La Fortuna de Trujillo (4)

Vanguardia del Pueblo
Miércoles 25 de mayo de 1977
Página 5.-

Tenemos razones para creer que al salir del país el 19 de noviembre de 1961, Ramfis se llevó los 19 millones 101 mil 156 pesos que su padre tenía depositados en The Royal Bank of Canada, el Banco de Reservas de la República Dominicana y The Bank of Nova Scotia a título de ahorros a plazo fijo; pero además de esa suma debe haberse llevado también los intereses correspondientes, y si se llevó todo ese dineral se lo llevó naturalmente en dólares, porque en esa época los pesos dominicanos valían tanto como los dólares norteamericanos. Ahora bien, con 19 millones de dólares de 1961 se compraban bienes que hoy no pueden comprarse con menos de 50 millones, de manera que en valores de hoy, los depósitos de ahorros a plazo fijo que tenía Rafael L. Trujillo cuando murió significaban por lo menos 50; millones.

De esos depósitos de ahorros a plazo fijo, que como explicamos en el número anterior equivalían a tener en la mano dinero en efectivo, la mayor parte, más de 14 millones, estaban a nombre de Leónidas Radhamés Trujillo Martínez, y la menor, más de 5 millones, a nombre de María Martínez de Trujillo y de Radhamés; es decir, que podía cobrarlos cualquiera de los dos.

¿Indica ese detalle una preferencia de parte de Trujillo por su hijo Radhamés en perjuicio de Ramfís?

Vean ustedes el detalle de esos depósitos de ahorros a plazo fijo:

En The Royal Bank of Canada había un certificado (en libreta) a favor de Leónidas Radhamés Trujillo Martínez, con vencimiento al 20 de octubre de 1961 e intereses del 3 por ciento anual por valor de 2 millones 41 mil 759 pesos con 39 centavos.

En el Banco de Reservas de la República Dominicana estaba el Certificado N°7, a favor de Leónidas Radhamés Trujillo Martínez, con vencimiento al 26 de agosto de 1961 e intereses al 4 por ciento anual por valor de 4 millones; estaba además el .Certificado N°9, a favor de Leónidas Radhamés Trujillo Martínez, con vencimiento al 31 de agosto de 1961 e intereses del 4 por ciento anual, por valor de 2 millones; y estaba el Certificado N°10, a favor de Leónidas Radhamés Trujillo Martínez, con vencimiento al 10 de septiembre de 1961 e intereses del 4 por ciento anual por valor de 6 millones.

Los depósitos de ahorros a plazo fijo colocados en los tres bancos comerciales del país a nombre de Radhamés sumaban, como se ve, 14 millones 41 mil 759 pesos con 36 centavos.

Ahora detallaremos los que estaban a nombre conjunto de Radhamés y de su madre, la señora María Martínez de Trujillo. Esos sumaban 5 millones 59 mil 397 pesos con 36 centavos; estaban depositados en The Bank of Nova Scotia y eran los siguientes:

Depósitos y Pólizas

Certificado N°10357 (depósito en dólares), a favor de la señora María Martínez y/o Leónidas Radhamés Trujillo Martínez, con vencimiento al 16 de septiembre de 1961 e intereses del 3 y medio anual, de un millón 41 mil 421 con 34 centavos;

Certificado N°10372 (depósito en dólares), a favor de la señora María Martínez de Trujillo y/o Leónidas Radhamés Trujillo Martínez, con vencimiento al 23 de octubre de 1961 e intereses del 3 y cinco octavos por ciento anual, de 3 millones;

Certificado N° 10380 (depósito en dólares), a favor de la señora María Martínez de Trujillo y/o Leónidas Radhamés Trujillo Martínez, con vencimiento al 8 de noviembre de 1961, e intereses del 3 y cinco octavos por ciento anual, por un valor de un millón 17 mil 976 con 2 centavos.

Esos certificados sumaban 5 millones 59 mil 397 con. 36 centavos, y debemos recordar que eran de depósitos en dólares. Como un detalle curioso, el Lie. Rivera J. escribió debajo de su descripción las siguientes palabras: “Estos Certificados están en poder de Su Excelencia”.

¿A quién aludía Rivera al decir Su Excelencia? ¿Sería a la señora de Trujillo? Siempre que escribió su nombre en el informe que estamos publicando, Rivera J. lo hacía anteponiéndole el título de “La Excelentísima señora doña”. Pero si se hallaban en manos de la señora del dictador, esos Certificados estaban en Madrid, que era donde se encontraba la viuda el 5 de julio de 1961, fecha del informe del Lie. Tirso E. Rivera, y si estaban en Madrid para esa fecha debieron ser traídos al país después porque para ser cobrados antes de la salida del país de Ramfís era obligatorio presentarlos en los bancos en que se hallaban depositadas las sumas que les correspondían.

En pólizas de seguros, Rafael L. Trujillo tenía 2 millones 100 mil pesos, de las cuales había cuatro que sumaban 2 millones, y llama la atención el hecho de que esas cuatro pólizas tuvieran señalada como fecha de partida para pagar las mensualidades que se establecen un mismo día, el 15 de julio de 1961, o, naturalmente, a su muerte, que ocurrió 46 días antes.

