernabilidad y las “propuestas” del equipo económico crean recesión, ambas son improcedentes, el pueblo dominicano está ahora a la espera, después de lograrse estabilidad macroeconómica y crecimiento, a que los gobiernos del PLD dediquen esfuerzos para buscar los recursos para las políticas públicas dirigidas a atender sus necesidades fundamentales y de bienes y servicios, para superar la gran desigualdad.

¿Para quién gobierna el PLD?, si no es para el pueblo, nos saca el pueblo del poder en el próximo evento electoral.

Leer más
Temas Importantes

1. Violencia de Género. El año pasado, el Gobierno dominicano pudo anunciar, por primera vez en 8 años, una disminución en la cantidad de feminicidios por año. Esto se debió a una correcta coordinación interinstitucional y un incremento en la atención eficiente a las crecientes denuncias de violencia de género. Como sabemos, una vez la mujer reúne el valor suficiente para hacer la denuncia ante la Fiscalía, requiere de la efectiva protección policial y de la ayuda del Estado, para poder sostener su denuncia y llevar a su agresor a la justicia. Eso es lo que estamos haciendo.

El combate a la violencia contra la mujer responde a un entramado institucional que debe funcionar bien, para asegurar que ninguna mujer muera por una falta o un error del Ministerio Público, de la Policía Nacional, del Ministerio de la Mujer o de la justicia en su conjunto.

Sin embargo, los resultados del primer trimestre del 2014 nos hacen un llamado a la atención, nueva vez, sobre este tema. Para continuar la reducción sostenida del número de feminicidios necesitamos continuar la revisión constante de los procesos. Requiere que analicemos cada caso individualmente, para identificar las oportunidades que tiene el sistema de proteger a la mujer agredida y a su familia.

Creo que el papel de la Policía Nacional es vital en ese sentido. El Policía que tiene a su cargo la supervisión y vigilancia de un barrio o de una comunidad, tiene que convertirse en el protector de esa comunidad, que la población lo vea como aliados para su protección en derecho, no su cómplice; y sobre todo, la Policía debe ser un aliado para la mujer y los jóvenes, que advierta al hombre de las consecuencias de sus actuaciones y del necesario respeto hacia la mujer.

2. Embarazos en adolescentes. Hemos abordado este tema antes, haciendo énfasis en el lastre que significa para la familia y el hecho de que perpetúa el círculo vicioso de la pobreza de muchas familias dominicanas.

Pero hay algo más que nos preocupa. Las probabilidades de que una adolescente embarazada muera por razones vinculadas al embarazo son muy altas. Es una de las razones de que el indicador de mortalidad materna en nuestro país esté tan alto. El cuerpo de una adolescente no está preparado para el embarazo y, la condición de pobreza de muchas de ellas, hace que no reciban las atenciones adecuadas.

Por eso, además de los Programas de prevención de Embarazos en adolescentes que llevamos a cabo, hemos impulsado con el Ministerio de Salud Pública y el BID el fortalecimiento de los protocolos de atención en los Hospitales del país, para que en los casos de adolescentes embarazadas se tomen dos medidas importantes: en primer lugar, asegurar un seguimiento constante a la adolescente embarazada, para que reciba los suplementos y las atenciones requeridas durante todo su período de gestación; y en segundo lugar, concienciar a la joven sobre las consecuencias de un segundo embarazo y educarla sobre los métodos de planificación familiar existentes, que puedan evitar un embarazo no deseado.

3. Enfocarnos hacia la ciencia. En la semana que recién pasó, tuvimos el grato honor de recibir al reconocido divulgador científico y académico, profesor Eduardo Punset. El profesor planteó una idea que me ha impresionado bastante, por su sencillez, pero también por lo profundo de su interpelación: en el siglo XXI necesitamos que el conocimiento y el entretenimiento vayan de la mano, para poder aprovechar toda la información que está disponible para nosotros.

