Especiales

¿Por qué dejó Bosch el PRD?

  • 22 septiembre 2015

El Nacional
22 de septiembre, 2015.-

Alguien dijo una vez que la guerra era la suma de todos los males. Así lo creíamos todos como una verdad absoluta. Ahora comprendemos, que no es la guerra, sino la ignorancia. Fue pues un acto de honestidad intelectual, el asumido por el doctor Manuel Núñez, cuando denunció que nuestro libro de historia de sexto curso, distorsionaba la verdad histórica. Esa debe ser la actitud de todos los dominicanos, pues una de las razones de que nuestro país esté en un proceso involutivo en muchos órdenes de la vida nacional, es precisamente, porque hay muchas personas distorsionando los hechos: algunos deliberadamente y otros por pura ignorancia.

La actitud de Manuel Núñez ha motivado este artículo, pues escuché decir a uno de los integrantes del programa radial que dirige el buen amigo José Monegro, que Juan Bosch había abandonado el PRD, por el gran liderazgo que había alcanzado el doctor Peña Gómez, y pensé que ya no podemos dejar pasar esas distorsiones. Plantear eso, es confundir a nuestros jóvenes. Don Juan Bosch nunca apostó a su gloria personal, si así lo hubiese querido, solamente tenía que dedicarse por completo a la literatura para alcanzar un premio Nobel. Pero más aún, cuando se funda en Cuba el PRD, planteó insistentemente que el presidente y líder debía ser el doctor Juan Isidro Jiménez Grullón y no él. Pero es precisamente Juan Bosch que motiva a Peña Gómez a estudiar política internacional para proyectarlo.

Lo cierto es, que después del golpe de Estado del 63, Don Juan pierde la fe en la democracia como régimen político y comienza a hacer algunos viajes y a profundizar en el estudio del marxismo. En el año de 1964, el viejo maestro ya había escrito” Crisis de la democracia de América en la República Dominicana” dedicado a Peña Gómez, como símbolo de la juventud dominicana. Sus profundos estudios del marxismo y la sociedad dominicana lo convencieron científicamente, de que los miembros del PRD, incluyendo, dolorosamente al doctor Peña Gómez, no habían asimilado la dinámica histórica en el proceso de guerra fría. De ahí su famosa metáfora de que los zapatos del PRD ya le quedaban pequeños.

Un análisis sereno de los hechos nos lleva a la conclusión, de que el hecho de que el doctor Peña Gómez no comprendiera a cabalidad el proceso histórico del momento, aceleró la decisión de Bosch. Hay documentos históricos que demuestran la preocupación de Bosch en torno a la incomprensión de Peña Gómez de los problemas sociales del momento. Juan Bosch fue un pensador profundo. Un genio de la política. Un conocer de la condición humana y un observador de los fenómenos sociales, es por eso, que al fundar el PLD, lo dota de métodos de trabajo rígidos, pues conocía los vicios de la pequeña burguesía.

El autor de “Cuba, la Isla fascinante”, nunca asumió la política para satisfacer su ego o afán de gloria. Abrazó la política como un oficio, porque quiso entrañablemente a su pueblo. Fuera del aspecto político, Juan Bosch y José Francisco Peña Gómez se profesaron un cariño irrepetible que nació del amor que ambos sentían por su pueblo: por su patria.