Las cuatro pólizas con un valor total de 2 millones de pesos estaban hechas a nombre del dictador, pero en favor de sus herederos, María Martínez de Trujillo, Ramfís, Radhamés y Angelita; las dos de 50 mil pesos cada una, fueron hechas, una a favor de Radhamés, para ser pagada como pensión vitalicia (o por toda su vida) a razón de 297 pesos mensuales a partir del 28 de mayo de 1973, y otra a favor de Angelita, también como pensión vitalicia (o por toda su vida), qué sería de 269 pesos cada año.

También en este caso de las pólizas de seguro hay algo que llama la atención, y es el hecho de que todas ellas fueron hechas con compañías extranjeras, tres con la Confederation Life Associated (Confederación del Canadá) y dos con la Pan American Life Insurance Company. Aunque la Compañía de Seguros San Rafael no figura entre los bienes de Trujillo, todo el mundo sabe que fue suya y que el nombre fe fue puesto por esa razón (San Rafael, de Rafael). ¿Por qué, entonces, se aseguró la vida con firmas aseguradoras extranjeras? ¿Era que a pesar de que dominaba todo el país tenía dudas de que su poderío pudiera llegar más allá del día de su muerte? Es posible, porque como se lee en Composición Social Dominicana del compañero Juan Bosch (pág. 316), Trujillo decía que su dinero sólo estaba seguro donde él tenía sus ametralladoras. (De paso debemos decir que si es verdad, como se dice, que después de 1955 Trujillo tuvo pérdidas por más de 100 millones de pesos, puede darse como muy buena la estimación de que “en el mes de mayo de 1954 la fortuna del dictador estaba por encima de los cuatrocientos millones, que le fue dada al compañero Bosch, según relata el en Composición Social Dominicana (pagina No. 313).

Pólizas y Deudores

En lo que se refiere a las tres primeras pólizas de seguros, de las cinco que figuran en las páginas 25 y 26 del informe del Lie. Rivera J., se ye que Trujillo se había preparado para estar diez años seguidos recibiendo mensualmente 14 mil 740 dólares, o lo que es lo mismo, un millón 768 mil 800 dólares en esos diez años, y todo eso a partir del 15 de junio de 1961, y si no estaba vivo en esa fecha, como no lo estuvo, entonces ese dinero pasaría a manos de sus herederos, que eran su viuda, la señora María Martínez, y sus hijos Ramfís, Radhamés y Angelita.

Las pólizas eran la N° 1.124.696, por un millón de pesos; la N° 1.124.697, por medio millón, y la N° 1.124.698, por otro medio millón, las tres de la Confederación del Canadá (Confederation Life Associated); las otras dos eran las de la Pan American Life Insurance Company por 50 mil pesos cada una, que estaban a nombre de Radhamés y Angelita.

A Trujillo le debían 628 mil 993 pesos con 89 centavos, de los cuales 326 mil 291 pesos con 12 centavos eran deudas por ventas de tierras que él había hecho, y el resto, 302 mil 702 con 77, deudas de dinero que había prestado. Según el informe del Lie. Rivera J., Amado García T. debía 14 mil 671 pesos con 79 centavos por resto del valor de la venta de 11 mil 194 tareas de terrenos dentro de la Parcela N° 670 del Distrito Catastral N° 2 de San José de Ocoa, y 13 mil 254 con 44, resto de la venta de 5 mil 751 tareas dentro de las Parcelas N° 568, 673 y 674—A, del Distrito Catastral N° 2 de Constanza; la Compañía Industrial Maderera, C. por A., debía 175 mil 181 con 85, resto del valor de la venta de 108 mil 323 tareas de terrenos dentro del Municipio de San José de las Matas; Manuel Alfonso Núñez T., por resto del valor de la venta de 25 mil tareas dentro del Distrito Catastral N° 5 de Jarabacoa, debía 58 mil750 pesos; la Explotación Maderera de Constanza, C. por A., debía 20 mil pesos, resto del valor de la venta de 14 mil 95 tareas dentro del Distrito Catastral N° 2 de Constanza; y José Delio Guzmán hijo junto con Víctor Santiago Infante debían 44 mil 433 pesos con 4 centavos, resto del valor de la venta de 27 mil 216 tareas de terrenos dentro del Distrito Catastral N° 2 de San José de Ocoa. En el caso de todas esas deudas había obligaciones y pagarés firmados por los deudores que vencían en diferentes años, algunos hasta en el 1970, y los últimos cuatro deudores pagaban intereses del 5 por ciento anual.

Los otros deudores eran por dinero prestado, de los cuales E. León Jiménez, C. por A., aparece debiendo 78 mil 500 pesos de 100 mil que se le habían dado; Salvador Perrone debía 18 mil, de los cuales 3 mil le habían sido entregados por el propio Trujillo; J.H. Groennou debía 30 mil 6 pesos con 15 centavos que se le habían prestado para comprar y vender tabaco; el ingeniero Luis M. Bonnet debía 150 mil pesos que se le habían dado en efectivo y Miguel A. Santelises G. debía 26 mil 196 con 62 centavos por valores que se le entregaron para “la compra de acciones de terrenos en los sitios de La Jagua, Manada y La Diferencia, de San José de las Matas”. Así, copiado al pie de la letra, lo afirma el informe del Lie. Tirso E. Rivera J.