Como Gobierno y como parte de la ejecución del cuatro por ciento del PIB para la educación, es esencial promover la ciencia como base del conocimiento y del desarrollo de una sociedad con mayor calidad educativa. Los países que ocupan los primeros lugares en los indicadores de educación han hecho justamente eso: enfocarse en la ciencia como principal fuente del conocimiento.

Para ello, en un país que siempre le ha tenido temor a la ciencia, como lo es el nuestro, es importante vincular ciencia con entretenimiento, como lo hizo el profesor Punset por muchos años con su programa “Redes”. Es una tarea pendiente para que nuestros hijos puedan acceder a puestos de trabajos de mayor calidad y mejor remunerados, aportando así al desarrollo de nuestro país.

Leer más
Fuerza Política Probada

La prensa nacional informa que el gobierno sometió al Congreso sendos proyectos sobre bonos y deuda publica por un monto total de 98 mil 114 millones de pesos para “financiar el presupuesto de este año 2014”.

Esa partida, y otras, están previstas a ser buscadas, puesto que, como se sabe, la presión tributaria es de un 15% del PIB, con lo cual se recaudan 375 mil millones de pesos, por lo que hay un faltante de 238 mil millones de pesos, pues el presupuesto total a ser ejecutado es de 613 mil millones de pesos.

Como puede apreciarse, si está previsto buscar esa suma faltante es porque el presupuesto es deficitario; si esa suma aparece, porque sean vendidos los bonos, se convierte en deuda y si no aparece sigue siendo déficit; puede ocurrir que no aparezca todo y será déficit (la parte que no aparezca) y deuda (la parte que aparezca).

Cuando hay déficit y deuda se le atribuye responsabilidad al gobernante de turno, es lógico. Lo ilógico es que la acusación de irresponsabilidad la haga el funcionario del mismo gobierno responsable de elaborar el presupuesto. Ese funcionario se supone debe presentar un proyecto de presupuesto ajustado a lo previsto a ser recaudado o tomar iniciativas para plantear elevar la presión tributaria.

Toda esta situación revela que se requiere de una reforma fiscal para buscar adecuadamente los recursos presupuestales faltantes.

Sin embargo, la situación es mas de ahí. Es evidencia de que el Estado tampoco tiene los recursos para atender aspectos fundamentales en la vida de la población, como salud eficiente y de calidad, seguridad ciudadana, energía fluida y de precio adecuado, educación de calidad, empleo, alimentos, vivienda, pobreza y otros.

Si la presión tributaria de 15% del PIB no financia el presupuesto, mucho menos para superar la gran desigualdad social y carencia de vida existente.

Es apropiado el momento para superar este desequilibrio critico. Saber aumentar la presión tributaria a por lo menos 20.7%,, que es el promedio de América Latina, en una primera fase, y llevarla a 27% en una segunda oportunidad.

Con suprimir las exenciones a tres fuertes sectores económicos, conforme revela el Banco Mundial en su reciente informe “Cuando la Prosperidad no es Compartida”, lograríamos 5.9% del PIB, eso nos llevaría a 20.9% del PIB, dos décimas sobre el promedio de America Latina.

Si adoptáramos un sistema tributario bien estudiado sobre los grandes beneficios y desmontando las bases tributarias en reciclaje sobre la población a la que hay que proteger, daríamos un cambio. Ademas, pasar a crear mecanismos de recaudación eficientes.

Consensuar de las manos con fuerzas económicas y sociales claramente identificadas, es algo mas que un pacto fiscal, debe ser un compromiso estratégico de estabilidad y superación de la desigualdad.

El PLD está en una situación optima para proceder, porque además es una fuerza política probada, con legitima presencia en los poderes del Estado, confiable y en obligación de dar el paso como compromiso de su misma existencia.

Leer más
La Economía Naranja: oportunidad para el país

Es más que evidente el aporte que hace la industria creativa al producto interno bruto en todos los países. Desde el cine hasta el teatro, desde la publicidad hasta los monumentos históricos, desde los espectáculos artísticos hasta el diseño de modas y la gastronomía; el mundo ha demostrado ser un gran consumidor de los productos y servicios que surgen de la creatividad y del talento de las personas.

