Especiales

Primer editorial publicado en Vanguardia del Pueblo en agosto de 1974

  • 07 septiembre 2016

GOLPEANDO LA PUERTA

VANGUARDIA del Pueblo golpea la puerta de cada militante y de cada simpatizante del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) para decirles:

“Aquí estoy. Vengo a traerte el mensaje del Partido para que se lo lleves a todos los dominicanos a quienes conoces y tratas. No seré un órgano al servicio de los intereses generales, como se usaba decir de los periódicos hace tiempo; seré órgano del PLD, al servicio del PLD; se re la voz de un Partido político, de los intereses de ese partido y de sus opiniones, y por esa razón seré sectario. Diré lo que el PLD me mande decir, y nada más; diré lo que le convenga al PLD será lo que le convenga a la Republica Dominicana. Puesto que los enemigos de la Republica son los del PLD, esos serán los míos, y como a enemigos los tratare. Por eso será sectario, palabra que significa seguidor intransigente de una idea”.

VANGUARDIA del Pueblo golpea la puerta de cada militante y de cada simpatizante del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) para decirles:

“Llévame donde tus amigos, donde tus conocidos, y haz que me compren. No me regales, porque soy el producto del trabajo de muchos peledeístas y en mí se halla la esencia del pensamiento del Partido. Véndeme y diles a los que me compren que si pueden pagar por mi más de diez centavos, que lo hagan, porque no soy un periódico comercial, que va a sacar dinero de anuncios; soy un periódico político, en el que aparecerán nada más noticias e ideas políticas, y eso no deja dinero; al contrario, cuesta dinero, de manera que el que dé por mi más de diez centavos, estará ayudando a sostenerme y por tanto estará ayudando al Partido”.

“Y a los que me compren, pídeles que me lean; diles que si no me han de leer que no me compren; explícales que el PLD no es una empresa comercial sino una organización política; que su fin no es hacer dinero, es conquistar simpatizantes que puedan ser mas tarde militantes; es hacer servidores abnegados y misión patriótica que cumplir: la de llevar las ideas del Partido a todos los hogares dominicanos donde se les rinde culto a la dignidad humana, a las libertades del pueblo y a los que luchan por la independencia nacional”.

Y después de hablar así, VANGUARDIA del Pueblo se inclina virilmente y dice:

“Aquí estoy y aquí me quedo, compañero, para ayudarte a luchar por una República Dominicana libre”.