En la sociedad globalizada de hoy, esta industria creativa está presente en todo lo que hacemos, llegando a todos los sectores sociales en la misma medida.

Recientemente, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), para aportar al debate sobre la contribución de la creatividad como “un elemento integral del desarrollo económico y social”, creó un texto sumamente interesante apoyado en estudios y bases de datos internacionales de fuentes como la Oficina Mundial de la Propiedad Intelectual, Oxford Economics y la Conferencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el Comercio (UNCTAD), cuyo nombre, muy innovador también, es “La Economía Naranja”.

De acuerdo al informe, si la industria creativa fuera un país, sería la cuarta economía del mundo, ocuparía el noveno lugar como exportador de bienes y servicios, y representaría la cuarta fuerza laboral del planeta. De ahí su importancia para el futuro del desarrollo económico de nuestra región.

Para el año 2011, la industria creativa aportó 4,3 billones de dólares al PIB mundial y según la UNCTAD, sus exportaciones crecieron un 134% entre 2002 y 2011, siendo la quinta mercancía más transada del planeta.

A la vez, este tema resulta sumamente interesante para nuestro país, en un momento en el cual realizamos un gran esfuerzo para promover el cine, la música, el teatro, la literatura y la cultura. El hecho de que haya programadas 34 películas de producción dominicana para el 2014 y el 2015, que cada año se abren nuevas salas de cine, que surgen artistas jóvenes haciendo propuestas nuevas de música, que la publicidad proyecte una calidad al nivel de cualquier país del mundo, que las propuestas gastronómicas son innovadoras y creativas; son indicadores de que estamos listos para sumergirnos en la Economía Naranja.

La República Dominicana está en el camino para consolidar una industria de la cinematografía; siguiendo los pasos de Estados Unidos con su Hollywood, la India con su Bollywood y Nigeria con su Nollywood, industrias cinematográficas que representan más de 4 mil películas por año y 80 películas semanales.

Gerardo Martínez-Freyssenier, asesor del Banco Interamericano de Desarrollo y parte de la División que presentó este informe, estuvo en nuestro país como parte de la Feria “Mujer: Mujeres empoderadas, Sociedades que progresan”, donde presentamos “La Economía Naranja” como una oportunidad de desarrollo económico y social, que podría ser una oportunidad de progreso, especialmente para la mujer.

Gracias al internet, la facilidad en el intercambio de bienes y servicios creativos, representa una ventaja para aquellas personas que quieran explotar su creatividad, aún sin disponer de muchos recursos. Para ello, como plantea el estudio, hacen falta marcos de políticas públicas de fomento a la creatividad y promoción del sector naranja, tal y como se hizo con el cine, sector en el cual hemos logrado un gran adelanto.

En República Dominicana podemos hacer lo mismo, y con resultados más expeditos, con la música, la literatura, el teatro, la moda y la gastronomía. Los dominicanos somos creativos por naturaleza, nada nos es extraño y tenemos un talento innato para todas estas áreas, es cuestión de cultivarlas organizadamente y con un enfoque de desarrollo mediante políticas públicas inclusivas y promotoras, que apoyen el talento dominicano.

Además, nuestro país goza de una riqueza histórica y cultural envidiable, que podemos aprovechar para mostrar nuestra diversidad.

Lo que plantea la Economía Naranja es una oportunidad para que nuestra creatividad sirva al desarrollo económico y social, para lo cual requerimos iniciativas públicas para el acceso a la cultura; disminuir los costos del acceso al conocimiento y al desarrollo de herramientas tecnológicas; promover espacios locales para intervenciones artísticas; incluir a los jóvenes en el desarrollo de estas iniciativas y; finalmente, promover los buenos ejemplos de uso de la creatividad para el desarrollo del país.

Decía el escritor Truman Capote: “todas las personas pueden ser creativas. Sin embargo, la mayoría no se da cuenta de ello nunca”. Promovamos la creatividad dominicana para el desarrollo económico y social del país.

Leer más
El PLD debe girar a Centroizquierda

El PLD debe girar a centroizquierda para no correr el riesgo de perder el poder y para acercarse a su segundo objetivo fundacional, que lo es garantizar el ejercicio de los derechos.

Hablar de posiciones ideológicas resulta extraño cuando hasta hubo quien anunció el fin de las ideologías. Sin embargo, es la manera mas sencilla de hablar de toma de posiciones. Las ideologías parten de una premisa básica y es la relación de la organización política con la estructura económica de la sociedad.

La derecha hace descansar en el sector privado todos los beneficios que genera el Producto Interno Bruto (PIB); los servicios públicos los sirven como actividad comercial y el Estado solo garantiza la convivencia ciudadana y la seguridad jurídica. El Estado manejado así crea enormes desigualdades.

La posición de centroizquierda, en cambio, garantiza los derechos ciudadanas, procurando que el Estado reciba las apropiaciones presupuestales a través de recaudaciones fiscales.

La izquierda, a su vez, descansa en el Estado para generar riquezas y excluyen la participación del sector privado.

El PLD ha creado un sorprendente crecimiento económico con admirable estabilidad macroeconómica, a pesar de la crisis del 2002-2004 y la mundial a partir del 2008. El manejo del PLD está reconocido por organismos internacionales como el PNUD, el FMI, el BID y mas recientemente la Cepal (“Estadísticas tributarias de América Latina”, 2014) y el Banco Mundial (“Cuando la Prosperidad no es Compartida”, enero 2014).

Pero si el PLD se queda en esa posición en nada se diferencia de un partido de derecha. Procede dar el paso mas importante y es hacerle la guerra a la desigualdad, sin afectar la estabilidad macroeconómica y el crecimiento sostenido. A esos fines debe acercarse a grupos económicos líderes para acuerdos estratégicos.

Es fácil de hacerlo porque los empresarios dominicanos se organizan en el Consejo Nacional de Empresas Privadas (Conep) y están capitaneados económicamente por siete grupos de grandes capitales, los cuales han dejado atrás el modo de producción oligárquico; esos grupos son: Grupo Corripio, Grupo Vicini, Grupo Popular, Grupo Bonetti, Grupo E. León Jiménes, Grupo Rizek y Grupo Estrella; lógico, ademas de ellos, están las empresas integradas a Conep..

El PLD debe definir los temas para dar de entrada este paso y de mi parte adelanto los siguientes: 1- energía y agua potable; 2- seguridad ciudadana; 3- salud; 4- pobreza, en especial empleo, seguridad alimentaria y vivienda; y, 5- educación preuniversitaria y universitaria de calidad.

A esos fines se requiere incrementar la presión tributaria, por lo que es valido aquello expresado por el Banco Mundial de que desmontando las exenciones obtendríamos 5.9%, que sumados al 15% del PIB actual, se sitúa en el promedio de América Latina que es 20.7%.

Los acuerdos sobre estos temas deben quedar incluidos en el pacto fiscal que de aprobarse ahora, como ha dicho el Ministro Administrativo de la Presidencia, para ejecutarse en el próximo mandato presidencial, en el PLD es competencia del Comité Político.

El giro a centroizquierda del PLD es lanzar a la sociedad a un proceso hacia el desarrollo integral y en equidad; si el PLD lo hace, en el segundo centenario de la Independencia nacional estará aun gobernando.

Leer más
Moisés, un líder del siglo XXI

Hace tres mil quinientos años que vivió Moisés, la figura bíblica de leyenda y, sin embargo, por su trayectoria como hombre sensible frente a las injusticias, libertador de su pueblo, creador de una identidad y fundador de una nación, parecen resumirse en él las condiciones requeridas para ser líder en el siglo XXI.

La historia de Moisés empieza cuando es rescatado de las aguas por la hija del faraón, rey de Egipto, al momento de nacer. Pero su condición de líder se inicia cuando ya adulto, a los 40 años de edad, ve a un egipcio maltratando a un hebreo, a uno de sus hermanos.

Ante esa situación, Moisés no permanece indiferente. No resulta insensible. Al revés, interviene en el hecho, y luego de constatar que nadie lo está mirando, mata al egipcio y lo esconde en la arena.

Ese acontecimiento tiene un gran valor, pues significa que Moisés prefirió renunciar a todas sus comodidades, a todos sus privilegios como miembro adoptivo de la familia del faraón, para asumir el riesgo que implicaba comprometerse en la defensa de una causa que él estimaba noble y justa. En este caso, el de la dignidad mancillada de un hermano hebrero.

Pero al día siguiente, conforme al relato bíblico, Moisés salió y vio a dos hebreos que reñían, y dijo al culpable: ®Por qué golpeas a tu compañero?®, a lo que éste respondió: ®Quién te ha puesto de príncipe o de juez sobre nosotros? Estás pensando matarme como mataste al egipcio?

Al escuchar esas palabras, Moisés se percató de que su acción anterior había sido divulgada, y ante el temor de ser perseguido y muerto por el faraón, huyó. En su huída, terminó por refugiarse en la tierra de Madián, donde vivió los próximos cuarenta años de su vida.

Al llegar se sentó junto a un pozo, y estando ahí las siete hijas que tenía el sacerdote del lugar fueron a sacar agua para dar de beber a las ovejas de su padre. Pero unos pastores se lo impidieron y las echaron de allí. Al ver eso, Moisés se levantó y las defendió, y dio de beber a sus ovejas.

En los tres episodios que hemos relatado, lo que Moisés ha hecho es lo que, en efecto, hace todo líder auténtico: asumir una causa. Su objetivo no es ser líder. Lo que late en su alma no es el deseo de destacarse o estar por encima de los demás, sino el de no permanecer pasivo o indiferente ante un hecho que considera injusto.

Por consiguiente, más que un deseo de ser líder, es su actitud de compromiso con una causa lo que le conduce, de manera ineludible, a ejercer una función de tal; y eso es algo que ha permanecido inmutable, desde los tiempos de Moisés a nuestros días.

La liberación del pueblo hebreo
De hecho, en una primera etapa, Moisés incluso se muestra reticente a aceptar la condición de líder. Luego de que Dios se le aparece en medio de la zarza, esto es, un árbol espinoso, para encomendarle liberar al pueblo hebrero del cautiverio de los egipcios y conducirlo a la tierra prometida, Moisés se muestra indeciso, inseguro, y hasta presenta varias excusas para eludir su encargo.

Sostiene que no se encuentra apto para emprender la tarea, que no sabrá qué decir, que no tiene ninguna credibilidad ni autoridad frente al pueblo hebrero, y que finalmente no sabe ni siquiera hablar, pues es tardo en el habla y torpe de lengua.

Dios disipa todas esas dudas en Moisés. Le empodera para realizar actos milagrosos. Le indica que su hermano Aarón le servirá de interlocutor. Le manifiesta que deberá procurar al grupo de ancianos o sabios del pueblo hebrero para integrarlos a la causa; y le explica que a pesar de sus requerimientos, el faraón endurecerá su corazón y no dejará ir de Egipto al pueblo de Israel.

En su primera audiencia, Moisés y Aarón le solicitaron al faraón que dejara ir al pueblo de Israel a celebrar una fiesta en el desierto para honrar a Jehová, el Dios de los hebreos. Pero el rey egipcio no sólo niega la autorización, sino que se enoja y hace más difícil y pesada la tarea de los israelitas.

Ante eso, el pueblo de Dios, temeroso de que el faraón continuase aplicando medidas más drásticas en su contra, le exige a Moisés y Aarón que cesen sus peticiones al monarca a los fines de aliviar su carga en las faenas que diariamente sus hombres y mujeres tienen que realizar bajo el suplicio de los egipcios.

Pero Moisés vuelve en diversas otras oportunidades ante el rey de los egipcios a exigirle que libere al pueblo de Israel, y ante la negativa de cumplirse con ese mandato divino, se desatan las diez plagas sobre Egipto, ninguna de las cuales afecta a los hebreos.

Moisés pronostica que el agua del río se convertirá en sangre. Y así fue. Luego, que habrá una plaga de ranas y otra de mosquito, si el faraón no liberaba al pueblo de Israel; y ante cada negativa, se cumple su profecía.

Como consecuencia de eso, su autoridad y su influencia van incrementándose, tanto frente a su interlocutor como frente al pueblo elegido de Dios.

El infortunio de los egipcios se extiende con la materialización de una plaga de piojos, una epidemia de ganado, una tormenta de granizos y plagas de langosta y de tinieblas; y en cada caso el faraón continuaba haciendo caso omiso a la petición de permitir la salida del pueblo de Israel.

Al final, ante la muerte de los primogénitos, el faraón cedió. Pero después de autorizarlo, persigue al pueblo hebreo, que sólo se salva de la ira de los egipcios porque el Mar Rojo se abre, permitiendo su paso por tierra seca y sepultando a los soldados del faraón bajo el peso de sus aguas.

Conflictos, deslealtad y perseverancia
Se presume que frente a tantos logros, a tantas pruebas de liderazgo, el pueblo hebreo tendría un respeto total por la figura de Moisés y aceptaría su forma de conducción hasta alcanzar el objetivo estratégico, que era el de llegar a la tierra prometida.

Pero no ocurrió así, pues a los pocos días de estar en el desierto empezaron las murmuraciones y quejas en contra de Moisés. Se protestaba porque tenían sed, pero he aquí que el elegido de Dios hizo que brotara agua de las rocas y la sed fue saciada.

Más adelante, sin embargo, el problema es que se tiene hambre, y de nuevo empieza el cuestionamiento a las condiciones de liderazgo de Moisés. Pero, una vez más, este se activa y consigue que del cielo se produzca el maná y llueva pan sobre el desierto.

Luego del hambre estar satisfecha, el problema es que están cansados de comer tanto pan. Que Moisés los ha engañado, pues a pesar de estar en condición de esclavos, en Egipto se encontraban mejor, pues por lo menos podían comer carne y cebolla.

Era una queja tras otra y un desconocimiento al liderazgo de Moisés. Pero el colmo es cuando sube al monte Sinaí a buscar la Ley de los Diez Mandamientos. Allí dura cuarenta días, y al bajar encuentra al pueblo adorando a otros dioses, incluyendo a un becerro de oro, al que le ponen el nombre de Yavé.

En esa acción incluso participa su propio hermano Aarón, lo que para Moisés resulta algo insólito e inexplicable. Pero después vienen los celos, no sólo de Aarón, sino también de su hermana María, de por qué Moisés es el único escogido por Dios y no ellos también.

A eso se le agrega la rebelión de Coré, Datam y Abiram, sobre la base de que ya Moisés tiene demasiado tiempo dirigiendo al pueblo hebrero y ahora les corresponde el turno a ellos; y finalmente la desinformación de diez de los doce espías enviados a inspeccionar la tierra de Canaán, antes de la entrada del pueblo de Israel, lo que provoca su desaliento, su determinación de regresar a Egipto sin alcanzar el sueño anhelado y destituir a Moisés como su conductor.

Aunque Moisés no llegó a la tierra prometida, debido a su perseverancia, sí lo hizo el pueblo de Israel, y todos los que no tuvieron confianza en su capacidad de liderazgo o conspiraron en su contra, quedaron convertidos en escombros, luego de que bajo la ira de Jehová, la tierra se abriese y se los tragara.

Por la causa asumida, por su visión, su consistencia, carácter e integridad, puede decirse que aunque vivió hace tres mil quinientos años, Moisés realmente puede ser considerado un líder del siglo XXI.

A su muerte, le sucedió Josué, el más fiel de sus discípulos.

Leer más

Autores

Franklin Almeyda
225 Artículos
Euclides Gutiérrez
184 Artículos
Leonel Fernández
136 Artículos
Danilo Medina
0 Artículos
Margarita Cedeño
207 Artículos
Reinaldo Pérez
0 Artículos
Autores
0 Artículos
Félix Jiménez
5 Artículos